Transformismo y Resiliencia :“Relatos de un transformista y “La música y las luces nunca se apagaron” de Pedro Lemebel”



Descargar 36.82 Kb.
Fecha de conversión04.07.2017
Tamaño36.82 Kb.
Transformismo y Resiliencia :“Relatos de un transformista y “La música y las luces nunca se apagaron” de Pedro Lemebel”

Carmen Pérez. P C.R.PerezPerez@uu.nl

Durante los primeros años de la transición en Chile, la ciudad de Valparaíso albergó la discoteque “Divine”, ubicada en la calle Chacabuco # 2687, pleno centro de la ciudad puerto, la “ Divine” era conocida por el buen nivel de sus espectáculos junto con ser uno de los primeros centros de entretenimiento tolerante con la diversidad sexual dentro de la ciudad puerto. Sin embargo el 4 de Septiembre de 1993, la “Divine” fue consumida por un incendio. El siniestro cobró la vida de 16 personas y dejó alrededor de 29 heridos. Los sobrevivientes, en su calidad de testigos, fueron encarcelados, torturados y vejados por parte de Policía de Investigaciones, quienes centraron los interrogatorios en antecedentes referidos a la intimidad y orientación sexual de los sobrevivientes, para posteriormente ficharlos sin causa alguna por la Brigada de Delitos Sexuales.

Las interrogantes en relación a la causa del incendio eran si este fue producto de un atentado homofóbico, tesis sostenida principalmente por el dueño del local o por un desperfecto eléctrico, como lo señalaron los informes oficiales. Así, las causas de este incendio fueron un enigma por más de una década, y a modo de protesta/denuncia Pedro Lemebel publicó “La música y las luces nunca se apagaron” un extracto de dicha publicación refiere; “Sin mirar atrás las parejas gays calcinadas en los carbones de Pompeya…Encontrar una salida a una boca de oxígeno para su asma losca sofocada que asma tanto la vida, que sabe que irá al infierno y quiere vivir como sea, quemándose las manos, encaramándose en los andamios de humo hasta encontrar una ventana en el tercer piso, tan alta, tan arriba. Con tanto público abajo esperando morboso que le la loca se tire al vacío. Sobre esa multitud de curiosos que miran indiferentes los incendios. Decidirse a dar el salto, porque es posible que su asma de losca flote en el aire dorado que la quema. Atreverse ahora que la cola está ardiendo y el mar tan lejos es un vértigo de olas que la aplaude. Apenas un paso empujada por la hoguera que inflama el pelo en una antorcha. Un paso, sólo un paso en la pasarela de vidrio, y el espectáculo de locas en llamas, volando sobre el muelle de Valparaíso , será recordado como un brillo fatídico en el escote aputado del puerto” (Lemebel, 2013).

Doce años después y como parte de la investigación/ tesis para obtener la licenciatura en Psicología, tengo la oportunidad de entrevistar a Antonio, uno de los transformistas más antiguos que residía en la ciudad de Arica. La entrevista tenía por objetivo, conocer en profundidad la actividad del Transformismo , sin embargo, nuestro encuentro sobrepasaría los objetivos de la investigación.

Antonio, era un sobreviviente de la tragedia de la “Divine” y casi en el inicio de la entrevista relata:

Yo llegue al tercer piso, abrimos la ventana y fue el error más grande porque entró aire, la discoteque explotó, entró fuego por la parte de atrás, bueno y yo dije prefiero morirme machucado que quemado y como allá en Valparaíso son tantas las partes donde hay cables, por donde hay oficinas los pasan por unos tubos unos negros que son unos tremendos tubos yo me tire sin pensarlo y dije lo que Dios quiera lo que me reciba y me recibió el tubo, caí y ahí me llevaron a la posta, él médico no entendía nada, porque yo andaba vestido de mujer, me cortaron la medias con una tijera y el médico ahí se dio cuenta que yo era hombre”.

La historia de vida de Antonio era una mezcla de drama, discriminación y humor negro. Al igual como afirma Judith Butler (2015), “ las personas de género no confortante o minoría sexual (Queer), generalmente están mal reconocidos o no reconocidos, sufren insulto, acoso, prejuicio cultural, discriminación económica, violencia policial o patologización psiquiátrica, esto conduce a maneras desrealizadas de vivir en el mundo, una manera de vivir bajo la sombra o como sombra. Al mismo tiempo Butler plantea, los cuerpos que han vivido bajo la sombra ¿cómo emergen, ante la luz más brillante? En el caso de Antonio, emerge gracias al transformismo, es en esta actividad donde encontró el reconocimiento y el empoderamiento político, necesarios para hacer su vida más vivible. Entendiendo transformismo como el arte, donde un hombre crea un personaje femenino con el objetivo de montar un show.

Para Butler el reconocimiento es, como una lucha continua, un reconocimiento con capacidad propia de autodeterminación. Desde mi punto de vista, en el caso de Antonio, el transformismo ha sido la manifestación estética de la resiliencia, entendiendo este concepto como la capacidad y habilidad para mantener y recuperar la salud mental a pesar de las experiencias adversas. De esta forma las personas resilientes son aquellas que al estar expuestas a un conjunto de factores de riesgo y/o experiencias límite, tienen la capacidad de utilizar factores protectores para sobreponerse a la adversidad, crecer y desarrollarse adecuadamente, llegando a madurar como seres adultos competentes, pesé a los pronósticos desfavorables (Pinto, 2014) Bajo este contexto, los factores protectores actúan mitigando los efectos de las situaciones adversas influyendo de distintas maneras en los resultados de cada persona. Así, Rutter (1993) identifica algunos factores protectores que las personas resilientes utilizan, como talentos para el beneficio personal, sentido del humor, habilidad para tomar decisiones y sensibilidad interpersonal.

Ahora bien, en este trabajo propongo analizar la naturaleza del lazo entre transformismo y resiliencia ocupando la historia de vida de Antonio, su experiencia como sobreviviente del incendio en la “Divine” y como rearmó su vida después de este fatídico suceso.

Luego de saltar desde el tercer piso Antonio es llevado inmediatamente al hospital, junto con recibir la noticia que su novio era parte de las 16 víctimas que no habían alcanzado a salir del lugar. Sin embargo, la tragedia de esa noche, no terminó con el incendio, ya que después de ser atendidos en el hospital, los sobrevivientes fueron detenidos por Policía de Investigación. En el recinto policial, fueron interrogados y obligados a firmar una declaración forzada. Ante la negativa de Antonio y el resto de los sobrevivientes a de firmar dicho documento, fueron encarcelados, vejados y torturados por lo policías.

De sobrevivientes pasaron a ser un foco de identificación homosexual, quienes debían comparecer, pero al comparecer la situación se convirtió en un asunto judicial. Enjuiciados por ser homosexuales que en palabras de Lemebel (2013) fue un asunto de culpa y confesión donde la verdad despelleja al inculpado.

Antonio recuerda:

Me tuvieron desnudo con mis amigos en un calabozo que era como de un metro o un metro 20 de alto o sea teníamos que estar como semi-parado y ni siquiera podíamos alcanzar a estar de rodillas porque era muy angosto, la cosa es que nos tenían ahí adentro y cada una hora nos sacaban y nos volvían a golpear para firmar ese papel y nosotros no po´”.

Tanto Antonio como el resto de los sobrevivientes pudieron ser liberados, días después del incendio y gracias a la ayuda de una abogada quién constató las agresiones sufridas por los sobrevivientes. A una semana del incendio el MOVILH (Movimiento de Liberación Homosexual) pide un ministro en visita para investigar el caso, sin embargo la petición fue rechazada. El incendio fue investigado por el Séptimo Juzgado del Crimen de Valparaíso, sin embargo el juez a cargo, luego de investigar por una semana decide suspender temporalmente el caso, sin concluir la causas del incendio, ni delimitar ninguna responsabilidad.

Al transcurrir las semanas, la vida de Antonio seguía siendo violentada desde distintos frentes, tanto las agresiones de la policía de investigaciones, como de periodistas y de la gente en la calle. Esta situación se hace insostenible para él, quién decide emigrar de Valparaíso y trasladarse al norte del país, donde continuo desarrollando la actividad del transformismo, trabajando en diferentes bares y discos. Antonio reflexiona:

Es difícil la vida, ha sido difícil, ahora ha sido más aceptable, he trabajado en bares hetero te aceptan cualquier cantidad pero el comienzo fue terrible”

A pesar de la difícil vida que le ha tocado vivir a Antonio, es a través del transformismo que pudo hacer su vida más vivible. Es en esta actividad donde él pudo encontrar el reconocimiento, respeto y admiración. Pienso que es importante mencionar, que en la cultura homosexual chilena el travestismo es percibido negativamente ya que se asocia con delincuencia, drogas y comercio sexual, siendo el discriminado dentro de los discriminados; por el contrario, los transformistas buscan proyectar una imagen glamorosa de mujer, que sea reconocida y admirada por otros, tal como plantea Serrano (1997). De esta forma, el transformista pretende legitimar y revalorizar la homosexualidad que históricamente ha sido percibida de manera peyorativa.

Al consultarle a Antonio sobre qué significa para él ser transformista, este refiere:

Para mí es un arte, es un arte el ser hombre y después convertirse en una mujer porque yo en los show siempre lo digo, porque me gusta trabajar para la gente hetero, porque ellos admiran más lo que tú haces, porque ahora no hay tanta discriminación como había antes y como yo te digo para hacer lo que yo hago, hay que ser bien hombre porque vestirse de mujer y ponerse tacos hay que tener el cinturón bien puesto”.


Y sí, hay que tener el cinturón bien puesto para asumir la homosexualidad, resistir el rechazo enmascarado de palizas de parte de su padre, quién pensaba que a golpes su primogénito se convertiría en el “hombrecito” a quién le enseñaría a jugar a la pelota para luego llevarlo al estadio los fines de semana. Porque la hombría de Antonio radicaba en aceptarse diferente junto a la determinación de mantenerse firme a pesar de la discriminación y exclusión. Sin embargo a pesar de toda la adversidad, Antonio decide estudiar para instructor de danza y baile clásico en el Teatro Municipal.

Durante esa misma época, Antonio comienza a concurrir a un local gay llamado “Picolo Mundo” , es en este lugar donde se hace amigo de un transformista quién un día lo invita a ver sus presentaciones y la de otros transformistas. Antonio reconoce que en ese tiempo, él tenía muchos prejuicios acerca de los hombres que se vestían de mujeres, confesando;


Pensé que eran prostitutas… No sé, porque es la imagen que de repente que te muestra la otra gente y como yo era muy niño en ese tiempo, tenía 17 años y nunca había ido a una discoteque gay… la gente cuando hablaba antes de homosexualidad, hablaba de maricones, cuando se juntan los maricones siempre toman, consumen drogas se acuestan entre todos y tú crecí con esa mentalidad, por eso la primera vez que fui a una discoteque fui con más miedo que la mierda y voy a ir para allá y poco menos me van a violar, cachai, porque nunca había tenido una relación sexual, jamás en mi vida y cuando vi todo esto, puta yo dije que equivocado estaba y mi amigo me llevo al camarín para ver cómo se pintaba, como se vestía....Sentí pena, lastima por mí mismo.. porque yo de repente no me gustaba juntarme con la gente que se vestía de mujer, por la idea que tenía y pena hacia mí mismo, por creer cosas que no había sabido que si eran verdad o no”
Fue en una disco gay donde Antonio pudo desprender del prejuicio, enterrando sus miedos, permitiéndose desafiar los roles y contaminar fronteras. Ya que como dice Lemebel (2013) fue durante los años ochenta donde la disco gay se institucionaliza como escenario de la causa gay, es en estos locales donde se reúne el gueto con más éxito que la militancia política, imponiendo estilos de vida. Fue en este lugar, la disco gay donde el homosexual asume cierta valentía en esta capacidad infinita de riesgo, Antonio recuerda:
Siempre están los amigos que de repente no sé si son amigos o que te meten en esta cuestión, mira yo siempre he dicho hombre que se pone los tacos para hacer un show jamás nunca se va a bajar de los zapatos, yo entre por curiosidad…Así que cuando me puse los zapatos por primera vez con taco de mujer no fue tan difícil y como vi que me aplaudieron, porque era joven, bailaba y me la gane a la gente por eso, por que bailaba bien, levantaba las patas hasta por allá arriba, me habría de pierna, de repente salía hasta con bailarines y por ahí me fui agarrando a la gente y como que me gusto”
A pesar de lo hostilidad de su entorno familiar, fue en su madre donde Antonio encontró el apoyo y la incondicionalidad que necesitaba. Fue a través de ella que el resto de su familia comienza a aceptar la homosexualidad de este. De esta forma, cuando Antonio comienza a transformarse en mujer, se permite despojarse de la discriminación y el rechazo padecido y comienza recrear una nueva identidad, basada en la satisfacción de sus deseos y anhelos, permitiéndole descubrir lo valioso de sí mismo y el potencial de sus capacidades. Antonio recuerda,
Es demostrar que, pucha el pintarse, el colocarse las medias, el dibujarse los labios, formarte los ojos, el cambiar tu aspecto de hombre a cambiarlo a mujer es como dibujarte en un lienzo y tú le demuestras a la gente de lo que eres capaz, tú te sentí bien, y además después cuando tú sentí los aplausos, que la gente después conversa contigo. Yo me siento bien como ser humano, el demostrarle a la gente que tu pucha, ser homosexual no es lo más terrible”
En cada show que Antonio presentaba en la disco, recibía el reconocimiento y la valoración de los otros, este reconocimiento traducido por los aplausos al final de cada presentación fueron una retroalimentación positiva. Es en el transformismo donde Antonio encuentra una forma estética para enfrentar la discriminación y el rechazo. Este reconocimiento fue un motor para ir mejorando las diferentes técnicas en el arte de transformarse. Participa y gana el concurso “Miss Gay”, sin embargo, un mes más tarde la “Divine” arde en llamas y la vida de Antonio se convierte en un infierno. Su vida en Valparaíso se hace insostenible, por lo que Antonio decide trasladarse al norte. En el norte se presenta en diferentes discos y circos gays, como una especie de proyecto evangelizador Antonio se convierte en el pionero del transformismo en el norte, traspasando el conocimiento, vivencias y experiencias acerca del transformismo a generaciones más jóvenes. Antonio refiere:
Toda la gente que trabaja y que se viste de mujer ahora, les enseñe yo, yo les enseñe a vestirse de mujer, yo les enseñe a pintarse ,yo fui la que le enseño los primeros trucos, yo fui la primera que hizo la discoteque y ningún drama”
En el norte Antonio se consolida como transformista, formando a nuevos transformistas y participando en diferentes locales, tanto para público homosexual como heterosexual. Es capaz de rearmar su vida y se radica definitivamente Arica. Como transformista Antonio destaca los resultados obtenidos, destacando que han conseguido beneficios que como hombre no habría podido conseguir, Antonio refiere:
Me siento bien, un artista, me siento súper bien porque he tenido buenos logros y he tenido buena aceptación, gracias a Dios, tengo mucha gente que he conocido en los show, gente hetero, gente también gay que puta y nadie conoce al Antonio en la calle todo el mundo conoce a la Chantal, que es mi nombre artístico, que la Chantal aquí, que la Chantal allá , una periodista supo de mí, me fue a hacer una entrevista, que fue me acuerdo dos páginas en el medio, dos páginas completas, salí en la portada del diario, para mí eso es un logro, es un logro el ser el transformista que soy”
La historia de vida de Antonio, como mencioné anteriormente, es una mezcla de drama, discriminación y humor negro. Y el transformismo ha sido la manifestación estética de la resiliencia. Donde la presencia de factores protectores como su habilidad con la danza, sentido del humor, entre otras, han mitigado el efecto de experiencias traumáticas a lo largo de su vida.

Sin embargo, como en palabras de Lemebel, Antonio es un ejemplo de cómo a veces las minorías elaboran otras formas de desacato usando como arma la aparente superficialidad.

Es en esta aparente superficialidad donde Antonio fue capaz crear un personaje femenino y ser una mujer arriba de un escenario. Mujer que le permite expresar emociones que estando no transformado no se podía permitir. El reconocimiento obtenido gracias al transformismo ha sido el principal motor de esta actividad. Permitiendo expresar el lado femenino de una manera artística/estética y validada socialmente.
De esta forma al retomar la pregunta del comienzo de esta presentación ¿Cuál es la naturaleza del lazo entre el transformismo y la resiliencia?; ¿Cómo se ha construido este lazo?; ¿Es espontáneo este lazo? Pienso que la naturaleza del lazo está relacionada con la búsqueda del reconocimiento como seres humanos, una lucha constante por la libertad pública de ser quienes son. La construcción de este lazo ha sido desde la exclusión, donde surge una demanda estética, que a simple vista puede ser entendida como algo frívolo, sin embargo, lo que subyace a esta demanda estética es una demanda política que plantea el derecho de todas las personas a la autodeterminación de sus propias vidas y a ser felices. Derecho a un sistema que reconozca el matrimonio igualitario para quienes quieran hacer uso de ese derecho.

¿Hay espontaneidad en la construcción de este lazo? Pienso que más que espontaneidad este lazo es el resultado de todas las formas de violencia que padecen las minorías sexuales tanto en Chile como en muchos lugares del mundo.


Para finalizar quisiera agregar la siguiente información, primero que la entrevista realizada a Antonio fue en el año 2005. Hasta ese momento, todavía se pensaba que la causa del incendio en la “Divine” se debía a un ataque homofóbico, sin embargo, no fue hasta el año 2009 que se pudo aclarar que el incendió se provocó por la mala mantención eléctrica, lo cual hubiese derivado en el procesamiento de los propietarios de la “Divine” por el delito de cuasidelito de asesinato. Sin embargo, ello no fue posible por haber prescrito el caso penalmente.

Bibliografía

ÁLVAREZ, N y PÉREZ, C: "Identidad de género en transformistas:: Un estudio cualitativo-exploratorio." Límite: revista de filosofía y psicología 20 (2009): 123-152.

BUTLER, J (2009): Dar cuenta de sí mismo. Violencia, ética y responsabilidad. 1ra Edición. Buenos Aires: Amorroutu (Colección Mutaciones).

LEMEBEL, P (2013): Poco Hombre. Crónicas escogidas. Ediciones Universidad Diego Portales. Santiago-Chile.

MOVILH: Informe Movilh Divine. La Justicia que Merecen las Víctimas. En http://www.movilh.cl/biblioteca/estudios/

________Informe Movilh Divine I (2002)

________Informe Movilh Divine II (2004)

________ Informe Movilh Divine III (2010): La verdadera historia.

PINTO, C (2014): Resiliencia Psicológica: Una aproximación hacia la conceptualización, enfoques teóricos y relación con el abuso sexual infantil. SUMMA PSICOLÓGICA, UST. Vol. 11, N°2, 19-33.

RUTTER, M. (1993): Resilience: Some conceptual considerations. Journal of adolescent health, 14(8), 626-631.

SERRANO, J (1997): “Cuerpos Construidos para el espectáculo”. Caracas: Monte Ávila

_________ (1999) :Cuerpos Construidos para el espectáculo: Transformistas, Stripers y dragqueens” en Viveros Mara y Garay Gloria. Cuerpo diferencia y desigualdades. Colección Centros de Estudios Sociales. CES, Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal