Unidad IV panorama educativo de la colonia



Descargar 86.33 Kb.
Fecha de conversión10.04.2018
Tamaño86.33 Kb.
Unidad IV
Panorama educativo de la colonia (desde 1532 hasta 1825)
El Imperio Incaico fue conquistado por los españoles en 1532 año en que murió su último Inca, Atahuallpa. Desde entonces, los españoles organizaron políticamente estos pueblos, gobernaron hasta el año 1825.
A este lapso de tres siglos de poder español se denomina Período del Coloniaje.
Características
Los españoles no sólo influenciaron sino se sobrepusieron a la sociedad indígena americana dándole un nuevo cariz. España se impuso con su lenguaje, ciencia religión sistema de gobierno, costumbres y cultura en general.
Redujeron a la servidumbre o coloniajes a los nativos que fueron sometidos a trabajos forzados en las minas, campo, etc.
Se debe tomar en cuenta que los españoles no tenían un concepto adecuado del indígena a quien consideraban un animal, sólo las congregaciones religiosas católicas que llegaron con los conquistadores y colonos salieron a la defensa de los mismos, a las cuales se les dio la misión de catequizar y educar a los indígenas. Predicaron aún poniendo en riesgo su propia vida, que los indios eran seres humanos, que tienen derechos iguales a los demás hombres y son hijos de Dios.
Respecto al gobierno, los españoles tomaron en serio la conducción y organización política y administrativa del Nuevo Mundo.
Descubrimiento de América
El descubrimiento de la América fue un hecho trascendental y excepcional, que repercutió en todo el orden de la cultura y civilización, que el mismo Cristóbal Colón en 1492 no previó ni imaginó. El hecho modificó conceptos científicos, impulsó el progreso, dio margen a descubrimientos geográficos y astronómicos influyendo también en el cambio o rectificación de principios sociológicos, políticos, filosóficos del mundo. He ahí el mérito del inmortal genovés, Cristóbal Colón, que sufrió mucho pero adquirió gloria inmortal.
Navegando por el occidente pretendió llegar a las indias Orientales porque suponía que la tierra era esférica. Sobre esta suposición planeó su histórico viaje. En 3 de agosto de 1492 salió del puerto de Palos navegando por el océano Atlántico y, en 12 de octubre del mismo año llegó a una isla, descubriendo un nuevo Continente, donde varios siglos atrás se habían desarrollado reinos e imperios: incas, Aztecas, Nahuas, Mayas, Qui-chés, Tiahuanacotas…
Los reyes Católicos de España, Fernando e Isabel auspiciaron el extraordinario viaje y descubrimiento y, a España, que era la primera potencia en la Europa anárquica le tocó la meritoria tarea de conquistar dichos reinos para implantar la civilización occidental cristiana.
El imperio Incaico Peruano fue conquistado por los españoles en 1532, año en que murió el último Inca Atahuallpa. Desde entonces, los españoles organizaron políticamente estos pueblos, civilizaron y gobernaron hasta el año 1825. A este lapso de tres siglos de poderío español llamamos “Periodo del Coloniaje”.
España en el siglo XV
Fernando de Aragón Isabel de Castilla contrajeron matrimonio en Valladolid en 1469, llegando a ser soberanos de Castilla, León, Aragón, Valencia, Cataluña, Islas Baleares, Cerdeña y Cecilia en el Mar Mediterráneo y las Canarias en el Atlántico.
España fue la primera potencia en unificarse mientras los demás países europeos yacían en la anarquía política. Expulsaron a los moros reconquistando su territorio y convirtiéndose en Nación rectora de Europa, donde ampliamente se extendió el humanismo y renacentismo, alentado por los reyes y la nobleza.
España contaba en aquel tiempo, con cerca de nueve millones de habitantes. Un 0.07 % Constituía la clase alta compuesta por los “ricos hombres”, “grandes de Castilla” y “dignidades eclesiásticas”.
La clase media comprendía hidalgos, francos, eclesiásticos, regulares y seculares, comerciantes, profesionales liberales, constituyendo alrededor de 6% de la población.
La clase baja en un 93 % comprendía artesanos, campesinos poseedores de tierras, campesinos pobres, moriscos o moros bautizados, mudéjares o moros sometidos al Rey, pero practicando su religión mahometana y muladí o cristianos apostatas que abrazaban la religión Mahoma.
Los moros contribuyeron mucho a la cultura y al arte español, igualmente contribuyeron al desarrollo de las Universidades. En Palencia se fundó en el año 1200 la primera Universidad por el Rey Alfonso IX, la de Salamanca se fundó en 1234, la de Valladolid en 1345, de Lérida en 1300, Huesca en 1354, y en Toledo 1890. En Barcelona, Valencia, Zaragoza, Ozuna, Sigüenza, Ávila etc. también fueron fundándose universidades.
El plan de estudios comprendía en tiempos de Alfonso IX, el Sabio, gramáticos, lógicos, retórica, aritmética, geometría y antropología, jurisprudencia y teología. En tiempo de los Reyes Católicos se crearon las cátedras de lenguas orientales, ciencias físicas y medicina.
Florecieron en España las ciencias y la literatura: En 1492el humanista y sabio Antonio de Lebrija publicó la primera gramática española. Pedro Mártir de Anglería enseñaba humanidades en la Corte Real y escribió su Epistolario y De Orbe Novo, de mucha influencia para aquel tiempo. Apareció, el sabio humanista Juan Luís Vives, el Cardenal Juan Margarit, que escribió el Paralipómenom Hisplance. Galíndez de Carvajal escribió Anales. Juan de la Encina, padre del esplendoroso teatro español, además de piezas teatrales escribió églogas, que estaban de moda en Italia. Fernando de Rojas escribió La Celestina. Garcl Ordóñez de Montalvo publicó El Amadís de de Gaula en 1482, modelo de las obras de caballería. Hernando del Pulgar, cronista crítico e historiador publicó Claros Varones de Castilla, la Crónica de los Reyes de Granada, etc. Con todo esto se condicionó el deslumbrante Siglo de Oro Español, que abarcó los siglos XVI y XVII con grande influencia en los demás países de Europa, para que ingresen en la corriente humanista y renacentista, aunque el renacimiento empezó con Dante, Tetrarca y Bocaccio en Italia, e el siglo XIII, de donde pasó a España, propagándose después en los demás países.
Respecto al “espíritu español”, el historiador argentino José María Rosa dice: “La larga guerra de la reconquista forma el alma española”. Por eso sus virtudes fueron guerreras: coraje, fe, hidalguía, generosidad. Como su guerra era una guerra santa sin tolerancia, la generosidad no llegaba a las cosas religiosas.
“El español de todas las clases sociales se educó para la guerra…jamás rehuía el combate aunque fuese uno contra mil. Si era artesano o labriego mataba al toro a pie con espalda ay capa, mientras se preparaban como infante para la guerra. Sus canciones eran épicas y sus preferencias, naturalmente guerreras”.
“El castellano valía más cuanto menor fuese su capacidad de miedo. El honor consistía en ser valiente, leal y generoso, lo demás contaba poco. Era una moral heroica, una moral señorial, el español fue guerrero, jinete, si caballero o peón si plebeyo, pero sierre soldado. Lo eran todos, nobles, artesanos, rústicos, mercaderes y sacerdotes, que también tenía sangre en las venas, y era difícil que flaquease el valor…”.
La educación en la Colonia
1) La educación es un fenómeno sociológico, como tal está relacionada con las características e índole de la sociedad donde se desarrolla, y refleja lo que es dicha sociedad, pero a su vez influye en la sociedad.
La nación española europea no sólo influyó sino que se sobrepuso sobre la sociedad nativa americana dándole nuevo cariz.
La organización social, los hechos y las obras de la civilización incaica, antepasada de la nación boliviana, peruana y ecuatoriana, eran admirables, pero la cultura española era superior. Por ello, España se impuso en estos pueblos con su ciencia, su religión, su idioma, su sistema de gobierno, sus costumbres y su cultura en general.
Redujeron a servidumbre y coloniaje a los americanos, convirtiéndose éstos, de señores de un país a tributarios esclavos, de propietarios de tierras en desposeídos y explotados. Fueron sometidos a trabajos forzados en las minas y en el campo, su multitud de obligaciones: encomiendas, mitas, pongueaje. Sin derechos políticos, tomados como seres sin alma.
El padre Calancha, nació en Chuquisaca, defensor de los indios como muchos otros sacerdotes y religiosos de aquel tiempo, describía los trabajos de los indios del siguiente modo:
“Este mismo año de noventa estaban cien indios cavando una mina en el Cerro de Potosí. Asistía con ellos un minero español obligándoles a trabajar, mejor dicho a morir. Pues, por no reparar los daños y prevenir los peligros o por la codicia de sacar a prisa los metales, caen las minas y parecen cada día los miserables indios en los socavones…”
“Trabajando estaban en el Cerro más de 4000 indios, sudando por ajustar su tarea y barrenando; porque si faltan a lo que se les obliga sobran los azotes y las vejaciones doblan…”
“¡Oh, que crueles son aquellos indios miserables a una mano todos los ministros! ¡Qué sin piedad los sobrestantes! ¡Qué sordas las justicias! ¡Qué ciegas las conciencias y a qué mudos los agravios!”.
2) Los colonizadores no tenían un concepto adecuado del aborigen, y los conceptuaban casi animales. Algunos escritores decían que el indio era bueno, otros decían que el indio era malo. Sobre todo no le reconocían los derechos de persona humana. El cronista Gonzalo Fernández de Oviedo (1478-1557), conquistador de la española (México) y Nueva Granada (Colombia, Venezuela y Ecuador), fue gobernador de Cartagena de indias. Alcaído en La Fortaleza de Santo Domingo. Éste justificaba la política imperialista de Carlos V pero decía: “Los indios son hombres y no bestias. Pero tan viciosos, viles y cobardes, ociosos y degenerados, supersticiosos, ingratos, falsos, perezosos y estúpidos, que hay que matarlos como a bestias”.
En cambio los religiosos y, entre éstos, el gran defensor de Indios, Fraile Bartolomé de las casas, acusaban a Fernández de Oviedo de hablar de lo que no ha visto ni conocido bien.
3) La iglesia se ha caracterizado en todo tiempo como defensor de los derechos del hombre. Jesús decía: “Todos sois hermanos”, “Amaos los unos a los otros”, etc. El Cristianismo en Europa, operó una Profunda transformación social y política aboliendo la esclavitud.
Las congregaciones religiosas y los sacerdotes seculares que venías con los conquistadores, salían a favor de los colonos. A ellos se debe toda la obra civilizadora, catequística y educadora en la América. Ellos predicaron que los indios son seres humanos, que tienen derechos iguales a los demás hombres y son hijos de Dios.
El Papa Paulo III en 1516, con potestad suprema dirimió aquella discusión declarando “Que los indios son descendientes de Adán y Eva, son hombres y tienen alma “inmortal”. Por tanto tienen derecho a las consideraciones debidas a su dignidad humana”.
4) Es necesario distinguir el criterio oficial de Gobierno Español y la conducta explotadora de los que venían a la América abusaban. Los Reyes Católicos daban órdenes para un trato humano que no cumplían siempre. Por ejemplo la Reina Isabel en su testamento suplicaba al Rey, su esposo ay encargaba a sus hijos, los príncipes: “Que pongan mucha diligencia, y no consientan ni den lugar a que los indios, vecinos y moradores de dichas islas y tierra firme, ganados y por ganar reciban agravio alguno en sus personas y bienes. Más, manden que sean bien y justamente tratados, y si algún agravio ha recibido, lo remedien y provean, de manera que no exceda cosa alguna, lo que por las letras apostólicas de dicha concesión nos es mandato. Procuren inducir y atraer los pueblos de ellos y los convertir a nuestra fe católica, y enviar a las dichas islas y tierra firme prelados y religiosos, clérigos y otras personas doctas y temerosas de Dios, para Instruir a los vecinos y moradores de ellas en la fe católica y las doctrinas, y enseñar buenas costumbres y poner en alta la diligencia debida”.
En la práctica, las instrucciones y mandatos de los reyes no se cumplían integrantemente.
5) Respecto al manejo de la cosa pública, los conquistadores españoles tomaron en serio la conducción y organización política y administrativa del Nuevo Mundo. Los primeros inmigrantes españoles eran de tipo “conquistador”. De espíritu aventurero, con ansias de bienestar y señorío, reconociendo al Rey de España como Señor Supremo y dueño del Nuevo Mundo, para quien descubrían territorios, fundaban ciudades y conquistaban pueblos. Esta ya se practicó en siglos pasados en España, cuando la conquista ibérica, donde se formaba la nacionalidad española. Eso se continuó e n la América con el nombre de “adelantado” en tiempos de reconquista.
6) El adelantado tenía potestad militar, política judicial y administrativa. Era un gobernante a nombre de un Rey, pero no actuaba a sueldo sino por cuenta propia, con el compromiso de pagar tributo al Rey, y con la esperanza de convertirse “señor” con algún título nobiliario que pudiera concederle el Rey.
El adelantado tenía facultades legislativas dictando ordenanzas para la vida civil y tenía potestad para hacer “repartimientos” de tierras y de indios. Con el repartimiento, llegaban a tener tierras en el campo, solar en la ciudad e indios que trabajaban para él. A esto se llama “encomienda”, en el concepto de que los indios, considerados “menores”, se encomiendan por sus trabajos a la protección del Señor, el cual queda obligado a enseñar religión a los indios, enseñarles manualidades y protegerlos. El adelantado como institución no es un señorío feudal. El encomendero adquiere el derecho de usar bandera y armas propias.
7) España conquistaba un imperio organizado y un pueblo que fue feliz por el sabio y paternal gobierno de los Incas. Por esto los descendientes de Atahuallpa no aceptaron el yugo colonizador tan llanamente y se rebelaban sobre todo, contra los abusos NO de los Reyes sino de los colonizadores que venían a la América ansiosos de poder y de riquezas. Claro, que había también espíritus selectos, que interpretaban bien el pensamiento de los monarcas y trataban con humanidad y consideración a los nativos.
El probo historiador inglés, Sir Clemens R. Markham, haciendo una apreciación justa, da a cada cual lo suyo, dice: “La historia prueba que el verdadero opresor del país fueron los colonizadores, no el Gobierno de España, que procuró sin tregua refrenarlos”.
Y, citando a Mr. Heps transcribe:
“Las leyes humanas y benévolas que emanaban periódicamente de la metrópoli hacían tan suave el yugo, que España ponía sobre las naciones conquistadas, como acaso no lo ha vuelto a ver la historia”.”A la Corona Española debiese la no consumación del exterminio indígena, exterminio que es acaso, el mayor crimen de los conquistadores”.
“Y Mr. Herman Merivale aisente que,”De haber sido la legislación española tan atinada en otros puntos, como lo fue respecto de los indios, no habría merecido España perder su imperio colonial del occidente” ”.
“Los Virreyes, el Marqués de Montes claros en 1615, el Conde Cautelar, el Conde de Alba, etc., luchaban por imponer las órdenes reales para el buen trato de los aborígenes, pero se encontraban con el muro opositor de las autoridades subalternas”.
“En 1618 el Conde de Cautelar escribía uno de los puntos más reiterados en las instrucciones dadas a los virreyes dadas en repetidas ocasiones reales, era el tratamiento humanitario a los indios, y declaraba que él propio procuró cumplir tales órdenes desde su llegada a Perú”.
Sir Clemens Markham da cuenta de que virreyes se preocupaban por la educación de los peruanos. Dice en su brillante enjuiciamiento de la guerra del Pacífico lo siguiente: “Algo se hizo también en pro de del desarrollo mental de los peruanos. La Universidad de San Marcos de Lima es la más antigua del Nuevo Mundo. Fundó el príncipe de Esquilache en el Cuzco un colegio para educar a niños nobles de doble estirpe. Las escuelas peruanas produjeron halagüeña proporción de eruditos y letrados”. Tales fueron el limeño Dr. Peralta y Barnuevo, el Arzobispo Santo Toribio, el naturalista limeño Francisco Dávila, Cosme Bueno, Gabriel Moreno, Hipólito Unanúe, etc.
Las Leyes de Indias
A lo largo del tiempo y según variaban las necesidades (hablamos de 300 años) se fueron dictando leyes para solucionar los problemas que se presentaban. Los tribunales que en estas tierras aplicaban estas leyes formaron grandes Audiencias Reales: México, Lima y Charcas.
Todas estas leyes en constante modificación recibieron el nombre de Leyes de Indias y tuvieron nueve partes:
De la Religión.

De la Justicia

Del Dominio

De los gobernados

Procedimientos judiciales

Régimen de Indios

Derecho penal

Real Hacienda



Comercio terrestre y marítimo
Llegada de la Imprenta a estas tierras
En América como en Europa los Virreyes y la élite impulsaron la literatura, los libros, el teatro. Formándose cortes de eruditos en las principales ciudades.
A México llegó la imprenta en 1535 y en otras ciudades más se fueron fomentando la fundación de Centros de intelectuales y UNIVERSIDADES.
Asimismo, a partir de 1760 fueron apareciendo periódicos en Lima, Bogotá, Chuquisaca y otros.
En el siglo XV España fue la primera en ingresar al movimiento renacentista y humanista, que se inició en Italia, Corrientes literario-filosófico de amor a la cultura grecolatina y amor a los libros. Los conventos eran centros de estudio, de investigación y de acopio a los libros. Según la historia, por un libro nuevo que encontraban o descubrían hacían fiesta en los conventos. Y allí se traducían y se copiaban libros para su difusión.
En aquel ambiente intelectual y espiritual, en 1480 los Reyes Católicos decretaron en la ciudad de Toledo vía libre a la circulación de libros en todo el reino. El decreto decía:”No se pagará derecho alguno por la introducción de libros extranjeros en estos reinos, considerando cuanto es provechoso y honroso a estos reinos se traigan libros de todas partes, para que con ellos se hagan letrados”.
Si bien un libro abre las puertas del porvenir para el progreso individual y social, un mal libro trae también consecuencias desastrosas. Comprendiendo esto en Grecia, Platón aconsejaba no leer obras de imaginación y aconsejaba desterrar de la República a los poetas.
En España cuidaban la formación espiritual del ciudadano y la “conciencia cívica”, según nuestra frase moderna. Cuidaban para mantener la UNIDAD cívica y política de población. Por esta razón surgió la censura en España contra ciertos de imaginación y libros de política o de religión contrarias a los ideales políticos y religiosos del Estado. En lo demás, el gobierno alentaba la instrucción, las publicaciones, las asociaciones culturales, academias y universidades, especialmente las que estaban dirigidas por los personeros de la Iglesia.
En España e Italia los gobernantes y magnates se convertían en mecenas, protectores de intelectuales y artistas a lo largo del Renacimiento. Así también en la América los virreyes y élite social, a imitación de Europa impulsaron la literatura, los libros, el teatro, formándose cortes eruditas en México, Lima y otros centros audienciales.
A México se llevó la imprenta en 1535por el virrey Antonio de Mendoza y las grandes autoridades de las demás ciudades ayudaban en la medida de su posibilidades la fundación de centros de intelectuales y la fundación de universidades.
La educación en manos de los religiosos
La gente con conocimiento se encontraba entre los religiosos, desde los obispos cuya misión era convertir a los pueblos al cristianismo.
Muchos de estos religiosos notables por su sabiduría, erudición y obras sociales fueron cronistas, historiadores, poetas, músicos, educadores. Si la obra civilizadora consiste en “educar” e “instruir” eso hicieron en estas tierras las diferentes congregaciones religiosas como los dominicos, jesuitas, franciscanos, mercedarios, agustinos, carmelitas, capuchinos, etc., catequizando a los indios pero además fundando COLEGIOS, ACADEMIAS, UNIVERSIDADES EN LA MEDIDA EN QUE PUDIERON Y LES PERMITIÓ SUS RECURSOS EN ESTE AMBIENTE TAN CONTRARIO A LA DIGNIDAD.
La labor educadora de los religiosos en esta época fue gigantesca y una verdadera proeza si tomamos en cuenta la enorme extensión geográfica del continente, la falta de caminos, escaso personal, recursos económicos restringidos.
A estos misioneros se deben los “adelantos”, la fundación de ciudades, distritos y la EDUCACIÓN DESPLEGADA A LO LARGO DEL COLONIAJE.

Dada la inmensidad del territorio y el gran número de aborígenes, los sacerdotes-maestros no abastecieron para desarrollar una educación más amplia. Lo que hasta ahora en Bolivia no se ha logrado.


Durante la colonia empezó la educación sistemática para los criollos llegando también a una parte de los mestizos. Pero esta educación fue PLANEADA Y LLEVADA A CABO POR LA IGLESIA NO POR ESPAÑA.
Etapas educativas en la colonia
¿Cómo se llevó a cabo las etapas educativas en estas tierras durante la colonia?
Escuelas de las primeras letras
Recordemos que las grandes etapas educativas son:
Escuela de primeras letras que hoy llamamos primaria, enseñanza básica; secundaria. Vencidas viene la educación superior que comprende institutos, academias especializadas y la universidad.
Durante la Colonia LA IGLESIA ESPONTÁNEAMENTE TOMÓ A SU CARGO LA EDUCACIÓN EN ESTAS TRES ETAPAS ya que fundó escuelas, colegios, universidades con el ánimo de incentivar la inteligencia y la fé cristiana. No se puede propagar el cristianismo sin instruir.
La Iglesia tomó a su cargo la tarea de educar por eso a través de sus misioneros fundó escuelas parroquiales, centros de catequesis. En las principales ciudades fundó colegios y universidades.
En alguna ciudad algún español fundaba su escuela pagada o bien el Cabildo organizaba escuela con maestros contratados, pero lo SISTEMÁTICO Y SERIO EN LA COLONIA FUE LA EDUCACIÓN IMPARTIDA POR LA IGLESIA.
Como características de la primaria o escuela de las primeras letras se puede decir:
Comprendía el aprendizaje de la lectura, escritura, elementos de aritmética, catecismo y canto religioso.

La sociedad no comprendía la importancia trascendental de la educación, el criterio general era que los varones estudien y las mujeres aprendan a administrar el hogar. Con respecto a la masa popular se creía que sólo debían aprender manualidades en base al ejemplo.

Por tanto la educación en esta etapa (ni en ninguna) no era obligatoria ni democrática. Pese a todo la Iglesia educó.

Durante la colonia se trajo imprentas para distribuir cartillas que permitiesen el aprendizaje de la lectura y escritura.



No se tiene noticia que el Estado haya tenido un presupuesto oficial para la educación de estas tierras. La Iglesia educaba gratuitamente y sostenía escuelas, colegios y universidades con donativos y limosnas.
Secundaria
Avanzando en la organización de las ciudades y el crecimiento de la población, la Iglesia se preocupó por la formación de sacerdotes en estas tierras y fundó seminarios. Un Seminario llegó a ser una escuela primaria, un colegio y un instituto profesional. En los seminarios admitían alumnos con vocación para el sacerdocio pero también para el aprendizaje de humanidades.
La organización de los colegios en estas tierras siguieron el plan traído por los Jesuitas “Plan Racional de Estudios” con el cual los Jesuitas son creadores de la secundaria en el mundo, impulsado por formar élites intelectuales ilustrados en ciencias, letras, filosofía para combatir el protestantismo que había surgido en Europa.
Las materias de estudio eran: Gramática latina y castellano, filosofía, religión, moral, latín, aritmética, retórica, ciencias, historia sagrada.
Los Jesuitas llegaron a América en 1568 y con ellos comenzó sistemáticamente la educación secundaria aparte de la educación brindada por las otras congregaciones religiosas.
Desde el Perú se hicieron presentes en La Paz en 1575, luego pasaron a Potosí y Chuquisaca proponiéndose fundar colegios. Luego llegaron a Tarija, Moxos, Tucumán, Santa Cruz. Etc.
Compusieron varias obras en quechua y aymará catecismos, vocabularios, libros religiosos. Con aprobación del Rey fundaron un colegio en Potosí en 1580. En La Paz fundaron su colegio en 1582. En Santa Cruz fundaron su colegio en 1537, en Oruro lo fundaron en 1603, Cochabamba en 1716, en Chuquisaca en 1592.
Seminarios
Como se dijo eran institutos de enseñanza secundaria y educación sacerdotal. Se fundó el primer seminario del Alto Perú en Chuquisaca en 1595, donde no sólo se educaban jóvenes para el sacerdocio sino también para otras profesiones.
En otras provincias se fueron también fundando seminarios cuyo plan de estudios comprendía: Teología moral, religión, historia sagrada, filosofía, retórica, oratoria, latín, gramática y derecho canónigo.
En la ciudad de La Paz se fundó el primer seminario en 1610, en Santa Cruz hacia el año 1650 por los jesuitas.
Academias
Academias y centros de literatura y arte se fundaron durante la Colonia al impulso del renacentismo imperante en Europa y la vanidad de los Virreyes de rodearse de gente culta.
Un Instituto superior que no se debe olvidar en Charcas fue la Real Academia Carolina fundada en Charcas en 1777 en homenaje al emperador Carlos V que siguió funcionando aún en tiempos de la República hasta 1882.
Dicha academia era una sociedad jurídica literaria, centro de exposición y oratoria donde los doctores, catedráticos de la universidad de Charcas “San Francisco Javier”, oidores eran miembros. Allí se estudiaban doctrinas de sociología, política, historia, ciencias jurídicas, ejercitaban el arte de la oratoria, discutían doctrinas, exponían tesis filosóficas y hacían práctica forense.
Esta academia contribuyó para asimilar las doctrinas propagadas por el filosofismo, iluminismo, democracia liberal, imperante con la Revolución Francesa de 1789 y cuyo resultado fue el movimiento de la emancipación americana.
Universidades
En estas tierras se fundaron grandes e importantes universidades organizadas por las comunidades religiosas, entre estas universidades se tiene:
En 1538 la Universidad Santo Tomás de Aquino en la ciudad de Santo Domingo

En 1551 la Universidad de San Marcos en Lima

En 1551 la Universidad de México

En 1621 la Universidad de Córdova en la Argentina

En 1624 la Universidad de San Francisco Javier en Chuquisaca

En 1728 la Universidad de la Habana en Cuba



En 1821 la Universidad de Buenos Aires
La Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca
La ciudad de Charca, hoy Sucre, como sede de la Real Audiencia de Charcas fue también la sede de la primera universidad que tuvo el Alto Perú aún antes que tuviera Buenos Aires. Esta fundación correspondió al desarrollo de la ciudad y a su importancia sociopolítica. En 1623 se dispuso la fundación de la Real y Pontificia Universidad de San Francisco Xavier que se llevó a cabo el 27 de marzo de 1624.
El fundador de la Universidad fue el padre jesuita Juan de Frías y Herrán que en su discurso expresó proféticamente: “Se funda esta universidad para el aumento de la República, dando a sus hijos doctrina y letras con que virtuosamente vivan, y ellos sean honrados y aprovechados y se logren sujetos de grandes esperanzas…Se funda para mayor exaltación de la fe católica y triunfo de la justicia en el nuevo mundo”.
Estas palabras fueron de profecía porque dicha universidad formó élites que la prestigiaron cuya actuación en la América condujo en el curso de los años al triunfo de la justicia pues los doctores de la misma protagonizaron y dirigieron la emancipación de estas tierras.
El padre Frías organizó la universidad y dictó sus constituciones.
Hasta el año 1767 con la expulsión de los Jesuitas de estas tierras se quebrantó el óptimo curso de la universidad. Pero en 1772 se organizó nuevamente adoptando las constituciones de la universidad de San Marcos de Lima.
La universidad en la Colonia cumplió sus fines y funciones. El Plan de Estudios consistía en el trivium y el cuatrivium. El primero abarca la gramática, dialéctica y retórica y el segundo aritmética, geometría, astronomía y música.
Los estudios superiores consistían en la facultad de la Teología, Cánones o derecho canónico y el derecho civil, la filosofía escolástica y el latín.
Es digno destacar que tanto la universidad de Charcas así como las demás gozaban de autonomía. Y sin embargo pese a ser centro de la clase dominante fue de allí de donde surgieron ideas contrarias al dominio.
La Emancipación de América
A mediados del siglo XVIII (1750) aparecieron en Europa libros contrarios a la potestad de los reyes, a la potestad de la Iglesia y contrarios a las leyes y las ideas filosóficas, religiosas, literarias y sociales imperantes, que suscitaban vivo interés en el público, por ello los reyes prohibieron su circulación e impresión. Pero la pasión fue tan grande que inclusive se copiaban a mano para difundirlos más.
Estos libros de “ideología siniestra” portadores de gérmenes de revolución induciendo al desprecio y desobediencia a los soberanos cundían también en la América y formaban un criterio diferente incluso en los sacerdotes. Algunos de éstos fueron por ello procesados y perseguidos.
En realidad las ideas que se propagaban si sistematizaban formando corrientes ideológicas, como la ilustración, la enciclopedia, humanismo, filosofismo y paralelamente en religión cundía también la rebelión de los protestantes, que culminarán en el liberalismo y la revolución francesa y las revoluciones de emancipación de norte América y América del sur.
La Universidad centro de las ideas Revolucionarias
Las ideas deciden el curso de la historia, siendo la universidad centro de la cultura de las ideas que renuevan a lo largo de la vida. Por esto la universidad de Chuquisaca fue la única en el Alto Perú, hoy Bolivia, que ejerció decisiva influencia en los acontecimientos socio políticos de principios del siglo XIX que dieron emancipación política a la América.
El Dr. Bonifaz dice: Se estudiaba extra aulas el materialismo de los siglos XVII y XVIII, iluminismo, ilustración de Montesquiu, Voltaire, Enciclopedismo de Diderot, siendo el que más caló Rosseau y Condorcet.
En el siglo XVIII brillaron muchos escritores y filósofos autores de la Enciclopedia que fue el resumen de la sabiduría de su tiempo.
Aquellos autores eran leídos ocultamente en Chuquisaca.
Rosseau impresionó con sus libros “El hombre nace bueno y la sociedad lo pervierte, el hombre nace libre y la sociedad lo esclaviza”.
Por lo anterior en su libro “Emilio o la Educación” predicó el liberalismo en pedagogía “Dejar que el niño se desenvuelva. No acosarlo con indicaciones, represiones, normas de conducta, enseñanzas artificiosamente elaboradas que impiden el libre desenvolvimiento del pensamiento y la espontánea manifestación del educando”.
Contrato Social
En el ambiente colonial explotador Juan Jacobo Rosseau era realmente de ideas peligrosas. En su libro “El Contrato Social” hablaba del origen de la sociedad, del Estado, de la autoridad, de la potestad o soberanía expresando que éstos tienen su origen en un contrato que primitivamente hubiesen suscrito los hombres: Cansados de vivir en guerra constante unos contra otros donde triunfan los más fuertes llegaron al convencimiento de que era mejor vivir en paz y entendimiento. Se reunieron y suscribieron un contrato conviniendo en someterse voluntariamente a una autoridad o gobernante que sea garantía para todos que vele por el orden en la sociedad y trabaje por el bienestar general. He ahí el origen del Estado y la autoridad.
Con esta explicación mostraba que los gobernantes no tienen origen divino. Un gobernante es simplemente un “mandatario”, la autoridad y el poder que el ejercía provienen del pueblo que es el verdadero soberano que le ha “delegado” el poder o potestad para “mandar”. Por consiguiente el gobernante es un simple apoderado puede ser destituido o cambiado en cualquier momento a voluntad del pueblo que lo eligió.
Esta doctrina abrió los ojos de los doctores y estudiantes de la Universidad de Charcas, condicionando la revolución emancipadora que después llegó a producirse el 25 de mayo de 1809.
Recordemos que las ideas políticas de los enciclopedistas fue el LIBERALISMO, bajo la inspiración de esta ideología se operó la Revolución Francesa y cayó el absolutismo imperante en Europa y en América para dar nacimiento a las repúblicas liberales, democráticas y constitucionales.
La realidad social de estas tierras hacia el siglo XIX
Al empezar 1800 se sentía la necesidad de renovar los planes de estudio en la Universidad de Charcas, introducir ciencias naturales, física, química matemática, instituir nuevas cátedras para responder a las nuevas necesidades de la vida social.
El Dr. Bonifaz plantea: “La realidad social que se vivía en la Real Audiencia, como en el resto de las colonia se basaba en la desigualdad, la explotación en los repartimientos, encomiendas, obrajes, minas, el cerrado monopolio comercial, los aplastantes tributos, la inquisición, la discriminación en la ocupación de los cargos públicos a favor de los españoles y excepcionalmente de los criollos.
Todo lo anterior determinaba que surja de las aulas de la universidad los hombres que encendieron la Revolución del 25 de mayo de 1809, que inició todo el proceso revolucionario de liberación de la colonia americana y su independencia del reino español, para que se estructuren jurídica y políticamente las diversas repúblicas bajo el sistema liberal”.
“Así la Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier especialmente con las generaciones de universitarios de 1809 y 1825 cumplió con creces sus fines y funciones…las nuevas corrientes propuestas por éstos exaltaban también las ideas de Santo Tomás de Aquino que fue un factor eficaz que permitió el surgimiento de liberación y justicia entre los universitarios”
Las obras de Santo Tomás de Aquino constituyeron una nueva filosofía, política y sociología que se estudiaba en las aulas de la universidad.

Planteaba: Para que duren la ciudad y la nación se requiere que todos tomen parte en el gobierno, único medio de que todos estén interesados en mantener la paz pública. (lo que ahora denominamos como democracia).


Justamente la doctrina de Santo Tomás era oportuna para estos pueblos sedientos de justicia. La educación estaba abriendo los ojos a los esclavos americanos, quienes se levantaron en armas contra los opresores en varias oportunidades.
Alzamiento de los indios
El pueblo indígena no se resignó fácilmente a la dominación española. Desde 1700 hubo levantamiento organizados por los descendientes incaicos que sembraron pánico en La Paz, Oruro, Cuzco. También se levantaron las tribus de chiriguanos, tobas en Tarija, Santa Cruz, Chuquisaca. La causa principal para estos levantamientos armados eran los abusos de las autoridades.
Grito de la Independencia
Las condiciones para la emancipación americana fueron dada por la Revolución Francesa de 1789, la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano” de 1791 y la difusión de la doctrina liberal de los enciclopedistas: “Libertad, igualdad y fraternidad”, que se difundía sobre todo en la universidad de Charcas.
Por ello en estas tierras denominadas el Alto Perú los catedráticos, doctores y universitarios de Chuquisaca un 25 de mayo de 1809 iniciaron la revolución contra la dominación española, difundiéndose rápidamente en la masa popular.
El grupo subversivo lo conformaban, los hermanos Manuel y Jaime Sudanés, Paredes, Michel, Alcérreca, Mercado, Monteagudo, Lemoine, Pulido y otros que agitaban al pueblo.
Esta situación se debatía en la Universidad alrededor del llamado “Silogismo de Chuquisaca”:
PREMISA MAYOR: Las Indias son un dominio personal del Rey y no de España

PREMISA MENOR: El Rey está impedido de reinar (no olvidemos que para este tiempo Napoleón Bonaparte invadió España y tenía preso a su rey)



CONCLUSIÓN: Luego, las Indias deben gobernarse a sí mismas desentendiéndose de España.
A las 7 de la mañana del 25 de mayo la Plaza Mayor de Charcas está llena de gente que es llamada con el repicar de campanas de todas las iglesias. La multitud exige la liberación de los caudillos como Sudanés que los españoles se ven obligados a conceder, el pueblo exige la entrega de armas del Cuartel General. El comandante responde con una descarga pero acaba por ceder. Al día siguiente se impone una Junta de Gobierno.
Arenales moviliza gente para la defensa de la ciudad y envía delegados revolucionarios a todos los distritos del territorio, donde la noticia de la revolución ya se difundía.
En la ciudad de La Paz ya hubo tentativa de revolución en 1809 encabezada por Juan Pedro Indaburo el 30 de marzo de ese año pero hubo un complot que los hizo retroceder. En esta ciudad estalla un nuevo motín un 16 de julio de 1809 después de la procesión de la Virgen del Carmen. Sus principales figuras fueron: Juan Bautista Sagárnaga, Pedro Domingo Murillo, Juan Pedro Indaburo. Obligan al Cabildo a convertirse en una Junta Gobernadora. Se crea el Consejo Representativo del Pueblo, llamado Junta Tuitiva, donde Murillo fue el presidente y todos los que lo conformaban criollos.
En la Revolución de La Paz ya se formuló pública y claramente el ideal político de la emancipación independizando a la América, cuando se dijo: “La Revolución tiene por objeto formar un gobierno independiente para defender los derechos de América contra las potencias extranjeras”.
De esta manera, el movimiento libertario de Chuquisaca se propagó por los demás pueblos de América. Después de cruentas batallas se logró la emancipación proclamándose los nuevos Estados bajo la forma de República.
Paraguay se emancipó el 15 de mayo de 1811; Uruguay en 1815; Argentina en 1816; Chile en 1818; las Repúblicas de Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá en 1819; Perú en 1821 igual que México; Bolivia en 1825 igual que Brasil; y, Cuba en 1895.
Nueva sensibilidad y criterio político
A mediados del siglo XVIII (1750) apetecieron en Europa los libros contrarios a la potestad de los reyes, a la potestad de la iglesia y contrarios alas leyes y las ideas filosóficas religiosas literarias y sociales imperantes. Tales fueron los libros: Fray gerundio, publicado en 1760, Expurgatorio de Romano, les Eloges des Hommmes savans, histoire de Dannemarck, de J. B. Roches. Otro libro que circulaba con los auspicios de Inglaterra era, el intitulado “Protección de la Nación Inglesa a la América Oprimida”, etc. (este auspiciado por el Gobierno Ingles), que suscitaban el vivo interés en el publico que la autoridad armada, empezó por prohibir su circulación e impresión. Pero la pasión fue tan grande, que inclusive se copiaban a mano para difundirlos más.
Sin embargo estos libros de “Ideología siniestra” demoledores de instituciones y portadores de gérmenes de revolución induciendo al desprecio y a la desobediencia a los soberanos cundían también en la América y formaban “criterio” en las inteligencias aun de los sacerdotes y de la gente de la inquisición misma. Algunos sacerdotes y de la gente de la inquisición misma. Algunos sacerdotes fueron procesados o perseguidos por haber absuelto al penitente diciéndole. “Que no era malo pensar que el rey quería que lo adorasen y haciendo las cosas mal quería se las tuviera por buenas”. “Era licito desear la muerte del Rey”, etc.
En realidad las ideas que se propagaban se sistematizaban formando corrientes ideológicas como la ilustración, el desismo, la enciclopedia, humanitarismo, filosofismo y paralelamente en religión cundía también la rebelión de los luteranos jansenistas, calvinistas que culminaran el liberalismo y la revolución francesa y las revoluciones de emancipación de Norteamérica y la América del Sur.
Apreciaciones erróneas sobre el movimiento libertario
Se ha difundido, que la emancipación de las colonias de América fue concebida por Francisco de Miranda, a quien llaman “el precursor”. El bien documentado historiador, don José María Rosa lo llama: “Precursor del verdadero colonialismo”. Y explica: la prédica y acción de Francisco de Miranda No tiene ninguna conexión con el primer grito de libertad lanzando en Chuquisaca ni con la Revolución de La Paz.
los propósitos de Miranda fueron absolutamente opuestos a este movimiento. Pedro Domingo Murillo, Medina y el pueblo de La Paz, querían una revolución autentica que no se agotase y en la independencia formal. Estos revolucionarios entendían defender los derechos de América contra las potencias extranjeras.
En cambio Francisco de Miranda, quería la liberación de España y l subordinación a favor de la Inglaterra, país este, que buscaba mercados para sus productos. En efecto, Miranda gestiono para tales fines en 1790 ante el ministro pitty, no surtiéndose conforme a sus intenciones, gestiono también ante los revolucionarios franceses la subordinación de estas colonias a Francia. “Este teórico de la libertad, quería para la América española un gobierno libre, sabio y equitativo... Desconfiado de la preparación de los criollos soñaban con aliar formalmente América española con Inglaterra, mediante un Pacto Roussoniano, garantizándole mutuamente su mutua economía”. (y bien tenía en cuenta Miranda, que Inglaterra era enemiga de España).
También debemos mencionar una ocurrencia: queriendo adquirir notoriedad y queriendo subestimar los méritos de Chuquisaca y de La Paz, alguien dice: “Antes del 25 de mayo de 1809 ya hubieron levantamientos contra la autoridad española. La de Chuquisaca no fue la primera. Los levantamientos de Chuquisaca y de La Paz fueron como uno de tantos...”
Esta peregrina ocurrencia no tenía idea de lo que es un “Movimiento de emancipación política” de una colonia, y, lo confunde con la rebelión armada de “propuesta” contra los abusos de la autoridad, que evidentemente hubieron mucha. Su organización, difusión y culminación, del movimiento emancipatorio de 25 de Mayo de 1809 en Chuquisaca es pues, un merito que no se puede desconocer, ni confundir.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal