Tesina de licenciatura en turismo



Descargar 397.45 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión27.11.2017
Tamaño397.45 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8



UNIVERSIDAD NACIONAL DEL SUR

DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA Y TURISMO

TESINA DE LICENCIATURA EN TURISMO

Turismo cultural en Bahía Blanca: el aporte de las colectividades extranjeras como rasgo de singularidad de un destino.”

Autor: Alfonsina Torrecilla

Directora: Mg. M. del Carmen Vaquero

Co- Directora: Mg. Julia Arocena

BAHÍA BLANCA



2014
INDICE

Contenidos

Introducción ....……………………………………………………………………………………………

CAPÍTULO I: Aspectos metodológicos

    1. Objetivo general ……………………………………………………………………………….

    2. Objetivos específicos ………………………………………………………………………...

    3. Hipótesis de trabajo ………………………………………………………………………….

    4. Procedimiento para abordar la investigación ……………………………………

CAPÍTULO II: Marco conceptual





    1. Recreación y turismo ………………………………………………………………………..

    2. Cultura e identidad …………………………………………………………………………..

    3. Patrimonio cultural …………………………………………………………………………..

    4. Turismo cultural ………………………………………………………………………………

    5. Producto turístico cultural .……………………………………………………………….

    6. Destino turístico ………………………………………………………………………………

CAPÍTULO III:





    1. Caracterización del área de estudio







    1. Localización y conectividad ………………………………………………………………

    2. Aspectos geofísicos …………………………………………………………………………..

    3. Características socioeconómicas ……………………………………………………….

    4. Evolución histórica …………………………………………………………………………..

CAPÍTULO IV: La inmigración









    1. Modelo agroexportador: puntapié inicial para el proceso migratorio ….

    2. Períodos destacados de inmigración en Argentina ……….……………………

      1. Migraciones tempranas …………………………………………………………...

      2. Inmigración de masas ……………………………………………………………..

      3. Inmigración en períodos de entreguerras ………………………………...

      4. Juan D. Perón y la 2da. Posguerra ……………………………………………

      5. Corrientes migratorias contemporáneas ..………………………………...







    1. Proceso migratorio en Bahía Blanca …………………………………………………

      1. Reconstrucción histórica de la inmigración ..…………………………….

      2. Características de los grupos de extranjeros más importante ……

        1. Colectividad italiana ……………………………………………………..

        2. Colectividad española …………………………………………………..

        3. Los ingleses ………………………………………………………………….

        4. Los franceses …..…………………………………………………………..

        5. Colectividad alemana ...…………………………………………………

        6. Colectivdad vasca …………………………………………………………

        7. Colectividad griega ……………………………………………………….

        8. Colectividad judía ………..………………………………………………

        9. Colectividad sirio- libanesa …………………………………………...

        10. Colectividad chilena ……………………………………………………..

        11. Colectividad boliviana…………………………………………………...

CAPÍTULO V: Oferta y demanda turística



    1. Planta turística ………………………..……………………………………………………….

      1. Infraestructura de accesos y servicios ……………………………………..

      2. Equipamiento …………………………………………………………………………

      3. Esparcimiento ………………………………………………………………………...

    2. Perfil del visitante de Bahía Blanca .…………………………………………………..

CAPÍTULO VI: Diagnóstico













    1. Diagnóstico de la situación ……………………………………………………………….

CAPÍTULO VII: Propuestas



    1. Circuito turístico cultural “La huella de los inmigrantes”.……………………

    2. Calendario de eventos programados …………………………………………………

Consideraciones finales …….…….…………………………………………………………………

Bibliografía ..……………………………………………………………………………………………….

Anexos ………………………………………………………………………………………………………..

  1. Entrevistas a personajes claves

    1. Michel Briquet, Asociación Francesa de Socorros Mutuos…………………

    2. Alejandra Anagnostópulos, Asociación Helénica de B. Blanca……………

    3. Juan José Maier, Asoc. Descendientes de Alemanes del Volga ……………

    4. Evedith Adal Hosni de Giorlandini, hija de inmigrantes Sirios……………

    5. María del Carmen Terceros, cuidadora de la Virgen de Urkupiña………

  2. Ficha síntesis de las colectividades extranjeras relevadas

    1. Colectividad italiana ……………………………………………………………………….

    2. Colectividad española ……………………………………………………………………..

    3. Los ingleses ……………………………………………………………………………………

    4. Los franceses ………………………………………………………………………………….

    5. Colectividad alemana ……………………………………………………………………..

    6. Colectividad vasca ………………………………………………………………………….

    7. Colectividad griega …………………………………………………………………………

    8. Colectividad judía …………………………………………………………………………..

    9. Colectividad sirio- libanesa ……………………………………………………………..

    10. Colectividad chilena ……………………………………………………………………….

    11. Colectividad boliviana ……………………………………………………………………

ÍNDICE DE FIGURAS

Figura 1: Concepto de destino turístico …………………………………………………………

Figura 2: Accesos a la ciudad ………………………………………………………………………...

Figura 3: Evolución del plano de la ciudad de Bahía Blanca ……………………………

Figura 4: Colectividad italiana de Bahía Blanca ……………………………………………...

Figura 5: Colectividad española de Bahía Blanca ……………………………………………

Figura 6: Barrio Inglés de Bahía Blanca …………………………………………………………

Figura 7: Alianza Francesa, calle Fitz Roy 49 …………………………………………………

Figura 8: Colectividad alemana de Bahía Blanca …………………………………………….

Figura 9: Colectividad vasca de Bahía Blanca ………………………………………………...

Figura 10: Colectividad griega de Bahía Blanca ……………………………………………...

Figura 11: Colectividad judía de Bahía Blanca ……………………………………………….

Figura 12: Monumento al Inmigrante Árabe ………………………………………………….

Figura 13: “Esquinazo” en el Monumento a la Integración Argentino- Chileno ..

Figura 14: Virgen de Urkupiña de Bahía Blanca ……………………………………………..

Figura 15: Circuito Turístico Cultural “La huella de la inmigrantes”. Recursos relevados para su elaboración (área Micro/Macrocentro y Barrio Villa Mitre”..

Figura 16: Circuito Turístico Cultural “La huella de los inmigrantes”. Recursos relevados para su elaboración (áreas Barrio San Martín e Ing. White)…………….

ÍNDICE DE TABLAS

Tabla I: Población de Bahía Blanca en el año 1914 …………………………………………

Tabla II: Composición de la población extranjera en Bahía Blanca, año 2010 ….

Tabla III: Oferta gastronómica de Bahía Blanca …………………………………………….

Tabla IV: Calendario de eventos programados de las colectividades extranjeras …………………………………………………………………………………………………..


Páginas

5

7



7

7

7



10

11

13



14

17

17



21

22

24



25

29

31



31

32

33



34

34

37



38

45

45



50

54

57



59

62

64



67

70

73



75

79

79



80

81

82



85

89

90



95

99

i



ii

iv

vi



viii

x

xi



xiii

xvi


xviii

xx

xxii



xxiv

xxvi


xxviii

xxx


xxxii

18

22



26

47

51



56

58

61



64

66

69



72

75

77



92

93

42



44

80

94



No existe posibilidad alguna de valorar una cultura



si no se reconocen sus raíces ni se sabe descubrir con fantasía,

pero ante todo con orgullo, sus tramas y sabores.

El orgullo no puede nacer más que de la conciencia de la gente de que su principal

patrimonio cultural son ellos mismos, su cultura, su sentido de la hospitalidad,

su vitalidad, su capacidad de acoger al extranjero

en el propio tejido cosmopolita y de hacerlo sentir parte de si.”
[ALFREDO TARACCHI ANTONARIOS. “Comunicar el turismo cultural”]



INTRODUCCIÓN

El Turismo Cultural se ha transformado en los últimos años, en una de las modalidades turísticas que más ha crecido, debido a las motivaciones de las personas por conocer, comprender y valorar el patrimonio que fue legado de las generaciones pasadas, que se disfruta en el presente y que se transmite a las generaciones futuras.

La existencia de recursos patrimoniales en un espacio determinado, implica el reconocimiento y asimilación de aquellos elementos que conforman el bagaje cultural de la sociedad, quien los asume y los valora generando una identidad local. Una vez que la comunidad se reconoce en él, podrá “mostrarse” a otros, a turistas que buscan lo pintoresco y el colorido de las tradiciones pasadas y su historia.

En el Partido de Bahía Blanca, la inmigración europea y del Este asiático de fines del siglo XIX y principios de XX, y las corrientes migratorias contemporáneas de los países limítrofes, han producido un ámbito cultural diverso. Italianos y españoles, fusionaron sus rasgos culturales con los de la población criolla. Otros grupos con procesos de difusión más lentos, permanecieron con elementos identitarios más definidos hasta hoy, como los vascos, los sirios- libaneses, los griegos y los bolivianos.

El presente trabajo, pretende dar a conocer el patrimonio cultural asociado a las colectividades extranjeras más representativas que residen principalmente en la ciudad y en la localidad de Ing. White y que, por sus historias, costumbres y tradiciones le han otorgado singularidad e identidad al espacio urbano. De esta forma, se intentará motivar el cuidado de los bienes culturales y la memoria colectiva de los inmigrantes, a través del trabajo y compromiso de todas las entidades y actores sociales intervinientes.

.

Capítulo I:



Aspectos metodológicos
Para abordar la siguiente investigación, se han planteado los siguientes objetivos:

    1. OBJETIVO GENERAL: Revalorizar el patrimonio cultural de las colectividades extranjeras como oferta turístico- recreativa del Partido de Bahía Blanca.

    2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

  • Conocer las distintas corrientes migratorias en Bahía Blanca.

  • Identificar las colectividades más representativas.

  • Conocer el legado cultural de cada corriente seleccionada.

  • Ampliar y diversificar la oferta turística de Bahía Blanca.

  • Realizar propuestas turísticas- recreativas para poner en valor el patrimonio de las colectividades extranjeras.







    1. Las hipótesis que se tratarán de corroborar al final del trabajo son:

  • H1: La inmigración otorga singularidad e identidad a la ciudad de Bahía Blanca como destino turístico.

  • H2: Las diferentes particularidades de las corrientes inmigratorias constituyen un recurso, tangible e intangible, para el desarrollo del turismo cultural en Bahía Blanca.

    1. METODOLOGÍA

La metodología empleada para llevar adelante esta tesina, está enmarcada dentro de los estudios exploratorios, que son aquellos que se realizan “cuando el objetivo es examinar un tema o problema de investigación poco estudiado, del cual se tienen muchas dudas o que no ha sido abordado antes.” (HERNÁNDEZ SAMPIERI, et. al; 2006:100). Si bien existen estudios realizados sobre las diferentes colectividades extranjeras que han elegido nuestro país para emigrar y se han asentado en diferentes regiones, poco se ha investigado este tema en la ciudad de Bahía Blanca (área de estudio). Se complementa también con estudios explicativos, que el mismo autor define como “… los que buscan encontrar las razones o causas que provocan ciertos fenómenos.” (2006:116)

La búsqueda de información se llevó adelante mediante una exhaustiva revisión de la bibliografía existente en las bibliotecas Bernardino Rivadavia y las dependientes de la Universidad Nacional del Sur (Central y la del Departamento de Geografía y Turismo).

Otra técnica cualitativa de prioridad fue el diseño y aplicación de entrevistas a informantes claves. Fue una herramienta de gran utilidad debido a que muchas de las nuevas colectividades, no cuentan con publicaciones propias sobre la historia de radicación del grupo en la zona.

Debido a la gran cantidad de material reunido en la exploración de la información y para una más adecuada organización del mismo, se creó una ficha síntesis aplicada a cada grupo de inmigrantes relevado.

Además se complementó el trabajo con un relevamiento fotográfico y observación de las distintas actividades programadas de algunos Centros como los ensayos de los ballets folklóricos o reuniones festivas.

La presente Tesina se estructuró en 7 capítulos, a saber:

Capítulo I, desarrolla los aspectos metodológicos. Se plantearon los objetivos (general y específicos), hipótesis de trabajo y metodología aplicada.

Capítulo II, incluye el marco conceptual que da sustento a la investigación.

Capítulo III, se realiza un análisis sobre el área de estudio.

Capitulo IV, describe los procesos de inmigración tanto en Argentina como en Bahía Blanca, además de la caracterización de las diferentes colectividades extranjeras que le han dado identidad a la ciudad.

Capítulo V, se ahonda en la oferta y demanda turística de la ciudad.

Capítulo VI, se realiza un diagnóstico de la situación.

Capítulo VII, se presentan las propuestas de la investigación.

Luego se realizan las reflexiones finales, se da a conocer el índice bibliográfico y los anexos.



Capítulo II:

Marco conceptual

El marco conceptual tiene por finalidad presentar y explicar los conceptos esenciales que guiarán la investigación.





    1. RECREACIÓN Y TURISMO

El turismo y el tiempo libre son dos elementos inherentes a la naturaleza humana y ambos pueden ser hallados en la historia de la mayoría de las culturas que existieron, y las que se encuentran presentes por estos tiempos.

El tiempo libre tal cual lo conocemos hoy surgió en el siglo XX, como producto de las conquistas sobre el tiempo de trabajo. Octavio Getino (2003:15) menciona que es “un tiempo de relativa libertad que nació a su vez de otras conquistas adquiridas en el marco de cierto progreso social”. Roberto Boullón dice que:

Este mayor tiempo sin trabajar es una de las razones que ha permitido el posterior crecimiento y desarrollo del Turismo. Las otras dos son la disponibilidad de recursos económicos para pagar los gastos del viaje y la existencia de transporte y facilidades para trasladarse y permanecer en los lugares de destino.” (1991:51)

Este tiempo, es el que le resta a una persona luego de cumplimentar con todas sus obligaciones, no sólo laborales, sino también de estudio, aseo, sociales, etc. Actualmente también contribuyen al aumento del mismo las vacaciones obligatorias remuneradas y la actual tendencia de fraccionarlas en períodos más cortos de duración y, el aumento en la cantidad de fines de semanas largos en nuestro país, siendo ésta una forma de promocionar el turismo interno.

La ocupación voluntaria del tiempo libre en actividades que resulten placenteras se denomina Ocio y de todas sus formas, la más importante para el ser humano es la actividad turística- recreativa que contempla un desplazamiento del individuo fuera de su entorno habitual. En el caso del Turismo, y según la Organización Mundial de Turismo (OMT), esos períodos:

“…son superiores a las 24 horas hasta un límite máximo de (90 o 180 días), siempre y cuando no sea para participar en el mercado de trabajo del destino. De esta manera, el Turismo es el conjunto de relaciones y fenómenos surgidos de los viajes y las permanencias temporales de las personas que se desplazan principalmente por motivos de placer y descanso.”

La definición de Recreación se asimila a la de Turismo, pero su principal diferencia radica en que limita el plazo de permanencia fuera del lugar de residencia a un tiempo inferior a 24 horas. Este acortamiento de la variable tiempo, es lo que caracteriza al desarrollo de este tipo de actividades además de que deben cumplirse dentro de la ciudad o en sus cercanías. Boullón (1990:91) afirma que:

“…la mayor parte de las actividades recreacionales son de carácter urbano, incluyendo otras que se pueden realizar en la periferia de las ciudades dentro de un radio de influencia que no exceda de dos horas de distancia tiempo para un promedio de ida o de regreso.”

Sabiendo que la recreación es una manifestación natural del propio ser y acompaña al hombre desde sus orígenes, permitiéndole conservar un equilibro emocional y mental, y que el turismo es un fenómeno social producto de la institucionalización del tiempo libre y, del avance tecnológico en materia de transporte durante el siglo XX, ambas prácticas tienen por único fin la satisfacción de las necesidades de descanso, diversión y desarrollo personal del individuo.


    1. CULTURA E IDENTIDAD

En la Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales, la UNESCO (1982:1) expresó que:

“…la cultura puede considerarse actualmente como el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos, que caracterizan a una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y letras, los modos de vida, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias y que la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismos”.

Por otro lado, Vega y Bocángel (2008:284) definen a la misma como:

“…la dimensión simbólica y expresiva de todos las prácticas de las instituciones sociales. Universo de informaciones, valores y creencias que dan sentido a nuestras acciones y al que recurrimos para entender el mundo. Universo de sentido que se expresa a través de símbolos o de un sistema de significantes que lo representan y evocan: símbolos de participación, solidaridad, jerarquía, evocación del pasado, símbolos étnicos, míticos, religiosos, etc.”.

La cultura se trasmite de una generación a otra a través de diferentes manifestaciones como lo son la lengua, las normas, los valores, la literatura, la música, la danza, los juegos, los ritos, las costumbres, las artesanías, la arquitectura entre otros; y es incorporada por cada individuo mediante la interacción y el aprendizaje con los miembros de una comunidad. Según M. Affani (1995:7-8) explica que:

“…el ser humano va madurando como persona en la adopción de ideas, valores, costumbres etc., que le va suministrando el grupo social en el que está inserto. Nadie comienza su historia personal desde cero, porque su punto de partida es la historia de los demás. (…) El ser humano necesita sentirse enraizado en la tradición, de la que sólo el grupo, y no los individuos aislados, es depositario. Sin ésta tradición, la persona se encuentra desguarnecida, desarraigada, sin memoria.”

El símbolo “es un objeto o acto que representa algo diferente de sí mismo. Esta situación se realiza en virtud de un acuerdo entre los miembros de la cultura que lo emplea” (BARTHES, 2001:88). El conjunto de éstos enriquecen los significados asignándoles diferentes valores que luego son interiorizados, forjando una identidad cultural y reafirmando el sentido de pertenencia hacia un grupo y un espacio en concreto.

Entonces, y según Alejandra Lazo (2006:145), la identidad es “…un constructo social formado por la historia y la memoria, por la herencia pasada, tanto personal como colectiva, así como también por el presente y por su alcance futuro”. Gutiérrez Espíndola menciona que:

La identidad es la suma de nuestras pertenencias (…) es necesariamente identidad compuesta, múltiple, compleja, donde cada rasgo, cada atributo, cada pertenencia es una posibilidad de encuentro con los demás, un puente que nos comunica con otras personas”. (2006:101)

Por lo tanto, no existen culturas iguales por más similitudes que compartan. Todos los individuos que pertenecen a un grupo se asumen culturalmente iguales, y esa construcción colectiva de su propia identidad, que es única e irrepetible, es lo que los hace singulares con respecto a otros grupos. Tomás R. Millán (2000) concluye:

La cultura es un entramado de significados compartidos, significados que obtienen su connotación del contexto (geografía, clima historia y procesos productivos), pero que habita en la mente de los individuos dándoles una identidad cultural específica; justificándose el argumento teórico que nos dice que la cultura está tanto en la mente de los individuos como en el ambiente en que ellos viven.”


    1. PATRIMONIO CULTURAL

El patrimonio es un reflejo de la identidad de un pueblo, que conecta y relaciona a las generaciones pasadas, con las presentes y las futuras. Por lo tanto, es:

“…el conjunto de bienes (naturales y culturales, materiales e inmateriales) correspondientes a un espacio/sociedad particular que, por las características de sus componentes, por sus usos efectivos y potenciales, por su criticidad para los grupos sociales que a través de él se identifican o que dependen de él para su desarrollo, por el carácter y la impronta histórica que lo marcan, por su singularidad y/o escasez, posee un valor excepcional como capital social a proteger y conservar para su goce actual y futuro, y para reafirmar la identidad de las sociedades a él vinculadas, elevando así el nivel de la experiencia humana”. (VENTURINI, 2003:48)

De esta definición se desprende el concepto de Patrimonio Natural que contempla a los monumentos naturales, formaciones físicas, biológicas y geológicas, como así también áreas estrictamente delimitadas que constituyen el hábitat de la flora y la fauna amenazadas y que “tienen un valor excepcional desde el punto de vista de la ciencia, la conservación o la belleza natural”. (UNESCO, 1992)

El Patrimonio Cultural, en cambio está integrado por:

el conjunto de bienes muebles e inmuebles, materiales e inmateriales, de propiedad de particulares o instituciones u organismos públicos o semipúblicos que tengan valor excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte, de la ciencia y de la cultura, y por lo tanto sean dignos de ser considerados y conservados para la nación.” (UNESCO, 1992)

El mismo organismo, clasifica al Patrimonio Cultural en dos formas. El patrimonio Tangible corresponde a las obras de artes, escultura y cerámica, orfebrería, vestidos y ornamentos, elementos de trabajo, documentos y objetos pertenecientes a las ciencias, arte e historia. Estos pueden ser muebles, que permiten su traslado; o inmuebles como los monumentos y las obras arquitectónicas. El patrimonio Intangible contempla:

“…los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas (…) que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana”. (UNESCO, 2003:2)

Los bienes patrimoniales se asumen como tales, luego de un proceso de “activación patrimonial” en donde la sociedad “selecciona determinados objetos entre un conjunto amplio de objetos posibles de ser patrimonializados” (PRATS, 1998) con el fin de legitimarlos y que lo reconozcan como propio. Estos se encuentran distribuidos en el espacio geográfico, integrados entre sí, de forma que unos sustentan a los otros dándoles significado y valoración. Así se construye lo que se denomina Paisaje Cultural:

“…un tipo de paisaje que ha adquirido su forma actual en un proceso histórico asociado a un medio natural y que conserva un rol social activo en la sociedad contemporánea, aunque ligado a maneras tradicionales de vivir. El paisaje cultural conserva de manera evidente los testimonios del paisaje de una o varias culturas en un medio natural dado, lo cual determina la imagen- identidad que lo caracteriza”. (UNESCO, 1992:43)

  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal