Universidad de san carlos de guatemala



Descargar 1.16 Mb.
Página5/38
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño1.16 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   38

INDICACIONES DE PROFILAXIS





  1. Remover placa, manchas y cálculos dentales.

  2. Eliminación de factores que influyen en la formación y retención de placa.

  3. Demostraciones de una adecuada limpieza oral

  4. Facilitación para un examen clínico.

  5. Terapia periodontal en casos de gingivitis y periodontitis diagnosticados. (40,42,85,162)


FLUORUROS TÓPICOS Y SISTÉMICOS

El flúor es el elemento químico de número atómico 9 situado en el grupo de los halógenos (grupo 17) de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es F. (141)

Es un gas a temperatura ambiente, de color amarillo pálido, formado por moléculas diatómicas F2. Es el más electronegativo y reactivo de todos los elementos. En forma pura es altamente peligroso, causando graves quemaduras químicas en contacto con la piel. (141)

Metabolismo del Flúor
El ión fluoruro aportado por la alimentación se absorbe a nivel gastrointestinal en forma pasiva. Los iones fluoruro aportados por el agua bebible son los más fáciles de asimilar (86 a 97%) mientras que la ingesta de importantes cantidades de calcio, sobre todo en forma de productos lácteos, puede disminuir la absorción normal de los fluoruros en un 50% aproximadamente. Los fluoruros absorbidos se concentran en el plasma en una proporción equivalente al aporte. Se desencadena entonces un proceso de regulación tendiente a restablecer los valores normales de concentración, comprendidos entre 0,05 y 0,5 ppm. Si el aporte fluorado es bajo y constante, la excreción urinaria es casi equivalente al aporte. (90)

En caso de aportes importantes, sólo la mitad de los fluoruros se elimina a través de los riñones y el 30% se deposita en el esqueleto en forma de fluorapatita. Esta formación es más o menos reversible en función de la velocidad de renovación del hueso, su grado de vascularización y el aprovisionamiento en flúor. El flúor se filtra entonces a nivel de los glomérulos y es eliminado por orina. El 15% podrá acumularse en las estructuras amelares y dentinarias durante su período pre-eruptivo. La dentina secundaria, cercana a la pulpa, se ira enriqueciendo con el flúor a lo largo de toda su existencia.(90)

El flúor existe en la leche materna en muy bajas concentraciones (5 a 10µg/l), independientemente del aporte de fluoruros a través de los alimentos. La excreción salival representa menos del 1% del flúor ingerido pero los diferentes aportes fluorados locales, transportados en forma pasiva, influyen en el tenor salival, sobre todo durante la primera hora. El tenor en flúor del fluido gingival es similar al del plasma en el mismo momento. El fuerte tenor en flúor del esmalte cervical y la placa bacteriana sin duda no deja de tener relación con este tipo de aporte.(90)

Modo de acción del flúor

Durante la amelogénesis, el fluoruro sistémico del entorno del germen puede integrarse en las estructuras cristalinas del esmalte en formación. Se substituye a un ión hidroxilo, de igual forma y tamaño, y aumenta la estabilidad de la trama cristalina, volviéndola menos soluble a los ácidos.(90)

Sin embargo, investigaciones recientes parecen demostrar que el efecto sistémico del fluoruro es menos importante de lo que se había creído y que resulta más eficaz el contacto de los iones flúor con el esmalte de los dientes ya erupcionados (efecto tópico).(90)

Si bien el flúor sistémico aporta una mejor protección del esmalte durante el período de susceptibilidad cariogénica, el aporte tópico durante la maduración post-eruptiva del esmalte es responsable del alto nivel de concentración que puede encontrarse en la superficie del esmalte. Además de su efecto bacterioestático sobre las bacterias cariogénicas, los fluoruros inhiben la glicólisis por bloqueo enzimático, reduciendo así su potencial acidogénico.(90)

El fluoruro tópico puede inhibir la desmineralización de las lesiones incipientes pero también favorecer y consolidar la remineralización de una superficie de esmalte desmineralizada. La fermentación de los hidratos de carbono por las bacterias de la placa dental va a provocar la liberación de iones H+ que van a hacer bajar el pH en la superficie del diente.En una primera etapa, la placa y la saliva van a ejercer su poder amortiguador gracias a la presencia de los iones fosfato que contienen. (90)

De esta forma se detiene la disminución del pH. Pero si el ataque ácido se prolonga, una vez que se agotan los fosfatos disponibles en los fluidos del medio bucal, el pH alcanza el umbral crítico de 5,5 y los iones H+ se unen a los radicales fosfatos de las apatitas situadas en la superficie del esmalte, liberando el calcio. El pH cae por debajo del valor crítico y se produce así la disolución de la estructura cristalina. Es el proceso de desmineralización. En cambio, si hay presencia de fluoruro en la interfase esmalte / medio bucal, aunque sea en baja concentración, se producirá simultáneamente la disolución de la hidroxiapatita del esmalte y la precipitación de las apatitas fluoradas (fluorapatita o hidroxifluorapatita). Si hay fluoruro en la boca, estas apatitas fluoradas se mantienen estables hasta el valor de pH crítico de 4,6. También puede producirse la formación de glóbulos de fluoruro de calcio, que constituirán un importante reservorio de fluoruros a partir del cual se podrá liberar flúor durante los períodos de disminución de pH, y desempeñarán un papel determinante durante las fases de desmineralización / remineralización. (90)

A altas concentraciones de fluoruros en el medio bucal y en presencia de una lesión superficial, la remineralización se llevará a cabo con el aporte de fluoruros de calcio y tendrá lugar en la superficie. A concentraciones bajas pero continuas, la remineralización será más profunda, con formación de apatitas fluoradas. Es así como puede curarse una lesión incipiente en el esmalte. Una vez que el diente ha erupcionado, la superficie del esmalte es porosa y será el centro de intercambios iónicos con los fluidos de la cavidad bucal, sometida a una alternancia de períodos de desmineralización y reprecipitación mineral, favorecida por el fluoruro presente en el medio bucal. Gracias a esta “maduración secundaria post-eruptiva”, la concentración del fluoruro puede alcanzar de 3000 a 6000 ppm a nivel superficial, y concentraciones mucho menores a nivel de la unión amelo-dentinaria (100 ppm). (90)

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   38


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal