Universidad salesiana



Descargar 0.52 Mb.
Página9/9
Fecha de conversión26.04.2018
Tamaño0.52 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

NACIMIENTO DE LA NUEVA EDUCACIÓN

 

La desconfianza respecto a la expansión de la instrucción no desaparece de golpe: El espíritu del barón Pertusato y Manoald Leopadi aletea todavía. Este ultimo, un conservador ilustrado pero escéptico, sostiene la necesidad de un poco de instrucción para que la agricultura se desarrolle; pero el humanitario y progresista Levin no está convencido.



 

 La relación educación-sociedad tiene dos aspectos fundamentales en la practica y en la reflexión pedagógica de esta época: El primero es la presencia del trabajo en el proceso de la instrucción técnico-profesional, que tiende a llevarse a cabo en el lugar separado “escuela”, en lugar de un aprendizaje en el trabajo, desarrollado junto, a los adultos; el segundo es el descubrimiento de la psicología infantil con sus exigencias “activas”.

 

El trabajo entra en el campo de la educación por dos caminos distintos, que a veces se ignoran y a veces se entrelazan, se contraponen: El primer camino es el del desarrollo objetivo de las capacidades productivas sociales; el otro es el del moderno “descubrimiento del niño”


El primer camino es muy duro, exigente: tiene necesidad de hombres capaces de producir “según las máquinas”, tiene necesidad de sustituir por algo nuevo el viejo aprendizaje artesanal, tiene necesidad de especializaciones modernas.
El segundo camino exalta el camino de la espontaneidad del niño, de la necesidad de adherirse a la evolución de su psique, estableciendo la educación senso–motora y a la evolución intelectual a través de modos adecuados: El juego, la actividad libre, el desarrollo afectivo, la socialización. Por esto la instrucción técnico–profesional promovida por las industrias o los estados y la educación activa de las escuelas nuevas se dan la espalda; sin embargo apelan al mismo elemento formativo, el trabajo y a la misma finalidad formativa, el hombre capaz de producir activamente

 

LA PEDAGOGÍA POSITIVISTA


Cabe destacar que en la segunda mitad del siglo XIX se difunde también una corriente filosófica, el positivismo, que tuvo sus repercusiones en la pedagogía. El mayor representante de él es Herbert Spencer. Es autor de una conocida obra, “La educación intelectual, moral y física”. La educación para él es la preparación para la vida completa. El ideal de la educación consiste en obtener una preparación completa del hombre para la vida entera.

Spencer da una gran importancia a la educación física y al estudio de la naturaleza. Es por fin el representante de la pedagogía individualista, al negar al Estado el derecho a intervenir en la educación. En realidad hay muy poco de original en la pedagogía spenceriana, a no ser su insistencia en el carácter utilitario, pragmático de la educación y en el valor del conocimiento científico.


EL SIGLO XIX Y LA APARICIÓN DE LOS SISTEMAS NACIONALES DE ESCOLARIZACIÓN
Es importante recalcar este aspecto, muy propio del siglo XIX, de allí su descripción a manera de síntesis.
El mas influyente de todos los seguidores, como se manifestó, fue el educador suizo Johann Pesatalozzi cuyas ideas y prácticas ejercieron gran influencia en las escuelas de todo el continente. El principal objetivo de este educador fue adaptar el método de enseñanza al desarrollo natural del niño. Para lograr este objetivo, consideró el desarrollo armonioso de todas las facultades del educando (cabeza, corazón y manos).
Otros influyentes educadores del siglo XIX fueron el alemán Friedrich Frobel que introdujo los principios de la psicología y la filosofía en las ciencias de la educación: Orase Mann y Henry Barnard fueron los educadores estadounidenses mas famosos que llevaron a su país las doctrinas de Pestalozzi y de otros educadores europeos; el filósofo inglés Herbert Spencer que defendió el conocimiento científico como el tema mas importantes a enseñar en la escuela; el español Francisco Giner de los Ríos y el obispo danés Nikolai Grundtvig que estableció ideas pedagógicas que fueron la base para la ampliación de la educación secundaria a toda la población.
El siglo XIX fue el periodo en que los sistemas nacionales de escolarización se organizaron en el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, España y en otros países europeos. Las nuevas naciones independientes de América Latina, especialmente Argentina y Uruguay, miraron Europa y Estados Unidos buscando modelos para sus escuelas. Japón, que abandonó su tradicional aislamiento e intentaba occidentalizar sus instituciones, tomó las experiencias de varios países europeos y de Estados Unidos como modelos para el establecimiento del sistema escolar y universitario moderno.
PRIMERA MITAD DEL SIGLO XX

 

En 1919, primer año de paz después de la primera guerra mundial, se elaboran por parte de Ferriére los “30 puntos” que definen la escuela nueva, entre ellos se encuentran:


- La nueva escuela es un laboratorio de Pedagogía Activa
- En Materia de educación intelectual, la nueva escuela busca abrir la mente a un acultura general, a la que se une una especialización en principio espontáneo y dirigido después a un sentido profesional.

 

LOS PROBLEMAS DE LA INSTRUCCIÓN EN EL SOCIALISMO.

 

Las reelaboraciones del pensamiento marxista que en esta época son hechas por Lennin y Krupkaia, se concretaron en la institución de una “escuela única del trabajo”, las cuales estaban destinadas a guiar, en medio de las dificultades, todo el desarrollo del sistema de instrucción en la Unión Soviética primero, en los otros países socialistas después, dejando una profunda huella en la reflexión pedagógica y en las realizaciones escolares de otros países.



 

Por otro lado, junto a la educación de los sentimientos y al trabajo, lo colectivo es el otro gran motivo de la pedagogía de otro gran representante como fue Marakenko; pero lo colectivo no sólo puede tener valor educativo si no le faltan perspectivas de vida y gozo: “el gozo del mañana” como él dice. La educación de los sentimientos se puede tener solo si se saben proponer tales perspectivas, que pasen de ser individuales a ser de grupo, del grupo se amplíen a la clase social y a todo el pueblo, más aún a todos los hombres del mundo. El trabajo, la colaboración, la perspectiva de gozo, la felicidad para todos los hombres.

 

LOS PROBLEMAS DE LA INSTRUCCIÓN EN LAS DEMOCRACIAS BURGUESAS.

 

Para este acápite se describirá a el pensador norteamericano, John Dewey, máximo teórico de la escuela activa y progresista del learning by doing el cual propone, no una prerrogativa del socialismo, sino una fuerte acentuación en la relación de interacción entre la vida social y la vida escolar, o más en general educativa; su juvenil Credo pedagógico, de 1897, apela constantemente a esa relación necesaria.



 

Al reproponer su ideal educativo en una conferencia de 1932, publicada en La educación de hoy, Dewey sintetizaba agudamente la historia pasada y futura de la escuela definiendo el sistema de instrucción del viejo mundo como “La escuela como monasterio”.

 

Dewey puede ser considerado uno de los más geniales observadores de la relación entre educación y producción entre educación y sociedad; el aprender haciendo, centra la unida de instrucción y trabajo. No es la misma unidad de la que hablaba Marx sino de la adecuación dinámica de la escuela a la vida productiva real, dinámica en el sentido de que la escuela puede ser llamada a colaborar en el cambio.



 

Asumió todas las instancias de socialización pero sin despreciar las del individuo, la educación del individuo es una cosa más bonita que la educación del ciudadano; considerada bajo el aspecto político, en relación con la necesidad de la época, la educación del ciudadano debe tomar el primer lugar.


OTROS MOVIMIENTOS EDUCATIVOS DE LA ÉPOCA

 

Para este tiempo Pavlov distinguió entre los reflejos condicionados elementales, comunes al hombre y al animal, que son reacciones a estímulos concretos, y los reflejos condicionados superiores, que se producen en el nivel del llamado segundo sistema de señalación ante estímulos constituidos por “señales” de objetos, o sea del lenguaje dando lugar a relaciones sociales y al pensamiento abstracto, se inicia con ello los principios del movimiento conductista en la educación.



 

J.B. Watson, consideró siempre la psicología como parte de las ciencias naturales, negó que la “caja negra” de la conciencia pudiera ser objeto de ella, considerando cognoscible sólo la conducta.


El estudio objetivo de las relaciones entre estímulos y respuestas, propuesto por Watson, comportaba en el nivel pedagógico una concepción antinnatista y fuertemente optimista sobre las posibilidades de la experiencia y del ambiente y de los procesos educativos sobre el desarrollo de la psique.
Ingresando ya a los inicios de lo que se denominará como la corriente del Constructivismo, el tema que une y divide a Vigodski y a Piaget es la relación entre naturaleza y ambiente, o educación, en el desarrollo del individuo; que es lo mismo que decir la relación entre personalidad y socialidad, entre libertad y autoridad.

 

La actividad humana se caracteriza, en efecto, según Vigodski, como actividad mediatizada por instrumentos que son el resultado de la historia de la humanidad y del desarrollo del individuo; y estos pueden ser “ya sea los instrumentos materiales, en cuanto medio de trabajo, para dominar los procesos de la naturaleza, ya sea el lenguaje, en cuanto medio de la comunicación social”


Sin estos instrumentos no existe el hombre; solo a través de su uso crecen en el individuo y en la especie las funciones psíquicas superiores: “El uso de los medios auxiliares, el paso a un tipo de actividad mediata, modifica y reestructura toda operación psíquica de manera análoga a aquella en que el uso del instrumento material modifica la actividad natural de los órganos, y amplía indefinidamente el sistema de la actividad de las funciones psíquicas”.Esta concepción atribuye un papel esencial no solamente al lenguaje, sino también a la educación, así como el trabajo, o sea al uso de los instrumentos auxiliares materiales en la educación.
Dice Vigodski: “Desgraciadamente, la educación tradicional, manteniendo a los niños lejos del trabajo, no les ha permitido manifestar y desarrollar las facultades creativas fuera del campo del arte” Ésta es su “concepción sociocultural” de la conciencia, que nunca es un hecho puramente individual, sino que va acompañada de la convicción del paso histórico y crecimiento de la biología a la psicología y pedagogía. Esto sólo puede ocurrir “En una actividad colectiva, bajo la guía de los adultos”. La conclusión pedagógica es que “Característica fundamental de la instrucción es la creación de un área de desarrollo potencial”

 

Ante la exigencia de Vigodski sobre la función de la instrucción institucionalizada en la estimulación del desarrollo, Piaget le objeta por una parte que los fracasos escolares son debido al hecho de que los dones de la instrucción son presentados al niño demasiado pronto o demasiado tarde y por otro lado los éxitos de las escuelas activas demuestran que se puede provocar una elaboración espontánea de los conceptos. La crítica de un pensamiento es sustituida por un juicio sobre la corriente ideal de la que forma parte.



 

Piaget distingue unas “Grandes estructuras sucesivas”:

 

1.      El periodo sensitivo-motor ( de 0 a 2 años)



2.      El pensamiento preoperativo (de los 2 a los 7 años)

3.      Las operaciones concretas (de los 7 a los 11 años)

4.      Las operaciones preposicionales o formales (de los 11-12 a los 14-15)

 

LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX


Los hechos decisivos para la educación en la segunda mitad del siglo, después del trágico conflicto mundial de la segunda guerra mundial, son el progreso tecnológico y la maduración de las conciencias subalternas.

 

Estos hechos se ponen en evidencia sobre todo en dos momentos. El primero corresponde al lanzamiento del Sputnik soviético, la primera salida del hombre de la tierra en 1957, que parecía demostrar la superioridad de un sistema de organización científica y educativa. El otro momento es consecuencia de la expansión de la instrucción con las expectativas y desilusiones que ésta comporta para las nuevas generaciones. Es la toma de conciencia por parte de los jóvenes de la desigualdad de la relación educativa.



 

NUEVAS TENDENCIAS DE MARXISTAS Y CATÓLICOS

 

En el periodo posterior a la segunda guerra mundial, en el que el mundo parece dividido en dos bloques contrapuestos, ante los cuales se va determinando la identidad de un tercer mundo, la pedagogía sigue inevitablemente las líneas políticas generales. En los estados occidentales la pedagogía sigue inspirándose en los movimientos de Dewey; en los estados socialistas la inspiración se centra en Marx; En los países fascistas su pedagogía es católica y marxista.



 

Mientras que la influencia de la pedagogía activista anglosajona y en especial norteamericana domina en la Europa occidental, la pedagogía católica tiende a renovarse, mientras que los marxistas experimentan el contraste entre las tesis rigurosas de Marx sobre la relación instrucción-trabajo y la práctica diversa de las escuelas activas, la escuela perpetúa su cansada rutina, algo nuevo va madurando.

 

Un singular documento de la base fue publicado en 1967, la carta a una profesora. La rutina, la pedantería de los enseñantes que se contrapone a la realidad viva de los escolares y de sus problemas.



 

Por otro lado, en las investigaciones de los pedagogos y en los proyectos de reforma escolar se perfila una figura simétrica y opuesta, no del obrero que quiere estudiar, sino del hombre culto que sabe trabajar con las manos.

 

Todas las enseñanzas (las "educaciones" como ahora lo llaman) están concebidas en un plano de igualdad: La educación lingüística, la educación matemática, la educación técnica, la educación artística y musical y la educación física.



 

ENTRE LAS ORGANIZACIONES:
Sindicales: La Confederación Mundial de las Organizaciones de la Profesión Enseñante (CMOPE sigla francesa /WCOTP sigla inglesa), Federación Internacional Sindical de la Enseñanza (FISE)
Culturales: Asociación Mundial de Ciencias de la Educación (AMSE sigla francesa / WAER sigla inglesa)
Oficiales: Centro de Investigación de la Innovación Educativa (CERI en Europa)
United Nations Educational, Scientific and Cultural Organisation (UNESCO)

 

En el documento de la ONU llamado "Declaración universal de los derechos del hombre" encontramos lo siguiente:


1.      Todo individuo tiene derecho a la instrucción. La instrucción debe ser gratuita al menos en lo que respecta a las clases elementales y fundamentales. La instrucción elemental debe ser obligatoria. La instrucción técnica y profesional debe estar al alcance de todos, y la instrucción superior debe ser igualmente accesible a todos con base en el mérito.
2.      La instrucción debe ser dirigida al pleno desarrollo de la personalidad humana y al razonamiento del respeto de los derechos del hombre y de las libertades fundamentales. Debe promover la comprensión, la tolerancia, la amistad entre todas las naciones, grupos raciales y religiosos, y debe favorecer la obra de la Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
3.      Los padres tiene derecho de prioridad en la opción del tipo de instrucción que se ha de impartir a sus hijos".
EL SIGLO XX. LA EDUCACIÓN CENTRADA EN LA INFANCIA
A manera de síntesis se puede manifestar que a comienzos del siglo XX la actividad educativa se vio muy influida por los escritos de la feminista y educadora sueca Ellen Key, su libro “El siglo de los niños” (1900) fue traducido a varios idiomas e inspiró a los educadores progresistas en muchos países.
La educación progresista fue un sistema de enseñanza basado en las necesidades y en las potencialidades del niño mas que en las necesidades de la sociedad o en los preceptos de la religión. Esta idea existió bajo otros nombres a lo largo de la historia y apareció de diferentes formas en diversas partes del mundo, como la institución de Libre Enseñanza en España.
Entre los educadores de mayor influencia cabe señalar a los alemanes Hermann Lietz y Georg Kerschensteiner, al británico Bertrand Russell y la italiana María Montessori. En Estados Unidos tuvo una gran influencia, luego extendida por todo el mundo, el filósofo y educador John Dewey. El programa de actividad que se derivaba de las teorías de Dewey fortalecía el desarrollo educativo del alumno en términos de animación de las necesidades e intereses de aquél y llegó a ser el método principal de instrucción durante muchos años en las escuelas de Estados Unidos y de otros países.
Cabe recalcar que todos los mencionados ejercieron amplia influencia en los sistemas educativos de los países de América Latina.
Desde la revolución rusa (1917) la Unión Soviética desarrolló una experiencia educativa interesante particularmente desde 1957, cuando fue lanzado al espacio el Sputnik, primer satélite que mostraba el avanzado estado del saber tecnológico soviético, lo cual hizo que muchos visitantes extranjeros, especialmente personas procedentes de países desarrollados, quisieran conocer el sistema imperante en las escuelas soviéticas. Contribuyeron al interés internacional por la educación soviética las teorías y prácticas pedagógicas que procedían de la ideología marxista – leninista tan bien expresadas en el trabajo de Antón S. Makarenko, un exponente de la rehabilitación de los delincuentes juveniles y de la educación colectiva durante los primeros años de la Revolución.
El siglo XX ha estado marcado por la expansión de los sistemas educativos de las naciones industrializadas, así como por la aparición de los sistemas escolares entre las naciones mas recientemente industrializadas de Asia y África.
La educación básica obligatoria es hoy universal, pero la realidad indica que un amplio número de niños (quizás el 50% de los que están en edad escolar en todo el mundo) no acuden a la escuela. En orden a promover la educación en todos los niveles, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO) realiza campañas de alfabetización y otros proyectos educativos orientados a que ningún niño en edad escolar deje de acudir a la escuela por no existir ésta, pretendiendo así acabar con el analfabetismo.
Se han constatado algunos progresos pero es obvio que se necesitan mas esfuerzos y mas tiempo para conseguir la alfabetización universal.
CONCLUSIÓN
Actualmente vivimos bajo el sistema económico – ideológico del capitalismo liderizado por los Estados Unidos de Norte América, potencia que basa su poder en la gran capacidad para desarrollar tecnologías, principalmente en el campo militar y la dependencia científica y tecnológica. Después se tiene un conjunto de países altamente industrializados como Japón, Alemania, Inglaterra y Francia; de mediano desarrollo como Canadá, Taiwán, Singapur, Israel, Australia, la mayoría de los países europeos y en tercera fila unos cien países en desarrollo y altamente dependientes ubicados en América Latina, África y algunos en Asia.
El capitalismo implantó el sistema republicano en las elecciones de los gobiernos y se crea la educación pública, gratuita y obligatoria como consecuencia de las libertades públicas y la educación laica. Se organizan los tres niveles de la educación: Primaria, secundaria y superior, los cuales se dividen en grados. Se da inicio a la formación especializada y los estudios post graduales.
La educación de corte capitalista tuvo la virtud de libertar el racionalismo humano del control de la escolástica como visión parcial e inmutable de la realidad, que anteponía el conocimiento científico al dogma y la fe, de esa forma se fortaleció una visión totalizadora del mundo.
El advenimiento de la Sociedad de la Información descansó en el grupo de transformaciones científicas y tecnológicas que ocurrieron en los países mas industrializados. Fue en Estados Unidos donde se inició dicho cambio luego de la segunda guerra mundial traduciéndose en un crecimiento de la importancia del sector de servicios en la economía, cuestión que dio origen a la llamada sociedad de servicios, desde 1947. Empero fue en la década de los años 70 cuando Japón acuñó la frase Sociedad de la Información, para referirse a un tipo de sociedad en la cual son prioritarias para la economía de los países industrializados las actividades de adquisición, procesamiento, organización, almacenaje, recuperación, monitoreo, utilización, distribución y venta de información.
Las nuevas tecnologías de la información (NTI) conforman uno de los factores de mayor importancia dentro de la sociedad tecnotrónica. Se les asigna la potencialidad de generar un aumento creciente de la productividad (entendida como la capacidad de generar riqueza a menor costo para acumular capital) y en la eficiencia del trabajo.
En el mundo de la producción las NTI han aparecido para facilitar al capital realizar sus operaciones económicas en condiciones mas favorables. Es en la producción donde el poderío del capital privado se desarrolla, acaparando el mercado en lo que se denomina esfera o ámbito de circulación, el escenario de la competencia y la explotación capitalista, el origen del control descansa en el mundo de la producción. No es sólo la política y la economía lo que se transforma con las nuevas tecnologías de información y comunicación, también afecta a la cultura y a las formas de producción de ésta. Se tiene el caso del teatro, música, ópera o deporte que no pueden funcionar adecuadamente sin el auxilio y las condiciones que le establecen los medios de comunicación.
El paso hacia este tipo de sociedad trae como consecuencia momentos ruptura, de acomodamientos y reacomodamientos en todos los estratos de la sociedad, de allí que los teóricos de la sociedad informatizada le han asignado un papel revolucionario similar a la que en su opinión tiene la transición hacia la economía de servicios.
El vasto desarrollo de las sociedades industriales avanzadas hizo que las distancias se redujera, permitió conocer aspectos de la realidad anteriormente inaccesibles al entendimiento humano así como incrementar el conocimiento sobre el mundo. Se logró también la hipercirculación de gran cantidad de información y saberes a grandes velocidades.
Gracias a estos cambios culturales se empieza a ver el al medio exterior como realidad finita y susceptible de ser controlable; empero este cambio social no depende exclusivamente de agentes técnicos sino básicamente de elementos socio culturales.
Los cambios culturales mencionados dieron origen a nuevos productos en la sociedad de la información, como la industria del ocio y la industria de la información, encargadas de producir nuevas concepciones de la realidad y de garantizar la aceptación cultural del desarrollo tecnológico.
Se puede también plantear que la inserción de los cambios tecnológicos al sistema cultural no se ha dado de manera inmediata. Está demostrado históricamente que los cambios culturales han sido siempre mas lentos y sus reflejos frente al avance de la ciencia han requerido de períodos prolongados en todos los países.
Finalmente, el pesimismo de la razón no se puede responder sino con el optimismo de la voluntad, siempre que se trate de una voluntad racional; sabiendo que la felicidad humana será cada vez más posible en la medida y en los modos en el que el proceder de la incesante lucha de los hombres contra la naturaleza, para humanizarla, empiece humanizándose así mismos.
Forma parte de esta lucha la consciencia histórica, el mirar hacia atrás para considerar de cuán lejos vengan las cosas, para poder ir más adelante, más lejos.

1 B. Hessen, “Las raíces socioeconómicas de la mecánica de Newton” – II Congreso Internacional de Historia de la Ciencia y de la Tecnología, Londres, 1931

2 R. Briffault – The making of humanity, pp. 193

3 G. Sarton – Historia de la ciencia y nuevo humanismo, pp. 174

4 J. D. Bernal – Historia social de la ciencia, Vol. I, pp. 255

5 B. Russell A history of Western Philosophy

6 A. Whitehead - Science and the Modern World

7 J. D. Bernal – Historia social de la ciencia, Vol. I, pp. 274
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal