Terapéutica de las Vias Respiratorias según la Ley de los Semejantes. Cartier françois



Descargar 0.56 Mb.
Página1/20
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño0.56 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20
Terapéutica de las Vias Respiratorias según la Ley de los Semejantes. CARTIER François

PAGE 3


Introducción

Hace tres años, cuándo me decidí a publicar la primera traducción de la obra del Dr. Francois Cartier, titulada : Compendio de Terapéutica Homeopática de las Vías Digestivas, anuncié al respetable Cuerpo Médico Homeópata del país, que la obra de referencia era de las que se abrían paso en cualquier medio científico sin recurrir a la ayuda o al reclamo netamente comercial. La crítica médica se encargó de ratificar mi humilde opinión, pues los más claros exponentes de la Homeopatía en México, tuvieron conceptos elogiosos para el libro que aparecía respondiendo a la impaciencia de nuestro ambiente que por muchos años atrás se vio privado de obras selectas sobre nuestra Doctrina.

Hoy, aparece al público un nuevo libro del Dr. Cartier : TERAPÉUTICA DE LAS VÍAS RESPIRATORIAS, SEGÚN LA LEY DE LOS SEMEJANTES, que viene a llenar otra necesidad, pues no tenemos en castellano ningún trabajo sobre el mismo asunto.

He querido que esta dora del Dr. Cartier sea un tratado completo sobre Vías Respiratorias, para que los compañeros encuentren en él cuanto se relaciona con el aparato en cuestión y, para el efecto, le he adicionado dos capítulos, así como las notas del traductor que aparecen al final de la mayor parte de los temas desarrollados en el texto. Quiero confesar, sinceramente, que tanto los capítulos agregados, como las notas del traductor, no son sino la síntesis escogida de las obras de especialistas extranjeros, de las anotaciones clínicas perfectamente comprobadas por le experiencia y de una mínima parte de mi acervo personal como médico.

Debo hacer notar que, en esta obra, el Dr. Cartier hace una verdadera profesión de fe de la Homeopatía, expresada en cada una de sus enseñanzas, pues ni un momento vacila en señalar exclusivamente el tratamiento por nuestra terapéutica homeopática, de todas las enfermedades que trata, y lo que es más, con juicio certero, condena algunas prácticas viciosas que son de uso corriente en nuestro medio y que las llevan a efecto los médicos de la Escuela tradicional.

México, D. F., 1939.

Dr. EVERARDO CRUZ.

PAGE 1


Terapéutica de las vías respiratorias según la ley de los semejantes

Afecciones de la nariz y de la faringe (1)

LA PARTE SUPERIOR DE LAS VÍAS RESPIRATORIAS, DESDE LA NARIZ HASTA LOS PRIMEROS ANILLOS DE LA TRAQUEA, ES ACCESIBLE A LOS INSTRUMENTOS DEL HOMBRE. SU TERAPÉUTICA CONSTITUYE, POR CONSIGUIENTE, UN TERRENO COMÚN A LA MEDICINA Y A LA CIRUGÍA, A VECES EXCLUSIVAMENTE DEL RESORTE QUIRÚRGICO, OTRAS NETAMENTE DEL RESORTE MEDICO; Y EN OCASIONES SE NECESITAN LOS TRATAMIENTOS MIXTOS, REMEDIOS INTERNOS Y APLICACIONES LOCALES. YO DEJO A LOS ESPECIALISTAS TODA LA PARTE CONCERNIENTE A SU ARTE, Y NO ESTUDIARE AQUÍ MAS QUE LOS ESTADOS, QUE ENCONTRAMOS EN MEDICINA GENERAL, SUSCEPTIBLES DE REMEDIOS INTERNOS. SÉAME PERMITIDO DECIR QUE SI PASO EN SILENCIO LAS APLICACIONES LOCALES, ELLAS PUEDEN, SEGÚN MUCHOS ESPECIALISTAS HOMEÓPATAS, ASOCIARSE AL TRATAMIENTO HOMEOPÁTICO. SIN EMBARGO, ES PRECISO RECONOCER QUE LA ELECCIÓN ACERTADA DE UN MEDICAMENTO INTERNO ES LO SUFICIENTEMENTE ACTIVA PARA NO RECURRIR A CIERTOS TRATAMIENTOS LOCALES, Y QUE NUESTRO MÉTODO PUEDE CURAR, POR VÍA INTERNA, AQUELLOS CASOS DONDE LOS ESPECIALISTAS NO PUEDEN EVITAR LAS MOLESTIAS DE LAS INTERVENCIONES MANUALES.

PAGE 2


Coriza agudo

El coriza agudo, vulgarmente llamado catarro del cerebro, afección común a todos los mortales, comienza generalmente por un estado de vaso constricción, caracterizado por la sensación de sequedad y de cosquilleo en al nariz. En este período, los más hábiles ensayan cortar el catarro del cerebro. Tenemos en Homeopatía un medicamento que, sin ser infalible, posee en su activo la reputación bien merecida de detener a menudo los catarros del cerebro : este es la NUX VOMICA. Entiéndase bien que mientras más pronto se tome el medicamento, mayores serán las probabilidades de éxito. Yo conozco personas propensas a corizas, que llevan en su bolsillo un tubo de Nux vómica, a la 3ª., para tomar en cuanto sienten la sequedad de la nariz y el cosquilleo del principio. Pero cuando la nariz comienza a escurrir, los estornudos se hacen más frecuentes, la mucosa nasal está hinchada, turgente, y existe incomodidad para respirar, es muy tarde para esperar cortar el coriza. Nux vómica corresponde bien a la simple infección local de la nariz, sin fiebre, sin malestar de cabeza, sin lasitud general, sin gripa en una palabra, ni resfriado general. Está aconsejado como abortivo del catarro vulgar del cerebro.

Otros medicamentos están indicado al principio del coriza; pero se verá por la indicación de sus características, que su poder abortivo es más bien aleatorio. Es desde luego el ACONITUM que corresponde al resfriado general. No solamente tiene sequedad molesta de la nariz, sino también sequedad y calor de la piel, impulso de la circulación de la periferia al centro. El Acónitum es el regulador maravilloso de la circulación, que todo el mundo conoce.

Tenemos a CAMPHORA que presenta el resfriado localizado en la nariz, mejor todavía que el Acónitum. Se conoce la fórmula de Camphora y quinina de la Escuela alopática, que a veces detiene un catarro del cerebro. La dosis fuerte de Camphora no será necesaria, pues Chargé ha pretendido que el espíritu de Camphora de Hanemann, así como Camphora a la 200 han sido empleadas con éxito. El paciente está tiritante y el aire inspirado parece frío.

En fin, indicaré Gelsemium que corresponde al romadizo del principio, pero con los síntomas de mal de cabeza, de cansancio, de malestar general que indican una infección. El paciente busca aproximarse al fuego. Su acción es paliativa, casi siempre. En todo caso, él alivia el mal de cabeza a menudo, siendo esto lo más deseable.

Si el catarro del cerebro no ha podido ser detenido o atenuado, se debe ser prudente en la administración de los medicamentos durante el período de estado, y no complicar por una medicación intempestiva un catarro del cerebro que no pide más que curarse enteramente solo; conservándose una temperatura caliente. Cito aquí un pasaje del célebre Chargé, de su libro : "Tratamiento Homeopático de las Enfermedades de los Órganos de la Respiración", 1878 : "Una condición se impone, al dar los medicamentos, dotados de las facultades genéticas del coriza, y es que se les debe emplear en dosis tan pequeñas que no impresionen al paciente sino muy ligera y accidentalmente, porque, precisamente, en razón de su homeopaticidad, si ellos no cortan o abrevian el estado mórbido, aumentan, seguramente, la intensidad". Observación general, por otra parte, que no será muy necesario traer a la memoria de los prácticos de nuestra Escuela.

PAGE 3

Pero si un catarro del cerebro, ligero, se cura con facilidad, sea naturalmente, sea por los medios más suaves, existen corizas que son de una intensidad verdaderamente penosa. Mientras más intensos son los síntomas, los remedios homeopáticos más manifiestan su eficacia.



Después del período de sequedad del principio, sobreviene EL PERIODO DE SECRECIÓN. La nariz escurre; pero si se le seca demasiado pronto por una medicación intempestiva, por el hecho mismo de enfriamientos sucesivos, la nariz se pone seca, y esta sensación puede ser más penosa que el escurrimiento. Para la sensación de repleción de la nariz sin conseguir eliminar algunas secreciones, Sticta pulmonaria está indicada por un gran número de autores, en el coriza seco. LA SECRECIÓN PUEDE SER MUCOSA, MUCU-PURULENTA, O FRANCAMENTE ACUOSA.

CUANDO LA SECRECIÓN ES MUCOSA, Mercurius es a menudo aconsejado al principio del coriza fluente; Lo encontramos indicado en todos nuestros libros. "En el período del principio, dice Jousset, el tratamiento más seguro es al alternación de Mercurius solubilis 6ª. y de Sulphur 6ª., aconsejado por Espanet. Mi experiencia personal me lleva a pensar que es sobre todo Mercurius el que obra en este caso : también yo lo prescribo, a menudo, sólo al principio del coriza fluente". No obstante, la secreción de Mercurius no es acuosa.

El Kali iodatum, mucho menos empleado que Mercurius, y menos fiel, tiene el derrame fluente, más bien acuoso, sin llegar a la hidrorrea completa. Pero el ioduro de potasio se vuelve homeopático a las inflamaciones agudas o crónicas, afectando muy especialmente la parte superior de la nariz y los senos y no interesando generalmente el tabique.

Poco a poco, LA SECRECIÓN MUCOSA DEL PRINCIPIO SE VUELVE MAS O MENOS MUCU-PURULENTA; se hace amarilla espesa. Este es a menudo el fin del coriza. Sin embargo, esta secreción mucu-purulenta se prolonga algunas veces en ciertos individuos de una manera desagradable y amenaza pasar al estado crónico. Esto es lo que hace decir a los especialistas, injustamente, que se han descuidado los catarros del cerebro.

Las características de Pulsatilla responden a este período : 1°, el coriza debe estar en el período avanzado, en una palabra, el catarro debe estar maduro; 2°, el individuo que tiene catarro nasal, busca el aire libre, le mismo que si tiene escalofrío; 3°, el escurrimiento es siempre suave, es decir, no escoriante; 4°, ocasiona, a menudo, la pérdida del olfato : clínicamente yo he comprobado muchas veces que Pulsatilla no establece rápidamente la percepción de los olores. Alguna vez la ANOSMIA ha persistido después e la desaparición del coriza, a pesar de Pulsatilla. Clarke indica, con otros autores, Magnesia muriática o phosphórica para la pérdida del gusto y del olfato después del catarro; Sanguinaria durante el catarro. Algunas veces la anosmia persiste muy largo tiempo; se ha visto volver la sensación del olfato después de muchos años de ausencia.

PAGE 4


Clínicamente, yo encuentro Hydratis canadensis más útil que Pulsatilla en el catarro mucu-purulento que amenaza prolongarse. Me reservo para hablar de sus bondades en las sinusitis, que trae esta misma descarga mucu-purulenta. La secreción es más tenaz que en Pulsatilla.

Muy frecuentemente el catarro del cerebro no dura sino algunas horas, de uno a dos días, y sirve de puerta de entrada a la infección que desciende. Se dice que EL CATARRO CAE SOBRE EL PECHO. Para esta tendencia de la inflamación nasal que gana rápidamente el naso-faringe y la laringe, Rosa Swartz, en 1894, indicó Kali bromatum para aquellos que continuamente se resfrían. Desde hace varios años me sirvo de la fórmula siguiente que, sin ser garantía de infalibilidad, merece, sin embargo, ser señalada : Nux vómica 3ª. al principio del catarro del cerebro. Si el coriza tiende a descender a la garganta, Kali bromatum 3ª., sea solo, sea alternado con Nux.

En los cantores, oradores, predicadores, en aquellos que tienen interés en conservar la integridad de sus cuerdas vocales hay, a menudo, ventaja en respetar un catarro del cerebro, o cuando menos en evitar aquello que pueda hacerlo descender al pecho. Por eso, hay que ser muy prudente en las inhalaciones o aplicaciones locales de la nariz. Yo me acuerdo de un incidente trágico-cómico acaecido una tarde de representación a un primer tenor de la Opera de París. Poseedor de un catarro del cerebro, él había leído en el Petit Journal que el jugo de limón era un remedio infalible. Esto que fue leído, fue hecho; y mi tenor, efectivamente, curado de su catarro del cerebro, fue presa antes de entrar en escena, de una ronquera indescriptible.

Muchos de los grandes cantores os dirán, al contrario, que se puede muy bien cantar con un coriza. Aparte del inconveniente fácil de comprender, de estornudar a la mitad de una melodía, la congestión de la nariz da una buena resonancia a la voz.

Se tiene a menudo anotado Cyclamen para las CRISIS DE ESTORNUDOS.

EL CORIZA DE LOS RECIÉN NACIDOS constituye un obstáculo para la acción de manar. Jousset prescribe con frecuencia Dulcamara 3ª. X, y según él, la clínica está enteramente en favor de este medicamento. Nux vómica está igualmente indicado en el coriza seco con romadizo. Richard Hughes aconseja Sambucus : este medicamento es preferido por los autores ingleses. Añadimos que el recién nacido puede ser victima de CORIZA SIFILÍTICO.

PAGE 5

N. del T.-En esta enfermedad, como en otras, donde lo crea oportuno, agregaré los medicamentos que mi práctica me ha sugerido, o aquellos manifiestamente consagrados por la clínica según la opinión de autoridades en la materia. Desde luego, indicaré los siguientes :



Allium cepa

Coriza agudo que se agrava por la tarde y dentro de la habitación, mejorándose al aire libre; escurrimiento de un líquido caliente que escoria las partes que toca; fluye más fuerte del lado izquierdo. Excesivo lagrimeo, pero las lágrimas no son quemantes. Cefalalgia con sensación de calor general, sed, tos, estornudos violentos que sobrevienen tan pronto se hace una inspiración profunda. Se ha observado que el coriza sobreviene después de mojarse los pies.

Alumina

Dicen los autores que este medicamento lleva en sí la sequedad de las mucosas, y prueba de ello es al naturaleza del escurrimiento que justifica su empleo en el tratamiento del coriza crónico : salida de gruesos trozos de materias desecadas y de un color amarillo verdoso, que el paciente arroja al sonarse la nariz. Escurrimiento espeso y de mal olor; pérdida del olfato; dolor en la base de la nariz y en los senos frontales.

Ammonium carbonicum

Obstrucción de la nariz sobre todo por la noche; no puede respirar si no es con la boca abierta; escurrimiento seroso y quemante que escoria las partes que toca. Adición preciosa a Nux y Sambucus cuándo el niño después de adormecerse se yergue vivamente sobre su lecho, como si se sofocara. Hay que hacer notar que la sofocación de Sambucus no se presenta cuándo el niño está a punto de dormirse, sino solamente después de que está dormido.

Arsenicum album

Coriza agudo, febril, en el cual la nariz está tapada y a pesar de esto, hay escurrimiento acuoso, quemante, que escoria el borde de las ventanas de la nariz y del labio superior. Estornudos continuados, violentos, con epistaxis. Lagrimeo con sensación de quemadura en los ojos; rubicundez de la conjuntiva. Incomodidad en la garganta con sensación de quemadura y dolor al pasar la saliva. La voz es a menudo ronca; complicación de catarro bronquial. Al respirar aire fresco se produce cosquilleo en la laringe. Está indicado también en el coriza crónico con escurrimiento de mucosidades acres, corrosivas; coriza periódico.

Arum triphyllum

Este coriza, aunque poco intenso, es muy incómodo porque la nariz está completamente tapada, y para respirar necesita el enfermo tener constantemente la boca abierta. La pituitaria está escoriada y sangrante; el escurrimiento es icoroso, acre y escoria el labio superior. Acompaña al catarro una irritación de los ojos, de la boca y de la garganta. Sensación quemante en la boca y en la garganta, con aflujo de saliva; la lengua está roja, y los labios tumefactos y dolorosos.

PAGE 6

Belladonna



Coriza seco o fluente, rubicundez intensa de a vista, con sensación de sequedad quemante en los ojos; pesantez y presión en la frente, especialmente debajo de la nariz; rubicundez e hinchazón de la mucosa de la nariz, hinchazón de la nariz o solamente de las alas de la nariz; el olfato está alternativamente sutil o disminuido; sequedad y cosquilleo sobre todo en la ventana derecha; escurrimiento de un agua acre o de moco estriado de sangre. El dolor, la rubicundez y el calor de la nariz, se propagan a toda la boca, invaden la faringe, las amígdalas, ocasionado dificultad para deglutir. Estornudos frecuentes que imprimen a la cabeza sacudidas dolorosas. Alternativas frecuentes de escalofrío y de calor, con rubicundez de las mejillas; la piel está caliente y seca, pulso frecuente, hay fiebre. Las exacerbaciones tienen lugar por la tarde y hasta media noche.

Calcarea carbonica

Para el coriza agudo que se presenta de repente, con escurrimiento, gota a gota, de una agua clara; escurrimiento abundante con estornudos violentos, frecuentes, seguidos de punzadas y de prurito en la nariz; gran sequedad de la boca, con sensación de picazón y de irritación en la parte posterior del paladar, excitando a toser. Ligero escalofrío alternando con calor, sobre todo después de mediodía; calor durante la noche, en la mañana al despertar, calor en la cara, pesantez en la cabeza y dolor presivo en la frente y en al raíz de la nariz. Útil sobre todo en los niños escrofulosos que están propensos a acatarrarse fácilmente.

Carbo vegetabilis

Fuerte impresión de frío por toda la cabeza; estornudos frecuentes provocados por un cosquilleo continuo y violento en la nariz; mucosidades nasales bastante abundantes; prurito al redor de las ventanas de la nariz; erupción en los ángulos de las alas de la nariz. Epistaxis por la mañana y por la noche.

Causticum

Coriza seco, crónico, con obstrucción de las dos ventanas de la nariz, y voz ronca, pues enronquece hasta el grado de no poder hablar alto y con voz inteligible; sensación de desolladura de la laringe y en el pecho, detrás del esternón; imposibilidad de expectorar, pues necesita tragarse los esputos. Coriza fluente con tos agravada por la mañana; aglutinación de los párpados por la mañana.

Chamomilla

Coriza en los niños, con escurrimiento mucoso o acuoso, ventanas de nariz inflamadas y escoriadas; estado febril, sed, labios agrietados, una mejilla roja y la otra pálida. Tos con estertor mucoso en el pecho, agitación, insomnio.

Euphrasia officinalis

Coriza fluente con estornudos y secreción abundante de mucosidades blancas que escurren a la vez hacia adelante y hacia atrás: fuerte irritación de los ojos con lagrimeo acre, escozor y fotofobia. Sensibilidad en el interior de la nariz. Mientras que en Allium cepa el predominio, de los síntomas está marcado sobre el lado izquierdo de la cabeza y de los ojos, es el lado derecho que Euphrasia afecta de preferencia.

PAGE 7


Hepar sulphur

Coriza seco, febril, sobre todo en los niños escrofulosos y raquíticos, con ronquera y voz sorda, tos crupal, molesta, sofocante. Coriza crónico, fluente con necesidad continua de sonarse; poco espeso, de mal olor; algunas veces amarillo; escurrimiento viscoso romadizo más fuerte por la mañana, hinchazón de la nariz; escurrimiento por una sola ventana; prurito en la nariz que provoca estornudos; al sonarse, sensación desagradable en el lado izquierdo de la nariz y silbido con ruido seco en el oído; tanto interior como exteriormente la nariz está muy sensible y dolorosa al tocarla; la inspiración de aire frío es particularmente desagradable. Escalofrío y gran impresionabilidad al aire frío.

Kalium bichromicum

Secreción de mucosidades en forma de tapones duros como piedras; mucosidades pegajosas, viscosas, verdes, líquidas; las secreciones tienen lugar ordinariamente por la tarde, pues por la mañana existe sequedad; la ventana derecha da una secreción más abundante, lo que prueba que es el asiento de una inflamación más intensa. La irritación invade la garganta, y tiende a propagarse de arriba a abajo.

Lachesis mutus

Coriza violento con estornudos y mal de cabeza; gran calor interno en la frente, calor en la nariz; rubicundez de la punta de la nariz; escurrimiento acuoso; calor desagradable por todo el cuerpo y calor extremo en las manos y pies.

Lycopodium clavatum

Coriza crónico. El tinte amarillo tan característico en Lycopodium, nos señala en el coriza su valor terapéutico. Está mejor indicado cuándo el escurrimiento de la nariz es amarillo y cuándo el sujeto presenta en su cara un tinte ictérico. Costras en las ventanas de la nariz; escoriación del labio superior por lo acre del escurrimiento. La obstrucción de la nariz es tal por la noche, que el enfermo se ve obligado a dormir con la boca abierta, de donde la sequedad desagradable de la propia boca, sin sed. El coriza de Lycopodium se distingue de otros corizas por la conservación intacta del olfato.

Natrium carbonicum

Coriza con escurrimiento espeso, verdoso. Este medicamento se parece a Natrum muriaticum en la particularidad de no afectar más que una ventana de la nariz; se aplica más especialmente a los corizas en los cuales las ventanas de la nariz no se vacían más que periódicamente, por intervalos, cada dos días, por ejemplo, solamente; el resto del tiempo la nariz está constantemente obstruida.

Natrium muriaticum

Coriza crónico de una sola ventana de la nariz, de la izquierda, lo más a menudo. La nariz está inflamada y sensible de este lado solamente. Costras en esta ventana y descamación harinosa. Pérdida del olfato y del gusto. Durante el día sensación de sequedad en las fosas nasales posteriores; pero en la mañana, al despertar, comezón faringiana que hace desprender mucosidades espesas, más o menos abundantes. Hay, entonces, ronquera y cosquilleo en el fondo de la garganta que excita a toser. Lagrimeo continuo como resultado de la obstrucción el conducto lacrimal.

PAGE 8

Phosphorus



Estornudos frecuentes, pero con temor de hacerlos a causa de un dolor que el estornudo provoca en la garganta, o estornudo espasmódico con dolor en la cabeza y constricción en el pecho. Sensación de plenitud en la nariz, sobre todo en la parte superior de la ventana izquierda, con mucosidades blandas; escurrimiento por la nariz, amarillo, verdoso o sanguinolento, con deseo constante de sonarse. El escurrimiento sale, a menudo, por una sola ventana, mientras que la otra está completamente obstruida. Alternativas frecuente de coriza fluente y de coriza seco. Sobre todo en la mañana la nariz está obstruida, las mucosidades están secas dentro de la nariz; la nariz está inflamada y sensible al tocar; los orificios de las ventanas están sensibles y ulcerados. Aspereza y quemadura en la garganta; calor en la cabeza y pesantez en la frente, y algunas veces náusea; pérdida del apetito y sensación de malestar general que impide dormir por la noche. Ligero calofrío que alterna con calor en la cabeza y en las manos; humor muy irritable. Coriza de mal augurio en la escarlatina; escurrimiento abundante por la nariz. Al estar acostado las mucosidades caen hacia la parte posterior de a garganta donde producen un estertor de la respiración inflado y los ojos fijos; gran debilidad y gran frecuencia del pulso, peor por la noche; las manos de un frío de nieve y cianosadas. Inflamación crónica de la mucosa de la nariz. Costras y pequeñas llagas, sequedad continua en las ventanas, con calor y sensibilidad al tocar. El olfato está suprimido, muy sutil o pervertido. Complicaciones de ronquera o de catarro pulmonar; manchas rojizas sobre la nariz.

Phytolacca decandra

Derrame mucoso por una ventana, mientras que la otra está seca y tapada, y el escurrimiento alterna de una ventana a otra. Sensación de tirón por encima de la raíz de la nariz. Presión dolorosa encima de los dos ojos y en la frete; grietas en el ángulo interno de los dos ojos, más fuertes del lado izquierdo y agravación por la tarde. Ligera conjuntivitis catarral, en que los párpados están pegados durante la noche. Fotofobia por la mañana.

Pulsatilla pratensis

Coriza fluente con escurrimiento espeso, amarillo, verdoso, de mal olor; pérdida del olfato, del gusto y del apetito; lengua sucia y ausencia completa de sed. La obstrucción de la nariz es más fuerte estando en una habitación cerrada que al aire libre, sucediendo idéntica cosa con el escalofrío. Estornudos y escurrimiento de sangre al sonarse la nariz; escalofríos. Pesadez de cabeza, particularmente de tarde. Disposición para el llanto; abatimiento, sueño interrumpido, sensibilidad de los ojos a la luz. Todos los síntomas se agravan por la tarde y se mejoran por mañana.

Rumex crispus

Coriza fluente con irritación dolorosa de las ventanas de la nariz; estornudos violentos, secreciones mucosas. Epistaxis; sensación de gran sequedad en la nariz durante el día y la noche.

Rhus toxicodendron

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal