Universidad salesiana



Descargar 0.52 Mb.
Página7/9
Fecha de conversión26.04.2018
Tamaño0.52 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Unidad 5
LA EDUCACIÓN EN LA EDAD MODERNA
SIGLOS XIV AL XVIII
Es el Periodo histórico que, según la tradición historiográfica europea y occidental, se enmarca entre la Edad Media y la Edad Contemporánea.
La edad moderna, como convencionalismo historiográfico —así como las connotaciones del término moderno, utilizado por primera vez por el erudito alemán de finales del siglo XVII Cristophorus Cellarius—, responde en su origen a una concepción lineal y optimista de la historia y a una visión eurocentrista del mundo y del desarrollo histórico. A pesar de ser aceptada comúnmente en los medios académicos occidentales como marco referencial, será objeto de una amplia reflexión entre los historiadores a lo largo del siglo XX en torno a su amplitud y sus límites cronológicos, sus escenarios geográficos, su alcance semántico y los fundamentos de la modernidad, entre sus aspectos esenciales.
Generalmente (porque hay mucha controversia al respecto) su estudio comprende desde el pensamiento del siglo XIV hasta el pensamiento del siglo XVIII para dar paso después a lo que se denominó como Edad Contemporánea.
EDUCACIÓN HUMANÍSTICA DEL SIGLO XV
Suele decirse que la Edad Moderna comienza en el periodo en donde nace el renacimiento, pues durante el mismo se produjeron una serie de cambios políticos, económicos, religiosos, intelectuales y artísticos.
El renacimiento fue un periodo en el que el estudio de las matemáticas y los clásicos llegó a extenderse como consecuencia del interés por la cultura griega y romana clásica que aumentó con el descubrimiento de manuscritos guardados en los monasterios.
Muchos profesores de la lengua y literatura griega emigraron desde Constantinopla a Italia. Entre los interesados mas destacados en sacar a la luz los manuscritos clásicos están los italianos Francisco Petrarca y Poggio Bracciolini.
En el renacimiento surge el humanismo, cuyo movimiento tiene presente al hombre en todas sus facetas. Este espíritu del renacimiento está muy bien ejemplificado en las escuelas establecidas por varios educadores italianos donde se introdujeron temas como las ciencias, la historia, la geografía, la música y la formación física. El éxito de estas iniciativas influyó en el trabajo de otros educadores y sirvió como modelo para los educadores durante mas de 400 años.
Sobresalen, entre otros, el humanista alemán Erasmo de Rótterdam, el educador alemás Johannes Sturm, el ensayista francés Michel de Montaigne y el humanista filósofo español Luis Vives.

La principal característica de dicho periodo fue un creciente laicismo en el contexto de la educación, donde se dio una gran importancia a la cultura clásica griega y romana enseñada en las escuelas de gramática latina que, originadas en la Edad Media, llegaron a ser el modelo de enseñanza secundaria en Europa hasta el inicio del siglo XX.


La educación humanística supuso una rebelión contra las fuerzas conservadoras y se desarrolló de dos formas distintas:
a) En Italia el humanismo se basó en la formación personal, en la cultura y en la libertad. Por ello se vuelve la mirada atrás, renaciendo la cultura clásica y el paganismo.
b) En el norte el cambio fue de tipo social y exigía una reforma de las condiciones de vida y de la moralidad.
La figura de Petrarca fue una gran influencia para la época. Estimulados por este erudito, los humanistas afirmaron que los valores y la superioridad del latín clásico sobre el medieval constituían la mejor expresión del espíritu humano.
Las nuevas ideas promovieron nuevas tendencias en la educación. Los estudios humanísticos incluían la enseñanza del latín básico en sus tres aspectos: Lectura, escritura y conversación.
La educación física gozó de gran aceptación entre los humanistas, pero no sólo en cuestión de deportes sino también en la dieta y en la higiene. Los manjares fueron suprimidos; los lujos fueron suprimidos y en su lugar se puso la sencillez. Se concedió gran importancia a todo lo que podía desarrollar la fuerza muscular y la energía de carácter.
La educación moral no se limitaba a la obediencia ni a la autoridad religiosa, se intentó hacerla más práctica en sus aplicaciones a la vida de cada día. Las buenas maneras y la educación eran consideradas como aspectos esenciales de la educación moral.
La educación intelectual incluía todo lo que tendía al desarrollo de la razón, del juicio, del espíritu de iniciativa y de la espontaneidad. Se enseñaba a los principiantes la lectura y la escritura por medio de tablillas de diversos colores que tenían unas letras combinadas para formar palabras. A los más adelantados se les explicaba con método y claridad los clásicos antiguos recalcando las ideas religiosas y morales; haciendo notar que todo lo bueno de sus obras nace de la divina revelación. A la enseñanza de la retórica seguía la de la aritmética, geometría, astrología y música que no son otra cosa que las disciplinas que integraban el quadrivium clásico.
Se estudiaba a los grandes maestros de la filosofía: Platón y Aristóteles. Solamente al acabar estos estudios filosóficos el estudiante se licenciaba.
LA REFORMA PROTESTANTE. LA INFLUENCIA DEL PROTESTANTISMO
La reforma protestante acaecida en el siglo XVI que ya no permite hablar de una Iglesia en el mundo cristiano, la católica, sino de varias Iglesias y ello hasta nuestros días, trajo consigo la desaparición de muchísimas escuelas católicas. El protestantismo negaba que el papa y el clero fuesen los intérpretes de la doctrina cristiana. La Reforma nos dejó algunos principios funestos como la intervención abusiva del Estado y el laicismo en la escuela. Durante el periodo de la Reforma se intentó dar más oportunidades pero no las masas sino a la burguesía emergente y cada vez mas poderosa.
El motor de esta reforma parte de la figura de Martin Lutero (1483 – 1546). Sus escritos pedagógicos se resumen en tres cartas en las que aconseja a los padres, pastores, magistrados y hombres de Estado trabajar diligentemente en la educación:
Carta a los señores magistrados: Llama su atención sobre la mala organización de las universidades; censura la educación antigua. El Estado debería intervenir y obligar a que instruyan a todo el pueblo.
Llamamiento a los magistrados: Recomienda aquí el estudio de las lenguas clásicas (latín, griego y hebreo). Los niños aprenderán también historia, matemáticas, canto y música y para ello hay que fundar numerosas bibliotecas. Tampoco se ha de descuidar la literatura nacional.
Instrucciones a los inspectores: Las ideas pedagógicas de este escrito no contienen algo nuevo.
Los principios de la educación para Lutero eran muy simples:
Los padres son responsables de la educación de sus hijos. Su autoridad viene de Dios. Deben mostrarse a la vez firmes y suaves, sin abusar del palo, pues los malos tratos agrían a los niños y despiertan en su corazón sentimientos de odio.
El Estado debe organizar la enseñanza, su intervención es obligatoria.
La enseñanza debe ser obligatoria. Sostiene que el Estado puede y debe forzar a los niños a acudir a la escuela, cosa que la Iglesia Católica nunca había hecho
La religión es la base de la educación y considera al canto como un elemento importante de la educación religiosa.
Se tiene que adaptar la didáctica a la naturaleza del niño; es por lo tanto una obligación del maestro conocer las facultades del alma, los instintos las inclinaciones y el carácter. La educación física le parece digna de admiración. Los alumnos han de aprender en la escuela los deberes prácticos de la vida: Los niños un oficio y las niñas una economía doméstica.
La elección y la formación de los maestros es de importancia capital.
Las Iglesias protestantes surgidas de esta Reforma al inicio del siglo XVI establecieron escuelas en las que se enseñaba a leer, escribir, nociones básicas de aritmética, catecismo, cultura clásica, hebreo, matemáticas, ciencias y lo que se podría denominar enseñanza secundaria.
En estas escuelas elementales la lectura consistía por lo general en la pronunciación exacta de las palabras y en la memorización de las respuestas a preguntas del catecismo; se daban muy pocas oportunidades para una comprensión inteligente del significado. En las escuelas secundarias el método empleado consistía en memorizar reglas, declinaciones latinas y largos pasajes de los clásicos.
A pesar de las teorías la mayoría de esto primeras aulas protestantes se convirtieron en lugares sombríos y en ocasiones llegaban a ser incluso terroríficos debido a una rígida forma de enseñanza basada en una disciplina extremadamente dura; la Iglesia local dominaba al alumno.
En Suiza otra rama del protestantismo fue creada por el teólogo y reformador francés Juan Calvino, cuya academia en Ginebra fue establecida en 1559 convirtiéndose en un importante centro educativo.
La moderna práctica del control de la educación por parte del gobierno fue diseñada por Lutero, Calvino y otros líderes religiosos educadores de la Reforma.

LA CONTRARREFORMA DE LA IGLESIA CATÓLICA
La Iglesia Católica ante ello y como parte del conjunto denominado como “Contrarreforma” consideró de suma importancia reorganizar la educación con el consiguiente resultado de que empezaron a surgir una infinidad de órdenes consagradas a la enseñanza. Asimismo se procedió a la fundación de numerosas escuelas cuyos maestros habían sido preparados para llevar a cabo las tareas docentes.
Una de estas escuelas católicas fue la dirigida por la orden religiosa católica: Compañía de Jesús fundada en 1534 por el religioso español San Ignacio de Loyola en 1540. Los jesuitas incluían en sus escuelas las siguientes materias: Latín griego, religión e historia de la religión. Posteriormente hicieron suya la idea protestante de enseñar en vernáculo. Por otra parte prestaban una especial atención a la educación física y fomentaban la práctica de los deportes y juegos.
Tanto fuera como dentro de las aulas, los jesuitas fomentaban el espíritu de emulación. Pusieron en práctica una serie de elaborados planes tendentes a estimular la rivalidad. Los alumnos eran enfrentados unos contra otros, al igual que las distintas clases y se crearon una serie de sociedades honoríficas en las que sólo se podía ingresar después de una dura competición.
El sistema de escuelas promovido por esta orden religiosa tuvo un papel preponderante en el desarrollo de la educación católica en muchos países desde el siglo XVI (incluida la América española y portuguesa).
Los Hermanos de la Doctrina Cristiana fue otra importante orden católica fundada en 1684. En sus escuelas elementales, planeadas para los hijos de los obreros y de los pobres, la atmósfera era profundamente piadosa y las actividades de los alumnos severamente reprimidas. Enseñaban a leer y escribir, aritmética y religión. Emplearon el método de que el niño recitase la lección a toda la clase, no sólo al profesor, como hasta entonces.

LA EDUCACIÓN REALISTA DEL SIGLO XVI
El tercero de los grandes movimientos en el despertar intelectual de la Europa Occidental fue el realismo. Los realistas del siglo XVI se daban perfecta cuenta de que las escuelas de su época estaban desfasadas con respecto a las realidades de la vida y que eran incapaces de preparar a los alumnos para la vida de cada día.
Aspiraban al conocimiento completo y a la comprensión de la sociedad humana como el medio más idóneo para que el individuo pudiese encajar en el medio ambiente en el que vive. Los realistas humanistas propugnaron un plan de estudios demasiado avanzado para su época. Para educarse decían que no precisaban de libros, sino de contactos personales con la gente y con sus actividades sociales. Creían que la educación debía proporcionar las bases para las elecciones y decisiones sensibles, así como para la eficiencia social y el disfrute de las horas de ocio. Para ellos el arte de saber vivir debía constituir la finalidad de la enseñanza. También en este movimiento se quería dar a conocer los nuevos descubrimientos en lugar de limitar la educación a un mero estudio de lo ya conocido. Debían descubrirse los secretos de la naturaleza y utilizarlos adecuadamente para mejorar las condiciones de vida.
La mayoría de los realistas eran educadores prácticamente interesados en el desarrollo de la escuela por considerarla la institución idónea para la mejora de las condiciones de vida.
De esta época datan las primeras universidades americanas fundadas en Santo Domingo (1538), México y Lima (1551).
LA EDUCACIÓN EN EL SIGLO XVII
Las transformaciones económicas hacen que durante los siglos XVI y XVII el eje de la vida cultural europea se traslade a Francia, Holanda e Inglaterra.
Es una época de crisis profunda en la economía, en la sociedad, en las relaciones internacionales, la religión, la cultura y la conciencia del mundo. La base de la economía sigue siendo la agricultura en la que las tierras están en manos de los estamentos privilegiados. La guerra se convierte en el medio de relación básico entre naciones. Las creencias religiosas se manifiestan en actividades de fe ciega e intolerante, se encuentra detrás de mucha de las luchas del siglo. Se va a cuestionar la idea de Dios y la religión misma.
Pese a lo anterior fue un periodo de rápido progreso de muchas ciencias y de la creación de instituciones que apoyaban el desenvolvimiento del conocimiento científico. La creación de estas y otras organizaciones facilitó el intercambio de ideas y de información científica y cultural entre los letrados de los diferentes países de Europa.
Las universidades dirigidas por los restos del pensamiento escolástico, se ven reducidas en su actividad. Los salones burgueses y las recién creadas academias científicas sustituyen a las universidades en su papel de vanguardia del saber. Se modifican las instituciones dándoles mayor amplitud y aumentando su nivel en relación con las exigencias. Los métodos y los programas cambian para suavizarse y hacer la escuela más tolerante.
Nuevos temas científicos se incorporaron en los estudios de las universidades y de las escuelas de enseñanza secundaria. El Hospital de Cristo en Londres fue probablemente la primera escuela secundaria en enseñar ciencia con cierto grado de competencia.
Durante este siglo muchos educadores ejercieron una amplia influencia. El educador alemán Wolfang Ratke inició el uso de nuevos métodos para enseñar la lengua vernácula, clásicas y el hebreo.
PEDAGOGÍA RACIONALISTA
Empezó a imperar la denominada pedagogía racionalista. En sentido general ser racional significó comprometerse con la razón y la lógica en la resolución de los problemas. La pedagogía racionalista fue un movimiento pedagógico y educativo, inspirado en el racionalismo pedagógico. Las características generales en la nueva confección inspirada por la filosofía moderna fueron:
Fundamento filosófico: Se busca el apoyo en la educación exclusivamente en base a la razón y los principios filosóficos. Como consecuencia de todo ello surge una tendencia secular en la educación y la enseñanza.
Materias impartidas: La educación literaria era en latín pero se produjo un gran auge en las lenguas maternas y esto se debe a un esplendor de la sociedad. La matemática aún no tenía mucha importancia pero poco a poco irá tomando un papel relevante en la educación. Las ciencias naturales y física se estudian a través de un método más racional que se basaba en el aprendizaje del método inductivo y para la comprobación se completaba con el método deductivo.
Estos cambios en el campo educativo fueron muy lentos en la práctica y en este siglo aún no se notarán pero se deja plantado el germen para la evolución en el siglo XVIII.
ENSEÑANZA PRIMARIA POPULAR
La enseñanza primaria ha existido siempre en todas las sociedades. Por tanto, en esta época no es lógico hablar de su creación sino de su reestructuración para que sea asequible a las clases populares. La Iglesia Católica se preocupaba en educar al pueblo en las verdades religiosas y morales y esto significó las bases para la organización de las escuelas primarias populares.
Su organización es obra de dos santos que extendieron la enseñanza a las clases populares. Éstos fueron San José de Calasanz, fundador de las escuelas Pías y San Juan Bautista La Salle, fundador de las escuelas cristianas.
La dirección de estas escuelas se apoyó en un programa fijo que aunque escaso y defectuoso sirvió para la instrucción básica de la gente. La Iglesia Católica sigue con el poder ya que ellos son los encargados de asignar a los maestros y los libros. La religión era una asignatura obligatoria acompañada de la lectura, escritura y cálculo. En la segunda mitad del siglo XVII se crearon las escuelas pobres apoyadas por la misericordia de las clases altas donde la enseñanza era gratuita para los niños pobres y era obligación enseñar una buen lectura, aritmética, lengua cristiana (latín), gramática y principalmente la piedad y doctrinas cristianas.
LA EDUCACIÓN EN EL SIGLO XVIII
Durante este siglo se estableció el sistema escolar en Prusia. En Rusia empezó la educación formal bajo Pedro el Grande y sus sucesores. También se desarrollaron escuelas y colegios universitarios en la América Colonial y se implantaron reformas educativos derivadas de la Revolución francesa.
Al final del siglo se fundaron en Inglaterra las escuelas del domingo por el periodista Robert Ralkes para beneficio de los muchas pobres y las clases trabajadoras. Durante el mismo periodo se introdujo el método monitorial de enseñanza por el que cientos de muchachos podían aprender con un profesor y la ayuda de estudiantes monitores o asistentes.
Lo anterior abrió la posibilidad de la educación de masas.

CAMBIOS EN EL SABER DE LOS SIGLOS XVII Y XVIII . GRANDES REPRESENTANTES

FRANCIS BACON
Básicamente planteó que los cambios en el saber llevan a un desarrollo tecnológico que transforma la sociedad. El saber debe atender prioritariamente a la búsqueda de lo último para la humanidad. Por ello se le ha llamado humanista técnico.
Frente al ideal meramente contemplativo de la sabiduría tradicional, la modernidad a través de Bacon, insiste en la dimensión práctica y transformadora del saber.

En relación al método propone la inducción (generalización del conocimiento a partir de la experiencia empírica) como el camino hacia la verdad científica. Sin embargo plantea que esta tarea se ve frenada por una red de prejuicios que condujeron al error, los cuales nacen de nuestra propia naturaleza y de las filosofías antiguas. Para llegar a la verdad el camino más rápido es a través del método.


La importancia de la ciencia se manifestó en los escritos de este filósofo inglés llegando a fundamentar los procesos de aprendizaje en el método inductivo que animó a los estudiantes a observar y examinar de forma empírica objetos y situaciones antes de llegar a conclusiones sobre lo observado.
RENÉ DESCARTES
Desde el siglo XIV se estaba ya haciendo presente la crisis del modelo de pensamiento antiguo y medieval. Esta crisis en el orden de la ciencia dejaba caer sus sombras sobre la filosofía escolástica, en la se que educó el propio Descartes. Se muestra en la época grandes estudios e ideas pero que son ajenas al mundo de la vida y por lo cual era difícil extraer novedad alguna.
Descartes en su texto “Discurso del método” pretende recoger el espíritu de la revolución científica y dar una nueva forma de planteamiento de la organización del sistema del saber y de las ciencias desde bases nuevas y sólidas a través del nuevo método.
El Método es un camino hacia el conocimiento verdadero a través de un sistema de reglas o de tapas. No se puede basar en la opinión común ni en el convencimiento. Su raíz es el proceder racional. Utilizan la lógica como ley de la razón; el análisis geométrico y el álgebra que serán los tres pilares de un método universal que consta de cuatro reglas o etapas:
Búsqueda de evidencias: Se basa en la regla de la geometría. Se impone la regla de no admitir como verdaderas cosas que no son evidentes. Con este punto de partida encontramos un criterio riguroso para determinar la verdad.
Análisis o división: Un problema debe ser dividido en partes más simples, evitando que de los más complejos pueda brotar el error. Se basa en el álgebra.
Ordenación o síntesis: La razón reconstruye su objetivo desde sus componentes más simples y según las leyes que rigen su funcionamiento. Hay dos clases de afirmaciones:
Las proposiciones evidentes en sí mismas, indubitables y por ello sin necesidad de posterior demostración (verdades apodícticas).
Las proposiciones deducidas de las primeras por razonamientos adecuados a partir de las evidencias primeras.

Enumeración o revisión: La última etapa es la comprobación de los pasos realizados. La prudencia teórica de nuevo se impone.


Por lo dicho, este filósofo francés remarcó el papel de la lógica como el principio fundamental del pensamiento racional, postulado que se mantiene hasta la actualidad como base de la educación en Francia.
JHON MILTON Y JHON LOCKE
El primero, poeta inglés, propuso un programa enciclopédico de educación secundaria, apoyando el aprendizaje de la cultura clásica como medio para potenciar la moralidad y completar la educación intelectual de las personas.
El segundo, filósofo inglés, recomendó un currículo y un método de educación basado en el examen empírico de los hechos demostrables antes de llegar a las conclusiones. Defendió un abanico de reformas y puso énfasis en el análisis en el análisis y estudio de las cosas en lugar de los libros, defendiendo los viajes y apoyando las experiencias empíricas como medio de aprendizaje. Así, animó a estudiar un árbol mas que un libro sobre los árboles o viajar a Francia en vez de leer un libro sobre Francia.
La doctrina de la disciplina mental, o sea, la habilidad para desarrollar las facultades del pensamiento ejercitándolas en el uso de la lógica y de la refutación de falacias propuesta por este filósofo, tuvo una fuerte influencia en los educadores de los siglos XVII y XVIII.
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE
Fundador del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas en 1684. Estableció un seminario para profesores en 1685 y fue pionero en su educación sistemática.
JUAN AMÓS COMENIO
Tal vez el mas destacado educador del siglo XVII, Obispo protestante de Moravia. Su labor en el campo de la educación motivó que recibiera invitaciones para enseñar por toda Europa.
Comenio dirigió sus esfuerzos para conseguir un mayor beneficio en los niños. En su libro “Didáctica Magna” “Enseñar a través de todas las cosas a todos los hombres” intenta explicar que la escuela tiene que enseñar al niño la cultura científica, moral y religiosa. Fue el primero en basar su método en la naturaleza del niño mezclado con una base psicológica. El programa debe ser fijado por el hombre y de él depende su desarrollo.
La educación de los sentidos debe comenzar pronto para impedir que los malos hábitos retrasen la acción del educador. Para ayudar a la memoria en su trabajo de retener hay tres preceptos: Dar pocas ideas y muy claras, repetirlas a menudo y encadenarlas bien. El procedimiento debe ser fácil, agradable y rápido, que despierte el interés del alumno. Es preciso ir de lo fácil a lo difícil, de lo próximo a lo distante, de lo regular a lo normal, es decir, no pasar a un conocimiento nuevo sin tener una base.
Es necesario el esfuerzo del alumno para adquirir unos conocimientos de ciencia y memoria. En el ámbito moral se debe adquirir en casa a través de los padres; cuando el niño posea estas bases, aproximadamente a los seis o siete años, puede pasar a la escuela popular.
En la escuela popular se enseñaba la lectura, la escritura, el cálculo, algo de historia, geografía y nociones básicas de arte junto al catecismo. La jornada duraba cuatro horas: dos por la mañana en las que se estudiaban materias memorísticas y dos por la tarde dedicadas al canto y los ejercicios manuales.
De los ocho a los doce años se instruía al niño en las materias clásicas. A estas escuelas se les conocía con el nombre de escuelas latinas. Comprendían seis asignaturas: Gramática, física, matemáticas, moral, dialéctica y retórica.
De los diez y ocho a los veinticuatro años se pasaba a la academia que comprendía estudios universales. Los maestros debían prestar atención y vigilancia evitando los golpes y gritos. Los castigos debían evitar la repetición de mala acción.

Los esfuerzos de este educador por el desarrollo de la educación universal le valieron el título de “Maestro de Naciones”.


JEAN JACQUES ROUSSEAU
Es el teórico educativo mas relevante del siglo XVIII, nacido en Ginebra. Su influencia fue considerable tanto en Europa como en otros continentes. En su obra Emilio (1762) insiste en que los estudiantes debían ser tratados como adolescentes mas que como adultos en miniatura y que se debe atender la personalidad individual.
Entre otras propuestas concretas estaba la de enseñar a leer a una edad posterior y el estudio de la naturaleza y de la sociedad debe hacerse por observación directa. Sus propuestas radicales sólo eran aplicables a los niños, las niñas debían recibir una educación convencional.
Las contribuciones educativas de Rousseau se dieron en el campo de la teoría y correspondió a muchos de sus seguidores poner en práctica estas ideas. El educador alemán Johann Basedow y otros abrieron escuelas en Alemania y en diferentes partes basándose en la idea de “Todo según la naturaleza”.

LA EDUCACIÓN DE LA MUJER
A pesar del retraso de la escuela ésta ofrece un grupo poco numeroso pero de brillantes mujeres. La enseñanza se adquiría en salones y en la corte. Abarcaba el conocimiento de las lenguas antiguas y filosofía. Se probaba por primera vez que la inferioridad de la mujer en el ámbito intelectual era falsa.
En las escuelas la presencia femenina era escasa y muy pocas sabían escribir correctamente y hacer operaciones básicas. Su programa comprendía la religión, la lógica, la gramática, la aritmética y nociones básicas de medicina y jurisprudencia.
Los escritores profanos y religiosos que demandaban la instrucción de la mujer crearon escuelas de origen religioso. Su fin principal era la enseñanza de las niñas ricas y pobres.
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal