Universidad Central "Marta Abreu"



Descargar 42.53 Kb.
Fecha de conversión29.01.2017
Tamaño42.53 Kb.

Título: Nuevos tiempos, nuevos líderes.

Autoras: Lic. Yulia García Sarduy. e-mail: yuliags@uclv.cu

Cuba


Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas

Introducción

El estudio del liderazgo ha constituido una línea de estudio de varias Ciencias Sociales, destacándose fundamentalmente investigaciones de perfil psicológico y/o empresarial. Cada ciencia se ocupa de diferentes aristas del fenómeno, analizando con profundidad aspectos de su competencia y abriendo el camino para otras investigaciones. La Sociología trata de explicar el fenómeno a partir de la relación social de la que surgen los líderes; se trata de entender esta relación para poder predecir resultados y construir alternativas.

Un espacio donde las relaciones sociales se concretan son las organizaciones. Estas constituyen el medio por excelencia para la coordinación de las actividades de los hombres en pos de la satisfacción de sus necesidades (Schein, 1985 p.11), por lo tanto la variedad de tipos de organizaciones puede ser tan amplia y heterogénea como las necesidades mismas, lo que también hace que las relaciones sociales que se manifiestan a su interior varíen.

Es interés aquí mostrar la relación que existe entre una estructura organizacional determinada y el proceso del liderazgo al interior de los grupos que la componen, tomándose como objeto de estudio la Unión de Jóvenes Comunistas1 (UJC). El encargo político de la UJC queda expresado en su misión y en su lugar dentro del ordenamiento social cubano. Su función como cantera para el Partido Comunista de Cuba le agrega la importante responsabilidad de educar a sus miembros para que sean capaces de defender en todo momento los postulados de la obra revolucionaria.

Es imprescindible pensar el proceso del liderazgo como parte de la dinámica del conflicto social; de la estructura del estado y del poder; de la organización de los partidos políticos y movimientos políticos y sociales, quedando claro que el análisis del liderazgo es poco productivo, sino está vinculado a procesos colectivos (Roa, 2003), como lo es la influencia que ejercen los mecanismos organizacionales en el ejercicio del liderazgo grupal.

La importancia de este tipo de estudio viene dada a partir del papel que en las sociedades actuales juegan las diferentes organizaciones que la componen y a la par de esto, la actividad que los líderes de las mismas realizan en función de la movilización e impulso de los pequeños grupos que representan la base orgánica de la sociedad. Por tanto, el conocimiento de las características que adopta el liderazgo formal en una organización a partir de la influencia de la propia estructura organizacional, permite que se pueda pensar en formas de organización que ayuden a la formación de líderes organizacionales que estén en correspondencia con lo que cada sociedad necesita.

Esta ponencia refleja lo resultados de una investigación ya concluida, realizada en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV).



Desarrollo

La visión que se tiene aquí del liderazgo parte primeramente de su génesis grupal, pues se entiende que un líder nace cuando un grupo se ve identificado en esa persona, cuando las acciones de la misma son asumidas como propias. Las esperanzas, deseos y necesidades de esta persona se asumen como las propias del grupo en cuestión, otorgando así el rol de dirección (o función de dirección que debe pertenecer al grupo) a un individuo particular. (Alonso, 2009)

La función parcial de dirección tiene la misión de coordinar la acción grupal, implementarla y velar por las consecuencias que esta pueda tener. Es a partir de aquí que la función de dirección puede ser asignada a un individuo particular y este se convierte en líder. Como se puede ver este análisis no está hecho siguiendo patrones específicos de conducta, situación o características individuales, sino a partir de procesos grupales de identificación y reconocimiento.

Aunque el análisis del liderazgo se realice desde una perspectiva grupal se ha de incluir como factor importante la acción que la organización ejerce directamente sobre los mecanismos grupales de regulación. El Dr. Joaquín Alonso (Alonso, 2009) señala que la organización representa un elemento mediador entre los mecanismos de regulación interna del grupo y la acción reguladora externa, exponiendo así tres variables organizacionales del liderazgo que sirvieron de base para la realización de este trabajo. Estas son: la proyección de metas, los mecanismos de control conductual y la estructura funcional de la organización.

El objetivo general de la investigación es caracterizar el liderazgo formal en los Comités de Base de la facultad de Ciencias Sociales de la UCLV a partir de la influencia que la organización ejerce sobre el proceso de liderazgo. Para esto las variables organizacionales antes expuestas fueron adaptadas y se construyeron además posibles comportamientos para cada una de ellas, quedando así elaborada una tipología que podría servir para guiar investigaciones de este tipo en otros contextos. El resultado final de esta adaptación es el siguiente.


  • Compatibilidad de metas entre la organización y los grupos que la componen.

    • Adecuada: es cuando el grupo asume como propias las metas y objetivos de la organización, y esta también asume las metas grupales

    • Verticalista: es cuando las metas de la organización son impuestas a los diferentes grupos que la componen y estos tienen que asumirlas como propias sin oportunidad de exponer sus propias metas.

    • Autónoma: es cuando el grupo da prioridad a sus propias metas por encimas de las de la organización.

    • Ruptura: es cuando no existe equivalencia ninguna entre las metas del grupo y las de la organización.

  • Estructura funcional de la organización: red de constricciones a que están sometidos sus miembros (Alonso, 2009)

    • Superestructurada: es cuando la organización muestra una estructura rígida que reglamenta todo el comportamiento de sus miembros y las acciones que realiza la misma.

    • Dinámica: es cuando la estructura de la organización permite una relación de integración entre ella y sus miembros.

    • Desestructurada: es cuando la organización no tiene reglamentación alguna para realización de las actividades.

  • Control Conductual: el medio que emplea la organización para alcanzar y mantener un dominio sobre el comportamiento de sus miembros.(Alonso, 2009)

    • Coercitivo: se basa en el castigo real o potencial que puede sufrir el individuo si no somete su comportamiento a la expectativa organizacional (Alonso, 2009).

    • Conviccional: se basa en la promoción del comportamiento que corresponde a los imperativos de la actividad organizacional (Alonso, 2009).

También fue utilizada una clasificación del liderazgo que expone diferentes tipos ideales de líderes que pueden emerger de procesos grupales, dependiendo del comportamiento que exista en cada caso de las variables organizacionales ya mencionadas. Como liderazgo formal se entiende que mediante procedimientos previstos en prescripciones formales como estatutos y reglamentos de las organizaciones, ocurre la asignación del rol de dirección a un miembro del grupo.

Metodología y técnicas aplicadas

Fueron utilizadas las entrevistas, el análisis de documentos y la observación. Primeramente se analizaron los documentos oficiales de la organización (Estatutos y Reglamento), de esta manera se obtuvo información sobre la estructura jerárquica y la distribución de determinados roles y funciones dentro de la organización y los Comités de Base, así como sobre los aparatos organizacionales que sirven de herramientas para la regulación del comportamiento de los miembros. También fueron estudiadas las actas de reuniones de los Comités de Base (C/B), específicamente de aquellas reuniones en las que se eligió de manera formal al secretario del C/B, con el objetivo profundizar en los argumentos por lo que el mismo fue elegido y cómo fue la participación del grupo en este proceso.

Fueron realizadas dos tipos de entrevistas, las entrevistas en profundidad semiestructurarda a los secretarios de las organizaciones de base y al Secretario de la UJC en la Facultad de Ciencias Sociales y la entrevista de grupo focal. La primera se aplicó con el objetivo de determinar cómo las metas y objetivos de la organización, así como sus mecanismos de control conductual se manifiestan o son llevados a la vida cotidiana de sus Comités de Base. También sirvieron para determinar cuál es la imagen que los secretarios de los C/B tienen de la organización a la que pertenecen y como los propios secretarios asumen su rol en la organización, así como hacia quién o qué están orientadas sus tareas. Se aplicó también esta entrevista al Secretario de la UJC en la Facultad de Ciencias Sociales con el objetivo de recopilar información acerca de los principales procesos y actividades de la organización en la Facultad, especialmente sobre la reglamentación y regulación del desarrollo de estos procesos.

Las entrevistas de grupo focal se aplicaron con el objetivo de indagar acerca de cuáles son las metas e intereses de los diferentes grupos, vistas desde la perspectiva particular de cada uno de los C/B. Las entrevistas sirvieron además para recopilar información sobre la visión que el grupo tiene de la organización y su interés en tener un liderazgo que responda a sus intereses. Se indagó también sobre el proceso mediante el cual fue elegido el secretario del C/B y los motivos que llevaron al grupo a esta elección.

En el caso de la observación se aplicó durante todo el proceso investigativo, contribuyendo a la obtención de información relacionada con el comportamiento de los militantes de la UJC en la facultad. La observación sirvió también como herramienta durante la aplicación de las entrevistas grupales, sirviendo la información que esta aporte como complemento de las respuestas a las preguntas hechas a los miembros de los Comités de Base.

También se realizó la observación de manera participante, esta se llevó a cabo sobre todo durante la etapa de exploración y diagnóstico, debido a que la investigadora forma parte de la militancia de la UJC de la Facultad y su participación durante 5 años en las actividades de la misma sirvieron como elemento para el diagnóstico de diferentes problemáticas.



Principales resultados

1. Compatibilidad de metas entre la organización y los grupos que la componen

Los resultados obtenidos aquí muestran que los militantes de la UJC de la Facultad de Ciencias Sociales de la UCLV manejan deficientemente lo estipulado en los Estatutos de la Organización, por lo tanto no pueden saber si lo que piensan y las actividades que realizan diariamente, contribuyen o no al cumplimiento de los objetivos de la organización, al menos aquellos formalmente estipulados. Esto demuestra que aunque hasta ahora no se ha trabajado para que esta información sea del conocimiento de todos los militantes, ellos tampoco muestran motivación por conocer las principales normativas de la organización a la que pertenecen.

En el caso de los secretarios de las Organizaciones de Base no se muestran motivados o interesados en programar actividades que ayuden a mejorar la imagen que tienen los militantes de la organización a la que pertenecen, sobre todo porque tampoco manejan esta información.

Se constató que existe desconocimiento en la militancia de la UJC de la facultad de Ciencias Sociales sobre las metas y objetivos que oficialmente se plantean en los documentos rectores del trabajo en la organización, aunque la mayoría de la muestra entrevistada manifestó sentir incompatibilidad con la organización y sus objetivos. Por tanto se llega a la conclusión de que la militancia de la organización se muestra en desacuerdo con una imagen de los objetivos de la misma, una imagen proyectada por las actividades que se realizan y los medios empleados para dar cumplimiento a los objetivos organizacionales. El mayor desacuerdo que existe entre la organización y sus miembros se encuentra en la forma que la organización busca para alcanzar sus objetivos, es decir los medios implementados por la misma. Estos medios pueden ser descritos como dogmáticos y rígidos, además de funcionar como elementos que restan protagonismo a la masa de militantes.

En el caso de los líderes formales de la UJC en la Facultad de Ciencias Sociales se observa que no existe una identificación con los objetivos generales de la organización; las entrevistas realizadas arrojaron que los individuos que en la actualidad desempeñan el rol de dirección en los C/B se encuentran en esa posición porque como parte de los procesos de autorregulación grupal no surgió un líder capaz de representar al grupo y en su lugar se designó como líder formal a aquella persona que mostró disposición en asumir la responsabilidad.

Lo hasta aquí expuesto refleja que la militancia de la organización no siente que sus intereses personales están reflejados en la acción de la UJC en la facultad y tampoco los de su generación. Las entrevistas a los secretarios de los C/B también reflejaron que existe una minoría que si se siente identificada con los intereses generales de la organización, sin embargo, no se sienten motivados a trabajar y pertenecer a la misma.

2. Estructura funcional de la organización.

La UJC se estructura de manera que exista retroalimentación entre los órganos de dirección y los miembros de la misma. Para que exista esta retroalimentación, la comunicación debe funcionar tanto ascendente como descendentemente, ya que como expresa Renate Mayntz en Sociología de las organizaciones (1967) la comunicación está ligada a las estructuras de la autoridad, ya que permite la transmisión de órdenes e información entre los diferentes grupos.

Los Estatutos en su artículo 14 plantean que la UJC está estructurada como un complejo de organizaciones de base, órganos y organismos, que se disponen de forma ascendente, basadas en elecciones democráticas. El máximo órgano de la organización es el Congreso que es el encargado de trazar las líneas fundamentales del trabajo de la organización, aprobar los estatutos y elegir al Comité Nacional. El Pleno del Comité Nacional elige al primer y segundo secretarios y al resto de los miembros del Buró, que a su vez es el encargado de dirigir la organización en el periodo entre los Plenos. La organización cuenta con estructuras claramente definidas desde el nivel nacional hasta los niveles más básicos con el C/B, contando con asambleas y plenos tanto en el nivel provincial como municipal.

En art. 133 del Reglamento expresa que siempre que el número de militantes lo justifique se podrán constituir Comités Primarios con dos a más C/B subordinados, los que a su vez se subordinan al Comité UJC, cuyo funcionamiento es condición de su existencia. Pueden tener entre 5 y 9 miembros, de manera excepcional pueden ser 11. Este es el caso de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, que cuenta con un Comité UJC y varios Comités Primarios, entre ellos el de la Facultad de Ciencias Sociales donde se efectúa la investigación.

Es en los C/B donde se desarrolla la principal función de la organización puesto que es aquí donde interactúan durante mayor tiempo sus miembros. Siendo así, debe existir una relación directa entre ellos y los diferentes niveles jerárquicos de la organización, y es en función de optimizar esta relación que la estructura organizacional debe estar dispuesta. Después de analizar los documentos oficiales de la organización y observar la materialización de lo allí expuesto en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas se llegó a la conclusión de que la UJC puede ser clasificada como una organización superestructurada.

3. Mecanismos de control conductual

Según el Dr. Joaquín Alonso (2009), el ejercicio de un determinado control sobre el comportamiento de sus miembros es una de las características de las organizaciones políticas, por lo tanto, la inserción en la estructura de la UJC de aparatos para la estrecha vigilancia de las actividades de sus miembros constituye un hecho que reafirma lo planteado.

La primera manifestación de control que se encontró fueron los Deberes de los militantes (art. 5 de los Estatutos). Aquí se declaran cuales son las obligaciones que se asumen al ingresar en la organización, cuyo cumplimiento va a constituir un patrón para la evaluación y control de los militantes.

Otro aspecto que refleja el control que esta organización llega a ejercer sobre la actividad de sus C/B y sus miembros se encuentra en el aparato burocrático a que están sometidos, sobre todo en materia de documentación a entregar y a mantener en cada uno de los C/B. Toda esta documentación y controles que se deben llevar en los C/B no solo tiene consecuencias negativas para la organización, sino que como se plantea en los estudios sobre la estructura de la burocracia, fundamentalmente los realizados por Max Weber (2000 p.88), las consecuencias de la burocracia dependen del sentido que den a esta los organismos que la usan. Se trata de lograr un equilibrio dentro de la organización que permita que la burocracia este presente pero que no se convierta en la esencia de todos los procesos de la vida organizacional.

Los líderes formales (secretarios de los C/B) constituyen también un mecanismo para el control conductual de los militantes de la UJC, pues son los encargados de, a nivel de base, velar por la realización y calidad de todos los procesos inherentes a la organización. En opinión de los propios secretarios entrevistados su misión en la organización está encaminada a desempeñarse como agentes de coacción frente a los miembros de sus Comités de Base. Algunas de las entrevistas realizadas arrojaron que los secretarios deben ser los promotores de las actividades, dar el paso al frente cuando sea necesario y orientar en todas las actividades que se deban realizar, pero en realidad lo que significa es que deben obligar a sus militantes a realizar las diferentes actividades. Así se expresa que los líderes formales en los Comités de Base funcionan como instrumentos de la UJC para conducir a la militancia a la realización de los diferentes procesos de la organización.

4. Elección del líder.

La elección de los dirigentes es una de las funciones de los C/B, este proceso de elección de los dirigentes a nivel de base llama la atención sobre todo porque a partir de las estrechas relaciones que mantienen los C/B con las demás estructuras de dirección de la organización en los diferentes niveles, los individuos que se elijan en este nivel pueden llegar a ser elegidos para integrar otros organismos de dirección. Lo que demuestra que la correcta asignación del rol de dirección a nivel de base puede influir también en los demás niveles jerárquicos y la conducción del desarrollo de la organización.

En cuanto al proceso de elección de los Secretarios de los Comités de Base en el Reglamento está plasmado (Artículo 141) que los C/B, en asamblea con todos sus militantes, elegirán una dirección que estará conformada por un secretario general y hasta 3 miembros más, dependiendo de la cantidad de militantes.

Este mecanismo no garantiza que el individuo designado como secretario general del C/B, sea obligatoriamente un líder que emerja de procesos grupales, se encuentran mediando este proceso otros factores como la compatibilidad de metas y el compromiso con la organización, que pueden propiciar que este individuo corresponda o no con el verdadero líder del grupo. Incluso, según Alonso (2009), puede existir convergencia entre los objetivos del grupo y la organización, dando paso a la identificación de un líder organizacional, sin embargo no queda garantizada su elección como Secretario General, y así su legitimación según las normas de la organización.

En la entrevista realizada a la Secretaria del Comité Primario de la Facultad, se conoció que para la elección de los secretarios de los C/B se tienen en cuenta un grupo de características propias del individuo que puedan contribuir con la calidad de su desempeño y un mejor manejo de las responsabilidades que trae consigo asumir el compromiso de dirigir el trabajo de la UJC en el C/B, algunos de los rasgos expuestos fueron: posibilidades docentes, actitud ante el estudio y situación política.

La identificación de características como estas podría significar que el liderazgo formal coincide con la corriente de los Rasgos Personales para la identificación del liderazgo, pero aunque se tengan en cuenta estas características no significa que constituyan un imperativo en el momento de la elección, sobre todo porque cada C/B tiene sus particularidades y necesidades propias, lo que, según Alonso (2009) va a propiciar que como producto de estas necesidades el grupo seleccione un individuo para el rol de dirección.

Con lo expuesto hasta aquí se puede concluir que los líderes formales son elegidos mediante los mecanismos formales que la organización estipula para este tipo de proceso, lo cual no atenta contra la identificación del líder mediante procesos de autorregulación interna del grupo, por el contrario constituye un espacio para formalizar la opinión del grupo y dar legitimidad a la asignación del rol grupal de dirección a un individuo particular. Sin embargo a partir del trabajo con la muestra seleccionada se llegó a la conclusión de que los líderes elegidos fueron designados como tales solo con la misión de cumplir tareas, solo por la necesidad y obligación de que exista un Secretario Gral. en el C/B que represente al grupo ante otros niveles de dirección de la UJC.

Los procesos se llevan a cabo en la UJC para la elección de sus dirigentes pueden constituir espacios para el fortalecimiento de la organización, sobre todo si se logra que en ellos fluyan las ideas y opiniones del grupo. Debe trabajarse sobre la base del mejoramiento de la imagen que hoy tienen sus militantes sobre la organización y lograr que la labor de la organización aumente su significado para ellos, de esta manera se estará trabajando también para reforzar la función social de la UJC, ya que cuanto más identificados estén sus miembros con ella y sus objetivos mejor trabajarán para lograrlos.

Conclusiones

El desarrollo de las actividades de los C/B y por tanto los procesos que tiene lugar en su interior, se encuentran mediados por la influencia que las estructuras formales de la organización ejercen sobre ellos.

Estas estructuras formales van a definir, coincidiendo con lo planteado por Robbins (1987, p.271), de qué manera se distribuye la autoridad y cómo se toman las decisiones. Robbins (1987, p.366) también habla de que los grupos pueden ser dirigidos informalmente por otros individuos, pero en el caso de la UJC el individuo que formalmente asume el rol de dirección del grupo posee una autoridad que el líder informal no tiene.

En el caso de los Secretarios de los C/B estudiados, cuentan con el apoyo de sus grupos, pero al no existir compatibilidad de mentas entre estos y la organización se dificulta que las acciones que se realizan desde los grupos contribuyan al logro de los objetivos organizacionales.

Actualmente el papel de los líderes formales en al UJC está circunscrito a la conducción de los procesos oficiales de la organización, es decir, aquellas actividades se orientan formalmente, dígase reuniones ordinarias, evaluaciones y crecimiento; faltando así protagonismo e iniciativa por parte de los líderes formales para la realización de actividades, que sin distanciarse de los objetivos organizacionales, contribuyan también a fortalecer el vínculo entre la organización y sus miembros.

Se podría hablar entonces de un liderazgo formal cumplidor, solo dedicado a desempeñar tareas que la organización asigna, y aunque cuenta con el apoyo del grupo no siempre es capaz de movilizarlo. Las causas de por qué ocurre podrían buscarse en la imagen que los militantes tiene de su organización, o cómo el grupo asume que la UJC es capaz satisfacer sus necesidades.



Otra característica del liderazgo formal en la UJC es su escasa preparación para despeñarse en un ámbito tan complejo como la política, coincidiendo así con lo que plantean Blondel y Cansino (1995) sobre cómo los líderes políticos deben aprender las complejidades de la tarea que asumen, lo que puede ser un proceso largo y en caso de los Secretarios Generales de los C/B en la UJC no siempre es posible, debido a que el período en que permanecen en el cargo es variable y no siempre el suficiente para aprender todo lo que necesitan.
Bibliografía

  • Alonso, J. (2009). Liderazgo y gobernabilidad. Sujeción y emancipación humana. Maestría en Desarrollo Comunitario.

  • Blondel, J. & Cansino, C. (1995). El liderazgo político en las sociedades en cambio. Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales. México.

  • Mayntz, R. (1967) Sociología de la Organización. Alianza Editorial , Madrid

  • Roa, H. (2003). El liderazgo político, semblanzas. Revista Universitas. #16. Colombia.

  • Robbins, S. P. (1987). Comportamiento Organizacional. Teoría y práctica. Universidad de San Diego.

  • Schein, E. H. (1985). Psicología de la Organización. México, Prentice/ Hall International.

  • Weber, M. (1944). Economía y Sociedad. Fondo de Cultura Económica. México.

  • Weber, M. (2000). ¿Qué es la burocracia? En: www.elaleph.com.




1 Organización política juvenil que agrupa a la juventud comunista cubana.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal