Universidad de guadalajara



Descargar 479.85 Kb.
Página3/7
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño479.85 Kb.
1   2   3   4   5   6   7

Situación de enfermería a futuro

La CPE35, visualiza nuevos retos para la enfermería mexicana: participar en espacios internacionales, representar a México, asimismo, participar en mesas de trabajo con personal de enfermería de otros países, para generar información sobre estrategias y políticas de salud a nivel mundial.

La enfermería en el ámbito laboral deberá cumplir con el perfil de ser profesional con certificación ya que deberá demostrar competencias, evidencias y hacer constar públicamente que posee los conocimientos, habilidades, destrezas y valores necesarios para el ejercicio de la profesión de acuerdo con criterios e indicadores definidos por sus pares profesionales. Esto es una estrategia de regulación interna de la profesión para mejorar la calidad del cuidado de enfermería y garantizar a la sociedad la seguridad del cuidado libre de riesgo36.
Propuestas a considerar en los siguientes 16 años

Los organismos internacionales ven la necesidad de continuar el desarrollo de proyectos que impactan en los servicios de salud de calidad en todos los lugares del mundo.

Una de las tareas pendientes en nuestro país es definir y delimitar las funciones para el personal de enfermería, tanto en equipo de la profesión, como en el multidisciplinar y la importancia de ello, para que los profesionales de enfermería respeten y hagan respetar las funciones de todos los integrantes del equipo de salud, así como el reconocer el valor de la labor que cada uno ejerce y promueve, el respeto a la profesionalidad, dignidad, derechos y valores de todos los miembros del equipo de salud. Esto ya se ha logrado en otros países del mundo.

En el año 2020 la educación de enfermería en América Latina37 contará con:




  • Un sistema articulado de formación, que vincule en un continuo los distintos niveles educativos y sea homologable entre países, facilitando las pasantías de estudiantes y los intercambios de académicos e investigadores.

  • Un sistema establecido de acreditación y mejoramiento de la calidad de la educación de Enfermería, adaptado a exigencias nacionales consensuadas, que apoye el logro del 100% de los programas autoevaluados, así como la acreditación internacional de alta calidad en el 80% de los programas.

  • Un semestre académico de servicio social –dentro del plan de estudios- dirigido a los más vulnerables, con supervisión de la Universidad respectiva, será requisito para el registro del título.

  • El aval de los títulos otorgado solamente por Universidades legalmente reconocidas, tanto en la formación inicial de: Tecnólogo y Licenciado en enfermería, como en los posgrados: Especializaciones, Maestrías y Doctorado.

  • Una cultura de aprender que superará la pedagogía de enseñar, y facilitará la extensión de programas a regiones de difícil acceso, mediante el uso racional de la educación a distancia y de las tecnologías virtuales de informática y comunicaciones (TIC), que apoyarán la formación de profesionales requeridos en cantidad y calidad, al igual que la oferta de educación permanente y en servicio para la actualización de los profesionales en los puestos de trabajo, y el ejercicio permanente de la autorregulación en el mantenimiento de la idoneidad y competencia profesional de parte de las enfermeras y enfermeros.

  • Sistemas nacionales de información en enfermería que facilitarán, entre otros, el monitoreo nacional y regional sobre aspirantes, matriculados, personal en formación, deserciones, egresos, vinculación de profesionales y tecnólogos a los sectores de educación, salud, medio ambiente, comunicaciones y trabajo independiente, así como la distribución: público-privado; urbano-rural; hospitalaria y comunitaria de los profesionales y tecnólogos de enfermería y las vacantes existentes.

  • Vínculos estables y convenios de cooperación entre instituciones de servicio y docencia en enfermería permitirán, en su accionar conjunto, el logro de la pertinencia educativa, el enriquecimiento de los servicios y comunidades y la adecuación de los escenarios de práctica en concordancia con las prioridades de salud y las orientaciones de los servicios.

  • Redes de cooperación ínter universitarias dirigidas a apoyar el desarrollo de la enfermería en los diversos noveles de formación e investigación por subregiones.

  • Bibliotecas Virtuales; Hemerotecas disciplinares; producción de evidencia para la práctica; publicaciones incluidas en índices internacionales; indicadores de resultados de intervenciones de enfermería; comunidades académicas fortalecidas al igual que las redes temáticas sobre asuntos disciplinares, profesionales y de salud colectiva, grupos y líneas de investigación reconocidos por los sistemas de ciencia y tecnología en todos los países; y acceso a bases de datos desde cualquier punto universitario, de servicio o en el hogar.


Bibliografía

  1. Durkheim, E. 1976 http://institucional.us.es/revistas/cuestiones/17/art_17.pdf. Consultada junio 12 de 2014

  2. UNESCO: Oficina Internacional de Educación, (2000.Perspectivas: revista trimestral de educación Comparada (París. UNESCO: Oficina Internacional de Educación), vol. XXVIII, n° 1, marzo 1998,págs. 173-189

  3. Monterrosa Esperanza,., 1991, Enfermería del Siglo XXI en América Latina, México, Fundación W.K.Kellogg, p. 12

  4. Cárdenas, L. (2005). Organización gremial. En La profesionalización de la Enfermería en México (204-205). Barcelona-México: Pomares

  5. Consejo Internacional de Enfermería. (Actualizado Diciembre 19, 2013). Nuestra Misión. junio 23, 2014, de CIE Sitio web: http://www.icn.ch/es/about-icn/icns-mission/

  6. Comisión Permanente de Enfermería. (2014). Noticias relevantes. Junio 26, 2014, de CPE Sitio web: http://www.salud.gob.mx/unidades/cie/cms_cpe/?Id_URL=05proyectos

  7. Orientaciones para la Educación Inicial de Enfermería en las Américas: hacia el 2020 – Documento en proceso de elaboración.

  8. OPS/OMS. HSS/HR/Enf. Washington, 24 de Septiembre de 2007 – V9








Licenciatura en Médico Cirujano y Partero

Eduardo Gómez Sánchez


Julio 2014

Licenciatura en Médico Cirujano y Partero
Diagnóstico Disciplinar

El diagnóstico disciplinar lo podemos abordar contextualizando cómo ha sido la formación médica a través de los años, la tendencia en la formación de médicos en México en comparación con los miembros de la OCDE y las tendencias en la formación médica para los próximos 16 años

El ejercicio de la medicina en América Latina surge en el siglo XV junto con la colonización española, apareciendo las primeras escuelas de Medicina como respuesta a las necesidades de la población y en particular de los virreinatos, teniendo como uno de los objetivos el regular la actividad profesional. En los distintos países de la región, muchas de esas escuelas vigentes hasta hoy, nacieron en universidades estatales o ligadas al gobierno y a la iglesia, apareciendo recién a mediados del siglo XX las primeras creadas en Instituciones de Educación Superior privadas.

Se reconoce además, como característica particular, que la práctica de la medicina en América Latina ha tenido que convivir y complementarse con las creencias, prácticas y valores de los pueblos originarios, lo que agrega un desafío más en la formación de los futuros Médicos.

En su mayoría y a través del tiempo, la enseñanza en medicina, de concepción tradicional, nace inserta en un modelo de sociedad paternalista, de acceso limitado y elitista a la educación superior, fuente única y absoluta del saber. Relacionado con lo anterior, la estructura curricular de la formación en medicina sigue siendo mayoritariamente la tradicional, rígida o semirígida, con asignaturas estanco, dividida en ciclos: Básico, Pre-Clínico, Clínico e Internado o Práctica Profesional.

Las actuales tendencias en la educación superior mundial, estimulan al cambio y la innovación, promoviéndose una formación basada en competencias (genéricas y específicas), centrada en el estudiante, con una integración de las ciencias básicas y la clínica y con una mayor incorporación de competencias del área de las humanidades.

Por lo tanto, en la actualidad, el cambio de paradigma hacia un enfoque integral en salud ha obligado a construir un perfil de un médico que no sólo se ocupe de cuidar la enfermedad (diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos) sino, sobre todo, de prevenir su aparición y promover estilos individuales y colectivos de vida saludable, dentro de un contexto ético del ejercicio profesional.1

La evolución que ha tenido México en la formación de médicos, crecimiento de infraestructura y equipamiento en comparación con los miembros de la OCDE evidencía que el número de médicos per cápita aumentó en las últimas décadas, pasando de 1 médico por cada 1000 habitantes en el 1990 a 2.2 en el 2011, la densidad de médicos en México se mantuvo por debajo del promedio de la OCDE (3.2 en el 2011). El número de camas en hospital en México fue de 1.7 por cada 1000 habitantes en el 2011, por debajo del promedio de la OCDE de 4.8 por cada 1000 habitantes.2

La disponibilidad de tecnologías de diagnóstico, tales como la tomografía axial computarizada (TAC) o la Imagen por Resonancia Magnética (IRM) se ha extendido rápidamente en la última década en todos los países de la OCDE. Sin embargo, dado el elevado costo de estos equipos, el número de IRM es mucho más bajo en México, con 2.1 por millón de habitantes, que el promedio de la OCDE de 13.3 por millón de habitantes. El número de TAC en México es de 4.8 por millón de habitantes en el 2011, también más bajo que el promedio de la OCDE de 23.2.2

La información anterior nos brinda la oportunidad de reflexionar que si bien la formación de médicos en nuestro país está por debajo de los miembros de la OCDE existe la tendencia laboral en las grandes ciudades y así también no existe una incorporación natural e inmediata de los egresados al sistema nacional de salud, por lo que los índices de inserción no son los deseables.

En relación a las tendencias en la formación de médicos para los próximos años se deben considerar diversos documentos que han abordado el tema de las grandes tendencias que marcarán a la humanidad durante el siglo XXI, de los cuales se destacan las 10 mega tendencias de la UNESCO: Transformación radical de la sociedad, polarización extrema, amenazas a la paz y derechos humanos, agudización demográfica, mayor deterioro medioambiental, aumento del abismo digital, mundialización deshumanizada, mayor protagonismo de la mujer, pluralidad cultural y digital y el hombre domesticado por el hombre.3

Bajo la perspectiva de que las tendencias en la formación médica deberán de considerar los diferentes escenarios futuros, a continuación se presentan las reflexiones y perspectivas surgidas del proyecto Tuning, en el cual participó la Universidad de Guadalajara 1


Escenario demográfico

Se prevé inversión de la pirámide poblacional, con una población adulta mayor cada vez más numerosa, útil, productiva, con capacidad de aprender y seguir aprendiendo. Dado que habrá un menor número de jóvenes con trabajo respecto a los adultos mayores existirán problemas de viabilidad financiera en los sistemas de pensión.


Escenario de salud

Continuará profundizándose el proceso de transición epidemiológica, caracterizado, entre otros, por el envejecimiento de la población que generará un aumento del número de personas aquejadas de enfermedades crónicas no transmisibles e incapacitantes (cáncer, diabetes tipo II, enfermedades cardiovasculares, entre otras); esto generará una mayor carga de discapacidad y enfermedad, con mayores demandas de atención integral y costos crecientes, lo que determinará una asimetría entre la oferta de servicios y la demanda de estos, la necesidad de tomar decisiones basadas en criterios de calidad de vida y el costo beneficio, así como el rediseño de los sistemas de salud y sus productos y servicios. Se producirá una mayor demanda de las instituciones del tipo centros de día de la Tercera Edad, o dedicados a la atención de personas con discapacidad, y residencias colectivas respaldadas por equipos de profesionales de la salud. En este marco, se observará una tendencia a la atención por parte de recursos humanos no médicos (enfermeras, tecnólogos en salud), especialmente a nivel de atención primaria.

Por otro lado, se observarán nuevos brotes o la reemergencia de enfermedades infecciosas (virales y bacterianas), un incremento de las enfermedades mentales, en particular de la depresión y del deterioro cognitivo asociado al envejecimiento.

Se incrementará la conciencia de la sociedad sobre las cuestiones relacionadas con la calidad de vida, especialmente en el ámbito de la salud, lo cual se manifestará en una preocupación por los beneficios reales de las intervenciones terapéuticas, el tratamiento de la enfermedad y el final de la vida. Los productos y servicios que mayor desarrollo serán los relacionados con la prevención, especialmente en el terreno de las enfermedades inmunoprevenibles, y crónicas no transmisibles (como el cáncer, la obesidad, la hipertensión arterial y la diabetes). El gran reto residirá en lograr que las personas opten por estilos de vida saludables o recurran a los servicios de prevención de la enfermedad y promoción de la salud.

La salud será redefinida como el estado óptimo de realización y bienestar, dentro del marco de la existencia de disfunción y discapacidad. Todos van a tratar de disfrutar su vida a pesar de llevar su enfermedad. El portar un diagnóstico clínico va a ser menos importante que aprender a vivir con ello.

En la práctica médica, asistiremos a un incremento en el auto diagnóstico y a cambios en la susceptibilidad a las enfermedades, el estilo de vida, estilos de vida saludables y cuidado de la salud.

Continuará la medicina perfectiva, con mayor capacidad de intervención debido a los medios tecnológicos, como es el caso del perfeccionamiento genético, por lo que se debatirá profundamente alrededor de conflictos éticos generados en torno al alcance de los límites de la intervención sobre el genoma humano.

Se prevé el continuo aumento en los costos de la atención en salud, asociado con problemas con la sostenibilidad financiera de los sistemas de salud, en parte vinculado con el enfoque comercial especulativo, lo que afectará la salud como derecho de las personas. Los gobiernos se verán forzados a tomar decisiones impopulares en lo concerniente a seguridad social y su cobertura, y se asistirá a la transformación de los sistemas de salud. Surgirían nuevas alternativas basadas en una reflexión profunda sobre los fines de la medicina y los límites a los cuales se debe llegar en cuanto a la prolongación de la vida y a la medicalización del ser humano. Esas alternativas estarían orientadas necesariamente a buscar formas para distribuir equitativamente unos recursos limitados y evitar el gasto fútil o innecesario que no produjera beneficios reales para los seres humanos y la sociedad, es decir no desperdiciar los recursos y optimizar su utilización.

Emergerán nuevas forma de ejercicio de la medicina: de precisión, molecular, regenerativa, reparativa, de remplazo. En los próximos años se producirá una disminución en los costos de decodificación del genoma de 25.000 a 1.000 dólares, lo que conducirá a una mayor comprensión de las enfermedades desde su base molecular y al desarrollo de nuevas terapias, aunque se acompañará de problemas asociados con la protección de datos personales y el acceso equitativo a estos servicios de salud.

Si bien gracias a los avances tecnológicos la medicina continuará tendiendo a la especialización, la atención primaria y el abordaje de los problemas relacionados con el proceso salud enfermedad requerirán un abordaje inter y transdisciplinar y de trabajo en equipo, donde el médico será uno más de los integrantes que cubre un rol específico.

Se reestructurarán las políticas de Salud Pública basadas en la salud familiar, con sistemas sanitarios organizados en red, con altos niveles de resolución y capacidad de referencia inmediata, la incorporación de los principios de «segunda opinión», «telemedicina», «consulta virtual». Se requerirá de una mayor relación del empleo en salud con las buenas prácticas profesionales, con políticas nacionales de salud y con la capacidad de los gobiernos de establecer sistemas integrados de carácter nacional.

Será fundamental el entrenamiento en áreas de tecnología e informática, orientado a incorporar nuevas herramientas en el ejercicio clínico rutinario destinadas a obtener mayores beneficios y menores molestias para los pacientes. Aparecerán nuevos problemas derivados de la despersonalización y deshumanización de la medicina, y será necesario reflexionar profundamente sobre el quehacer de la medicina frente a los nuevos problemas que enfrentará la sociedad en términos de salud-enfermedad. Aumentará el uso de servicios de salud bajo la modalidad de «turismo médico», en la que se combinen costo y calidad.


Escenario en Educación Médica

En educación médica se requerirá en las distintas carreras del establecimiento de sistemas de créditos y currículos flexibles que permitan o abran espacio para la especialización temprana y la movilidad global. Entre los países habrá pugna por captar recursos especializados, lo que conllevará una fuerte presión en materia de regulación de títulos y requerimientos de calidad para su entrega así como a la mejora de los parámetros de formación, como un todo.

Tendencia a la acreditación nacional e internacional, así como la certificación de los médicos y su continua recertificación a través de sistemas avalados por la universidad que garantice la calidad y actualización de los profesionales de la salud; utilización de modelos educativos basados en simulación y recreación de espacios de atención medica virtual; así también la orientación de la formación médica enfocada en la atención primaria en salud.
Bibliografía

1.-Educación Superior en América Latina: reflexiones y perspectivas en Medicina, Christel Hann. 2013 Universidad de Deusto Bilbao

2.- OCDE Health Data 2013

3.- Unesco. Informe provisional del equipo especial Sobre la Unesco en el siglo XXI. http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001196/119699s.pdf. Acceso 26 de noviembre de 2011.










Licenciatura en Nutrición


Gabriela Macedo Ojeda; Óscar Loreto Garibay; Martha Betzaida Altamirano Martínez; Luz Elena Moreno Gaspar; Miriam Mercado Zepeda

Julio 2014

Licenciatura en Nutrición
La Licenciatura en Nutrición en México

En México, la enseñanza de la nutriología tuvo su inicio en 1945, en la Escuela de Dietética, dirigida por el doctor Olascoaga en el Instituto Nacional de Cardiología. En 1963, el doctor Pedro Daniel Martínez formó personal para el trabajo epidemiológico en la Escuela de Salud Pública, dependiente de la Secretaría de Salud, en donde se sembró el interés por el trabajo comunitario; esta institución fue la primera que formó recursos humanos en nutrición a nivel licenciatura, con reconocimiento de la Secretaría de Educación Pública (Coronel et al., 2006).

El surgimiento de la Licenciatura en Nutrición, en nuestro país, se da con mayor auge a partir de la década de los setenta, en la que se iniciaron 6 programas. En la década de los ochenta, se incrementan 9 programas y 11 adicionales en la década de los noventa, época en la que inicia en la Universidad de Guadalajara (1998). Actualmente, se cuantifican alrededor de 94 programas a nivel nacional, según datos de ANUIES (Observatorio Laboral, 2014); 33 de ellos afiliados a la Asociación Mexicana de Miembros de Facultades y Escuelas de Nutrición, A.C. (AMMFEN) y 25 acreditados por el Consejo Nacional para la Calidad de Programas Educativos en Nutriología, A.C. (CONCAPREN) y se considera que dentro de las carreras del área de la salud es una de las de mayor demanda (AMMFEN, 2003). La Licenciatura en Nutrición del Centro Universitario de Ciencias de la Salud se encuentra afiliada a la AMMFEN y re-acreditada para el período 2014-2019.
La Licenciatura en Nutrición en Jalisco

En el estado de Jalisco, las enseñanza de la nutrición es muy difundida en diversas universidades y en diversas sedes, entre las que podemos mencionar: La Universidad de Guadalajara (UdeG), con oferta en diversos centros universitarios, la Universidad del Valle de México (UVM), la Universidad el Valle de Atemajac (UNIVA) y la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), entre otras. De todas ellas, la UdeG es la que cuenta con la mayor matrícula de alumnos para la Licenciatura en Nutrición, debido a su oferta en distintos centros universitarios de la Red que ofertan dicha licenciatura: Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), Centro Universitario de los Altos (CUAltos), Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur), Centro Universitario del Norte (CUNorte), Centro Universitario del Sur (CUSur) y, recientemente, el Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá).


La Licenciatura en Nutrición del Centro Universitario de Ciencias de la Salud

En la Zona Metropolitana de Guadalajara, los programas educativos de nutrición de las distintas universidades fueron evaluados en 2014 por parte del Staff del Periódico Mural (Mural, 2014), que en su sección “Universitarios” ha proporcionado los resultados de sus encuestas y análisis. Los elementos tomados en cuenta han sido las encuestas llevadas a cabo a empleadores, docentes, alumnos, y otros como la duración del ciclo, modalidad, generaciones de egresados, actualización de programas de estudios, examen de admisión, institución que realiza el examen, promedio mínimo, costo de inscripción, pago mensual, titulación, costo de la carrera, tipo de becas que ofrecen, alumnos matriculados, profesores con licenciatura, profesores con maestría, profesores con doctorado y certificación. Con todo esto en cuenta, en 2014, la Licenciatura en Nutrición del CUCS-UdeG se ubicó en primer lugar del ranking, UAG en segundo, y UNIVA en tercero.


Los campos profesionales del Licenciado en Nutrición

En nuestro país, la aparición del nutriólogo fue similar que en Estados Unidos, como demanda del campo laboral y estrechamente vinculado a la dietética en el campo hospitalario-dietético, debido a que se carecía de un experto en la alimentación de las personas hospitalizadas, pues la alimentación de los pacientes estaba a cargo de auxiliares de cocina o cocineras, por lo general mujeres egresadas de la Escuela de Artes y Oficios para la Mujer. Las cocineras se encargaban de la parte operativa de la preparación de los alimentos y los médicos endocrinólogos sugerían los menús, pero este “trabajo en equipo” no siempre funcionaba y las cocineras terminaban decidiendo qué se cocinaba, más por el gusto personal e intuición, que por conocimientos científicos en nutrición. Estas circunstancias dieron pie a que surgiera un profesional que se encargara de la alimentación de los enfermos en los hospitales, dando inicio a la enseñanza sistemática de la nutrición en nuestro país (López-Torres, et al., 2011).

Actualmente, la Licenciatura en Nutrición reconoce cuatro campos profesionales y un eje transversal. Con base en lo estipulado por AMMFEN, éstos son: nutrición clínica, nutrición comunitaria, administración de servicios de alimentos, ciencias de los alimentos y educación e investigación (AMMFEN, 2003).

La nutrición clínica se relaciona con la atención nutricional a individuos, con el objetivo de cuidar su salud, abarcando la gama de la prevención, tratamiento, control y rehabilitación del individuo, además de la investigación. El lugar de trabajo de este campo profesional incluye hospitales, clínicas, consultorios, y centros para la atención del individuo sano, en riesgo o con alguna enfermedad.

La nutrición comunitaria se caracteriza por la evaluación y atención nutricional de los individuos que tienen características comunes. Prioriza el diagnóstico, la planificación alimentaria y la investigación epidemiológica para prevenir, tratar, controlar y rehabilitar, desde la perspectiva de la salud pública.

El campo de Administración de Servicios de Alimentos se relaciona con actividades de planeación y dirección en un servicio de alimentos con el objetivo de brindar a los comensales una alimentación que cumpla con los estándares de calidad más altos. Incluye actividades como la administración de recursos, planeación de menús, planeación y evaluación del servicio.

El campo profesional de las ciencias de los alimentos se caracteriza por el control y mejora de la calidad durante la producción, distribución, transformación y comercialización de los productos alimentarios y nutritivos para el consumo. Se incluyen actividades como la innovación, e investigación de los productos y se desarrolla principalmente en la industria alimentaria.

Desde el campo de la educación e investigación, se busca que el Licenciado en Nutrición participe en la generación, aplicación y difusión de la nutrición, así como en la formación de recursos humanos que contribuyan a la solución de problemas alimentario nutricionales.


b) Situación actual: retos, problemas y necesidades que se enfrentan.

El reporte Obesity Update de 2014, manifiesta que en los países que forman parte de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), 18% de la población adulta es obesa. Más de uno de cada tres adultos son obesos en México, Nueva Zelanda y Estados Unidos, y más de uno de cada cuatro en Australia, Canadá, Chile y Hungría. Se estima que la obesidad es responsable del 1% al 3% del total de gastos en salud en la mayoría de los países (5% a 10% en los Estados Unidos) y los costos se elevarán rápidamente en los próximos años cuando las enfermedades relacionadas a la obesidad se establezcan (OCDE, 2014). También en fecha reciente, la Food and Agriculture Organization (FAO) en su reporte llamado The State of Food and Agriculture: Food Systems for better nutrition (FAO, 2013) ha publicado que la prevalencia de obesidad en adultos mexicanos supera a la de los adultos de los Estados Unidos de América (32.8% vs 31.8%, respectivamente), ubicando a nuestro país en la posición número uno con las mayores prevalencias de esta enfermedad en el mundo. Lo anterior, ha causado diversos comentarios al respecto y la noticia se ha divulgado en diversos y muy reconocidos medios de comunicación (CNN México, 2013; Forbes Staff, 2013).

La Encuesta Nacional de Salud y Alimentación 2012 (ENSANUT 2012) muestra que la prevalencia combinada de sobrepeso y la obesidad para sujetos adultos de 20 y más años, con los puntos de corte de IMC propuestos por la OMS, es de 71.2%. Para los adolescentes de 12 a 19 años la prevalencia llega a 35%, para los niños de los 5 a 11 años de edad fue de 34.4%, y para menores de 5 años fue de 9.7% (Gutiérrez, et al., 2013). Para Jalisco, también en 2012, las prevalencias de sobrepeso y obesidad combinadas en adultos es de 71.5%, en adolescentes 37.9%, para niños de 5 a 11 años es de 39.6% y para menores de 5 años de 11.36% (Instituto Nacional de Salud Pública, 2013).

Por otro lado, en el ámbito nacional, el bajo peso en adultos tiene una prevalencia de 1.2%, en adolescentes no se proporciona el dato, en niños en edad escolar no se presenta dato, y en niños menores de 5 años el bajo peso es de 2.8%; la talla baja es de 13.6%, y 1.6% de emaciación (Gutiérrez et al., 2013). En Jalisco, el bajo peso en adultos es de 0.65%, en adolescentes no se reporta dato, en niños de 5 a 11 años no se reporta dato, y en niños menores de 5 años el bajo peso es de 1.6%; la talla baja es de 9.1%, y 1.4% de emaciación (Instituto Nacional de Salud Pública, 2013).

El costo directo estimado que representa la atención médica de las enfermedades atribuibles al sobrepeso y la obesidad (enfermedades cardiovasculares, cerebro vasculares, hipertensión, algunos cánceres, atención a la diabetes mellitus tipo 2, entre otras) se incrementó un 61% en el periodo 2000-2008, al pasar de 26,283 millones de pesos a, por lo menos, 42,246 millones de pesos; para 2017 se estima que dicho gasto alcance los 77,919 millones (Secretaría de Salud, 2010). Complementando esto, la mortalidad en México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), tiene como tres primeras causas de mortalidad general en el año 2012 a las enfermedades del corazón, la Diabetes Mellitus, y los Tumores malignos (INEGI, 2012), enfermedades asociadas a la obesidad. Además, según consideraciones de la Organización Mundial de la Salud citadas en nuestra Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso y la Obesidad, el 44% de los casos de diabetes mellitus tipo 2 son atribuibles al sobrepeso y la obesidad, y también relacionadas a esta problemática se encuentran la hipertensión arterial, las dislipidemias, la enfermedad coronaria, la enfermedad vascular cerebral, la osteoartritis, y los cánceres de mama, esófago, colon, endometrio y riñón (Secretaría de Salud, 2013).

Ante este panorama, se hace manifiesta aún más la necesidad de nutriólogos capacitados a lo largo del territorio nacional, que laboren en las instituciones públicas de salud. Lo anterior debido a que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el país existe un promedio de 2.4 especialistas de nutrición por cada mil habitantes (Nájar, 2014). No obstante esta necesidad, tenemos el reto de un mayor reconocimiento en el ámbito laboral, así como una retribución económica justa al trabajo que el nutriólogo desempeña, ya que existe información de La American Chamber of Commerce México (Amcham), a través de estudios realizados con la encuesta de Sueldos y Prestaciones correspondiente al año 2011, aplicada a diversas empresas en todo el país, en donde la Licenciatura en Nutrición se presenta como la tercera profesión peor pagada. Si bien, el Instituto Mexicano para la Competitividad A. C. (IMCA, 2014), en 2014, mostró que la categoría de terapia y rehabilitación (en la que se incluye la Licenciatura en Nutrición), percibe un salario promedio de $10, 095, un poco por arriba de la media nacional. Por su parte, el Observatorio Laboral Nacional establece, para esta misma categoría, un salario promedio de $7, 299 (Observatorio Laboral, 2014).


c) Situación a futuro: los retos, desafíos y tendencias que se identifican en el desarrollo de la profesión.

La Academia de Nutrición y Dietetica (Academy of Nutrition and Dietetics –AND-) de Estados Unidos considera que es importante asumir el compromiso de desarrollar en sus miembros el liderazgo en la práctica de la nutrición. Asimismo, esto debe trasladarse a los programas educativos para que los futuros Licenciados en Nutrición tengan una preparación con esta visión (Laramee, 2014).

De acuerdo a Jack Welch, presidente y director ejecutivo de General Electric, un líder requiere mostrar cuatro características que denominó las cuatro E’s del liderazgo (Laramee, 2014):


  • Energía.- la habilidad de seguir, amor en acción, y la habilidad de aceptar cambios.

  • Energizar.- la destreza de inspirar a otros a mover montañas cuando deben hacerlo.

  • Establecer límites.- el coraje para tomar decisiones difíciles.

  • Ejecutar.- la habilidad de concretar el trabajo.

Por lo anterior, es importante que además de reforzar los contenidos curriculares en el aspecto disciplinar, también se ponga en perspectiva estas competencias para la vida que permitirán que el Licenciado en Nutrición se forme como un líder en su área, que realmente impacte de manera positiva en nuestra sociedad al prevenir y tratar aquellos aspectos relacionados a la alimentación y nutrición, y para que asuma con liderazgo los retos en salud pública que se tienen por delante.

Por otra parte, la integración del inglés a las competencias con las que debe contar el Licenciado en Nutrición, es crucial debido a diferentes aspectos. Destaca la posibilidad de una actualización continua y de vanguardia (tanto en medios impresos como en congresos en el ámbito internacional), así como el apoyo a competencias en el ámbito de la investigación; es de utilidad para el manejo de manuales de instrucciones de equipo y software especializados, necesarios en la práctica del nutriólogo y que están en constante innovación; además, en la actual tendencia a la internacionalización de los servicios de salud, contar con habilidades para la interacción con pacientes extranjeros, mejora las posibilidades laborales de los profesionistas de la nutrición.

El reto del egresado de la licenciatura en Nutrición, que se desarrolla en los diferentes campos profesionales (clínico, poblacional, servicios de alimentación y ciencia de los alimentos), está en atender las demandas del entorno, como el hecho de que actualmente las personas consumen con mayor frecuencia alimentos fuera de casa, y a su vez están más interesados en la higiene de estos, el origen de los mismos y la bioseguridad, así como por el consumo de alimentos saludables y frescos (Caranfa & Morris, 2009). La pirámide poblacional se está invirtiendo, envejeciéndose; la globalización ha cambiado al individuo y en un mismo contexto puede haber necesidades nutricionales diversas. La revolución de la información y el avance tecnológico han cambiado los espacios de trabajo, lo que implica programas de capacitación constantes. El profesional debe ser capaz de generar oportunidades para el mismo y su equipo de trabajo, que les permitan mantener y mejorar su competencia profesional, promoviendo la actualización compatible con su proyecto de vida (Puckett, et al., 2012; Sneed & Strohbehn, 2008).

En perspectiva, al futuro de la nutrición, es importante considerar también la innovación en salud, que involucra la alimentación y la nutrición del ser humano. Un ejemplo es la genómica nutricional, en la que se debe considerar las implicaciones que tiene la alimentación en el genotipo para generar una manifestación en el fenotipo del individuo. El Licenciado en Nutrición requiere competencias básicas en genética para aplicar la genómica nutricional (Camp, 2014).

Estos elementos y los problemas de salud internacionales y nacionales presentados previamente, ejemplifican el futuro de la nutrición y hacia dónde debe dirigirse la enseñanza de esta ciencia en las universidades.


d) Propuestas a considerar en los siguientes 16 años.

El proceso enseñanza-aprendizaje de la Licenciatura en Nutrición debe formar, de manera integral, profesionales con competencias de liderazgo, pensamiento crítico, creatividad, capacidad de adaptación y autogestión del conocimiento, que tengan habilidades de comunicación en una segunda lengua, de tal manera que procuren su actualización continua y de vanguardia.

Debe considerarse, además, el desarrollo de competencias para la investigación, de tal manera que el nutriólogo tenga elementos para demostrar, con base en evidencia científica, el impacto de su trabajo en la salud y la calidad de vida de individuos y poblaciones. En este mismo aspecto, deberá ser capaz de identificar y aplicar nuevos conocimientos, técnicas y procedimientos, resultados de investigaciones de calidad, pertinentes al contexto.

En el ámbito de la difusión y extensión, el egresado de la Licenciatura en Nutrición debe ser capaz de transmitir conocimientos e incentivar actitudes y aptitudes para implementar estilos de alimentación saludables, por lo que será necesario fortalecer estas habilidades a lo largo de su formación profesional.

Se deberá procurar que haya una vinculación temprana con el ámbito laboral, por lo que será crucial formar profesionales capaces de integrarse a equipos de trabajo para responder y exceder las expectativas de los usuarios, haciendo uso adecuado y óptimo de los recursos, las tecnologías y la innovación; considerando la cultura, religión, y otras características del entorno, buscando siempre la mejora continua. Además, deberá ser capaz de generar sus propias oportunidades de trabajo, con un sentido emprendedor e innovador.
Bibliografía

AMMFEN. (2014). Asociación Mexicana de Miembros de Facultades y Escuelas de Nutrición. Retrieved from http://www.ammfen.org.mx/

AMMFEN. (2003). Los nutriólogos en México, calidad educativa y profesional. Proceso de acreditación. Ed. Trillas.

Camp, M., & Trujillo, E. (2014). Position of the Academy of Nutrition and Dietetics: nutritional genomics. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics 114, 2 (2014): 299-312.

Caranfa, M., & Morris, D. (2009). Putting Health on the Menu. Food technology, pp. 29-36.

CNN México. (2013, July 11). México es el país “más obeso” del mundo, según un informe de la ONU. CNN México. Retrieved from http://mexico.cnn.com/salud/2013/07/11/mexico-es-el-pais-mas-obeso-del-mundo-segun-un-informe-de-la-onu

CONCAPREN. (2014). Consejo Nacional para la Calidad de Programas Educativos en Nutriología. Retrieved from http://www.concapren.com.mx/

Coronel Núñez, S., Díaz García, R., Ramírez Badia, V., Berrún de Tamez, N., Gutiérrez Tolentino, R., Romero Zepeda, M., Rodríguez Pérez, L. A. (2006). Los nutriólogos en México: un estudio de mercado laboral (3rd ed.). México: Trillas.

FAO. (2013). The State of Food and Agriculture: food systems for better nutrition. Rome: Food and Agriculture Organization of The United Nations. Retrieved from http://www.fao.org/docrep/018/i3300e/i3300e.pdf

Forbes Staff. (2013, July 9). México, el país más obeso del mundo. Forbes. Retrieved from http://www.forbes.com.mx/sites/mexico-el-pais-mas-obeso-del-mundo/

Gutiérrez, J. P., Rivera-Dommarco, Juan Shamah-Levy, Teresa Villalpando-Hernández, S., Franco, A., Cuevas-Nasu, L., & Romero-Martínez, M Hernández-Ávila, M. (2013). Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Resultados nacionales (2nd ed.). Cuernavaca: Instituto Nacional de Salud Pública.

IMCO. (2014). Instituto Mexicano para la Competitividad. Retrieved from http://imco.org.mx/wp-content/uploads/2014/04/20140404-Compara-Carreras.pdf

INEGI. (2012). Causas de defunción: defunciones generales totales por principales causas de mortalidad, 2012. Retrieved from http://www3.inegi.org.mx/sistemas/sisept/Default.aspx?t=mdemo107&s=est&c=23587

Instituto Nacional de Salud Pública. (2013). Encuesta Nacional de Salud y Nutricion 2012. Resultados por entidad federativa, Jalisco. Cuernavaca, México: Instituto Nacional de Salud Pública. Retrieved from encuestas.insp.mx

Laramee, S. H. (2014). Leadership development: preparing dietetics professionals for success. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, supp.

López-Torres, P., Moreno-Gaspar, L., Hunot-Alexander, C., Ortis-Lomelí, M., & Aguayo-Mendoza, M. (2011). La enseñanza de la gestión en los servicios de alimentos, pp. 69-78.

Mural. (2014). Licenciatura en nutrición de CUCS, la mejor rankeada. Retrieved from http://busquedas.gruporeforma.com/mural/Documento/Impresa.aspx?id=1067735-2025&url=http://www.mural.com/edicionimpresa/paginas/20140323/interactiva/MUNI20140323-28.jpg&text=licenciatura+en+nutrici%f3n&tit=Las+carreras++a+detalle#ixzz35oPby6fi

Puckett, R., Barkley, W., Dixon, G., Egan, K., Koch, C., Malone, T., Theis, M. (2012). America Dietetic Assocition Standards of Profesiional Performance for Registred Dietitians (Generalist and Advanced) in Management of Food and Nutrition Systems. Journal of The Academy of Nutrition and Dietetics, S44-S47-e11.

Nájar, A. (2014, January). México, un país con muchos obesos pero pocos nutricionistas. BBC Mundo. Ciudad de México. Retrieved from http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/01/140109_mexico_pais_obesos_donde_escasean_nutricionistas_salud_an.shtml

Observatorio laboral. (2014). Retrieved from http://www.observatoriolaboral.gob.mx/

OCDE. (2014). Obesity Update. Retrieved from http://www.oecd.org/els/health-systems/Obesity-Update-2014.pdf

Secretaria de Salud. (2013). Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes. México, D. F. Retrieved from http://promocion.salud.gob.mx/dgps/descargas1/estrategia/Estrategia_con_portada.pdf

Secretaría de Salud. (2010). Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria: Estrategia contra el sobrepeso y la obesidad (1st ed.). México DF: Secretaría de Salud.

Sneed, J., & Strohbehn, C. (2008). Trens Impacting Food Safety in Retail Foodservice: Implications for Dietetics Practice. Journal on the American Dietetic Association, 1170-1177.











Licenciatura en Psicología

 Ignacio Avelino Rubio; Aarón González Palacios




Julio 2014

Licenciatura en Psicología
Antecedentes generales de la disciplina, de su enseñanza y de la profesión.

De acuerdo con Zanatta y Yurén (2012) "la enseñanza de la Psicología en México se inicia en 1893 con la asignatura denominada Psicología Moral, integrada al plan de estudios de la Escuela Nacional Preparatoria, pese a lo cual muchos años habían de transcurrir antes de que se formaran psicólogos profesionales" (p. 152) Los autores señalan que "el primer plan de estudios de la carrera de Psicología con derecho a título profesional se aprobó en 1959” (p.152). Pero que fue hasta 1974 que se adquirió el reconocimiento oficial, el cual daba a los estudiantes el derecho a obtener la cédula profesional. Para el año 2003 ya se habían otorgado 64 mil cédulas profesionales (Zanatta y Yurén, 2012)


Tabla 1

Crecimiento de escuelas y facultades de Psicología

Institución Formadora

Año de Inicio

Número de planes

UNAM

1937

1

Iberoamericana

1950

2

D.F., e interior de la república

1960

11

D.F., e interior de la república

1970

54

D.F., e interior de la república

1990

82

D.F., e interior de la república

1995

113

D.F., e interior de la república

2000

183

D.F., e interior de la república

2005

290

Fuente: Como aparece en Zanatta y Yurén, 2012, p.153
Estos mismos autores señalan que hasta la década de los noventas del siglo pasado las plantas docentes estuvieron conformadas por profesionales que cumplían con el perfil adecuado para formar a otros psicólogos. Asimismo, a finales de la década de los noventa y comienzos del nuevo milenio, se constituyeron nuevas pautas para la innovación curricular, constituidas en los planteamientos de la conferencia de la UNESCO, celebrada en París en 1998, así como de la ANUIES (2000). Se solicitaba una formación más pertinente, sistematizada y polivalente; se acentuó la necesidad de procurar la formación integral del estudiante, considerando la formación en valores y el desarrollo personal que contribuyeran a elevar la calidad de vida del estudiante, y se recomendó un sistema tutorial como acción estratégica para el logro de todo ello (Zanatta y Yurén, 2012)

De acuerdo con la clasificación de las mejores universidades 2014 (El Universal, 2014), “el 41% de los profesionales de la psicología tienen entre 25 y34 años, ganan alrededor de 8,542 pesos (mensuales). En esta profesión, 36% se dedica a algo diferente a sus estudios, el 32% laboran en investigación. El 72% de los egresados son mujeres que en el 58% de los casos trabaja en la industria privada. Alrededor de 13000 personas buscan empleo” (p.78). En dicho ranking la escuela de psicología del CUCS se ubicó en vigésimo segundo lugar,

La escuela de Psicología de la Universidad de Guadalajara, se fundó en 1975 (Villaseñor Bayardo, 2006) desde aquel entonces hasta este momento, ha seguido trabajando incansablemente. Actualmente transita a una estructura curricular de competencias profesionales integradas. Hace un par de años, en nuestro estado, la carrera de Psicología tuvo gran demanda dentro del sector educativo. Las universidades que ofertaban dicha carrera abundaban, más de 10 instituciones (El Informador, 2012).

1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal