Titulo: percepciones sobre el cambio y variabilidad climáticos y su relacion con las estrategias de adaptación en productores familiares tamberos del noreste de cordoba, argentina. Autores



Descargar 71.37 Kb.
Fecha de conversión03.05.2018
Tamaño71.37 Kb.
TITULO:

PERCEPCIONES SOBRE EL CAMBIO Y VARIABILIDAD CLIMÁTICOS Y SU RELACION CON LAS ESTRATEGIAS DE ADAPTACIÓN EN PRODUCTORES FAMILIARES TAMBEROS DEL NORESTE DE CORDOBA, ARGENTINA.



AUTORES:

FONSECA SANTANILLA SANDRA LUCIA1

MENDEZ POLO OLGA LUCIA2

PALABRAS CLAVE:

Producción familiar; variabilidad climática, cambio climático, estrategias de adaptación.



RESUMEN

Por las características de la actividad agropecuaria, los productores rurales están expuestos a las alteraciones en el ambiente, siendo más sensibles a las variaciones y fenómenos climáticos. Así, el conocimiento que tienen los productores sobre el medio ambiente, los fenómenos climáticos y sus variaciones, se vuelve central en la actividad, pero dicho conocimiento, no estará moldeado únicamente por el mundo físico, sino también por factores sociales y culturales. Entendemos que las estrategias de producción desarrolladas y desplegadas por los agricultores para enfrentar estas contingencias, se relacionan por un lado con las condiciones materiales o los medios de producción a disposición, con las expectativas del resultado de la actividad y el beneficio esperado, con las condiciones ambientales y climáticas, pero también con elementos culturales y sociales que hacen parte de las trayectorias de vida de los productores y sus imaginarios.




  1. A MODO DE INTRODUCCIÓN

1.1 Los puntos de partida. Objetivos y abordaje metodológico

Podemos iniciar diciendo que las profundas transformaciones que ha sufrido el sector agropecuario argentino, especialmente durante el último cuarto de siglo, se han traducido en una reorganización de la estructura social, económica y productiva en el sector rural del país. Estos procesos reconocen múltiples dimensiones entre las que se cuentan aspectos económicos, de mercado, tecnológicos, sociales, culturales y ambientales específicos para cada región. En este sentido, procesos globales como adelantos tecnológicos, crisis económicas, cambios y variabilidad climática, tienen correlatos locales que repercuten de manera diferencial en los distintos grupos sociales. Esta reflexión3 parte del interés por identificar y comprender, en términos de variación y adaptación, las prácticas socioproductivas de un segmento específico de productores familiares (tamberos) en función de la percepción que estos actores sociales tienen sobre el cambio en las condiciones contextuales (socioeconómicas, tecnológicas y ambientales) y de esa manera tratar de entender los comportamientos y tendencias del cambio en los sistemas agrarios actuales y dominantes en la región, máxime tomando en cuenta los complejos procesos de transformación de las áreas rurales en la región. De esta manera partimos del supuesto que es la interacción entre las características singulares de los productores familiares y los factores ambientales, los elementos que condicionan la existencia de diferentes tipos de percepciones y las formas en las cuales estos adaptan sus estrategias para permanecer dentro de la actividad productiva, aún en contextos desfavorables.



1.1.1 Abordaje Metodológico. Como es posible identificar con los supuestos y objetivos anteriormente planteados, se busca interpretar un fenómeno desde la perspectiva de los actores, de comprender y analizar dicho fenómeno como un proceso, en el marco de una profunda modificación de las condiciones materiales objetivas. En este sentido y considerando que el interés se relaciona con las percepciones de los actores sociales, con la construcción de su subjetividad y la forma en como tales percepciones se reflejan en la creación de estrategias para garantizar su reproducción social, el estudio de caso se presenta como el encuadre más acertado, ya que el objetivo es el de ganar en profundidad analítica teniendo en cuenta que se busca captar la complejidad de la realidad social. De acuerdo con el diseño metodológico propuesto, se desarrolló un trabajo de campo intensivo, en dos etapas durante los años 2013 y 2014. Tomando en cuenta que las entrevistas en profundidad se delinearon como el insumo privilegiado (aunque no el único) para el desarrollo de esta investigación, la primera etapa el objetivo principal fue el establecer contactos con algunos productores, así como con algunas entidades, asociaciones y cooperativas4, que pudieran referirnos a otros productores, utilizando una suerte de técnica en bola de nieve. (Snowball Sampling5) En la segunda etapa se consolidó la muestra, que finalmente se compuso de veinte casos de unidades tamberas familiares. La configuración de la muestra no pretendió la representatividad de todos los productores tamberos en la zona de estudio, sino que se relacionó con las características de la población de nuestro interés – productores medianos y familiares cuyas explotaciones oscilan entre las 80 y 140 has y en donde la titularidad es de carácter unipersonal o del conjunto familiar, pero no conformado como una sociedad privada – y que resultó adecuada para la elaboración del análisis de las percepciones y modificaciones en las estrategias de dichos actores sociales.

    1. Bases Conceptuales

1.2.1 Cambio Climático en la Argentina y vulnerabilidades asociadas. Tomando como base la 2da Comunicación Nacional de la República Argentina a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (2006), el perfil productivo del país fuertemente ligado a las exportaciones agrícolas y las manufacturas de origen agropecuario, hace que este sea potencialmente más vulnerable al Cambio Climático. De acuerdo con la misma fuente, en el país como en las regiones limítrofes hubo algunas variaciones climáticas durante las últimas décadas, probablemente relacionadas con el calentamiento global. En la Argentina hubo un aumento de las precipitaciones medias anuales, teniendo una mayor incidencia en el noreste y centro del país. De esta manera el informe señala que desde 1960 en casi todo el país, y desde 1970 en el noreste, las lluvias han tenido un incremento superior al 10 %, y de hasta un 40% en parte de La Pampa y el oeste de Buenos Aires. Este cambio trajo consigo diferentes consecuencias en el balance hídrico, de forma tal que en el oeste de la provincia de Buenos Aires, centro, sur de Santa Fe y Córdoba, muchos campos se han anegado de manera permanente y algunos espejos de agua como la laguna de Mar Chiquita en Córdoba, han variado considerablemente su superficie. Lo anterior facilitó la ampliación de la frontera agrícola en la zona oeste periférica a la región húmeda tradicional, incorporando nuevas tierras a la producción en áreas anteriormente consideradas semiáridas. La isoyeta de 600 mm en el sur de la Pampa húmeda y la de 800 mm en el Norte que tradicionalmente delimitaron la zona de agricultura de secano, fue desplazándose hacia el oeste más de 100 Km durante la segunda mitad del siglo XX (Segunda Comunicación Argentina, 2006:94), lo que aunado a la creciente incorporación de nuevas tecnologías y una relación favorable de precios, trajo como resultado el fenómeno de ampliación mencionado anteriormente. Este incremento en la humedad ha sido acompañado de una mayor variabilidad interanual, lo que es desfavorable para la agricultura ya que a pesar de las mayores precipitaciones medias, los riesgos asociados a inundaciones y sequías también son mayores, especialmente en el norte del país6. Así mismo se ha registrado un aumento de la frecuencia de precipitaciones extremas en gran parte del este y centro del país con los consiguientes daños por las inundaciones, vientos destructivos y granizo asociados a estos eventos.

1.2.2 Acerca de estrategias y la producción familiar. El concepto de estrategias de reproducción social, aplicado para el análisis de la producción familiar7 ha permitido dar cuenta de la multiplicidad de situaciones ligadas a este tipo agrario específico, así como de las transformaciones y flexibilidad de su estructura, característica que hace a la singularidad de este actor social. Siguiendo los desarrollos de Paz (1998), las explotaciones familiares deben ser entendidas como un “sistema comprendido por numerosas actividades realizadas por la unidad familiar, la cual además organiza y dirige, según sus objetivos y cultura, los recursos con la utilización de un variado número de prácticas y técnicas en respuesta a su contexto”. (Paz, 1998).

El concepto inspirado en los desarrollos teóricos de Bourdieu (2007) entiende a las estrategias de reproducción como un conjunto de “prácticas” llevadas a cabo por una unidad doméstica inmersa en cierta posición social, guiadas por un “objetivo” o “interés” (illusio)8 y por la “lógica práctica” de sacar el mejor partido de lo que se dispone. Así mismo, este conjunto de prácticas está atravesado por los “condicionamientos estructurales y coyunturales” y por los “recursos internos que controla la familia” (Pino, 2010). Siguiendo la línea esbozada de Bourdieu, las estrategias se relacionan con el carácter situado de la toma de decisión y de la construcción de lo que se desea y lo que es posible dentro del esquema productivo familiar en su doble acepción, siendo unidades de producción y consumo al mismo tiempo. Es importante señalar que las estrategias en esta propuesta teórica, no son el resultado del cálculo consiente y racional a nivel individual, sino que se articulan a partir del sentido práctico de los actores y que se despliegan a lo largo del tiempo y que constituyen el esquema subyacente con que se enfrenta la realidad diariamente (López Castro, 2011:166)



1.2.3 Percepciones sobre los cambios y variabilidad climática y los riesgos asociados. En relación con las percepciones sobre el cambio y variabilidad climática partimos inicialmente de entenderlo como un proceso de la conducta humana que sirve para describir el proceso que ocurre cuando un evento físico es captado por los sentidos y procesado por el individuo y en esa medida es categorizado como una fuente posible de riesgo. (De los Ríos, 2009)

Sin embargo entendemos que dicho proceso lejos de tratarse de un acto individual, es un constructo cultural que se va gestando a lo largo del desarrollo histórico de las sociedades, adhiriendo a lo que Douglas (1996) entiende como el sesgo cultural que funciona como un dispositivo ordenador de la forma de percibir los riesgos y en general de la organización social. (Bestard, en Douglas, 1996: 15). La percepción del cambio y variabilidad climática, así entendida debe entonces ser analizada dentro de un contexto social y ambiental, o como un conjunto de factores ambientales, económicos, sociales, políticos, culturales y psicológicos que darán forma a esa percepción. (Pérez, en De los Ríos, 2009)

En este caso y siguiendo a Llovet (1999) entendemos que los productores agrícolas desarrollan conductas adaptativas ante situaciones de cambio o variabilidad climática, en donde la interacción entre los factores sociales, culturales y ambientales condicionan las decisiones de los productores agrícolas a través de “las actitudes y percepciones de los agricultores frente al fenómeno climático”. (Llovet, 1999)


  1. El área de estudio

Tomando como base información secundaria9, se delimitó el área de estudio en el norte del departamento de San Justo en la provincia de Córdoba, atendiendo a diversos factores climáticos, económicos y de infraestructura. De esta manera se encontró que la zona existe una alta concentración de Explotaciones Agropecuarias, cuyos tamaños promedio se ubican entre las 70 y 170 has y cuyo perfil productivo sigue siendo mayoritariamente familiar y diversificado.

Por otra parte el régimen de lluvias y la variabilidad climática está fuertemente influenciado por dos factores principales. En primer lugar, la cercanía con el Chaco fitogeográfico, que determina una disminución de entre 100 y 300 mm de lluvia anuales con respecto a la zona sur del mismo departamento, teniendo un promedio de entre 700 y 800 mm anuales. Y en segundo lugar, la fuerte influencia del sistema de la laguna Mar Chiquita, que determina niveles de salinidad, tanto en los suelos, como en el agua y que históricamente ha sido un factor que ha generado ciclos de inundaciones en la región. El área corresponde a las Pedanías Concepción y Libertad del Departamento de San Justo; se trata de una zona que abarca un total de 6.871,9 Km2, que representa el 49,13% del área total del Departamento, el cual posee un total de 13.677 Km2. De acuerdo con la clasificación realizada por Cabrera (1976), la zona se encuentra en la región fitogeográfica del Espinal10, caracterizada por presentar una vegetación típica de sabana, con pastizales y árboles aislados, así como algunos segmentos leñosos, más o menos densos (Arturi, et. al., 2005). En el caso de la zona que nos compete, la estructura se asemeja a la de algunos bosques del Chaco Oriental, pudiéndose considerar, como menciona Cabrera (1976) que se trata de un Chaco empobrecido. Actualmente la vegetación natural se encuentra bastante modificada por el efecto de diferentes actividades agropecuarias altamente intensivas como el tambo y los cultivos industriales. Con respecto a los suelos, el departamento hace parte de las planicies orientales, en donde es posible diferenciar tres unidades principales, a saber, la Cuesta de Morteros al noreste, con suelos profundos de buena calidad; el sector sur que forma parte de una llanura anegadiza de relieve plano a cóncavo, con restricciones para la producción agrícola y la depresión lacustre de Mar Chiquita, caracterizada por suelos salinos y alcalinos, de baja permeabilidad con vegetación natural adaptada a dichas condiciones (UPSIA, 2009)

Por su parte la laguna Mar Chiquita es un gran espejo de agua de carácter endorreico11 y debido a esta característica la superficie ocupada por el espejo de agua es variable, pudiendo llegar a ocupar —en momentos de gran aporte de agua— alrededor de 6000 km², por lo que es considerada una de las lagunas más grandes del hemisferio sur. La laguna ha sido declarada en el año 2002 como Sitio Ramsar12, adhiriendo a la convención del mismo nombre.

El clima en la zona puede ser definido como subtropical semiárido, que se caracteriza por temperaturas templadas y con un régimen de lluvias relativamente escasas y concentradas en el verano, con una estación seca entre mayo y septiembre, en la cual se presentan regularmente las heladas. Es importante resaltar que en cuanto a la variabilidad climática existen dos elementos a tener en cuenta, la temperatura, que disminuye de norte a sur y la lluvia, que decrece de este a oeste (Galmarini y Raffo del Campo, 1964). La temperatura media varía entre 23 ºC en el norte y 17 ºC en el sur; la precipitación declina desde aproximadamente 1.000 mm anuales en el este, hasta menos de 700 mm en el oeste, con un gradiente de alrededor 1 mm por cada kilómetro. (Baucher, 2006)

En referencia a la conformación de su territorio, es necesario señalar que en esta zona de la provincia el poblamiento estuvo ligado a la consolidación de la frontera norte, por medio de la construcción de fuertes y fortines, como los Morteros, La Costa, Los Tacuarales, entre otros (Archivo Histórico de Morteros, 1990). Al igual que en la mayor parte de la región pampeana, el poblamiento y la estructura de la tenencia de la tierra estuvo ligada a los procesos de colonización europea de final de siglo XIX, colonización que a su vez contó con medidas de estímulo y protección de orden nacional y provincial13, así como por la construcción de los diferentes ramales del ferrocarril, en torno al cual surgieron los principales centros poblados y se consolidaron las colonias productoras.

Esta conformación histórica devino en la preeminencia de una forma de producción particular de carácter familiar y la consolidación del pequeño productor/chacarero, como el principal actor del proceso productivo, cuya característica distintiva era la combinación particular de los medios a su alcance, principalmente la fuerza de trabajo familiar, el capital y la posibilidad de gestión, accediendo a la tierra por medio de figuras como el arriendo y/o la aparcería (Barsky y Gelman, 2001). En el área de nuestro interés, la producción se caracterizó por un perfil mixto agro/ganadero desde mitad del siglo XIX; aunque presenta una fuerte orientación hacia la ganadería de tambo haciendo parte de una de las cuencas lecheras más importantes del país, en un continuo que se extiende desde el centro de la provincia de Santa Fe, hasta el noreste de la provincia de Córdoba14.



  1. Sobre percepciones y transformaciones. Las estrategias de los productores tamberos

En este apartado y de manera sintética haremos referencia en primer lugar a las percepciones que los productores tienen sobre el clima de su región, la forma en que han percibido algunos cambios y la influencia del clima y otros factores ambientales, en especial la Laguna de Mar Chiquita sobre su actividad productiva. En segundo lugar nos referiremos al acceso y utilización de la información climática por parte de los productores, como una de las herramientas que se han venido generalizando entre los productores y los niveles de aceptación y confiabilidad y finalmente nos referiremos a las formas de incorporación de nuevas tecnologías y su adaptación al tipo de producción familiar, que resulta en una hibridación de estrategias para enfrentar las nuevas condiciones socio ambientales y productivas.

    1. Las percepciones sobre estabilidad y variabilidad climática

Como se mencionó en apartados anteriores desde la década del 70 en el país y en especial en las zonas marginales existió un aumento en las precipitaciones. En la zona este inicio del ciclo húmedo coincide con la fuerte crecida de la Laguna Mar Chiquita en el año 1977, por incremento del caudal de los ríos tributarios y que implicó la desaparición de parte de la localidad de Miramar, así como de una amplia zona de inundación de áreas productoras en la zona circundante a la laguna15.

“…en el año 78 esta colonia estuvo media colonia bajo agua, son 1600 hectáreas me parece y media colonia estuvo bajo agua (…) esa inundación duro cuatro años, o sea fue hasta el 82, 83 más o menos me parece que si…” (Productor Colonia San Pedro, 49 años)


Sin embargo y de acuerdo con las entrevistas realizadas, existe una percepción generalizada que este ciclo húmedo se ha venido revirtiendo durante los últimos años, hecho que señalan con la baja ostensible del nivel de la Mar Chiquita y la aparición de amplias playas de sal a medida que se retrae el espejo de agua. Así mismo se considera que la variabilidad es alta año a año, siendo la característica principal el comportamiento errático de las precipitaciones. En este sentido, los entrevistados manifiestan que existe un aumento de la temperatura media de la zona y aunque no existe una modificación sensible en cuanto a los milímetros de lluvia, sí se considera que dichos milímetros caen más concentrados en determinadas épocas, despareciendo períodos de humedad (lloviznas o garúa) necesarios para la implantación de pasturas y forrajeras especialmente durante la época invernal. En cuanto a las posibles causas de la variabilidad climática, los productores coinciden en que se trata de una zona que históricamente fue más seca que la zona sur del departamento, sin embargo señalan la pérdida y tala de los bosques chaqueños, en el norte de la laguna, como uno de los posibles factores que ayudan a la intensificación de algunos fenómenos tales como el incremento de las temperaturas, las heladas, la eventual caída de granizo, los vientos fuertes y fenómenos nuevos como las tormentas de sal, producto del desecamiento de la laguna.

...lo que yo noto, lo que yo veo, quizás no es que llueva menos, sino que llueve un poco más corrido, no sé (…) por ejemplo si llovían 800 mm, antes llovían 20 lluvias de 40, y hoy en día a lo mejor no llueve y después caen como hace 2 o 3 años, 300 mm en 2 horas. El año pasado cayeron en Freyre casi 500 mm en 2 días, los tapó de agua y no sabían que hacer(...) bueno entonces eso sí cambió, se notan que los fenómenos son más fuertes, cuando viene piedra, viene piedra y no queda nada…”(Productor Colonia 10 de Julio, 60 años)


Por otra parte se indagó por el conocimiento de fenómenos de variación interanual como El Niño-Oscilación del Sur y aunque la totalidad de los productores manifiestan saber sobre el fenómeno, existe poca claridad sobre sus causas y periodicidad, sin embargo se asocia con la existencia de años más llovedores, o con mayor disponibilidad de agua, aunque no necesariamente se perciba como algo positivo en sí mismo, en cuanto a calidad o distribución.

    1. Acceso a la información climática. Percepción y uso de los pronósticos

El acceso a la información climática y a pronósticos climáticos, especialmente de corto plazo, se ha extendido y popularizado en la gran mayoría de las comunidades de productores no solo en la zona, sino a lo largo y ancho del país. Sin embargo, los pronósticos de largo plazo que según los expertos puede ser una herramienta beneficiosa en el proceso de planificación agrícola y en la disminución del riesgo climático con el objeto de sacar el mejor provecho de condiciones favorables, tienen aún una adhesión considerablemente baja (Podestá et al, 2002; Bartolomé et al 2004).

En este sentido se indagó por la forma en la cual los productores tienen acceso a la información climática, las fuentes, el nivel de confiabilidad de las mismas y la incorporación de la información dentro del quehacer productivo. En este caso, puede decirse que aun cuando la totalidad de los entrevistados señalan tener acceso a los pronósticos climáticos tanto de corto, como de largo plazo, no manifiestan hacer una plena incorporación, o una incorporación directa de la herramienta dentro del esquema productivo. En su mayoría los productores tienen acceso a la información climática a través de diferentes fuentes entre las cuales las páginas de internet16 son las más utilizadas, especialmente cuando se trata de pronósticos a corto plazo. Se registra también el acceso a pronósticos de largo plazo a través de fuentes institucionales y comerciales, como pueden ser jornadas de trabajo con técnicos del INTA, charlas patrocinadas por diferentes empresas semilleras, boletines de las cooperativas tamberas y medios radiales y escritos.

“…yo miro la página de Infoclima lo que es clima, después hay otra que es de imágenes satelitales y esas cosas y después en las notas las revistas...” (Productor Colonia Maunier, 35 años)
“…sí los comentarios están, por ahí aparecen por ejemplo gente especializada en el tema, entonces acá se hacen charlas, por ejemplo acá vino un semillero y habla de su variedad de semillas que ofrecen y traen un climatólogo, entonces se charla sobre eso…” (Productora Col. Miramar, 56 años)
A pesar de lo anterior se manifiesta de manera generalizada una baja confianza en la información, relacionada con la multiplicidad de pronósticos existentes y en muchos casos divergentes o contradictorios, de manera tal que hay una baja lealtad de los productores hacia una única fuente de información climática, migrando de una a otra cuando se encuentra con bajos nieles de acierto.

“…y lo hago por Internet, ahí está mi señora y la hija, viste, a veces pregunto cuando llueve y ponen ahí y buscan el día de lluvia…, unos meses atrás le pegaban, ahora anuncian como hoy y nada…” (Productor Col. Miramar, 53 años)


“…los pronósticos cuando viene un año llovedor le pegan todos y los años que vienen secos no le pegan ninguno, porque le vienen pronosticando y cuando te agarra en esta época que te dice, por ejemplo hoy, dice, llueve el lunes, llegaste al domingo y dice llueve el miércoles, si del lunes se pasó al miércoles, es porque quédate tranquilo que en 2 o 3 semanas no te llueve…” (Productor Col. Milessi, 30 años)
Esta baja fiabilidad de los pronósticos, es el factor central señalado como impedimento para la plena incorporación de la información climática dentro de los procesos de planeación productiva, aunque como se verá en el apartado siguiente, existe una aceptación de lo que se ha identificado como saberes expertos, en directa relación con la incorporación del asesoramiento de técnicos en la totalidad de los productores entrevistados, así como de las nuevas tecnologías de proceso, que se reflejan en el incremento sostenido de la producción de leche, durante los últimos 20 años.

  1. La hibridación de estrategias y la aceptación de saberes expertos. Principales hallazgos.

A partir del último cuarto de siglo anterior, la estructura productiva del país se transformó yendo hacia un modelo altamente intensivo expresado en el incremento de la productividad agropecuaria. En este marco, la persistencia de las producciones familiares, en el país y en el área de estudio, ha requerido de una alta flexibilidad, a partir de la conjugación de nuevas y viejas estrategias tanto productivas, como familiares que les han permitido, no solo la supervivencia, sino una alta productividad que se observa en la importancia que tiene la región en cuanto a la producción de leche fluida en el país, haciendo parte de la mayor cuenca lechera a nivel nacional.

El cambio y variabilidad climática se vive de manera diferente de acuerdo a la zona de la que se esté hablando. Esta diferencia se encuentra en los posibles impactos de dicho cambio tomando en cuenta las condiciones de cada territorio, entendiendo que en este se constituyen relaciones socio ambientales específicas, reflejadas en las diversas actividades sociales, culturales y productivas, así como en la interpretación del entorno y en su ordenamiento.

En este sentido y refiriéndonos a los procesos de intensificación productiva generalizados, encontramos que en el área de estudio los productores señalan la incorporación de mejoras tecnológicas, como una de sus estrategias centrales, principalmente en referencia a la alimentación y el manejo del rodeo, pasando de un tipo de manejo pastoril a uno semi intensivo, así como a la utilización de paquetes productivos (semillas modificadas, siembra directa y agroquímicos) que aumentan la producción de forrajeras, especialmente el cultivo de maíz, con el objetivo de mejorar la performance en la producción de leche.

“…lo que es semilla se fue mejorando mucho, yo me acuerdo que mi marido decía muchos años atrás que era un fastidio por ejemplo sembrar el sorgo, porque venía demasiado alto, por ahí tormentas de mucho viento lo tumban, entonces se pierde no se puede recoger…, y entonces ahora fueron haciendo de estos híbridos que se van adaptando más a la zona, entonces ya tienen mejores rendimientos…” (Productora Col. Miramar, 56 años)


“…pero el productor chico, mira siempre para sembrar el maíz más barato. Maíz o sorgo o moha, pero la moha es para hacer rollo para el tambo, para la materia seca, para la vaca de cría es el sorgo, pero el sorgo para lechero sirve, no pone leche, tenés que sembrar maíz y sembrar maíz… (Productor Colonia Vignaud, 58 años)

De igual manera es importante destacar que la totalidad de los productores manifiestan contar con asesoría técnica de ingenieros agrónomos y veterinarios, con quienes se realiza el diseño y la planeación de la producción. Es interesante que la selección de los esquemas de rotación, así como de las variedades de los híbridos utilizados, se relacionan con la información técnica y climática provista por parte de los técnicos asesores, atendiendo a las previsiones y perspectivas económicas y climáticas de las campañas, con lo cual se entiende que existe una incorporación, aunque de manera indirecta, de la información climática dentro del quehacer productivo. De lo anterior se desprende que aun cuando los entrevistados no relacionan de manera directa el cambio en la planificación y la incorporación de nuevas tecnologías como estrategias para contrarrestar los riesgos asociados a la variabilidad climática y estos parecieran estar subordinados a las condiciones económicas, la incorporación y validación de los saberes expertos se encuentra en relación con la modificación y adaptación a las condiciones socio ambientales actuales.

Es muy interesante señalar que en 13 de los 20 casos, los productores manifiestan que por lo menos uno de los hijos (hombres/mujeres) son estudiantes o graduados de carreras relacionadas con la producción agrícola, los cuales se desempeñan dentro de las explotaciones familiares. Así mismo en 10 de estas unidades productivas familiares, se manifiesta que son los hijos quienes se encargan del trabajo contable.

Mi hijo estudio técnico agrónomo y está en el campo, y el otro fue perito mercantil y entonces está más en el tema de los números…” (Productor colonia Maunier, 72 años)


“… a mí de papeles ya me tienen cansado, uno no tiene tanto estudio y siempre preguntando una cosa, preguntando otra y digo no…, bueno por lo menos gracias a Dios pienso que ahora a fin de año se recibe mi hija de contadora, hay muchas cosas que yo no entiendo, entonces le digo a ella, mirá esto cómo es? así y así dice y me hace mucho ella…” (Productor Col. Miramar, 53 años)
En términos del aprovechamiento de los recursos internos que maneja la familia, la inversión de los productores en la educación de los hijos se perfila como una de las estrategias más importantes para enfrentar la complejización de la producción de tambo, no solo en la parte productiva, sino administrativa, privilegiando la fuerza de trabajo familiar, poniendo en juego un tipo diferente de capital, la educación.

Finalmente entendemos que en este segmento de productores familiares capitalizados, existe una percepción aparentemente subordinada del cambio y la variabilidad climática, a las condiciones de variabilidad económico productivas, aunque fue apreciable que una y otra se encuentran fuertemente vinculadas. Así mismo y a pesar que siguen manteniendo una posición desventajosa con respecto a los mercados, especialmente en relación con las presiones modernizadoras del sistema productivo actual, estos productores han puesto en juego diferentes tipos de estrategias, que aun cuando parecieran tener puntos de quiebre con la lógica de producción familiar, responden de manera adaptativa al profundo cambio en las condiciones materiales de existencia, teniendo como objetivo fundamental lo que Alonso, Arribas y Ortí (1991, citado en Craviotti, 2012) han denominado como el mantenimiento del status tradicional de trabajador autónomo con el menor deterioro posible; es decir que se trata de una suerte de adaptación en el marco de transformaciones socioambientales, en pos de asegurar la persistencia de la producción familiar a través del mantenimiento de recursos materiales y simbólicos y la continuidad de una forma de vida.


BIBLIOGRAFIA

ARCHIVO HISTORICO DE MORTEROS. (1990). Temas de la vida de Morteros en sus 100 años. Morteros, Córdoba: Centro Municipal de Estudios, Investigaciones y Archivo Histórico de Morteros.

Arturi, M. (2005). Situación ambiental en la Ecorregión del Espinal. En Fundación Vida Silvestre (Eds.), La Situación Ambiental Argentina 2005 (241 - 246). Buenos Aires: Fundación Vida Silvestre Argentina.

Barsky, O. y Gelman, J. (2001). Historia del agro argentino. Desde la Conquista hasta fines del siglo XX. Buenos Aires: Grijalbo-Mondadori

Bartolomé, M., Caputo, M. G., Celis, A., Herzer, H. y C. Rodríguez (2004). El clima y otros factores de riesgo productivo en la pampa húmeda argentina. Revista Realidad Económica, (202), 88 - 107.

Bucher E.H., Gavier Pizarro G. y Curto E.D. (2006). Síntesis geográfica. En Bucher E.H (Ed.) Bañados del río Dulce y Laguna Mar Chiquita (Córdoba, Argentina) (15 – 27). Córdoba, Argentina: Academia Nacional de Ciencias.

Bourdieu, P. (2007). El sentido práctico. Buenos Aires: Siglo XXI.

Cabrera, A. (1976). Regiones fitogeográficas de la República Argentina. Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería 2(1). Buenos Aires: ACME.

Carvoitti C. (2012). Los enfoques centrados en las prácticas de los productores familiares. Una discusión de perspectivas para la investigación en sociología rural. Revista internacional de Sociología, 70 (3), 643 - 664.

De los Ríos, J.C. (2009). Percepções e formas de adaptação a riscos socioambientais na Região do Páramo Colombiano. Dissertação Mestrado em Desenvolvimento Rural. Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Porto Alegre, Brasil.

Douglas, M. (1996), La aceptabilidad del riesgo según las ciencias sociales, Barcelona: Paidós.

Galmarini, A. y Raffo del Campo, J. (1964). Rasgos fundamentales que caracterizan el clima de la región chaqueña. Buenos Aires: Consejo Nacional de Desarrollo.

Garzón, J. N. y Torre, M. (2010). La cadena láctea en la Provincia de Córdoba y en Argentina. Córdoba, Argentina: Fundación Mediterránea – IERAL

Goodman, L. (1961). Snowball Sampling. The Annals of Mathematical Statistics, 32 (1), 148 – 170.

Gutiérrez, A. (2005). Las prácticas sociales: una introducción a Pierre Bourdieu. , Córdoba: Ferreyra Editor.

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADISTICA Y CENSOS. INDEC. (1988). Censo Nacional Agropecuario 1988: Resultados por provincia, según departamentos/partidos. Buenos Aires: Autor.

------- (2002) Censo Nacional Agropecuario 2002: Resultados por provincia, según departamentos/partidos. Buenos Aires: Autor.

INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGIA AGROPECUARIA (2006). Programa Nacional de leche. Documento de Trabajo INTA

Llovet, I. (1999). Condicionantes sociales en la percepción y adopción de información climática entre los agricultores argentinos. Documento de Trabajo INTA (6).

López Castro, N. (2011). Persistencia en los márgenes. La agricultura familiar en el sudoeste bonaerense. Buenos Aires: CICCUS

Paz, R. (1998). Las explotaciones familiares y los procesos de diferenciación social. Los colonos de la provincia de Santiago del Estero. Revista Ruralia (4) 11- 17

Pino, M. (2010). Estrategias Productivas y de obtención de ingresos de agricultores familiares del sudoeste de la Provincia de Corrientes, Argentina. Tesis de Maestría en Estudios Sociales Agrarios, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. FLACSO, Argentina.

Podestá, l., Letson, D., Messina, C., Royce, F., Ferreyra, A., Jones J… O'Brien, J. (2002). Use of ENSO– related climate information in agricultural decision making in Argentina: a pilot experience. Agric. Sys. (74) 371–392.

República Argentina (2006). Segunda Comunicación Nacional de la República Argentina a la Convención Marco de las Naciones Unidas Sobre Cambio Climático. Argentina: Autor.



Unidad Provincial del Sistema Integrado de Información Agropecuaria, Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentos, Provincia de Córdoba. UPSIA (2009) Caracterización Departamento San Justo. Córdoba, Argentina: Autor.


1 Doctoranda en Ciencias Sociales. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales FLACSO Argentina. Socióloga Universidad Nacional de Colombia. Sede Bogotá.

2 Magister en Teoría y Metodología de las Ciencias Sociales, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales FLACSO. Magister en Medio Ambiente y Desarrollo, Universidad Nacional de Colombia. Socióloga Universidad Nacional de Colombia. Sede Bogotá.

3 El presente trabajo presenta los resultados parciales de la beca doctoral realizada en el marco del proyecto PICT 2207/07 financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, denominado “Cambio climático y transformaciones en la estructura productiva argentina. Una aproximación a la interacción entre riesgos económicos, climáticos y ambientales”

4 El contacto inicial con los productores se realizó a través de la delegación zonal del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación de la Provincia de Córdoba y la Sociedad Rural de Morteros. Este acercamiento nos permitió contactarnos con las Cooperativas 10 de Julio, Colonia Vignaud y Altos de Chipión, las cuales facilitaron un listado de productores afiliados, a quienes se les describió los objetivos y el tipo de investigación y participaron finalmente quienes manifestaron interés en el proceso.

5 En este caso la muestra fue intencionada, aunque con el objeto de tener el mayor número de entrevistados posibles, decidimos utilizar la bola de nieve, tomando en cuenta que el supuesto subyacente es que los miembros de la población, por más aislada que esta sea, no viven en un completo ostracismo, es decir, tienen por lo menos una “red social” a través de la cual es posible contactarlos. (Goodman, 1961)

6 “En esta zona, la variabilidad de la precipitación tiene una importante variación interdecadal que se ha amplificado notablemente en las últimas décadas, lo que contribuyó al aumento de la variabilidad interanual. Esto se puede apreciar en la Figura 5.6 que muestra el caudal medio anual del río Dulce, que integra la precipitación en un área de aporte de aproximadamente 89 mil km2.

7 Para efectos del presente escrito, entenderemos a la producción agrícola familiar como un tipo de producción en el cual no existe explotación de trabajo asalariado permanente – en tanto las tareas de campo, trabajo manual directo y de gestión, están en manos de la familia y en la cual la que la familia se constituye como un equipo de trabajo, donde la integración de la unidad productiva y doméstica y la conservación de un patrimonio, tanto material, como simbólico, son la base de una lógica propia y un modo de entender y llevar adelante la producción. Lo anterior lo entendemos como tipo ideal, sin perjuicio de la existencia de situaciones híbridas, máxime teniendo en cuenta el contexto de transformación tecnológico productivo actual.

8 Según Gutiérrez (2005) el término es usado por Bourdieu en relación al juego (ludus) para resaltar la existencia de intereses específicos, ligados a un juego específico, que son a la vez presupuestos y producidos por el funcionamiento de campos delimitados históricamente.

9 La información que se privilegió fue la proveniente de los Censos Nacionales Agropecuarios (CNA 88 y CNA 02), la información productiva generada desde Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria INTA y de los Ministerios de Agricultura. (nacional y provincial)

10 El Espinal rodea a la región pampeana por el norte, el oeste y el sudoeste.

11 Este tipo de laguna se caracteriza por no tener una salida al océano, de manera tal que la forma de desagote se da por evapotranspiración o filtración hacia las napas o acuíferos subterráneos. La imposibilidad de la salida al mar o cuerpo de agua de mayor tamaño, hace que en este tipo de lagunas se concentren grandes cantidades de sales, cuya proporción dependerá de la cantidad de agua recibida para la solubilización.

12 La convención Ramsar es un acuerdo internacional firmado en el marco de la Organización de las Naciones Unidas. Tiene como objetivo principal la conservación y uso sustentable de los recursos naturales, haciendo especial énfasis en un ecosistema particular, los humedales, por considerarse ecosistemas estratégicos que prestan servicios ambientales importantes tanto a las comunidades humanas, como a múltiples especies animales. (Baucher, 2006)

13 Dentro de los mecanismos legales que se desarrollaron, el más importante fue la Ley de colonización e inmigración No. 817, así como demás disposiciones del orden provincial que dieron forma a las colonizaciones privadas en la provincia de Córdoba.

14 Con respecto a la producción de leche y según los datos del INTA (2006) se encuentra que el 51% del total corresponde a la categoría intermedia, los cuales disponen en promedio de 120 hectáreas, 161 vacas y producen el 57% de la leche. Le siguen en orden de importancia, los chicos representando el 38% de los establecimientos, que en promedio disponen de 90 hectáreas, 95 vacas en la actividad y producen alrededor del 21% de la leche. Y finalmente los establecimientos de mayor tamaño, que representan el 11% del total, con un promedio de 166 hectáreas, 243 vacas y que producen también un 21% de la leche (Garzón y Torre, 2010).

15 Los mayores excesos hídricos fueron provenientes del río Dulce y se relaciona con las masivas deforestaciones en las yungas, los bosques y selvas de la región chaqueña. La laguna se elevó cerca de 8 metros entre 1977 y 1985. Se inundaron 37 manzanas completas del casco urbano de Miramar con grades pérdidas en infraestructura (102 hoteles, 60 establecimientos comerciales y 198 casas de familia) Un gran sector de la población quedó aislado al avanzar la laguna sobre el cauce de tres arroyos, haciendo necesario un largo desvío para mantener las comunicaciones entre el pueblo y el área rural.

16 Dentro de las fuentes de internet más citadas se encuentran accuweather, meteored, infoclima, el servicio meteorológico nacional y algunas páginas institucionales como las del INTA, el Ministerio de Agricultura y canales de televisión especializados como el Canal Rural.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal