Texto de los Principios de Princeton sobre la Jurisdicción Universal



Descargar 166.78 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión09.12.2018
Tamaño166.78 Kb.
  1   2   3   4

Texto de los Principios de Princeton sobre la Jurisdicción Universal






Naciones Unidas A/56/677
ASAMBLEA GENERAL

Distr. general


4 de diciembre de 2001
Español
Original: inglés


Quincuagésimo sexto período de sesiones
Tema 164 del programa
Establecimiento de la Corte Penal Internacional


Nota verbal de fecha 27 de noviembre de 2001 dirigida al Secretario General por las Misiones Permanentes del Canadá y de los Países Bajos ante las Naciones Unidas


La Misión Permanente del Canadá y la Misión Permanente del Reino de los Países Bajos ante las Naciones Unidas saludan atentamente al Secretario General de las Naciones Unidas y tienen el honor de transmitir adjunto los Principios de Princeton sobre la Jurisdicción Universal (véase el anexo). Los Principios de Princeton sobre la Jurisdicción Universal son el resultado de un examen de la legislación internacional sobre jurisdicción universal realizado por diversos académicos y expertos durante un período de un año.
La Misión Permanente del Canadá y la Misión Permanente del Reino de los Países Bajos ante las Naciones Unidas agradecerían que el Secretario General hiciera distribuir los Principios de Princeton sobre la Jurisdicción Universal como documento de la Asamblea General, en relación con el tema 164 del programa.

La Misión Permanente del Canadá y la Misión Permanente del Reino de los Países Bajos ante las Naciones Unidas consideran que los Principios de Princeton sobre la Jurisdicción Universal brindan un valioso marco para analizar el concepto de jurisdicción universal y que otros Estados Miembros bien podrían estar interesados en examinar con más profundidad las cuestiones señaladas en el documento.



A juicio de la Misión Permanente del Canadá y la Misión Permanente del Reino de los Países Bajos, los Principios de Princeton sobre la Jurisdicción Universal plantean cuestiones interesantes en una esfera del derecho penal internacional que adquiere cada vez más importancia, concretamente, la del enjuiciamiento nacional de los perpetradores de violaciones graves de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario. La difusión de los Principios ofrece una excelente oportunidad para que la comunidad internacional emprenda un nuevo examen de la cuestión de la jurisdicción universal.

Anexo de la nota verbal de fecha 27 de noviembre de 2001 dirigida al Secretario General por las Misiones Permanentes del Canadá y de los Países Bajos ante las Naciones Unidas



Los principios de Princeton sobre la Jurisdicción Universal

Comité Directivo

Stephen Macedo, Presidente del Proyecto
Profesor de Política de la cátedra "Laurance S. Rockefeller" en el University Center for Human Values; Director Fundador del Programa de Derecho y Asuntos Públicos, 1999-2001, de la Universidad de Princeton
Gary J. Bass
Profesor Auxiliar de Política y Asuntos Internacionales en la Universidad de Princeton

William J. Butler
Ex Presidente del Comité Ejecutivo de la Comisión Internacional de Juristas, 1975-1990; Presidente de la Asociación Norteamericana pro Comisión Internacional de Juristas

Richard A. Falk
Profesor de Derecho y Práctica Internacionales, Profesor de Política y Asuntos Internacionales de la cátedra "Albert G. Milbank" en la Universidad de Princeton

Cees Flinterman
Profesor de Derechos Humanos en la Universidad de Utrecht; Director del Instituto de Derechos Humanos de los Países Bajos y de la Escuela de Investigación en Derechos Humanos de los Países Bajos

Bert B. Lockwood
Profesor Distinguido de Derecho; Director del Instituto Urban Morgan de Derechos Humanos; Facultad de Derecho de la Universidad de Cincinnati

Stephen A. Oxman
Miembro del Consejo de Administración de la Asociación Norteamericana pro Comisión Internacional de Juristas; ex Subsecretario de Estado de los Estados Unidos para Asuntos de Europa y del Canadá

Prefacio de la Honorable Mary Robinson
Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Proyecto de Princeton sobre la Jurisdicción Universal

Organizaciones Patrocinadoras

  • Programa de Derecho y Asuntos Públicos y Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Princeton

  • Comisión Internacional de Juristas

  • Asociación Norteamericana pro Comisión Internacional de Juristas

  • Instituto de Derechos Humanos de los Países Bajos

  • Instituto Urban Morgan de Derechos Humanos

  • Stephen Macedo, Presidente y Director del Proyecto

  • Programa de Derecho y Asuntos Públicos - Universidad de Princeton, Princeton (Nueva Jersey)

Prólogo


El Proyecto de Princeton tuvo origen en una visita efectuada a Princeton en enero de 2000 por William J. Butler y Stephen A. Oxman, quienes, en representación de la Comisión Internacional de Juristas y la Asociación Norteamericana pro Comisión Internacional de Juristas, propusieron la idea de formular principios que contribuyeran a elucidar y ordenar una esfera del derecho penal internacional que adquiere cada vez más importancia: la del enjuiciamiento en tribunales nacionales de delitos graves de derecho internacional, con arreglo a la jurisdicción universal y cuando no existan nexos jurisdiccionales tradicionales con las víctimas o los perpetradores de los crímenes. Michael Rothschild, Decano de la Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos e Internacionales, pidió que me sumara a la reunión en mi calidad de Director Fundador del nuevo Programa de Derecho y Asuntos Públicos de Princeton. La idea tenía mucho atractivo, pues ofrecía la posibilidad de reunir a académicos y juristas para que estudiaran un importante problema del derecho y consideraran la manera de resolverlo. En todo momento, tuvimos la esperanza de conjugar la teoría con la práctica, es decir, estudiar un conjunto de arduos problemas de la justicia y el derecho internacionales con objeto de formular principios consensuales.
El Proyecto de Princeton consistió principalmente en varios grupos de trabajo, conformados de acuerdo con las respectivas esferas de especialización y con miras a representar diversos puntos de vista. Nuestro propósito ha sido estudiar no sólo los problemas planteados por la jurisdicción internacional, sino también elaborar principios en forma oportuna. El Profesor M. Cherif Bassiouni elaboró un primer borrador de los Principios que examinó en la Universidad de Princeton los días 10 y 11 de noviembre de 2000 un grupo de destacados académicos, quienes, a su vez, presentaron documentos de trabajo sobre diversos aspectos de la jurisdicción universal. Un comité de redacción se encargó de volver a redactar los Principios, que fueron entonces remitidos, junto con los documentos de trabajo revisados, a un grupo internacional de juristas que se reunió en Princeton los días 25 a 27 de enero de 20011.
En la reunión de enero del Proyecto de Princeton participaron juristas de todo el mundo que se encargaron de elaborar un conjunto de principios consensuales. De esa reunión surgieron los actuales Principios de Princeton, incluida la introducción, que fueron distribuidos nuevamente en febrero de 2001 entre los participantes en el Proyecto y entre decenas de organizaciones de derechos humanos de todo el mundo, algunas de las cuales nos enviaron sus observaciones.
Hemos tratado de que el proceso de formulación de los Principios sea lo más abierto y transparente posible, teniendo a la vez muy presente la necesidad de integrar grupos de participantes que fueran representativos y eficaces.
Cabe expresar un especial reconocimiento al profesor M. Cherif Bassiouni por haber orientado la labor de preparación y revisión de los Principios durante muchos meses. Sus vastos conocimientos e inagotable energía han sido indispensables en todas las etapas del trabajo.
Expreso mi agradecimiento a los académicos que aportaron los fundamentos intelectuales de este Proyecto y también a los juristas de todo el mundo que se reunieron en enero; su agudeza intelectual y su rectitud colmaron nuestras expectativas.
También es preciso agradecer a muchas otras personas que prestaron valiosa ayuda, entre ellas tres profesores de Princeton: Gary J. Bass, Richard A. Falk y Diane Orentlicher (quien fue becaria en el período 2000-2001, en el Programa de Derecho y Asuntos Públicos).
Por último, debo agradecer a Bill Butler y Steve Oxman por haber propuesto esta idea a la Universidad de Princeton. Me ofrecieron un proyecto inaugural inesperado, aunque gratificante, para el Programa de Derecho y Asuntos Públicos. La meticulosa atención de Steve Oxman a todos los detalles, grandes y pequeños, contribuyó al mejoramiento de todos los aspectos de este Proyecto. La reconocida energía de Bill Butler y su empeño por lograr la justicia conforme a derecho han impulsado este Proyecto desde el comienzo.

Estos Principios no pondrán fin a las muchas controversias que suscita la jurisdicción universal; tampoco es ese su propósito. Sólo espero que eluciden el concepto de jurisdicción universal y la manera en que su ejercicio razonable y atinado en los tribunales nacionales puede propiciar una mayor justicia para las víctimas de delitos graves de derecho internacional.



Stephen Macedo
Presidente del Proyecto, Mayo de 2001
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal