Temporada n° 56 Cine gaumont



Descargar 20.87 Kb.
Fecha de conversión29.10.2017
Tamaño20.87 Kb.
F
undación Sin Fines de Lucro

Declarada de interés especial por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad
www.cineclubnucleo.com.ar

Exhibición n° 7133 Domingo 31 de mayo de 2009

Temporada n° 56 Cine GAUMONT



VICKY CRISTINA BARCELONA (España / Estados Unidos - 2008). Dirección: wOODY ALLEN. Guión: Woody Allen. Fotografía: Javier Aguirresarobe. Diseño del film: Alain Bainée. Montaje: Alisa Lepselter. Mezcla de sonido: Joe White. Dirección de arte: Iñigo Navarro. Vestuario: Sonia Grande. Elenco: Rebecca Hall (Vicky), Scarlett Johansson (Cristina), Javier Bardem (Juan Antonio Gonzalo), Penélope Cruz (María Elena), Christopher Evan Welch (narrador), Chris Messina (Doug), Patricia Clarkson (Judy Nash), Kevin Dunn (Mark Nash), Julio Perillán (Charles), Juan Quesada, Richard Salom, Manel Barceló (Doctor), Josep Maria Domènech (Julio Josep), Emilio de Benito, Maurice Sonnenberg, Lloll Bertran, Joel Joan, Sílvia Sabaté, Jaume Montané, Pablo Schreiber (Ben), Carrie Preston (Sally), Zak Orth (Adam), Abel Folk (Jay), Joan Pera, Jordi Basté, Michael Bennett, Paco Mir, Rodrigo Rojas. Productores: Stephen Tenenbaum, Gareth Wiley. Productor ejecutivo: Jaume Roures. Productoras: Mediapro, Gravier Productions, Antena 3 Films, Antena 3 Televisión. Duración original: 96’.

Este film se exhibe por gentileza de Pachamama Cine
El film

Bajo el sol de Cataluña, Woody Allen olvida la culpa, el pecado, la responsabilidad y los gestos reprobatorios frente a la amoralidad triunfante que lo ocupaban en sus últimos films: aquí sólo observa -con mirada fresca, un poco traviesa, un poco maliciosa, siempre escéptica-, los juegos de la atracción sexual, el deseo y la seducción, para descubrir, otra vez, la condición multifacética del amor y la inconstancia de los sentimientos. Así, aunque el film es más reflexivo que cómico, recupera el tono amable, ligero y chispeante con que sabía reírse de los fracasos afectivos en sus buenas comedias y también vuelve a hacer gala de una ironía que con el tiempo se ha vuelto filosa y benévola.

Cuando las chicas llegan a instalarse en casa de un matrimonio amigo (que también les servirá de espejo), los colores de Miró y las formas onduladas de Gaudí les salen al encuentro. También el desparpajo sexy de Juan Antonio (Bardem), el artista y galán latino que apenas las descubre las invita a pasar un fin de semana en Oviedo, para pasear, comer, beber y hacer el amor. Representa todo lo que Europa es a los ojos de los norteamericanos y como tal las hace titubear. A Vicky (Rebecca Hall, impecable), que en principio lo rechaza porque tiene sus certezas y su futuro planificado, graduación y casamiento incluidos. Y a Cristina (una algo pálida Scarlett Johansson), romántica, anárquica y confundida, siempre en busca de nuevas emociones, y de sí misma.

Emociones tendrán las dos en abundancia con este hombre que las enamora cada una a su tiempo y les enseña que "el amor romántico es aquel que permanece insatisfecho". Como el suyo por su ex mujer, que no se extingue aunque esté probado que la convivencia entre ellos es imposible. Hasta que descubren que el triángulo puede ser para ellos un equilibrador sentimental. Pero eso sucede cuando ya han entrado en escena la ex de uno y el futuro marido de la otra y cuando Allen puede ironizar a costa de la aburrida planificación norteamericana, la tempestuosa locura europea y los titubeos de todos. Es el momento en que el film gana en ímpetu y en diversión, gracias en buena medida al temperamento de Penélope Cruz y a la buena química que hay -en español y en inglés, porque hay que hacerse entender por las visitantes-, entre ella y Bardem.

Al infatigable Woody hay que saberlo esperar. Vicky Cristina Barcelona puede ser considerada una obra menor en relación con algunas obras maestras, pero es, sin duda, su film más logrado desde Match Point.

(Fernando López para La Nación, extraído de www.fotogramas.com)


Dos íntimas amigas estadounidenses, Vicky y Cristina, viajan en verano a Barcelona. Aunque se aprecian sinceramente, no pueden ser más distintas. La primera es cerebral, tiene su vida muy ordenada, se piensa mucho las cosas antes de actuar; su prometido le aguarda en Nueva York, y está haciendo entretanto un máster en identidad catalana. Su amiga, en cambio, no tiene muy claro lo que desea en la vida; le gusta el cine y ha rodado un corto, pero no sabe si ésa será su futura dedicación profesional; es impulsiva, le gusta vivir la vida intensamente, se deja llevar. Una noche conocen a Juan Antonio, un pintor español, que les hace una insólita propuesta: viajar a Oviedo en su avioneta, y compartir habitación y cama los tres. Vicky y Cristina se quedan alucinadas, aunque previamente habían sabido de la agitada trayectoria vital de Juan Antonio, separado de su esposa, quien le agredió en el pasado. El caso es que el pintor hispano y sus planes resultan excitantes, y de momento aceptan acompañarle a Oviedo. Aquello resulta ser una inmersión muy especial en la cultura española.

Primera película de Woody Allen coproducida por España, a través de Mediapro, y con los dos actores hispanos más internacionales del momento, Javier Bardem y Penélope Cruz, que están estupendos, especialmente el primero. Pues el actor compone a un personaje rebosante de sensibilidad, en lo que al aprecio de la belleza se refiere, lo que le aleja de otras interpretaciones de tipos decididamente brutales; también es encomiable el trabajo de "Pe", aunque su composición esté más cercana a los personajes femeninos latinos de carácter, al estilo de los de Sophia Loren o Gina Lollobrigida, algo previsibles. También está muy bien, como suele, Scarlett Johansson, aunque quizá la gran sorpresa interpretativa del film de Allen sea la desconocida Rebecca Hall, que está sobresaliente como la amiga cerebral, un papel muy medido.

El cineasta neoyorquino explora sus temas habituales, entre los que sobresale la eterna búsqueda del amor. Los personajes anhelan la felicidad, un amor que les llene... Y lo encuentran... por un tiempo, pero se hagan las combinaciones que se hagan, parece decir el pesimista Allen, es imposible encontrar la dicha completa. En tal sentido juega el director a varias bandas: el matrimonio convencional y programado, el de los artistas bohemios, el arriesgado... e incluso las "nuevas formas de familia" (qué disparatada e inadecuada expresión, perdón por usarla), manifestadas en un segundo "trío", el compuesto por el pintor, su esposa, y una de las turistas, donde habría espacio para la variante lésbica. "No sé lo que quiero, pero no es esto", llega a decir uno de los personajes teóricamente más desinhibidos... Mientras que la joven convencional, cuando parece decidida a "quemar las naves" de su convencionalismo, va a tener dificultades por donde no se lo esperaba... Azar, libertad, insatisfacción... Todo anda flotando por ahí, dejando mal sabor de boca. Resulta curioso, pero Woody Allen no parece confiar en el compromiso, ni en lo que es la lucha día a día por alimentar el amor, tales posturas no asoman en su film, como tampoco lo que sería, de verdad, formar una familia, engendrar hijos y cuidarlos...

Uno de los aspectos más interesantes del film es observar la mirada a España de un extranjero como es Woody Allen. En la mirada subyugada por la belleza de las dos turistas hay algo del propio Allen, así como su guía podría representar a los amigos españoles del cineasta, que le han descubierto el país. Así se entiende la inclusión de una iglesia románica y su Cristo, la guitarra española, y por supuesto Gaudí.

(Extraído de www.decine21.com)
Woody Allen ha cautivado este sábado al Festival de Cannes con el estreno de su última película, Vicky Cristina Barcelona, una comedia ligera e inteligente, donde las actrices Penélope Cruz y Scarlett Johansson se reparten el corazón de un latin lover como Javier Bardem. Todo Cannes se había dado cita para contemplar la nueva película del director estadounidense, rodada enteramente en España, y proyectada fuera de competición, mientras que en la calle los admiradores se protegían de la lluvia con paraguas, pero no abandonaban el puesto. El evento contó con dos grandes ausentes, el actor español Bardem y la actriz estadounidense Johansson, el primero por razones familiares, la segunda por estar rodando otra película, comentó a la prensa horas antes el realizador.

Penélope Cruz agradeció la brillante desmesura de la que hace gala en el filme a la "genialidad" de Allen. "Sólo cuando tu realizador es un genio te hace hacer cosas de las que no eres consciente", explicó la actriz española en la rueda de prensa previa al estreno, fuera de competición, en la selección oficial del 61 Festival de Cannes. Flanqueado por Penélope Cruz, María Elena en el filme, y por y Rebecca Hall (Vicky), Woddy Allen contó, entre otros aspectos del filme, cómo surgió. "Realmente, porque alguien de Barcelona me llamó y me preguntó si estaría interesado en hacer un filme en Barcelona, porque lo financiaría", detalló. "Adoro Barcelona, mi mujer y mis hijos tenían ganas de pasar el verano en Barcelona, y escribí algo para poder rodar en Barcelona", dijo, antes de recalcar que "todo fue perfecto" durante el mes que pasó allí para hacer la película.

No entró en más detalles sobre la cuestión, pero preguntado sobre si el millón de euros brindados por la región de Barcelona pudo dar celos y causarle problemas con sus colegas españoles, comentó "no saber nada". "Me llamaron, me dijeron: 'tenemos este monto, quiere hacer un filme en Barcelona' (...) y vine a hacer el filme. Que yo sepa ningún realizador español me criticó o se molestó y no encontramos ningún problema, sólo gente de buena voluntad, dispuesta a cooperar" ha resaltado.

En cuanto a Vicky Cristina Barcelona, dijo haber querido mostrar dos jóvenes que van allí "y que poco a poco ven su mundo desintegrarse de manera compleja", sin ser estrictamente trágico, quiso mostrar ese aspecto de la vida "de manera sutil". Al evocar el filme, Penélope recordó cómo se reía al leer el guión la primera vez, pero ya no cuando empezó a preparar el personajes de María Elena, mujer extrema y enamorada que no logra vivir sin su amor, José Antonio, de quien se divorció tras un intento fallido de asesinarlo. Fue entonces cuando se dio cuenta "del aspecto dramático que había detrás", aunque al ver el filme, "vi que me hacían reír de nuevo esas escenas como la primera vez que lo leí", pero durante el rodaje "estaba sumergida, Woody nos hizo olvidar eso".

(Extraído de www.elpais.com)
SOLICITAMOS APAGAR LOS CELULARES DURANTE LA EXHIBICIÓN

______________________________________________________________________________


Usted puede confirmar la película de la próxima exhibición llamando al 48254102, o escribiendo a nucleosocios@argentina.com

Todas las películas que se exhiben deben considerarse Prohibidas para menores de 18 años.



______________________________





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal