Trigésimo sexto período ordinario de sesiones santo domingo, república dominicana del 4 al 6 de junio de 2006 actas y documentos volumen I ag/dec. 46 a ag/dec. 51 (xxxvi-o/06) ag/res. 2158 a ag/res



Descargar 1.7 Mb.
Página19/30
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño1.7 Mb.
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   30
CONSIDERANDO que la Cuarta Cumbre de las Américas recogió en el numeral 13 de la Declaración de Mar del Plata el compromiso de los líderes del Hemisferio de desarrollar políticas integrales que institucionalicen la lucha contra la pobreza, así como de consolidar sociedades más democráticas con oportunidades para todos y fomentar un mayor acceso a la educación, la salud y los mercados laborales y de crédito;
RECORDANDO que, en ese mismo sentido, el artículo 34, inciso h) de la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA) menciona la erradicación rápida del analfabetismo y la ampliación, para todos, de las oportunidades en el campo de la educación, como una de las metas básicas a conseguir en el camino hacia el desarrollo integral;
RECORDANDO ASIMISMO que el logro de la educación primaria universal y el combate al VIH/SIDA, malaria y otras enfermedades fueron expresamente incluidos en la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas y los Objetivos de Desarrollo del Milenio desarrollados consecuentemente;
TENIENDO PRESENTE:
Que el analfabetismo y el analfabetismo funcional son la causa de que un gran número de personas se encuentren privadas de la posibilidad de participar plenamente en los procesos dirigidos al desarrollo integral y de aprovechar sus beneficios;
Que existen en las Américas carencias importantes y condiciones precarias en materia sanitaria y de servicios de salud, particularmente con respecto a enfermedades crónicas, emergentes y reemergentes, que afectan en algunos casos seriamente la capacidad de las personas de participar en los procesos mencionados;
Que, en la Cumbre Extraordinaria de las Américas y en la Cuarta Cumbre de las Américas, los mandatarios manifestaron su preocupación por las enfermedades crónicas, emergentes y reemergentes, y se comprometieron a fortalecer la cooperación y el intercambio de información en la lucha contra las mismas, así como a desarrollar al respecto programas de promoción, prevención, control y tratamiento con el propósito de implementar acciones integrales de salud pública;
Que la Declaración y Plan de Acción de la Cuarta Reunión de Ministros de Educación del Hemisferio, reflejados en la Declaración y Plan de Acción de la Cuarta Cumbre de las Américas, destacan la importancia de una educación pública de calidad en todos los niveles y la promoción de la alfabetización para asegurar una ciudadanía democrática, fomentar el trabajo decente, luchar contra la pobreza y lograr una mayor inclusión social, y que estos han sido temas recurrentes en las Cumbres del Hemisferio; y
Que el Plan de Acción de la Cuarta Cumbre de las Américas, celebrada en Mar del Plata, Argentina, dispone que se desarrolle en el marco de la OEA, antes de 2008, el estudio de un programa de alfabetización que tenga en cuenta experiencias exitosas en la materia, para avanzar hacia la eliminación del analfabetismo;
CONVENCIDA de que la plena alfabetización constituye una piedra fundamental para el logro de sociedades justas e incluyentes, y para la consolidación de la democracia en las Américas, así como para trasmitir valores democráticos fundamentales, tales como el respeto a las instituciones y las libertades individuales, la tolerancia y los derechos humanos;
PREOCUPADA por los obstáculos al desarrollo integral que derivan de las enfermedades, principalmente de aquellas que tienen un impacto social o pueden estar vinculadas a la pobreza o falta de educación; y
DESTACANDO su convicción de que las dificultades y desafíos que plantean el analfabetismo, las deficiencias de la calidad de la educación y los problemas sanitarios en las Américas, sólo pueden ser superados a partir de un enfoque solidario, que involucre a los Gobiernos y a la sociedad civil en su conjunto, tomando en cuenta las oportunidades de incorporar contenidos curriculares de salud en la educación formal,
RESUELVE:
1. Ratificar la voluntad de los Estados Miembros, renovada en la Declaración y Plan de Acción de la Cuarta Cumbre de las Américas, de impulsar acciones y promover programas específicos para alcanzar la plena alfabetización de las poblaciones del Hemisferio, y mejorar la calidad de la educación en todos los niveles, así como para alcanzar la superación de enfermedades que constituyen un obstáculo para el desarrollo integral.
2. Iniciar, a partir de septiembre de 2006, con miras a su conclusión en agosto de 2007, el proceso de estudio de un programa para avanzar hacia la eliminación del analfabetismo en el Hemisferio, que tenga en cuenta experiencias exitosas en la materia, encomendando a tal efecto a la Secretaría General que, a través de sus áreas técnicas pertinentes, empiece a realizar un estudio de las mejores prácticas en los Estados Miembros, a efectos de compartir los resultados obtenidos.
3. Recomendar a las autoridades nacionales en el área de educación que exploren la determinación de una fecha tentativa para la erradicación del analfabetismo en las Américas, teniendo en cuenta las características propias de cada Estado Miembro, para alcanzar esa meta en el menor plazo posible.
4. Apoyar a los Estados Miembros, a través de las áreas técnicas de la Secretaría General con competencia específica en la materia, en sus esfuerzos para erradicar el analfabetismo y mejorar la calidad de la educación, coordinando cuando resulte pertinente, con otros organismos regionales o internacionales que desarrollan iniciativas en la materia, especialmente la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
5. Fortalecer el diálogo formal con la Organización Panamericana de la Salud, a través de una alianza estratégica entre ambas organizaciones, a fin de coordinar sus respectivos esfuerzos en el ámbito de competencia de cada una, con respecto a los problemas de salud en las Américas y su impacto social.
6. Solicitar al Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral que informe a la Asamblea General, en su trigésimo séptimo período de sesiones, sobre los progresos alcanzados en el cumplimiento de la presente resolución.

AG/RES. 2205 (XXXVI-O/06)


INFORME DE LA XIV CONFERENCIA INTERAMERICANA
DE MINISTROS DE TRABAJO

(Aprobada en la cuarta sesión plenaria,

celebrada el 6 de junio de 2006)



LA ASAMBLEA GENERAL,
VISTAS las resoluciones AG/RES. 1986 (XXXIV-O/04) y CIDI/RES. 159 (IX-O/04), “Informe de la XIII Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo”, CIDI/RES. 170 (X-O/04) y AG/RES. 2088 (XXXV-O/05) “XIV Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo”;
CONSIDERANDO:
Que los días 26 y 27 de septiembre de 2005 se realizó en la Ciudad de México la XIV Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo (CIMT), con el apoyo de la Secretaría Ejecutiva para el Desarrollo Integral (SEDI), en la cual se eligió a México como Presidente Pro Tempore de la XIV CIMT;
Que el diálogo entre los Ministros de Trabajo de las Américas giró en torno a “La persona y su trabajo en el centro de la globalización”;
Que en la XIV CIMT se adoptó la Declaración y el Plan de Acción de México, los cuales están contenidos en el Informe Final de la XIV CIMT (TRABAJO/doc.28/05), además de la Declaración conjunta del Consejo Sindical de Asesoramiento Técnico (COSATE) y la Comisión Empresarial de Asesoramiento Técnico en Asuntos Laborales (CEATAL) y los informes de los Grupos de Trabajo 1 y 2 de la Conferencia;
TENIENDO EN CUENTA:
Que los Ministros participantes en la XIV CIMT analizaron los temas relacionados con la dimensión sociolaboral de la globalización en las Américas, reconociendo el valor del trabajo y la dignidad de las personas que lo realizan;
Que durante la XIV CIMT se llevaron a cabo las reuniones de sus órganos asesores: COSATE y CEATAL;
Que en la Cuarta Cumbre de las Américas, los Jefes de Estado y de Gobierno reconocieron las contribuciones importantes de los Ministerios de Trabajo para el logro de los objetivos de la Cuarta Cumbre de las Américas de “Crear trabajo para enfrentar la pobreza y fortalecer la gobernabilidad democrática” así como la promoción de trabajo decente y políticas sociolaborales que estimulen la inversión y el crecimiento económico con equidad; y
Que las Reuniones Técnicas de los Grupos de Trabajo 1 y 2 de la XIV CIMT, celebradas en Ciudad de México, del 4 al 6 de abril de 2006, continuaron profundizando el análisis e intercambiando experiencias sobre los temas prioritarios de la Declaración y el Plan de Acción de México, en particular la articulación de políticas laborales, sociales y económicas, la promoción de políticas destinadas a generar trabajo decente, la promoción del trabajo decente en la micro, pequeña y mediana empresa, así como otras unidades de producción, la promoción de políticas y programas de empleo nacionales y subregionales, los servicios de empleo, el combate al trabajo infantil, la aplicación de la legislación laboral, el fortalecimiento del dialogo social y los derechos laborales de los trabajadores migrantes,
RESUELVE:
1. Hacer suyos la Declaración de México y el Plan de Acción de México adoptados por los Ministros de Trabajo del Hemisferio en ocasión de la XIV Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo (CIMT), los cuales forman parte de la presente resolución.
2. Exhortar a los Ministros de Trabajo a que sigan contribuyendo en la consecución de los objetivos planteados en la Declaración de México de la XIV CIMT y en el desarrollo de su Plan de Acción, así como coadyuvando al desarrollo y logro de los objetivos en materia de trabajo planteados por los Jefes de Estado y de Gobierno en la Cuarta Cumbre de las Américas, a través de la Declaración de Mar del Plata y su Plan de Acción.
3. Tomar nota del ofrecimiento del Gobierno de Trinidad y Tobago para ser sede de la XV Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo, a celebrarse del 11 al 13 de septiembre de 2007.
4. Encomendar a la Secretaría General que, a través de la Secretaría Ejecutiva para el Desarrollo Integral (SEDI), colabore con las autoridades sectoriales de trabajo en el cumplimiento de las acciones y acuerdos adoptados, y que periódicamente informe a la Comisión Ejecutiva Permanente del Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral (CEPCIDI) sobre este proceso.

ANEXO
DECLARACIÓN DE MÉXICO


“La persona y su trabajo en el centro de la globalización”



  1. Nosotros, los Ministros participantes en la XIV Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo de la Organización de los Estados Americanos (CIMT), nos reunimos en la Ciudad de México, México, los días 26 y 27 de septiembre de 2005, para analizar los temas relacionados con la dimensión sociolaboral de la globalización en las Américas, reconociendo el valor del trabajo y la dignidad de las personas que lo realizan. Celebramos la decisión de nuestros Jefes de Estado y de Gobierno de aceptar la iniciativa del Gobierno de Argentina, de adoptar como tema de la Cuarta Cumbre de las Américas “Crear Trabajo para Enfrentar la Pobreza y Fortalecer la Gobernabilidad Democrática”, a cuyo éxito contribuiremos.




  1. Reiteramos que la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA) es un marco jurídico y político en el cual se fundamentan las relaciones entre los Estados americanos. Renovamos nuestro compromiso de respetar y cumplir todos los propósitos y principios en ella consagrados. Particularmente destacamos el papel del Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral (CIDI) en la promoción de los principios de solidaridad y cooperación interamericana, para unir esfuerzos hacia el logro del desarrollo integral, el cual abarca los campos económico, social, educativo, cultural, científico y tecnológico.




  1. Recordamos la Carta Democrática Interamericana, aprobada por la OEA en Lima, Perú, en septiembre de 2001, y en particular su Artículo 10, que reconoce que la promoción y el fortalecimiento de la democracia requieren el ejercicio pleno y eficaz de los derechos de los trabajadores y la aplicación de normas laborales básicas, tal como están consagradas en la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo y su Seguimiento, de 1998. La democracia se fortalece con el mejoramiento de las condiciones laborales y la calidad de vida de los trabajadores del Hemisferio.




  1. Reafirmamos nuestro compromiso de respetar, promover y hacer realidad los principios de la Declaración de la OIT relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo y su Seguimiento. Consideramos que el cumplimiento de este compromiso brinda las bases para un crecimiento económico sostenido con justicia social. Nos comprometemos, además, a seguir fortaleciendo la aplicación de la legislación laboral nacional y a promover su eficiente y eficaz cumplimiento, conscientes de que el trabajo es un derecho y un deber social, y consideraremos la ratificación de los ocho convenios fundamentales de la OIT.




  1. Recordamos que la Declaración de Margarita aprobada durante la Reunión de Alto Nivel sobre Pobreza, Equidad e Inclusión Social señala el compromiso con la promoción del trabajo digno, productivo y decente, el mejoramiento de las condiciones laborales, la creación de oportunidades de empleo y la elevación de la calificación de los trabajadores.




  1. Recordamos la Declaración de Salvador, aprobada en la XIII Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo de la OEA, celebrada en Salvador, Estado de Bahía, Brasil, en septiembre de 2003, en la cual propusimos el establecimiento de un mecanismo, bajo los auspicios de la CIMT, que continuaría avanzando en el desarrollo, modernización y fortalecimiento de los Ministerios de Trabajo a través de asistencia técnica y cooperación horizontal. Recordamos, asimismo, que la Declaración de Salvador encomendó un papel más activo de los Ministerios de Trabajo de la región, que tenga en cuenta la necesidad de integración de las políticas sociolaborales y económicas. Reconocemos el valor de las interacciones que hemos tenido con los Ministros responsables de Comercio y los Ministros de Salud de las Américas y estamos comprometidos en continuar promoviendo estos canales de comunicación.




  1. Reconocemos la importancia de implementar los compromisos laborales expresados por los Jefes de Estado y de Gobierno en las Declaraciones de las Cumbres de las Américas, con atención especial a los objetivos de crecimiento económico con equidad para reducir la pobreza, y promover el desarrollo social y la gobernabilidad democrática.




  1. Reafirmamos nuestra convicción de que el Trabajo Decente, tal y como se manifiesta en los cuatro grandes temas que forman los objetivos estratégicos de la OIT -- promoción de los principios y derechos fundamentales en el trabajo, empleo, protección social y diálogo social -- es central para el mejoramiento de las condiciones de vida de los pueblos de nuestro Hemisferio y su participación en los frutos del progreso humano y material, ya que el trabajo decente es condición del desarrollo sostenible de cada uno de nuestros países y puede contribuir al éxito de la integración económica hemisférica.




  1. La Cuarta Cumbre de las Américas ofrece una oportunidad para subrayar la importancia de que los empleos creados por nuestras economías sean congruentes con los objetivos del trabajo decente y, aún más, para hacer evidente la vital contribución de los Ministerios de Trabajo en este proceso. Apoyamos firmemente los avances en el proceso de Cumbres de las Américas hacia la promoción de políticas destinadas a que el crecimiento económico esté acompañado por la creación de trabajo decente.




  1. Recalcamos nuestro firme compromiso con las metas de la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, y en particular el combate a la pobreza y la erradicación de la pobreza extrema, a través de la promoción y de la creación del empleo digno. Asimismo, seguimos comprometidos con los objetivos identificados en el Consenso de Monterrey de la Conferencia Internacional de Financiamiento para el Desarrollo.




  1. Reconocemos el informe “Por una globalización justa: Crear oportunidades para todos” de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización de la OIT, como una contribución al diálogo hemisférico hacia una globalización incluyente y equitativa. El trabajo decente es fundamental para el desarrollo humano; en una globalización que atienda la dimensión humana, es necesaria una política que involucre al gobierno, al sector privado y a la sociedad en un esfuerzo corresponsable para crear trabajo decente. Reconocemos que los efectos de la globalización varían dentro y entre los países. A la luz de las asimetrías entre los países desarrollados y en desarrollo, se necesitarán diferentes respuestas políticas para enfrentar los desafíos de la globalización y recibir sus beneficios, en un contexto de solidaridad y cooperación.




  1. Seguimos con atención el mandato de la Asamblea General de la OEA, en su trigésimo quinto período ordinario de sesiones, que encomienda al Grupo de Trabajo la negociación de la Carta Social de las Américas y de un plan de acción, para que su labor contribuya a reforzar los instrumentos existentes en la OEA sobre democracia, desarrollo integral y combate a la pobreza. Exhortamos al Grupo de Trabajo a tomar en consideración los aportes del Consejo Sindical de Asesoramiento Técnico (COSATE) y de la Comisión Empresarial de Asesoramiento Técnico en Asuntos Laborales (CEATAL) y otras organizaciones de trabajadores y empresarios del Hemisferio.




  1. Subrayamos el derecho al trabajo y que el trabajo es fundamental para la dignidad humana, que se expresa plenamente cuando se respetan y promueven los derechos y las obligaciones de los actores de la relación de trabajo en el contexto del trabajo decente. El trabajo brinda la oportunidad para que las personas se realicen, para propiciar la cohesión social y para impulsar el desarrollo económico, social, político y cultural; a nivel individual y como miembros de la sociedad. Procuraremos avanzar en una agenda laboral en nuestra región que sea promotora del empleo digno, poniendo a la persona en el centro de toda actividad económica, al ser la persona la autora y beneficiaria del trabajo.




  1. Consideramos que el crecimiento económico es una condición indispensable aún cuando no suficiente para enfrentar las elevadas tasas de desocupación, informalidad y precariedad laboral que afrontan muchas de nuestras sociedades. El crecimiento con equidad exige la combinación de la expansión económica con la inclusión social. La generación de trabajo decente y de empleo de calidad es una vía eficaz para la cohesión e inclusión sociales. El trabajo es un componente sustantivo para el desarrollo de una ciudadanía plena y la consolidación de la gobernabilidad democrática.




  1. Reconocemos la importante contribución que la integración económica y la liberalización del comercio, incluida el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA)11/, aportarán al logro de los amplios objetivos de la Cuarta Cumbre de las Américas de crear trabajo para enfrentar la pobreza y fortalecer la gobernabilidad democrática. En el ámbito nacional y en el programa de trabajo de la CIMT, analizaremos e intercambiaremos información a fin de mejorar la comprensión de las dimensiones laborales de los acuerdos de libre comercio y los procesos de integración regional, cuando sean aplicables, y su impacto en el trabajo decente. El intercambio de información y la cooperación en esta materia revisten particular importancia en los ámbitos nacional y regional.




  1. Promoveremos la incorporación de los objetivos del trabajo decente en las políticas públicas con el objetivo de generar empleos de calidad para las trabajadoras y trabajadores del Hemisferio. El empleo es el tema transversal que vincula las políticas económicas, sociales y laborales.




  1. Nos comprometemos igualmente a articular políticas activas que coloquen a la persona en el centro del trabajo y la economía y que combinen la creación de trabajo y empleo con la promoción de las dimensiones del trabajo decente: el empleo justamente remunerado, con protección social y promoción de la perspectiva de género y con plena vigencia de los derechos laborales, de salud y seguridad ocupacional y sindicales, promoviendo los mecanismos de negociación colectiva y de diálogo social. Promoveremos también la participación de la ciudadanía en general en función de estos objetivos.




  1. Reafirmamos nuestro compromiso de promover e impulsar políticas y programas locales, nacionales y regionales de innovación en ciencia, tecnología e ingeniería, en apoyo a los emprendimientos empresariales, particularmente las micro, pequeñas y medianas empresas, y otras unidades de producción, cuya expansión, competitividad y productividad global contribuirán al crecimiento de la inversión y la generación de empleo.




  1. Reconocemos la importancia de la educación a lo largo de la vida y la formación profesional como herramientas esenciales para promover la empleabilidad y productividad de las personas, responder a los retos de la competitividad y permitir que las innovaciones tecnológicas contribuyan al desarrollo de las personas y de nuestras naciones. Resaltamos que la educación a lo largo de la vida para la formación profesional y ciudadana es parte de un proceso tendiente a la inclusión social. Esos objetivos de formación deben ser orientados a la capacitación de los trabajadores para enfrentar las nuevas condiciones laborales y deben integrarse a las políticas más amplias de promoción del empleo justamente remunerado, conjuntamente con las políticas de educación, de desarrollo sostenido y de innovación y capacitación tecnológica. El impacto de las políticas económicas en el empleo debe prever el diseño oportuno de mecanismos de fomento efectivo a la empleabilidad. Asimismo, reconocemos la importancia de la información sobre los mercados laborales en la efectiva planeación de las políticas de capacitación y formación profesional. Reconocemos la importancia de la efectiva participación de los interlocutores sociales en la formulación e implementación de esas políticas.




  1. Promoveremos políticas que faciliten la reinserción laboral de los trabajadores desempleados. En un contexto económico dinámico, tenemos una responsabilidad fundamental en desarrollar políticas para mejorar el funcionamiento de nuestros mercados laborales, en apoyo al crecimiento económico. En este sentido, continuaremos explorando opciones para construir y fortalecer las capacidades de los Ministerios de Trabajo, y respetuosamente solicitamos a nuestros gobiernos que dirijan su atención a este asunto.




  1. Reconocemos que la economía informal es un fenómeno multidimensional que requiere de análisis y tratamiento estructural para su superación, mediante una combinación de políticas y enfoques. Contribuiremos al desarrollo de políticas públicas, reconociendo la heterogeneidad del sector, y con miras a su incorporación a la economía formal. Nos esforzaremos para crear un marco reglamentario que facilite el establecimiento de nuevas empresas, la promoción del espíritu emprendedor y la creación de empresas formales.
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   30


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal