Todo ha venido de Cristo, incluso María; todo ha venido por María, incluso Cristo



Descargar 54.31 Kb.
Fecha de conversión05.04.2018
Tamaño54.31 Kb.







Todo ha venido de Cristo,

incluso María; todo ha venido

por María, incluso Cristo.

(Benedicto XVI)

TERCERA SEMANA

Del 15 al 19 de noviembre
Saludo:

Queridos hermanos en Cristo:


Con alegría les presentamos este manual para la oración de la mañana. Está centrado en la lectura orante de la Palabra de Dios, que nos ofrece la liturgia de cada día.
En este documento encontrarán la oración correspondiente al mes de “noviembre”, donde damos un especial énfasis al “Mes de María”. Además, hemos incluido algunas consideraciones o pistas sobre la importancia de la oración al inicio de la jornada escolar y junto a estos elementos, encontrarán también los ’pasos para hacer oración’.
Esperamos contribuir a la labor pastoral que desempeñan, fortaleciendo el encuentro con Jesucristo vivo, quien nos hace tomar mayor conciencia de nuestra condición de ‘discípulos misioneros al servicio de la vida’


Equipo de Pastoral Educativa

Vicaría para la Educación



La oración de la mañana
“Un tiempo para estar con Dios”


¿Para qué “hacer oración”?



  • Para alabar …

  • Para agradecer …

  • Para pedir perdón …

  • Para ofrecer la vida …

  • Para pedir...

  • Simplemente “para estar con Dios”



¿Cómo orar?
No existen recetas...

  • Nuestra vida está llamada a ser una experiencia constante de oración...

  • Por ello podemos orar en todo momento y lugar, solos o acompañados.

  • Sin embargo, es necesario definir y destinar tiempos para ello.

¿Por qué oramos al inicio de la jornada?

Es importante propiciar e intencionar momentos de oración personal y/ o comunitaria.


  • La oración nos hace conscientes de nuestras fortalezas y debilidades.




  • La oración transforma la vida.




  • La vida adquiere sentido y se llena de esperanza.




  • Descubrimos una “misión” en el mundo.



  • Sabemos que no estamos solos (Dios conduce nuestra historia y nos llama a abrirnos a los demás).





Lunes 15: La Epifanía del Señor. Mateo 2,1-2
Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo».
¡Palabra de Dios!

Para reflexionar:
Nadie mejor que María conoce a Jesús, porque ella es su Madre.
Pidámosle a María en este día, que nos ayude a conocer a su Hijo Jesús.
Te invitamos a rezar por todos los que no conocen a Jesús, también por los que están metidos en las drogas, en el alcoholismo, en la desolación.
Por ellos y por nuestras intenciones vamos a rezar…
Padre Nuestro….
Con el Padre le decimos a María,
Dios te salve María, llena eres de…
Con el Hijo le decimos a María,
Dios te salve María…
Con el Espíritu Santo, le decimos a María.
Dios te Salve María…
Gloria al Padre,

Gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

Como era en un principio,

Ahora y siempre,

Por los siglos, de los siglos. Amén.




Martes 16: La Epifanía del Señor. Mateo 2,3-6
Entonces Herodes reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías. «En Belén de Judea, le respondieron, porque así está escrito por el Profeta:

Y tú, Belén, tierra de Judá,

6 ciertamente no eres la menor

6 entre las principales ciudades de Judá,

6 porque de ti surgirá un jefe

6 que será el Pastor de mi pueblo, Israel».

¡Palabra de Dios!

Para reflexionar:
Chile también aguarda a Jesús Salvador y quiere prepararse para recibirlo.


  • ¿De qué manera crees que nuestro país debería prepararse para recibir a Jesús?

  • ¿Qué milagro quisieras pedirle al Señor que ocurra en nuestro país, durante esta espera?

Preparemos nuestro corazón para acompañar a María en esta espera, que comenzara el 24 de noviembre. Ofrezcamos nuestro deseo al Señor en María.


Oremos:

Padre Nuestro…


Con el Padre le decimos a María,
Dios te salve María…
Con el Hijo le decimos a María,
Dios te salve María…
Con el Espíritu Santo, le decimos a María.
Dios te Salve María…
Gloria al Padre,

Gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

Como era en un principio,

Ahora y siempre,

Por los siglos, de los siglos. Amén.




Miércoles 17: La Epifanía del Señor. Mateo 2,7-8
Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: «Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, homenajéenle». Después de oír al rey, ellos partieron.
¡Palabra de Dios!

Para reflexionar:
Herodes manda a llamar a los magos porque ya sabe que ha nacido un rey y quiere saber dónde se encuentra para mandar a matarle. Teme perder su reinado, teme perder la vida acomodada que tiene y todo su poder. No sabe que Jesús no tiene ningún interés en quitarle su reinado de este mundo.


  • Y tú ¿qué temes? ¿a quién o a quiénes le temes?

  • ¿qué temores te impiden seguir a Jesús?

Pidamos al Señor por medio de María nos dé fortaleza

y perseverancia para seguir a su Hijo.

Oremos:


Padre Nuestro…
Con el Padre le decimos a María,
Dios te salve María…
Con el Hijo le decimos a María,
Dios te salve María…
Con el Espíritu Santo, le decimos a María.
Dios te Salve María…
Gloria al Padre,

Gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

Como era en un principio,

Ahora y siempre,

Por los siglos, de los siglos. Amén.




Jueves 18: La Epifanía del Señor. Mateo 2,9-12
La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño. Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, y al entrar en el lugar, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra. Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.

¡Palabra de Dios!

Para reflexionar:
EL Padre Dios quiere que también reconozcas en Jesús a su Hijo amado y para eso ha puesto en tu camino ‘estrellas’, personas o situaciones que te han conducido a Jesús.
¿Qué estrellas, personas, signos, crees que Dios te ha enviado para que encuentres a Jesús?
Pidámosle a Dios estar atentos para poder descubrir esas estrellas que nos guían a Jesús.


  • ¿Reconoces a María como una estrella, para llegar a Él?


María es la estrella que nos dirige a Jesús.

Oremos:


Padre Nuestro…
Con el Padre le decimos a María,
Dios te salve María…
Con el Hijo le decimos a María,
Dios te salve María…
Con el Espíritu Santo, le decimos a María.

Dios te Salve María…
Gloria al Padre,

Gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

Como era en un principio,

Ahora y siempre,

Por los siglos, de los siglos. Amén.



Viernes 1: La Epifanía del Señor. Lucas 2,1-20

El nacimiento de Jesús
En aquella época apareció un decreto del emperador Augusto, ordenando que se realizara un censo en todo el mundo. Este primer censo tuvo lugar cuando Quirino gobernaba la Siria. Y cada uno iba a inscribirse a su ciudad de origen. José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea, y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue.
La visita de los pastores
En esa región acampaban unos pastores, que vigilaban por turno sus rebaños durante la noche. De pronto, se les apareció el Ángel del Señor y la gloria del Señor los envolvió con su luz. Ellos sintieron un gran temor, pero el Ángel les dijo: «No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Y esto les servirá de señal: encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre». Y junto con el Ángel, apareció de pronto una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:

«¡Gloria a Dios en las alturas, 1


y en la tierra, paz a los

hombres amados por él!». Después que los ángeles volvieron al cielo, los pastores se decían unos a otros: «Vayamos a Belén, y veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos ha anunciado». Fueron rápidamente y encontraron a María, a José, y al recién nacido acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que habían oído decir sobre este niño, y todos los que los escuchaban quedaron admirados de lo que decían los pastores. Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Y los pastores volvieron, alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído, conforme al anuncio que habían recibido.


¡Palabra de Dios!


Para reflexionar:
Jesús, el Mesías, el Salvador tan esperado por el pueblo de Israel, nació en una pesebrera porque no había lugar en la posada, dice en Evangelio. Dios Hijo nace como el más pobre, entre los animales. Unos humildes pastores fueron los primeros en visitarlo, transformándose en los primeros testigos de este hecho extraordinario de Dios.


  • ¿Qué habrá querido enseñarnos Dios con estos acontecimientos?

  • ¿Qué te dice a ti el hecho de que el Niño Dios haya nacido así?

  • ¿A qué te invita Jesús con su estilo mostrado al nacer de esta manera?

Oremos:


Padre Nuestro…
Con el Padre le decimos a María,
Dios te salve María…
Con el Hijo le decimos a María,
Dios te salve María…
Con el Espíritu Santo, le decimos a María.
Dios te Salve María…
Gloria al Padre,

Gloria al Hijo,

Gloria al Espíritu Santo.

Como era en un principio,

Ahora y siempre,

Por los siglos, de los siglos. Amén.





Departamento de Pastoral Educativa

www.vicariaeducacion.cl


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal