Todas Las Voces Todas Quito, 27 noviembre 2012



Descargar 16.79 Kb.
Fecha de conversión04.11.2017
Tamaño16.79 Kb.
Todas Las Voces Todas

Quito, 27 noviembre 2012

¡Olvídense de solemnidades! Creo que muchos de los amigos que están aquí ya nos conocen bastante bien. Realmente yo estoy muy emocionado, muy contento, esto es uno de los privilegios impresionantes que tiene este oficio que algunas veces es bastante duro, pero muchas veces da satisfacciones tan grandes como tener a gente con la que uno creció, se inspiró, se motivó; esas canciones con las que hemos tenido muchas luchas, muchos momentos felices, tal vez uno que otro momento triste…

Así que, queridas amigas y amigos, solo un breve saludo para decirles lo contentos que nos encontramos, que se sientan todas bienvenidas, todos bienvenidos a ésta, que es su casa.

La poesía no canta en vano, decía Pablo Neruda. En Latinoamérica, la canción libertaria nos enseñó a llamarnos compañeros y compañeras, la guitarra americana peleando aprendió a cantar, nos dice Violeta Parra y cantó peleando, con la bandera bien puesta en la voz, vive en cada paso que damos, en cada logro que alcanzamos, en cada sueño que hacemos realidad.

Un saludo interminable, cariñoso, a la Fundación Guayasamín por el Décimo Aniversario de inauguración de esa maravilla que es la Capilla del Hombre, obra cumbre del maestro Oswaldo Guayasamín, amigo de la mayoría de ustedes, a quien le gustaba cantar, tocar la guitarra, pintar, amar y ser feliz.

Con el canto aprendimos a identificarnos como soñadores de la utopía, recitando esperanzas, juntándonos en un coro enaltecido de bondad, para unir latidos y añoranzas, en la voz, en el testimonio de vida de las mujeres a quienes se les crecieron las ideas con Joan Báez.

El pensamiento político y vital expresado en la canción de Pueblo Nuevo, es una muestra de la aguda reflexión humana, en lo íntimo y en lo social, que caracteriza a los creadores, a los artistas, que no solo entretienen, que no solo conmueven, que no solo ilustran, sino que además proponen imposibles que nos ayudan a renovar nuestra capacidad de soñar. Sabemos que las canciones no hacen la revolución, pero a nuestra revolución, a esta revolución la hacemos cantando.

Celebramos esta reunión de creadores y saludamos la calidad y el compromiso del grupo Quimera, la voz y el pensamiento renovadores de Sebastián García, la talentosa presencia de Margarita Laso, la tierna y fuerte canción de Beatriz Gil.

Es ésta una reunión de filósofos, es decir amantes de la verdad y del conocimiento, trovadores, pensadores que alientan el porvenir, sembradores de ideas cargadas de futuro y esperanza, como el maestro Carlos Mejía Godoy, que expresa de una manera profundamente bella y conmovedora las voces de su pueblo; Luis Eduardo Aute, convierte una guitarra en arma poderosa, poderosísima, capaz de hacer temblar, capaz de hacer cantar a la alegría, a la esperanza.

La canción utiliza las armas de la estética para asaltar la fortaleza del corazón y derrumbar sus muros, para que las únicas murallas posibles sean las que se alcen juntando todas las manos.

Los cantautores iberoamericanos son portadores de la voz del pueblo, como lo hace Carlos Varela desde y hacia Cuba.

Si hasta hace poco cantábamos Entre tu pueblo y mi pueblo hay un punto y una raya, la raya dice no hay paso, el punto vía cerrada, basta ver hoy cómo hoy se fragua, en el hacer y en el cantar, la nueva unidad latinoamericana, que se evidencia en la entrañable relación que mantenemos con el pueblo hermano de Perú, a quien saludamos a través de la presencia de Eva Ayllón.

Saludamos a los compañeros que asisten al foro académico, el profesor Edgar Morin, Abel Prieto, Pablo Martínez Pire y Cristovam Buarque y sus respectivas delegaciones.

El arte es revolucionario, transforma la realidad, y lo hace de una manera pacífica, bella, rápida y profunda; el arte ha transformado la realidad de Iberoamérica, en muchísimos sentidos.

Pablito Milanés, nuestro querido Pablo, la identidad de nuestros pueblos se afianza en cada una de tus canciones, el compromiso con la vida, con un futuro humano lleno de alegría y hermandad se forja en cada armonía, en cada poesía tuya; tu ternura, querido Pablo, trasciende, acaricia el alma cuando nos dices: Creo en ti, como creo en Dios que eres tú, que soy yo, en ti, Revolución.

A León Gieco debemos agradecerle no solo su talento y su entrega artística, sino también el fervor con que se enfrentó a la mismísima Reina de Inglaterra, cuando ella pretendió quedarse con las Malvinas Argentinas; Latinoamérica entera fue el coro magno que respaldó tu rezo, pidiendo que la guerra no nos sea indiferente, que la vida no nos sea indiferente, que la Patria Grande no nos sea ajena.

Los Quilapayún y los Inti Illimani llamaron a la aurora con el canto que anunciaba la victoria de la humanidad sobre la muerte absurda y la miseria, con el himno eterno de la voluntad del pueblo, que cuando está unido jamás será vencido, no hay quien lo pare, con el sonido preclaro de la esperanza que se anuncia como cierta, como venidera, como el único camino posible; hoy más que nunca, tenemos las manos duras, tenemos por qué luchar, tenemos razones puras, tenemos por qué pelear.

Qué podemos decir del querido Piero, que compartió con todos y todas, el dolor de un país hecho de nube y alcohol, que reclamaba a la prensa corrupta porque todos los días, los diarios publicaban porquerías”; querido Piero, hoy construimos la unidad de la Patria Grande Latinoamericana e Iberoamericana, acompañados por la rebeldía de tu canto, de tu alegría, pero vas a ser condenado por la SIP, la Sociedad Interamericana de Prensa, no se puede decir nada de la prensa, ellos están por encima del bien y del mal.

Ana Belén y Víctor Manuel, su testimonio de vida personal y artística refleja la vibrante alma de Iberoamérica, directa, libre, valiente, versátil, cantándole al amor parejo y disparejo, a la libertad, a la humanidad, poniendo el alma en cada creación y ensanchando la nuestra con cada verso.

Todos Ustedes nos honran con su visita en esta tarde, reciban de parte del pueblo del Ecuador un saludo emocionado, y el agradecimiento profundo de este presidente (que se sabe todas las letras de sus canciones), además que, reitero mi compromiso de mientras sea presidente, seguir cometiendo el único abuso de poder que cometo que es coger un micrófono y cantar, porque sé que cuando deje de ser presidente me lo vuelven a quitar y volverá el grito de guerra de mis amigos de juventud ¡una que no se sepa Rafael! El problema es que me las sé toditas, así que el agradecimiento profundo de este presidente por su vida, por su arte puesto al servicio de los más grandes ideales.

Realmente, no podemos nombrar a todos los cantautores que han marchado junto a nuestros pueblos, que nos han dejado su voz y sus canciones como una herencia imborrable; no podemos dejar de recordar a Víctor Jara, quien nos llamaba a cambiar el mundo en nombre del amor; a Violeta Parra, quien con un gorrión escondido en el pecho le cantaba siempre a la esperanza, al amor, al muchachito, a la muchachita de 17 años que todos llevamos dentro; a la Gorda Sosa, la negra de América, quien con su voz de Tierra Profunda nos enseñó que somos la cintura cósmica del sur, la región más vegetal del tiempo y de la luz; a Don Atahualpa Yupangui, a quien le gustaba que los ejes sonaran, como suena el corazón; en el canto popular latinoamericano, iberoamericano, nos encontramos, nos hermanamos, nos declaramos pueblos libres, dignos, merecedores de toda alegría, porque de ellos aprendimos que toda la sangre puede ser canción en el viento.

Y cómo no recordar a los que se fueron hace poco; por no ser de aquí ni de allá, Facundo está más presente que nunca en todos los rincones; a Leonardo Fabio, que con su canción sencilla pues, nos llenaba de tantos sueños; a Sandro, baladista, pero también con su extrema capacidad artística, con su maravillosa voz que nos llenaba de alegría.

A estas voces, se suma el canto de los colores y la potencia vital de nuestro querido maestro Oswaldo Guayasamín, también presente en esta convocatoria, en esta llamada a defender la vida.

Una vez más, las voces más queridas al canto popular latinoamericano e iberoamericanos han venido a poner el corazón, como nos dice Víctor Heredia; le ponen el alma al Ecuador, como lo hicieron para alentar la construcción de la Capilla del Hombre, como hoy lo hacen para sacar adelante el gran sueño conservacionista que significa el Proyecto Yasuní ITT, que baja de la retórica al terreno de los hechos al proponer preservar la biodiversidad, valorando la vida de nuestra Pachamama, dejando de explotar reservas probadas de hidrocarburos que yacen en el subsuelo de este Parque Natural único en el mundo.

En Latinoamérica a la esperanza no le pudieron encadenar, a la utopía no se le pudo acallar, la guitarra no pudo ser vencida, nuestros pueblos se unen para saludar a la Patria Grande que somos, con música, con canto, con poesía, con la pintura llena de ira y ternura de Guayasamín, se unen por un mundo más justo, solidario, equitativo e incluyente, donde se escuchen todas las voces todas de nuestros pueblos multicolores y diversos.

Así, cantando, bailando, riendo, repletos de alegría, hacemos la revolución, construimos el futuro, compañeras, compañeros, con infinito amor.

Bienvenidos a ésta, su Patria.



¡Hasta la victoria, siempre!

Rafael Correa Delgado

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR



La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal