Tesis doctoral self y modernidad. La poesia de david herbert lawrence


To keep on holding up this ideal civilisation



Descargar 3.4 Mb.
Página37/64
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño3.4 Mb.
1   ...   33   34   35   36   37   38   39   40   ...   64

To keep on holding up this ideal civilisation


Must be excruciating: unless you stiffen into metal, when it is easier

to stand stock rigid than to move.


This is why I tug at them individually, with my arm around their waist,

The human pillars.

They are not stronger than I am, blind Samson.

The house sways.


I shall be so glad when it comes down.

I am so tired of the limitations of the Infinite.

I am so sick of the petentions of the Spirit:

I am so weary of the pale-face importance (288).

Las invectivas poéticas contra el mito platónico, tal como hemos visto en otras ocasiones, responden a la ideología defendida por el poeta en sus escritos teóricos de mitad de la década anterior (STH, sobre todo), así como en aquellos otros que el autor produce a comienzos de los años veinte (FU y PU y A, principalmente). Dichos ataques recurrirán de forma explícita, como ya afirmamos con anterioridad, en poemas posteriores, como es el caso de “For the Heroes are Dipped in Scarlet” (688) en LP, el cual comienza con la rotunda frase: “Before Plato told the great lie of the ideals / Men simply went like fishes” (ibid.).

En “The Revolutionary”, la ironía expresada en frases de tipo coloquial mediante juegos semánticos y morfológicos (puns) aparece intercalada entre las invectivas arriba mencionadas contra los aludidos “pale-faces” del poema anterior, a los que se les asocia con las figuras hieráticas de las cariátides que, impasibles y sin vida, soportan el peso de la propia vida. Continua el poeta reivindicando la oscuridad como eje perceptivo del poema, tanto en los seres de rostro oscuro, como en la visión del héroe, el cual, paradójicamente, no viendo, percibe más que los que gozan del sentido de la vista, los seres de rostro claro que se jactan de su supuesta superioridad. El héroe, deseando acabar con “the pillars of loftiness” que la soberbia razón ha erigido, reta a la luz que viene de arriba. “What is daylight to me that I should look skyward?” (287), se había preguntado el poeta, en la primera parte del poema, para concluir del siguiente modo en las estrofas finales, en un lenguaje desafiante y retórico, no exento de registros coloquiales (“I am sick of” …”I am tired of”…), que describe el trágico final del duelo simbólico y real entre dos concepciones antagónicas del ser y del cosmos:

(de “THE REVOLUTIONARY”)

To me, men are palpable, invisible in the dark


Sending out magnetic vibrations of warning pitch-dark throbs of invitation.

But you, pale- faces,

You are a painful, harsh-surfaced pillars that give off nothing except rigidity,

And I jut against you if I try to move, for you are everywhere and I am blind,

Sightles among all your visuality,

You standing caryatids.


See if I don’t bring you down, and all your high opinion

And all your ponderous roofed-in erection of right and wrong ,

Your particular heavens,

With a smash.

See if your skies aren,t falling!

And my head, at least, is thick enough to stand it, the smash.


See if I don’t move under the dark and nude, vast haven

When your world is in ruins, under your fallen skies.



Caryatides, pale-faces.

See if I am not Lord of the dark and moving hosts


Before I die (289).

Florencia.
En otras palabras, el conocimiento que el Sansón del poema de Lawrence reivindica, como el de la criatura protagonisat en “Fish” (234), es de carácter predominantemente sensitivo. De alguna forma, tal como percibe Lockwood (1987: 107), parece como si la sensibilidad auditiva y táctil que veíamos en “Grapes”, encontrara su mejor valedor en el antihéroe mítico y habitante de la oscuridad, el cual, aunque carente del sentido de la vista, es capaz de sentir cuál es la auténtica dimensión trágica de la realidad. De ahí el deseo del héroe laurenciano de repudiar y destruir a los autómatas del mundo moderno con sus falacias y dicotomías mentalistas, los rígidos legisladores sobrios y blancos del poema antes mencionado que llegan a justificar sus decisiones por provenir éstas, según ellos, de la autoridad superior de su intelecto de origen divino o celestial. El severo y moralista tono bíblico, extraído de distintos pasajes de la prosa de la Biblia del rey Jacobo, contrasta aquí con el estilo coloquial que el poeta visionario usa para narrar los hechos al lector. Este es el caso de la transformación del Templo en un lugar de mercaderes expresada mediante la metonimia “columns of give and take” (288) que representa a la abstracta y pretenciosa construcción mental que el hombre racional ha erigido y que, para el auténtico revolucionario, en sentido lawrenciano, carece de validez (“The human pillars / they are no stronger than I am”), pues el protagonista ha desenmascarado la falacia que sustenta tal edificio y no soporta más su falsedad (“the house sways… / …I am so sick “).

El deseo de destruir, tal como el propio Lawrence argumenta en FU (1977: 179), siempre procede del plexo inferior, el cual representa a las fuerzas oscuras de la necesaria destrucción renovadora (ibid.). De esta forma, el poeta nuevo, para él, paradójicamente, es el poeta visionario, el vate antiguo, que impreca al nuevo Golem que la sociedad industrial ha construido exclusivamente a base de elementos mecánicos cuantificables y productivos. Esta imagen recurrirá en LP, en el robot de los poemas “Robot Feelings” y “Robot Democracy” (648). En la composición que nos ocupa ahora —escrito, como los anteriores “Grapes” y “Figs”, en la Villa Cannovia en Florencia (Sagar, 1979; 105)—, ese arquetipo está representado por los varias veces mencionados “pale-faces”, cuyos labios de metal, “lips of metal” (288), son como “slits in an automatic-machine” (ibid.). Por otro lado, el concepto de “visuality”, tal como es interpretado por Lawrence (Ch. Rossman, 1974: 295-314), parece predecir, como ya observó Marshall (1970: 126), la idea de lo visual en el sentido que el término adquiere en la obra de Mac Luhan, en los años sesenta del pasado siglo XX, cuando éste se refiere a la naturaleza abstracta y puramente mental de la tecnología aplicada al consumo de las masas.

Un discurso mítico y polifónico subyace, no obstante, en todo el poema, pudiéndose hablar, como lo hace Gilbert (1979: 266), de la existencia de varias voces que habitan en la figura del héroe:

...blind and vengeful, he is Samson. But potent with dark energy, mysteriously regal and knowledgable, he is also Lucifer (who was exiled in darkness but lived to create an alternative kingdom), Osiris who was torn apart in defeat but then reconstituted as a ruler of the underworld), Dis / Pluto (who has been defined as the Lord of the Dead, but whose marriage with Persphone sustains the“moving hosts of the living) (Gilbert, ibid.).
Por otro lado, en su afán de presentar una imagen polarizada del cosmos, Lawrence utiliza el recurso de la paradoja más allá del valor meramente morfológico–semántico de ésta, hasta alcanzar una dimensión mítica y cosmogónica en la que el infierno se convierte en cielo y la oscuridad en luz.

El siguiente poema, “The Evening Land”, escrito en mayo de 1921, significativamente durante una corta visita a Alemania, concretamente en la localidad de Baden-Baden (Sagar, 1979: 111), no es más que una extensa reflexión en verso libre del mismo planteamiento anti-mentalista occidental del poema anterior. En FU (1977: 117) Lawrence afirma, de manera un tanto idealista, que lo que él denomina “the intuitional man”, capaz de “sink back into the darkness and elemental consciousness of the blood”, quizas pueda aún hallarse en América (Kinkead-Weeks, 1996: 276, 278), el último estadío de la civilización occidental, la última mítica “evening land”, un lugar crepuscular de la mente en el que el viejo orden parece haber sido desechado, un continente real que el poeta aún no conoce. Desde un punto de vista estrictamente poético, el poema no aporta innovaciones formales y, a mi entender, tampoco parece poseer la brillante ironía del que le precede. Ahora el objeto poético no es un ser real, animal o humano, sino un ente producto del pensamiento, una sociedad nueva a la que se presiente como comienzo, o fin, de otra:


(de “THE EVENING LAND”)

Oh , America

The sun sets in you.

Are you the grave of our day?

Shall I come to you, the open tomb of my race ? (289).


Desde un punto de vista narrativo, el autor utiliza aquí técnicas novelísticas con la intención, según Gilbert (1979: 73), de crear un pensamiento subversivo. Se increpa de un modo paternalista a la nueva sociedad, hija de occidente, en un tono que podría, una vez más, denominarse de parodia del espíritu de Whitman, intentando así mismo con ello el autor cuestionar el pensamiento expansivo y optimista del poeta de Long Island, algo que, como ya hemos indicado en otros momentos, Lawrence había expuesto ya en SCAL (veáse al respecto G. Trail, 1981: 172-180). En este sentido, el poema constituye, en parte, una larga invectiva contra el papel que el gigante anglosajón ya representa a comienzos del siglo XX —como Rubén Darío, en el poema “A Roosevelt”, del libro Cantos de Vida y Esperanza (1977: 78-79), había ya observado—, a la vez que una reflexión por parte del poeta-narrador acerca de cuál debería ser el protagonismo real de la América moderna como posible elemento revitalizador del reseco árbol europeo. Ese viaje de descubrimiento hacia lo nuevo no es algo fortuito, pues, tal como escribe Trail (1979: 242), “the westward voyage was neither an accident nor a whim”, ya que, como se ha visto, Lawrence —desde sus intentos fallidos en Cornualles de formar en el nuevo continente una sociedad nueva, la varias veces mencionada Ranamin— no deja de considerar a esa tierra como posible lugar de remisión. Tanto en las cartas de esos meses (Kinkead-Weeks, 1996: 276, 286) como en los primeros bocetos de lo que sería SCAL (Sagar, 1979: 84-96), el poeta venía expresando el referido deseo de ir a América. Ahora, en “The Evening Land”, exhorta al nuevo continente a seducirle, como ya lo ha venido haciendo con millones de seres:

(de “THE EVENING LAND”)

You have cajoled the souls of millions of us,

America,



Catálogo: fez -> eserv
eserv -> Tesis doctoral
eserv -> Tesis doctoral
eserv -> Tesis doctoral
eserv -> Cuentos populares de chinchilla
eserv -> Tesis doctoral
eserv -> Tesis doctoral Radicalismo religioso y seguridad en Indonesia. El Partido de la Justicia y de la Prosperidad como nuevo representante del Islam político. Javier Gil Pérez
eserv -> Antropología Social y Cultural Conocimiento Etnográfico: Antropología Política Guiones de trabajo Ejercicios de autoevaluación Montserrat Cañedo
eserv -> Tesis doctoral las ciencias sociales en el currículo escolar: colombia 1930-1960 alejandro alvarez gallego magíster en Estudios Políticos departamento de historia
eserv -> Introducción planteamientos y metodología de la investigación
eserv -> Escuela de doctorado de la uned programa de doctorado en derecho y ciencias sociales tesis doctoral


Compartir con tus amigos:
1   ...   33   34   35   36   37   38   39   40   ...   64


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal