TÍtulo del ensayo globalización económica el imperio de la mediocridad temario



Descargar 2.58 Mb.
Página1/38
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño2.58 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   38
TÍTULO DEL ENSAYO

GLOBALIZACIÓN ECONÓMICA - EL IMPERIO DE LA MEDIOCRIDAD

TEMARIO

AGRADECIMIENTOS


INTRODUCCIÓN
I EL MERCADO LIBRE NO ES UN MERCADO INDOLORO

EL MIEDO AL MAÑANA


II GLOBALIZACIÓN ......., ¿QUÉ SIGNIFICA?

LA DICTADURA DEL MERCADO


III ¿QUIÉNES GANAN CON LA GLOBALIZACIÓN?

LOS UTOPISTAS DEL MERCADO


IV ¿QUIÉNES PIERDEN CON LA GLOBALIZACIÓN?

EL HOLOCAUSTO LABORAL

V IMPACTO ECOLÓGICO - EL COSTO DEL CRECIMIENTO SOSTENIDO
VI COMPETITIVIDAD - TITANES EN EL RING

EL SALARIO DEL MIEDO


VII SUBVENCIONES - EL DOBLE MENSAJE

VIII LA ACCIÓN DEL GOBIERNO

UN GOBIERNO PARA QUE SIRVA AL CIUDADANO Y NO SE SIRVA DEL CIUDADANO
IX EL ESTADO - NACIÓN EN EL MERCADO GLOBAL

LA REINVENCIÓN DEL GOBIERNO


X DEMOCRACIA

LOS HEREDEROS AMNÉSICOS DE LA ERA DE LA ILUSTRACIÓN


XI CORRUPCIÓN

CAMINANADO HACIA ATRAS EN EL FUTURO


XII ¿EL FIN DE LA HISTORIA?

UN MERCADO DE TRABAJO BRUTAL


XIII CUANDO LOS NÚMEROS VIENEN MARCHANDO
XIV TENDENCIAS - PROPUESTAS

EUROPA: ¿MERCADO O FORTALEZA?


XV CONCLUSIÓN - ¿PUEDE EUROPA ESTAR " MEDIO " EMBARAZADA?

AGRADECIMIENTOS
Este trabajo, que sólo intenta contribuir al debate de ideas sobre el proceso de globalización económica, tiene un largo camino de fundamentación. A ello han contribuído una larga lista de autores y libros, que inicialmente despertaron la inquietud, luego generaron preocupación, y, finalmente contribuyeron como antecedentes y referencias para la tarea. A todos esos maestros -que figuran ampliamente citados en el ensayo y bibliografía- mi agradecimiento, admiración y dedicatoria.
Un párrafo especial merece el amigo y colega Prof. Roberto Alba, que ha contribuído como asesor bibliográfico, animador y consejero a lo largo de todo el proceso de elaboración.
Otras colaboraciones inapreciables han sido las del Dr. Jorge Lorenzut y el Ing. Jorge Francia que han enriquecido el trabajo con sus sugerencias y aportaciones; así como la del amigo Daniel Vallejo en el trabajo informático.
Finalmente, mi esposa Marta, y mis hijas Julia y Laura, que han participado activamente -y no sólo con su paciencia y apoyo- en el trabajo de diseño, maquetación y logístico, constituyendo el factor -interior- necesario y suficiente para encarar y concluír el proyecto.
A todos ellos, con humildad y agradecimiento, dedico este libro.

Ricardo Antonio Lomoro

Octubre 1998


INTRODUCCIÓN

Dicen algunos, que no hay peor fe que la de los conversos. Pues algo de ello debe haber, porque sin ser europeo de origen, admiro, creo y espero contribuír al proceso de realización de la Unión Europea.


Entusiasmado por el desafío que representa cohesionar países tan diferentes en cultura, idioma, historia, desarrollo económico, religión, tipología familiar, e ideología, me incorporo al estudio del proyecto europeo.

El enorme esfuerzo de imaginación, flexibilidad y perseverancia que se viene realizando "para aceptar y superar diferencias muy reales, ancladas en las costumbres y en el inconsciente de los pueblos" (como dice Emmanuel Todd, en su libro La Invención de Europa), me da esperanza que la Europa de los ciudadanos pueda lograr su unidad por sobre su naturaleza.


El proceso de globalización económica iniciado en la década de los ochenta -embrionariamente- y lanzado con todo vigor en los noventa pone a la Unión Europea en una situación de competitividad complicada.
Estados Unidos y Japón partieron de situaciones internas y externas más ventajosas que Europa.

La liberación comercial está afectando de distinto modo a las tres regiones económicas.

Los ajustes necesarios para mantener la competitividad también son diferentes en profundidad, coste social y tolerancia política.

Aunque la globalización unifica, no necesariamente uniforma. Por ello, tal vez, Europa deba analizar el tema desde un punto de vista particular y exclusivo.

"Juntos pero no revueltos". Aceptando la inevitabilidad globalizadora cada región debe resolver cuándo, cómo y dónde se "sube" al tren de la aldea común.

Con esa óptica evaluamos el impacto de la globalización en las tres regiones económicas más importantes, con especial énfasis y atención en el caso europeo.

Problemas globales y particulares, alternativas de solución globales y particulares, se tratan a lo largo del ensayo.

Los juicios son polémicos. La meta es provocar el debate de ideas. Alertar sobre los costos y los beneficios. Ver realmente si la mano invisible -del mercado- tira de la horca. Enterarnos si la economía sin límites nos lleva a una sociedad sin normas. Saber si el fundamentalismo de mercado es una forma de analfabetismo democrático.

En el capítulo I tratamos de discutir sobre el libre mercado; comenzamos a plantear la problemática en aspectos ambientales, demográficos, económicos y sociales. Y nos preguntamos cuáles son las causales de semejante acumulación de problemas.

En el capítulo II intentamos aclarar el significado de la globalización y porque se origina. Los cambios tecnológicos en robótica, informática y biotecnología; la internacionalización de las finanzas; la expansión de las comunicaciones; y la emergencia multinacional de las corporaciones son las fuerzas que impulsaron -como luego se analiza- la globalización económica.

En el capítulo III preguntamos quiénes ganan con la globalización. Algunos países, las grandes empresas, un 20% de la población activa, el l% de las familias ricas, el capitalismo financiero y los altos directivos forman el elenco de los agraciados por la economía de mercado.
En el capítulo IV vemos la otra cara de la globalización, los que pierden con el libre comercio. La subclase inmóvil, los nuevos pobres, el ejército de reserva, la salud, la educación, la mayoría insatisfecha, el trabajador de usar y tirar, los que viven el miedo al mañana, la angustia y la inseguridad, impulsan esta nueva "era de las desigualdades".

En el capítulo V observamos el impacto ecológico que produce el crecimiento económico sostenido, y, agregamos el peligro sobre la propia condición humana, reproducción, enfermedad y disminución de cualidades, que acarrea el libre mercado. Además exploramos las posibilidades que tiene el consumidor de actuar como ciudadano y controlar el proceso.

En el capítulo VI discutimos -a fondo- las posibilidades que tiene Europa de ser real y efectivamente competitiva en la batalla global del siglo XXI.

En el capítulo VII aclaramos la inexistencia de libre comercio en los países líderes económicos mundiales. También resaltamos el doble mensaje que aplican a la hora de negociar políticas medioambientales, narcotráfico, tráfico de armas, blanqueo de dinero, rebajas arancelarias, y políticas de derechos humanos.

En el capítulo VIII analizamos si el estado debe intervenir en la economía; si puede influír en el desempeño de la misma; también planteamos la cuestión de cuánto estado y el como del estado ante el actual proceso de liberación de los mercados y globalización económica.

En el capítulo IX discutimos sobre el futuro de los estados - nación y su evolución hacia estados - región; aparte imaginamos las tareas de gobierno en el próximo siglo.

En el capítulo X nos preguntamos si el mercado es suficiente para asegurar el futuro de la idea democrática. Si vaciamos las naciones, si imponemos la civilización única, si avasallamos las culturas, si sólo pretendemos "orden e individualidad": ¿ podemos ser optimistas en cuanto al futuro de la democracia?

En el capítulo XI tratamos otro de los fenómenos preocupantes de la actualidad, la corrupción. "Entre la unificación económica del mundo y su fragmentación cultural, el espacio que era de la vida social (y sobre todo política) se hunde, y los dirigentes o los partidos políticos pierden tan brutalmente su función representativa que se sumergen o son acusados de sumergirse en la corrupción o el cinismo" (dice Alain Touraine).

En el capítulo XII revisamos, a la luz de lo actuado, si realmente estamos ante el fin de la historia.
En el capítulo XIII presentamos un conjunto de series estadísticas que permiten situar a Europa macroeconomicamente en el periodo 1986-1996, y comparar sus resultados con los de Estados Unidos y Japón.

En el capítulo XIV proponemos cuatro cursos de acción a seguir por Europa según logre negociar un acuerdo de mutua conveniencia con Estados Unidos y Japón, o se proponga alcanzar la competitividad internacional a cualquier precio, o intente una política de ajuste competitivo suave, o bien se decida a encerrarse en la fortaleza Europa.

Finalmente en el capítulo XV intentamos sintetizar las posibilidades que tiene la Unión Europea de plantear un modelo propio de crecimiento y distribución, y, convocamos a ello.


Aclaración sobre la metodología de trabajo:

A lo largo del estudio se reproducen párrafos íntegros de prestigiosos autores con citas de la bibliografía utilizada. Ello se hace para ilustrar, enriquecer y matizar el debate. En algunos casos se plantean polémicas literarias entre los juicios de los autores y los vertidos en esta obra.

El objetivo fundamental es el de ofrecer al lector la mayor cantidad de información y diversidad de opiniones para que pueda elaborar su propio criterio con gran riqueza de antecedentes.
Propuesta de lectura a distintos niveles
El ensayo esta planteado de "menos a mas"; los primeros capítulos (I a V) introducen conceptos, criterios y opiniones (citas) fundamentales para comprender la problemática de la globalización. Aquellos lectores que conozcan el tema en profundidad pueden pasar directamente al capítulo VI.
En los capítulos VI a XII discutimos las posibilidades competitivas de Europa, asi como la dudosa existencia del libre comercio mundial, y su coste de cara al futuro de los estados, la democracia, la corrupción y el final -eventual- de la historia.
Finalmente realizamos las propuestas de cursos de acción para Europa, que deseamos "polimizar en la red" y para lo cual solicitamos la colaboración activa de los lectores interesados.
Esperamos y agradecemos el debate de ideas.


Capítulo I

El Mercado Libre no es un Mercado Indoloro

El miedo al mañana

Por mucho menos de lo que está ocurriendo actualmente, culminó el 14 de julio de 1789 con la toma de La Bastilla, y el 15 de marzo de 1917 con la toma del Palacio de Invierno. Tal vez ese recuerdo ayude a reflexionar sobre lo que nos puede suceder de nuevo.


- ¿Cuáles son los condicionantes que ceban la bomba?

En una primera síntesis, tenemos problemas: ambientales, demográficos, económicos y sociales. Y si deseamos "abrir" la lista podríamos ampliar a: explosión demográfica y conflictivos procesos migratorios, ecología, ampliación de la brecha entre ricos y pobres, empleo, acentuación del mundo a dos velocidades, desasistencia educativa, desasistencia sanitaria, aumento del número de pobres, drogadicción, delincuencia, deterioro de los servicios públicos, gente sin hogar, baja tasa de participación en las elecciones, caída de los niveles de vida de la clase media (brusca caída de los salarios), corrupción , y politización de la justicia.


- ¿Cuáles son las causales de semejante acumulación de problemas?

¿Hechos naturales?, ¿leyes irreversibles?, ¿enemigos ocultos?, ¿castigo divino?, ¿síntomas de decadencia del sistema?


Algunos autores y estudiosos diagnostican: "la liberación del comercio" (Ravi Batra); "el comercio sin normas" (Tim Lang y Colin Hines); "el modelo global" (Hans-Peter Martin y Harald Schumann); "los mercados libres" (Lester Thurow); "el dualismo económico" (Michael Albert); "la competitividad (Robert B. Reich); "el poder de la tecnología" (Paul Kennedy); "la globalización" (Jean-Paul Fitoussi y Pierre Rosanvallon); "la mundialización" (Viviane Forrester); "la eliminación del trabajo humano en el proceso productivo" (Jeremy Rifkin); "la declinación de la confianza" (Francis Fukuyama); "un vasto movimiento de despolitización y de privatización" (C. Castoriadis); "la deflación competitiva" (Benjamin Coriat y Dominique Taddei); "el capitalismo salvaje" (Naum Minsburg); "la economía financiera" (Scavo); "la internacionalización de la vida económica" (Robert Heilbroner); "el comercio internacional"(Charles Hampden-Turner y Alfons Tronpenaards); "el fracaso del mercado" (Albert O. Hirschman); "un sistema de laissez-faire" (Bruce Ackerman); "la era de la competencia" (Grupo Lisboa); "la nueva era imperial" (Jean-Marie Guehenno); "la globalización y la privatización" (Alain Touraine); "el conflicto de olas" (Alvin y Heidi Toffler); "la cultura de la satisfacción" (John Kenneth Galbraith); "la economía simbólica" (Peter Drucker); "la muerte de la sociedad industrial" (Taichi Sakaiya).
- ¿Y cuáles son los riesgos, qué es lo que puede ocurrir si todo sigue igual?

¿Qué siente el hombre común frente a todo esto?


Aquí también los estudiosos opinan:

"En 1993, cuando la depresión silenciosa ya lleva su segunda década de vigencia resulta evidente para muchos que el gran sueño americano es ahora sólo eso: un sueño" (Ravi Batra)
"Un elemento clave de la visión social preconizada por los defensores del libre comercio es el consumidor en sustitución del ciudadano" (Tim Lang y Colin Hines).
"La idea de "un mercado libre" al margen de las leyes y decisiones políticas que el mismo genera, es pura fantasía" (Robert B: Reich).
"La mayor prueba a que se verá sometida la sociedad humana en el siglo XXI consistirá en el modo de utilizar "el poder de la tecnología" para satisfacer las demandas planteadas por "el poder de la población"" (Paul Kennedy).
"La inseguridad es hoy la palabra clave". "Asalariados, funcionarios, jubilados: todos a la vez expresan temor a un mañana incierto". "El desarrollo de una desocupación masiva es el vector evidente y primordial de la sensación de inseguridad y vulnerabilidad que tetaniza a la sociedad". (Jean-Paul Fitoussi y Pierre Rosanvallon).
"Estamos ante una elección. A partir de ahora tenemos la facultad de decidir.....¡a la carta! si preferimos la desocupación a la pobreza o esta a aquella". "Pero que nadie tenga la menor duda: ¡tendremos las dos cosas!" (Viviane Forrester).
"No es la pobreza, sino el miedo a ella, el que pone en peligro a la democracia". "Los perdedores tienen un voto, y lo utilizarán. No hay razón para estar tranquilos: el terremoto social seguirá al político" (Hans-Peter Martin y Harald Schumann).
"Al igual que ocurrió en la década de los años 20, nos hallamos peligrosamente cerca de una nueva gran depresión" (Jeremy Rifkin).

"¿Qué tan lejos puede llegar la desigualdad antes de que el sistema se derrumbe?" (Lester Thurow).
"Hay un gran problema: La deslocalización de la mano de obra. Las personas que obtienen los nuevos empleos no son las mismas que perdieron los viejos. Los nuevos empleos no están en las fábricas, empresas e industrias, donde estaban los antiguos. De tal modo, la transición amenaza la seguridad del empleo" (Peter Drucker e Isao Nakauchi).
"Vamos hacia una estructura de oligopolio cerrado a nivel global. Pobres consumidores!!. Estamos presenciando la agonía y muerte de la competencia en los mercados más vitales de la humanidad. Y no es sólo eso: también estamos presenciando la supresión masiva de empleos" (Luis de Sebastián).
"Vivimos la sociedad de los lobbies y de los hobbies". "El problema que se plantea es el de saber en que medida las sociedades occidentales siguen siendo capaces de fabricar el tipo de individuo necesario para la continuidad de su funcionamiento" (C. Castoriadis).
"La aplicación de las diversas variantes del capitalismo "salvaje" ha conducido a una situación dramática. En el escenario internacional, así como también en el interior de cada país, desarrollado o en vías de desarrollo, se puede constatar la existencia de una tendencia a la dualización de la sociedad que se agudiza constantemente" (Naum Minsburg).
"La relativa pobreza de la clase trabajadora, la miseria física del "ejército de reserva" y la rápida disminución de los salarios junto con el súbito aumento del desempleo que se produce en la crisis, todo ello suministra una reserva creciente de potencial revolucionario" (Anthony Giddens).
"Cuanto más creador es el capitalismo de riqueza a corto plazo, mayor es el riesgo de convertirse en destructor de valores de largo plazo, si no está lo bastante acotado por los poderes públicos, y si no tiene la competencia de otros valores sociales que no sean los monetarios" (Michael Albert).
"La resignación resume la visión que el pasado lejano tenía sobre el futuro; la esperanza, la que tuvo el ayer; y la aprensión es el talante dominante hoy" (Robert Heilbroner).
"¿Puede la competencia gobernar el planeta?. ¿Es la competencia el mejor instrumento para enfrentarse a escala mundial a los cada vez más grandes problemas medioambientales, demográficos, económicos y sociales?. El mercado no puede calibrar el futuro porque es corto de vista por naturaleza. La dinámica de la competitividad, como ideología rectora de las relaciones sociales y políticas conduce a la catástrofe porque es incapaz de resolver los problemas comunes de un mundo al que crecientemente podemos percibir como una nave común en la que estamos todos embarcados" (Grupo Lisboa).
"Entre el estado- providencia que pretende hacerlo todo -y lo hace mal- y los ultraliberales persuadidos de que el estado no puede hacer nada bien, ¿ no hay sitio para un camino intermedio, que redistribuya las responsabilidades a diferentes niveles, en función de la naturaleza de los problemas a tratar?" (Jean Marie Guehenno).

"El mercado destruye los antiguos sistemas de control social de la economía o los obliga a transformarse profundamente. Una conmoción de este tipo no exige la formación de movimientos sociales sino, mas bien, de movimientos históricos, que opongan el pueblo a las elites, quienes sufren los cambios a quienes los dirigen" (Alain Touraine).

"La teoría del conflicto de olas, sostiene que el más grave con el que nos enfrentamos no es entre el islam y occidente o el de "todos los demás contra occidente", según señaló recientemente Samuel Huntington. Ni está en decadencia Estados Unidos, como declara Paul Kennedy, ni nos hallamos ante el "final de la historia" conforme a la expresión de Francis Fukuyama. El cambio económico y estratégico más profundo de todos es la próxima división del mundo en tres civilizaciones distintas, diferentes y comercialmente enfrentadas a las que no cabe situar según las definiciones convencionales. Tres civilizaciones tajantemente separadas, en contraste y competencia: la primera simbolizada por la azada, la segunda por la cadena de montaje y la tercera por el ordenador" (Alvin y Heidi Toffler).

"Actualmente y en el futuro, los conflictos sociales y políticos no serán entre el capital y el trabajo, sino entre los bien situados y los relativa o específicamente pobres. Es posible que dichos conflictos no sean pacíficos. La participación política es un disolvente de las tensiones, y, cuando no se dispone de dicha participación, la única alternativa es la violencia.......... Una amenaza más clara a la ( era de la ) satisfacción procede de aquéllos a los que se deja afuera del bienestar : la subclase de los barrios pobres urbanos en los que ha sido ampliamente confinada. La posibilidad de una rebelión de la subclase profundamente inquietante para la satisfacción, existe y se refuerza. (El Motín Urbano!!!)" (John Kenneth Galbraith).

"La obsesión por la competitividad no es sólo equivocada, sino peligrosa, sesgando las políticas nacionales y amenazando el sistema económico internacional" (Paul Krugman).

"Si buscamos el momento histórico que más se asemeje al nuestro, inevitablemente señalamos esa hora oscura en que la civilización materialista y el espíritu científico y racional del mundo antiguo sufrió un descalabro que allanó el camino de la civilización medieval" (Taichi Sakaiya).

" La historia vuelve a ser ese túnel en que el hombre se lanza , a ciegas, sin saber a donde lo conducirán sus acciones, incierto de su destino, desposeído de la ilusoria seguridad de una ciencia que de cuenta de sus actos pasados. Privado de Dios, el individuo democrático, ve tambalearse sobre sus bases, en este fin de siglo, a la diosa historia: esta es una zozobra que tendrá que conjurar" (Francois Furet).

" En épocas turbulentas, en tiempos de grandes cambios, las personas optan por uno de los dos extremos: el fundamentalismo o la experiencia espiritual o personal" (John Naisbitt y Patricia Aburdene).

"En los albores del siglo XXI los estadounidenses afirman que el sueño de prosperidad y seguridad se ha convertido en un sueño imposible de alcanzar. Del american dream al american downsizing" (Mercedes Odina y Gabriel Halevi).

"En el plano financiero hemos asistido a un formidable crecimiento de la internacionalización.....que ha llevado a hablar de una verdadera "financierización" de la economía.....con riesgos reales de formación de una "economía de casino", centrado en el corto plazo y la especulación en detrimento de la industria y el largo plazo" (Benjamin Coriat y Dominique Taddei).

"El compromiso es un camino de ida y vuelta, y los empresarios que esperan obtener lealtad, flexibilidad y cooperación de sus trabajadores, sin darles nada a cambio, ya sea en forma de seguridad, beneficios o capacitación son, lisa y llanamente, explotadores" (Francis Fukuyama).

Ante esta situación de irracionalidad, frente a un estado de desesperanza, nos planteamos algunos interrogantes que servirán para el análisis y propuesta a desarrollar:

¿Por qué las empresas impulsan la globalización?. ¿Por que los países o bloques aceptan la globalización?. ¿Por qué los trabajadores y consumidores aceptan la globalización?. ¿Adonde nos lleva esta situación?. ¿Quiénes ganan?. ¿Quiénes pierden?. ¿Cuáles son los costos?. ¿Será posible que la globalización globalice las crisis?. ¿Es cierto que el libre comercio beneficia a todos los países?. ¿Por qué se debe flexibilizar "sólo" el mercado de trabajo?. ¿Quién se beneficia con el aumento de la productividad?. ¿Estamos llegando a la paradoja de un capitalismo sin consumidores?. ¿El paro se tornará endémico?. ¿Puede Europa competir?. ¿Puede el capitalismo morir de éxito?. ¿Estamos ante el fin de la historia o ante el fin del futuro?. ¿Puede la economía de casino seguir especulando ante el peligro del estallido social?.
Resulta poco menos que increíble, ante este panorama de capitalismo asesino, que buena parte de los que tienen algo que decir o hacer -políticos, intelectuales, académicos, gobernantes y hasta empresarios- disimulen, finjan, mientan a sabiendas, en una actitud cínica, que cuanto menos podríamos llamar cómplice, frente a la economía del miedo imperante.
Así y todo la duración de los aplausos se apagará en una generación. Estos "sopistas" que denostan el "estado de bienestar" recurrirán a los gobiernos -como lo han hecho tantas veces como han necesitado- para que les resuelvan las consecuencias -como siempre, imprevistas, no deseadas- del próximo crack bursátil, inestabilidad, pánico o huída financiera, hija de sus especulaciones, de sus volatilidades y de sus frivolidades culposas.

¿Cómo podemos, sin mentir, no enterrar la esperanza?


Ante la irracionalidad, la mediocridad, la corrupción, el desprecio; conviviendo con el miedo, la incertidumbre, la desigualdad, la insolidaridad, el déficit de porvenir, la desilusión, debemos hacer frente a este holocausto laboral, a esta globalización de la miseria.

Mientras la mano invisible -del mercado- tira de la horca, el fundamentalismo económico nos condena al analfabetismo democrático.

Están dadas todas las condiciones para que entremos al nuevo siglo caminando hacia atrás en el futuro. Este cambio indigerible del atletismo económico quiere dar por bueno al trabajador de usar y .....tirar.

La miopía capitalista ha puesto al hombre contra el mercado. La óptica del "ganador se lleva todo" puede llevar a la "rebelión de los esclavos" en busca de una nueva fe.

De la economía del miedo, hemos pasado al salario del miedo, como escala previa a la globalización de la miseria.

En esta guerra sin frente, que impone un mercado de trabajo brutal, ¿puede Europa competir?, ¿debe Europa competir?

¿Cuál será el voto de los perdedores?. ¿Cuánto se demorará la rebelión de los trabajadores ante el espiral descendente de la globalización?. ¿Se podrá detener el sida económico?. ¿Tendrá remedio la bacteria asesina del empleo?. ¿Estamos todos atrapados en la red?. ¿Iremos todos juntos a la

quiebra?


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   38


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal