Urbanizaciones cerradas en costa rica



Descargar 145.41 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión06.02.2017
Tamaño145.41 Kb.
  1   2   3   4
ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE SOCIOLOGÍA

XXX CONGRESO LATINOAMERICANO DE SOCIOLOGÍA

COSTA RICA - 2015
PONENCIA

URBANIZACIONES CERRADAS EN COSTA RICA:

TRANSFORMACIONES SOCIO-ESPACIALES EN LA URBANIDAD Y SEGREGACIÓN SOCIO-RESIDENCIAL EN EL DISTRITO DE SAN RAFAEL DE ESCAZÚ (1990-2015)


ALEJANDRO ALVARADO ALCÁZAR1 Y GUSTAVO JIMÉNEZ BARBOZA2
Resumen
La ponencia muestra los resultados de la investigación llevada a cabo en el distrito de San Rafael de Escazú, Costa Rica, en la que se interrogo cómo las transformaciones socio-espaciales que las urbanizaciones cerradas generaron en esta zona en el período 1990-2012, tiene implicaciones en la producción de cambios en la urbanidad. Para esto, se recurrió a la definición de tres dimensiones de análisis para interpretar posibles cambios en la urbanidad basadas en la propuesta analítica de Thuillier (2005): formas urbanas, funciones urbanas y relaciones sociales. La transformación en el conjunto de estas dimensiones socio-espaciales se traduce en una modificación -o modificaciones- en la urbanidad. En términos teóricos la investigación se nutre de distintas corrientes teóricas para enriquecer en el análisis en un intento de desarrollar un estudio donde se contemplen tanto los componentes micro-sociales como macro-sociales de este fenómeno socio-espacial. En primer lugar, se trabaja desde la corriente marxista, específicamente relacionada con el estudio de la ciudad. De la misma manera, se retomaron estudios contemporáneos sobre la ciudad, entre ellos las propuestas de Sassen, Harvey y los trabajos sobre segregación socio-espacial. Finalmente, se presenta una propuesta teórica para el estudio de las urbanizaciones cerradas. En términos metodológicos, el estudio fue de tipo cualitativo con un alcance de carácter exploratorio, desde el cual se intentó, igualmente, señalar pistas para una explicación de esta forma urbana. Se realiza una reflexión final en la que se exponen las principales conclusiones del trabajo en términos de los cambios en la urbanidad, implicaciones sobre la política urbana, así como la idea de urbanidad privada para el caso en estudio. Además se realiza una reflexión en términos de la importancia de estudiar este fenómeno desde las corrientes sociológicas de la segregación socio-residencial, las desigualdades sociales, la vida cotidiana, y la sociología urbana.
Palabras clave: Urbanizaciones Cerradas, Sociología Urbana, Segregación Socio-residencial, Desigualdades Sociales, Miedo.
1. Introducción
El desarrollo de las urbanizaciones cerradas se inscribe dentro de un proceso de carácter general de cambio en la ciudad, el urbanismo y la urbanidad; siendo un tema que se ha venido trabajando con regularidad en la región latinoamericana (cfr. Cabrales Barajas, 2005)3. Sin embargo, en el caso de las ciencias sociales en Costa Rica, si bien se trata de un fenómeno central en los procesos de re-estructuración urbana desarrollados durante las últimas dos décadas, este no ha sido estudiado. La dinámica socio-espacial sostenida en Costa Rica durante las últimas dos décadas, indican la tendencia hacia la constitución de una ciudad dual, compuesta de formas urbanas contradictorias entre sí, que manifiestan dos formas distintas de “pensar”, “hacer” y “habitar” la ciudad. Esta tensión, sea latente o manifiesta, entre formas urbanas hace patente en el espacio el sistemático crecimiento en la desigualdad social en el país, la cual se ha transformado en un tipo de desigualdad socio-espacial, en donde los distintos grupos sociales son tanto clasificados, ordenados y colocados en el espacio en función de su lugar en la estructura social.
Durante las últimas dos décadas, el espacio urbano costarricense ha sufrido un conjunto de transformaciones relacionadas con los procesos de cambio estructural, generando procesos de producción social de espacio fundada en fenómenos de fragmentación, exclusión y segregación socio-espacial se ha instalado como el raumgeist4 -el espíritu espacial- de este momento histórico, en el cual se ciñe la crisis de la ciudad, el urbanismo y la urbanidad moderna.
El urbanismo de mercado -o urbanismo neoliberal- se ha constituido como el modelo dominante en la definición de la política urbana; orientado según los principios de libre mercado, este urbanismo se centra en la obtención de ganancia, en la libre circulación de los capitales y en la privatización socio-espacial.
Una de las formas urbanas resultantes de esta urbanización son las urbanizaciones cerradas, definidas como espacios residenciales separados mediante la instalación de barreras físicas, dotadas de espacios de uso común y de una forma de organización comunitaria propia (Janoschka y Glasze, 2003, 10). Este tipo de desarrollo inmobiliario se ha instalado durante estas dos décadas en una de las formas urbanas dominantes para los grupos sociales medios-altos y altos, en medio de un fenómeno de crisis de la estructura social relacionada con el modelo de acumulación sostenido en el país entre la década de los cincuenta y los ochenta, momento en el cual la crisis económica impactó profundamente en el conjunto de la estructura socio-económica, generando las condiciones sociales propicias para el paso del modelo desarrollista hacia el modelo neoliberal5.
El presente trabajo se centra en el estudio de la emergencia de las urbanizaciones cerradas en el cantón de Escazú, hacia el Oeste de la ciudad de San José. En este cantón ha tenido lugar durante las últimas dos décadas un crecimiento sistemático de este tipo de desarrollos inmobiliarios, particularmente en San Rafael de Escazú, lo cual posibilita el análisis de la dinámica interna -el “adentro”- de esta forma urbana, así como la relación de esta con la dinámica exterior –el afuera- y de las transformaciones socio-espaciales en el cantón.
2. Esbozo teórico en relación al auge de las urbanizaciones cerradas
Para comprender teóricamente la dinámica que han tenido las urbanizaciones cerradas en el desarrollo urbano de las ciudades, se parte de la comprensión de la ciudad que las Escuela de Sociología Urbana Francesa, los estudios de geografía critica contemporáneos, así como los estudios sobre segregación residencial latinoamericana y se plantea una propuesta teórica para estudiar las urbanizaciones cerradas. Acá se presentan de manera breve los de manera sucinta los principales aspectos que de estas perspectivas6.

2.1. La comprensión de la ciudad capitalista



De manera inicial, se comprende el concepto de ciudad capitalista del cual se parte es el planteado por Castells (2001a), que la concibe como “…el lugar geográfico donde se instala la superestructura político-administrativa de una sociedad que ha llegado a un tal grado de desarrollo técnico social (natural y cultural) que ha hecho posible la diferenciación del producto entre reproducción simple y ampliada de la fuerza de trabajo y, por tanto, originado un sistema de repartición que supone la existencia de: 1) un sistema de clases sociales; 2) un sistema político que asegure a la vez el funcionamiento del conjunto social y la dominación de una clase; 3) un sistema institucional de inversión, en particular referente a la cultura y la técnica; 4) un sistema de intercambio con el exterior” (p. 43).
Desde la comprensión marxista de la ciudad capitalista, ésta se concibe como un espacio donde se dan formas de producción y reproducción social (Lefebvre, 1972, 55). Así, se comprende la ciudad en una relación espacial y temporal, en donde se convierte en espacial en la medida en que se dan en un espacio determinado y temporal en tanto proceso histórico (p. 13). Existe entonces una estrecha relación dialéctica de los diferentes grupos sociales en el espacio, en donde estos participan en la construcción y transformación de éste, y este proceso se da a partir de las relaciones sociales que se dan a través del tiempo7. Esto ligado a los procesos privados de apropiación del espacio que identifica Topalov (p. 20), permite comprender como las diferentes clases sociales se posicionan en la ciudad capitalista de manera diferenciada a través de diversos procesos históricos determinados.
Los análisis más recientes muestran la emergencia de lo que se ha denomindado ciudad global (Sassen, 2004), siendo esta un resultado de las transformaciones en la economía mundial, principalmente los avances en las tecnologías de la información y la creciente movilidad (o liquidez) del capital, ha reconfigurado el espacio urbano. El paso de procesos económicos interestatales a procesos económicos globales, particulares de la economía mundial bajo la fase neoliberal del sistema capitalista, supone la reorganización de los territorios estratégicos del capital (Sassen, 2004), es decir, una nueva reconfiguración de las unidades espaciales, expresada en un debilitamiento de lo nacional, en favor de lo subnacional, lo transnacional y lo supranacional (p. 51)8.
Dicho esto, también se identifica dentro del modelo de ciudad capitalista, una producción del espacio en miras de superar las crisis que este modelo global ha producido en el capital, generando soluciones espaciales (p. 72), es decir, una reorganización geográfica del capital, la cual es un proceso continuado y sostenido de territorialización y reterritorialización (Deleuze y Guattari en Harvey, p. 76).
En la fase actual de desarrollo del capital, de corte neoliberal, se reescenifican estos procesos bajo la impronta de la globalización, caracterizada por este autor como un proceso de producción de desarrollo temporal y geográfico desigual (Harvey, 2007: 79) tratándose, y aquí retoma la sentencia que hiciera famosa Joseph Schumpeter, de una destrucción creadora, “el capitalismo produce (…) un paisaje geográfico (…) adecuado a su propia dinámica de acumulación en un momento particular de su historia, sólo para tener que destruir y reconstruir ese paisaje y adaptarlo a la acumulación en una fecha posterior” (p. 77)9.
La producción de escalas espaciales y la producción de diferencias geográficas son los dos procesos que conforman este desarrollo temporal y geográfico desigual, los cuales están presentes en toda producción capitalista de espacio de formas particulares y concretas.
De la propuesta de Saskia Sassen, se retoma el planteo sobre la reorganización de los territorios estratégicos del capital, donde lo nacional, pierde centralidad, en relación con lo subnacional, lo transnacional y lo supranacional. En este sentido, se posiciona el debate sobre las unidades espaciales de la nueva arquitectura del sistema económico mundial, con el fin de comprender que las realidades visibles en ciertos espacios -e.g. Escazú- se insertan dentro de lógicas globales antes que dentro de lógicas nacionales, por ejemplo, las tendencias en el mercado inmobiliario global. Por otra parte, para complementar el análisis anterior, que se detiene en el plano descriptivo, se recurre a los planteos de Harvey, respecto de la producción capitalista de espacio como elemento central para la superación de las crisis del capital, mediante la operación de soluciones espaciales, las cuales generan una producción de desarrollo temporal y geográfico desigual, a nivel de escalas espaciales y de diferencias geográficas.

2.2. La segregación socio-espacial y la doble segregación: la reconfiguración de las ciudades latinoamericanas

La discusión sobre segregación residencial, en relación con el objeto de estudio de esta investigación, interesa rescatar el patrón de segregación, denominado por Sabatini (2006) como tradicional, donde el aislamiento físico de las clases populares, bajo el patrón de segregación anterior, era compensado con otras formas de integración social, e.g. económica y laboral, modificado por los procesos de flexibilización laboral y marginación política de estos grupos, propios de la nueva realidad económica y política de la región en tiempos de neoliberalismo. Asimismo, se parte de su propuesta definición compuesta, en donde define el cambio en el patrón de segregación como el paso de una situación de segregación del primer tipo (grado de concentración espacial de los grupos sociales) a una segregación del segundo tipo (homogeneidad social de las distintas áreas de la ciudad). Se trabaja además, el concepto de doble segregación para explicar los procesos de segregación a nivel residencial y como estos generan procesos de segregación simbólica, esto para denotar que la segregación puede trascender la separación física entre personas o grupos sociales.



2.3. El miedo en la ciudad

Se toma en cuenta los trabajos sobre insularización y miedo en las ciudades elaborados principalmente por los teóricos de la llamada Escuela de Los Angelen, donde por ejemplo Davis (2003) menciona que el zeitgeist10 de la reestructuración urbana está marcado por la intensificación del control social y espacial, donde la estrategia de seguridad global se articula en tres componentes: el diseño urbano, la arquitectura, el aparato policial (p. 195).


El miedo a la ciudad, es la insularización de la ciudad (Janoschka, 2002), el confinamiento de la vida social y sus principales aspectos -i.e. residencia, trabajo, educación, consumo- en áreas de la ciudad, donde se evita el contacto con la diferencia, reduciendo al mínimo la relación/conexión con el centro y otras áreas de la ciudad. Se trata, según Davis, de la compartimentación de la vida pública, con la consiguiente destrucción del espacio público (p. 197) generando, para Giglia (2003), una doble crisis: de integración y de identificación (p. 5). La primera, sería el resultado de las condiciones de creciente desigualdad social sumada a los procesos de exclusión social de sectores cada vez más amplios de la sociedad (p. 5). La segunda, sería el resultado de la incapacidad de reconocerse en la ciudad, o sea, de identificarse con ella como conjunto, con lo cual “…la crisis del espacio público no es solo una crisis de la forma urbis, sino que es al mismo tiempo crisis de la urbanidad como arte de vivir juntos mediada por la ciudad, es decir, como sociabilidad urbana” (p. 5).
2.4. Urbanizaciones cerradas: una propuesta de abordaje
Janoschka y Glasze (2003) entienden por urbanización cerrada a las “…áreas residenciales que al menos contienen dos unidades (casas o apartamentos) físicamente separadas. Para ser urbanización cerrada hace falta que el área este separada del resto del espacio accesible al público en general mediante un tipo de barrera física (muralla, reja, entrada vigilada, etc.), algún tipo de servicio de uso comunitario o infraestructura y, además, que cuente con una organización vecinal” (p. 10). Esta es la definición de la que parte este trabajo, ya que es la que identifica de manera más clara y pertinente los elementos constitutivos principales que caracterizan a los diversos tipos de urbanizaciones cerradas.
Se trabajará la propuesta para entender las urbanizaciones cerradas aplicada por Thuillier (2005), el cual a partir de entender la urbanidad como “…el conjunto de propiedades de un espacio urbano y las relaciones que establecen sus residentes con este espacio” (p. 6), identifica cuales son los componentes de esta urbanidad que generalmente transforman las urbanizaciones cerradas11. Así, caracteriza dentro de estos componentes a las formas de la ciudad, las funciones y prácticas urbanas, y por último las relaciones sociales. Estos tres conjuntos o categorías, al igual que Thuillier, se entenderán a partir de una lógica analítica dicotómica entre adentro y afuera, la cual no obvia que existe relación entre ambos espacios12. Estos elementos de cambio en la urbanidad implican transformaciones socio-espaciales para las regiones en donde se construyen este tipo de urbanizaciones.
El termino de forma urbana responde a la escenografía dada en el proceso de urbanización, relacionado con el tipo de casas presentes en estos conjuntos residenciales, su ubicación dentro de la ciudad, la cercanía con malles, centros de entretenimiento, etc.; no se trata solo de dar cuenta de las características urbanísticas y arquitectónicas de las urbanizaciones cerradas, sino de comprender también como estas formas urbanas modifican las funciones y las relaciones sociales que se dan en la urbanidad de un espacio y contexto determinado. Las funciones y prácticas urbanas se comprende a partir de la relación que los habitantes de la ciudad realizan en los diferentes espacios urbanos, así por ejemplo, se identifica una mono-funcionalidad residencial a lo interno de la urbanización cerrada (p. 11) y a lo externo el uso que los habitantes le dan a los centros comerciales que se encuentran en las cercanías de estas urbanizaciones. Por último, las relaciones sociales se refieren a las interacciones interpersonales y colectivas que se dan en la ciudad, tanto a lo interno de la urbanización, como a lo externo de ella; estas se entienden como las que se dan entre residentes de las urbanizaciones cerradas y los residentes de los barrios aledaños a las urbanizaciones.
En resumen, en términos teóricos este trabajo intenta integrar en el estudio de las urbanizaciones cerradas en tanto fenómeno urbano concreto, una lectura macro-micro que posibilite entender tanto la relación estructural de este proceso como es el caso del cambio en el modelo de acumulación, la re-estructuración de los territorios estratégicos del capital, entre otros; y las manifestaciones singulares de este fenómeno en la vida cotidiana de la ciudad, tanto en sus formas urbanas como en sus funciones urbanas y en sus relaciones sociales.
3. El Contexto del desarrollo urbano en Costa Rica
En Costa Rica, la década de los años 80 supuso un conjunto de transformaciones en todos los órdenes sociales -i.e. económico, político, cultural, etc.- en el marco de la implementación de la estrategia neoliberal. En el espacio urbano este proceso se manifestó en la producción de un conjunto de formas urbanas emergentes como las urbanizaciones cerradas o los denominados malles -o centros comerciales- generadoras de un importante cambio en el patrón de segregación socio-espacial definido por el crecimiento de la diferenciación en la lógica de ocupación de espacio. En este apartado se da una mención a las principales transformaciones socio-espaciales ligadas con el desarrollo de esta forma urbana.

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal