Unep/cbd/sbstta/18/9/Add. 1 26 de junio de 2014



Descargar 189.65 Kb.
Página3/4
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño189.65 Kb.
1   2   3   4

IV. GESTIÓN DE LAS VÍAS DE INTRODUCCIÓN


  1. A cada vía de introducción puede aplicarse diferentes planteamientos de gestión y regulación.  Por ejemplo:

    1. La regulación de las vías de introducción clasificadas como Liberación a menudo emplaza la responsabilidad sobre el solicitante de la liberación de las especies exóticas quien, a fin de conseguir un permiso a tal efecto tiene que demostrar que el riesgo de invasión queda reducido a la mínima expresión;

    2. La regulación de las vías de introducción clasificadas como Fugas de entornos de cautividad a menudo emplaza la responsabilidad sobre el importador de las especies exóticas, quien tiene que demostrar que el riesgo de fuga queda reducido a la mínima expresión o que las consecuencias de tal fuga carecen de importancia (es decir, que las especies en cuestión no son invasoras).  La gestión de las vías de introducción por fugas a menudo requiere la cooperación de sectores de la industria (por ejemplo, tiendas de mascotas) y del público en general (por ejemplo, propietarios de mascotas);

    3. La reglamentación de las vías de introducción clasificadas como Contaminante va estrechamente vinculada al comercio internacional, y a las normas internacionales, y juega un importante papel en la necesidad de mantener el equilibrio entre las necesidades de control y las necesidades de evitar perturbaciones indebidas en el comercio.  El país importador puede hacer uso de los controles aduaneros y de los procedimientos de cuarentena.  El exportador tomará a menudo medidas para demostrar que se respetan las normas sanitarias y fitosanitarias;

    4. El medio portador juega un importante papel en la gestión de las vías de introducción de Polizones a fin de reducir los riesgos que se derivan de los vectores de transporte;

    5. En el caso de las vías de introducción clasificadas como Dispersión natural desde una región limítrofe, el seguimiento con miras a la detección temprana y la respuesta rápida ante la evidencia de sucesos y dispersión de especies tiene importancia.  

  1. En la clasificación de categorías descrita anteriormente, las especies exóticas pueden llegar y entrar a una nueva región por medio de tres amplios mecanismos, lo que deriva en seis vías de introducción principales las cuales, a su vez, puede dividirse en subcategorías.  Para cada uno de estos tres niveles de vías de introducción, se dispone de una serie de medios o instrumentos que pueden utilizarse para gestionar o reducir al mínimo los riesgos conexos.  

  2. Los instrumentos para gestionar o minimizar los riesgos conexos incluyen la multitud de acuerdos, normas y orientaciones de carácter voluntario creados por instituciones internacionales, acuerdos regionales y normativas.

Instrumentos aplicables a una diversidad de vías de introducción o a todas ellas

  1. Algunos de los instrumentos de los que se dispone son de carácter general y aplicables a los tres mecanismos amplios: i) importación de un producto básico, ii) llegada de un vector de transporte; iii) y/o la dispersión natural desde una región limítrofe.  Algunos de los Principios de orientación para la prevención, introducción y mitigación de impactos de especies exóticas que amenazan los ecosistemas, los hábitat o las especies (anexo a la decisión VI/23**) se encuentran en esta categoría.  El Principio de orientación 1 sobre el Enfoque de precaución es un ejemplo; otros son El Principio de orientación 3 sobre el Enfoque por ecosistemas y los Principios de orientación 4, 5, 6 y 8 sobre las Funciones de los Estados, Investigación y supervisión, Educación y concienciación del público e Intercambio de información.  

  2. El Principio de orientación 10 sobre la Introducción intencional es aplicable tanto a las fugas como a la liberación, mientras que el Principio de orientación 11 sobre las Introducciones no intencionales es aplicable por lo general a los riesgos conexos a los contaminantes, polizones, la llegada de un vector de transporte, y / o la dispersión natural desde una región limítrofe.  Los Principios de orientación se atienen la definición de “introducción” que sigue: se refiere al movimiento, por acción humana, indirecta o directa, de una especie exótica fuera de su medio natural (pasado o presente); y de “introducción intencional” como al movimiento y/o liberación deliberado realizados por seres humanos de una especie exótica fuera de su medio natural.  Por ende, las introducciones tanto “intencionales” como “no intencionales” no constituyen categorías de las vías de introducción por separado, sino que se solapan con la clasificación de categorías a tres niveles indicada supra.

  3. El Principio de orientación 10 sobre Introducción intencional aporta una orientación indicando que: no debería haber ninguna primera introducción intencional o introducciones ulteriores de especies exóticas ya invasoras o potencialmente invasoras en un país sin la autorización previa de una autoridad competente del (de los) Estado(s) receptor(es).  Debería efectuarse un análisis de riesgos adecuado, que podría incluir una evaluación del impacto en el medio ambiente, como parte del proceso de evaluación antes de llegar a una decisión respecto de si ha de autorizarse o no una introducción propuesta al país o a nuevas zonas ecológicas dentro de un país.  Los Estados deberían hacer todos los esfuerzos necesarios para permitir sólo la introducción de especies que es improbable que amenacen a la diversidad biológica.  La carga de la prueba de que es improbable que una introducción propuesta amenace la diversidad biológica debería corresponder al proponente o ser asignada, según proceda por el Estado receptor.  La autorización de una introducción puede ir acompañada, cuando proceda, de condiciones (por ejemplo, preparación de un plan de mitigación, procedimientos de vigilancia, pago por evaluación y gestión o requisitos de contención).

  4. Las normas creadas en el marco de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria, es decir, las Normas Internacionales para Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (NIMF), se reconocen en el marco del Acuerdo sobre la Aplicación de medidas sanitarias y fitosanitarias de la Organización Mundial de Comercio.  Se presupone que las medidas que se atienen a las NIMF son congruentes con el Acuerdo sobre la Aplicación de medidas sanitarias y fitosanitarias de la Organización Mundial de Comercio.  

  5. Hay un cierto número de NIMF que son, en general, pertinentes para reducir al mínimo los riesgos conexos a la importación de productos básico, mientras que otras NIMF sólo son pertinentes para abordar los riesgos conexos a vías de introducción específicas o a subcategorías de las mismas.  Entre las NIMF que por lo general son pertinentes se incluye la NIMF № 1, en la que se definen los principios de cuarentena fitosanitarios para la protección de las plantas y la aplicación de medidas fitosanitarias al comercio internacional.  

  6. La NIMF № 2 facilita un marco general en sus Directrices para el análisis del riesgo de plagas (ARP), que constituye la base para cualquier medida fitosanitaria.  El análisis de riesgo de plagas consta de tres etapas: 1) la etapa de iniciación del proceso de análisis del riesgo, en la que se identifican las plagas en cuestión y las vías de introducción, junto con un área en la que efectuar la evaluación de riesgo de plagas; 2) la etapa de evaluación de riesgo de plagas, que incluye determinar si se cumple la definición de plaga de cuarentena, determinada en función de la probabilidad de introducción y dispersión, establecimiento, propagación e importancia económica potencial; y 3) la etapa de manejo del riesgo de plagas, en la que se identifican los medios para reaccionar al riesgo identificado en la etapa 2, con objeto de lograr el grado necesario de seguridad que pueda justificarse y ser viable en el marco de las limitaciones que impongan los recursos y opciones de que se disponga.

  7. Las etapas 2 y 3 se tratan más detenidamente en la NIMF № 11, en la que se facilitan pormenores para la ejecución del análisis de riesgo de plagas.  En ellas se describe un proceso integrado para realizar la evaluación de riesgos, junto con la selección de las opciones de manejo de riesgos.  Es importante tomar nota de que la NIMF № 11 considera a las plantas invasivas como plagas y que incluye una consideración de las consecuencias de éstas en el medio ambiente.  La NIMF № 32 trata de la clasificación de categorías de productos básicos con arreglo a sus riesgo de plagas y podría ser de aplicación general.  Una evaluación de riesgo conforme a la NIMF № 11 aporta los fundamentos para designar a una plaga como “plaga cuarentenaria”, de la que se derive la implantación del reglamento regulador de importaciones.  

  8. Las NIMF № 14 y № 22 incluyen directrices relativas a las opciones específicas para el manejo de plagas (el uso de medidas integradas en un enfoque de sistemas, y el establecimiento de áreas de baja prevalencia de plagas).  

  9. Entre otras NIMF pertinentes se incluyen la № 19, que profundiza en la responsabilidad de mantener “listas de plagas”, incluyendo las prohibiciones, restricciones o requisitos conexos, la situación de las plagas, los resultados del análisis de riesgo de plagas y la taxonomía de las plagas.  Las NIMF № 18 y № 28 incluyen directrices relativas a medidas fitosanitarias específicas: el uso de irradiación como medida fitosanitaria para el manejo de las plagas reguladas.  

  10. La NIMF № 25 describe los procedimientos para identificar, evaluar y manejar los riesgos de plagas conexos a las remesas de artículos regulados que pasan por un país sin ser importado, con objeto de justificar las medidas fitosanitarias que se tomen en el país del tránsito.  Esta NIMF puede ser aplicable a las fugas, contaminantes y polizones.  

  11. El Principio de orientación 7, Control de fronteras y medidas de cuarentena, puede ser un instrumento competente para atajar los riesgos conexos a las fugas, contaminantes y polizones.  

  12. Las Directrices para evaluar los riesgos de que animales no autóctonos pasen a convertirse en invasores, elaboradas por la Organización Mundial de Sanidad Animal, abordan los desplazamientos de animales y, por lo tanto, puede que sean competentes para abordar los riesgos conexos a fugas y liberaciones.

Instrumentos aplicables a la importación de un producto básico

Liberación

  1. A excepción de los Principios de orientación, especialmente el Principio de orientación № 10 como se indicó supra, en general no se dispone de instrumentos específicos de los tipos catalogados en el párrafo 32 anterior para que una liberación constituya una vía de introducción.  

  2. En lo tocante al caso específico de liberación de agentes de control biológico, se dispone de la NIMF № 3, Directrices para la exportación, el envío, la importación y liberación de agentes de control biológico y otros organismos benéficos.  Además, los instrumentos de los que se dispone incluyen la orientación específica que recoja la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Directrices Técnicas de la FAO № 13 para una Pesca Responsable en zonas de pesca de recreo, en las que se abordan los riesgos conexos a la pesca en la naturaleza.  

Fuga

  1. No se dispone de instrumentos específicos de los tipos catalogados en el párrafo 32 anterior que sean aplicables para que una fuga constituya una vía de introducción.  Los riesgos conexos a la acuicultura y maricultura se abordan en las orientaciones específicas en el marco de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), incluidos los siguientes: Ponencia Técnica № 519 sobre Pesca y acuicultura (Comprensión y aplicación del análisis de riesgos en acuicultura); Directrices Técnicas de la FAO № 2 para una Pesca Responsable, sobre un enfoque preventivo para la captura de peces y las introducciones de especies; № 5, suplemento 4, sobre un enfoque a la acuicultura como ecosistema; № 5, suplemento 5, sobre el uso de peces capturados en la naturaleza como alimento en acuicultura; y № 5, suplemento 6, sobre el uso de los recursos de pesquería en la naturaleza para una acuicultura fundamentada en la captura; así como el Código de Práctica para la Introducción y Transferencia de Organismos Marinos del Consejo Internacional para la Exploración del Mar.  En el plano regional, puede que sean relevantes las directrices técnicas para la región de Asia sobre la gestión de la salud con miras al traslado responsable de animales acuáticos vivos y el Consenso de Beijing y estrategia de aplicación sea.  

  2. Los instrumentos para manejar o minimizar los riesgos conexos a los jardines botánicos, zoos y acuarios incluyen códigos voluntarios de conducta, tal como el Código Europeo de conducta relativo a los jardines zoológicos, acuarios y especies invasoras.  

Contaminantes

  1. La NIMF № 10 recoge los requisitos para el establecimiento de lugares y emplazamientos de producción sin plagas, que pudieran ser generalmente pertinentes para abordar los riesgos conexos a los contaminantes.  Esta norma hace uso del concepto “libre de plaga” para que los países exportadores puedan facilitar garantías a los países importadores de que las plantas, productos vegetales y demás artículos reglamentados están libres de plagas o de una plaga específica y que cumplen con los requisitos fitosanitarios de importación cuando se importan de un lugar de producción libre de plaga.

  2. A fin de manejar o reducir a un mínimo los riesgos conexos a los contaminantes de alimentos y a los contaminantes presentes en animales, cabe la posibilidad de que el Código de 2013 sobre Normas Sanitarias para los Animales Acuáticos de la OIE, el Manual de Pruebas de Diagnóstico para Animales Acuáticos de la OIE de 2013, el Código de 2013 para Animales Terrestres de la OIE y el Manual de Pruebas de Diagnóstico para Animales Terrestres de la OIE de 2013 sean aplicables.  

  3. En lo tocante a los casos específicos de presencia de parásitos en plantas, puede seguirse la NIMF № 36 sobre plantas para plantar.  La NIMF № 21 que recoge directrices para el análisis del riesgo de plagas para plagas no cuarentenarias reglamentadas.  En ella se describen los procesos integrados que han de aplicarse para la evaluación de riesgos y para la selección de opciones de manejo del riesgo, con el fin de lograr un nivel de tolerancia de plagas.  El concepto de plagas no cuarentenarias reglamentadas se describe en la NIMF № 16: las plagas no cuarentenarias pueden estar sujetas a medidas fitosanitarias, debido a que su presencia en la plantas para plantar tiene repercusiones económicamente inaceptables.

  4. Los riesgos asociados a los contaminantes de las semillas de plantas pueden abordarse mediante los programas de la OCDE correspondiente a la certificación varietal de las semillas.

  5. Las moscas de la fruta, como contaminante de alimentos, puede abordarse mediante la NIMF № 30 Establecimiento de áreas de baja prevalencia de plagas para moscas de la fruta (Tephritidae), y la NIMF № 28, Anexo 1: tratamiento de irradiación contra Anastrepha ludens, Anexo 2: tratamiento de irradiación contra Anastrepha obliqua, y Anexo 7: tratamiento de irradiación contra la mosca de la fruta de la familia Tephritidae (genérico).7

Instrumentos aplicables a la llegada de un vector de transporte – Polizón

  1. No se dispone de instrumentos específicos de los tipos enunciados en el apartado 32 indicado supra que sean aplicables a los polizones como una vía de introducción general.  A fin de abordar los riesgos conexos a los materiales orgánicos de embalaje, en particular los de embalaje de madera, puede utilizarse la norma NIMF № 15, Reglamentación del embalaje de madera utilizado en el comercio internacional.

  2. Se dispone de una serie de instrumentos para gestionar o reducir al mínimo los riesgos conexos al agua de lastre de buques y embarcaciones y a las incrustaciones en los cascos de buques y embarcaciones.  El principal instrumento en estas esferas es el Convenio internacional para el control y la gestión del agua de lastre y los sedimentos de los buques (Convenio sobre la gestión del agua de lastre (BWM)), que, sin embargo, hasta la fecha no ha entrado en vigor.  Varios de los artículos y reglamentos del Convenio sobre la gestión del agua de lastre (BWM) se remiten a las directrices a crear por parte de la Organización Marítima Internacional (OMI), habiendo desarrollado los Estados Miembros de la OMI una serie de 19 Directrices entre 2005 y 2014, incluidas las que tratan sobre las instalaciones de recepción de agua de lastre, sobre el cambio del agua de lastre y sobre los sistemas de gestión del agua de lastre (Anexo 1).

  3. La OMI desarrolló también las Directrices de 2011 para el control y la gestión de la contaminación biológica de los buques a los efectos de reducir al mínimo la transferencia de especies acuáticas invasivas (resolución MEPC.207(62)), y las Orientaciones para reducir al mínimo la transferencia de especies acuáticas invasivas debida a la contaminación biológica (incrustaciones en el casco) de las embarcaciones de recreo (circular MEPC.1/Circ.792).  Además, puede hacerse uso de las Orientaciones destinadas a evaluar las directrices de 2011 para el control y la gestión de la contaminación biológica de los buques a los efectos de reducir al mínimo la transferencia de especies acuáticas invasivas (circular MEPC.1/Circ.811).  

Instrumentos aplicables a la dispersión natural desde una región limítrofe

  1. No se dispone de instrumentos específicos de los tipos enunciados en el apartado 32 indicado supra que sean aplicables para abordar los riesgos conexos a la dispersión natural que emane desde una región o pasillo limítrofe o bien autónomamente como vías de introducción específicas.  

  2. Como ejemplo específico de vías de introducción autónoma, las moscas de la fruta pueden abordarse mediante la NIMF № 30 que trata del establecimiento de áreas de baja prevalencia de plagas para moscas de la fruta (Tephritidae), dado que esta NIMF está destinada también a reducir a un mínimo la dispersión de las moscas de la fruta reglamentada en una zona acotada.

Instrumentos para abordar especies exóticas invasoras ya establecidas

  1. Además, se dispone de instrumentos para todas las vías de introducción que permiten abordar las especies exóticas invasoras una vez hayan quedado establecidas.  Por ejemplo, los Principios de orientación sobre mitigación de impactos de especies exóticas invasoras que hayan quedado ya establecidas (Principios de orientación 2 2), y 12 a 15) son aplicables por lo general a todas las vías de introducción.  Entre las NIMF pertinentes se incluye la № 9, que recoge directrices para los programas de erradicación de plagas.  

    Cuadro 2: Instrumentos y orientaciones para abordar las vías de introducción (véase el anexo si desea una mayor información)




Principios de orientación

NIMF

OIE y otros instrumentos internacionales

GENERAL – todas las vías de introducción

№ 1, 3, 4, 5, 6, 8, 9

№ 1, 2, 11, 32, 14, 22, 19, 18, 28

Directrices de la OIE para evaluar los riesgos de que animales no autóctonos se establezcan como invasores

Importación de un producto básico










LIBERACIÓN

№ 7, 10







Agentes de control biológico




№ 3




Liberación en la naturaleza para su uso










Pesca en la naturaleza







FAO - Directrices técnicas para una pesca responsable № 13 sobre pesca de recreo

ESCAPE

№7, 10, 11

№ 25




Agricultura, Horticultura




№ 21

Código de conducta sobre horticultura y plantas invasoras

Acuicultura y maricultura







FAO Pesca y acuicultura, Documento técnico № 519; Directrices técnicas para una pesca responsable № 2; № 5, suplemento 4; № 5, suplemento 5; № 5, suplemento 6;

ICES ‘Código de prácticas para la Introducción y Transferencia de Organismos Marinos.



Jardines botánicos, zoos y acuarios







Código europeo de conducta relativo a los jardines zoológicos y acuarios y especies exóticas invasoras

CONTAMINANTE

№ 7, 11

№ 25




Contaminante de alimentos y contaminante presente en animales







OIE – Código Sanitario para los Animales Acuáticos, Manual Pruebas de Diagnóstico para Animales Acuáticos,

Código Sanitario para animales terrestres; Manual de Pruebas de Diagnóstico para Animales Terrestres



Moscas de la fruta




№ 28, 30




Contaminantes presentes en plantas




№ 21, 36




Contaminantes de semillas







OECD – Directrices para las actividades de certificación varietal de las semillas

Llegada de un vector de transporte – POLIZÓN

№ 7

№ 25




Materiales orgánicos para embalaje

Material de madera para embalajes






№ 15




Agua de lastre de buques/embarcaciones







Convenio internacional para el control y la gestión del agua de lastre y los sedimentos de los buques y Directrices OMI conexas

Incrustaciones en cascos de buques/embarcaciones







Directrices OMI (Res.  MEPC.207(62), MEPC.1/Circ.792, MEPC.1/Circ.811)

Dispersión natural desde una región limítrofe










Moscas de la fruta




№ 30





Anexo

1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal