Valores civilizatorios en el mensaje del islam



Descargar 404.29 Kb.
Página2/10
Fecha de conversión17.10.2017
Tamaño404.29 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

b) No caer en la imitación ciega ni seguir a padres o ancestros que estuviesen en el desvío. Al-lah dijo: {Y dicen: Nosotros vimos a nuestros padres practicar una religión [en la que adoraban a los ídolos], y seguimos sus pasos [y no creemos en Muhammad]. Toda vez que enviamos a un amonestador a su pueblo, los más ricos y poderosos decían: Nosotros vimos a nuestros padres que practicaban una religión [politeísta], y los imitamos. [Cuando nuestros Mensajeros decían a su pueblo]: ¿Y si os propongo algo mejor que lo que practicaban vuestros padres? Respondían: Nosotros no creemos en vuestro Mensaje} [Corán 43:22-24]. Esta aleya nos muestra que quien no se libera del seguimiento ciego de padres y ancestros, deja de lado la verdad aunque le sea evidente y se aferra a lo que heredó de sus antepasados.

c) Analizar y meditar respecto a las cosas que surgen ante la persona, y que ejercite para ello su uso de razón y su intelecto, para que vea si es verdad y la siga, o es falsedad y la evite. {¿Acaso no reflexionan en el Corán y sus significados? Si no procediera de Al-lah habrían encontrado en él numerosas contradicciones} [Corán 4:82].

Al-lah reveló un Corán que se recitará hasta el Juicio Final, nos invitó a leerlo con detenimiento y nos indicó dónde buscar alguna falla si esta existiese: {¿Acaso no reflexionan en el Corán y sus significados? Si no procediera de Al-lah habrían encontrado en él numerosas contradicciones}; y ya que no hay contradicciones, pues debe ser de Al-lah. Y analicen esta invitación tan honrosa y este valioso recuerdo que dice: {Diles [¡Oh, Muhammad!]: Ciertamente os exhorto a que hagáis una cosa [para que se evidencie la Verdad]: Poneos ante Al-lah de dos en dos, o solos, y reflexionad, pues vuestro compañero [el Profeta Muhammad] no es un loco, sino un amonestador para vosotros, que os advierte de un severo castigo} [Corán 34:46].

Dijo Ibn Yarir: “Se dice sobre su significado: que actúen con sinceridad, por Al-lah, y que dejen los caprichos, para llevar adelante un debate sincero sobre si alguna vez se le conoció algún tipo de locura a Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. Luego, que se separen para que cada uno medite y piense por su cuenta: ¿es una locura lo que lo aqueja? Y entonces sabrán que Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, es un admonitor para ustedes”16.

Y dice Ibn Kazir explicando la misma aleya: “Les pido que lo hagan sinceramente por Al-lah, sin fanatismos ni terquedad, en grupos o solos. Que piensen en éste que les ha traído un mensaje de Al-lah. ¿Está loco o no? Si hacen eso, verán con seguridad de que se trata de un verdadero Mensajero de Al-lah”17.



d) Sustentar un asunto subjetivo y de lo oculto con evidencias materiales y palpables. Esto sucede al sustentar la unicidad de Al-lah o la profecía de Muhammad: {Al-lah os expone un ejemplo extraído de vuestra propia naturaleza [para que reflexionéis]: ¿Acaso os gustaría que entre vuestros esclavos hubiere quienes compartieran con vosotros parte de las riquezas con la que os agraciamos, de forma que no hubiese diferencia entre vosotros y ellos, y les temieseis como les teméis a vuestros socios? Así es como aclaramos los signos a quienes razonan} [Corán 30:28]. {Entre Sus signos está que puedes observar a la tierra sin vegetación; pero cuando enviamos el agua sobre ella, se remueve e hincha [y luego brotan las plantas]; ciertamente que Aquel que le vuelve a dar vida [a la tierra árida] es Quien resucitará a los muertos, y Él tiene poder sobre todas las cosas} [Corán 41:39].

e) Evitar la influencia de las pasiones y que sea el único objetivo la búsqueda de la verdad, no de lo falso, evitando toda actitud caprichosa: {Si la Verdad estuviera acorde a las pasiones de los incrédulos, los cielos, la Tierra y todo lo que hay en ellos se habrían corrompido. Pero los ennoblecimos con el Corán, y a pesar de ello lo rechazaron} [Corán 23:71]. {Pero si aun así no te responden, sabe que no hacen más que seguir sus pasiones. ¿Acaso existe alguien más extraviado que quien sigue sus pasiones sin ninguna guía proveniente de Al-lah? Al-lah no guía a los inicuos Por cierto que les hemos ido revelando el Corán de acuerdo a las circunstancias para que reflexionen} [Corán 28:50-51].

f) La humildad ante la verdad científica. No aferrarse ciegamente a las posiciones personales y los caprichos. El Corán nos informa que la persona viene a este mundo en ignorancia, sin saber nada: {Al-lah os hizo nacer del vientre de vuestras madres sin saber absolutamente nada. Él os dotó de oído, vista e intelecto, para que seáis agradecidos} [Corán 16:78]; y nos informa que el conocimiento adquirido por la humanidad es poco comparado con el conocimiento que Al-lah les ha revelado: {Y no se os ha permitido acceder sino a una parte del inmenso conocimiento de Al-lah} [Corán 17:85], que compare una persona entre lo que sabía la gente del siglo XIX d.C. con lo que sabe la gente dos siglos después.

Si la persona comprende esta verdad y la tiene siempre presente, será más humilde y sabrá que lo que ignora es más que lo que sabe; esto lo llevará a procurar más conocimiento, siendo este conocimiento un aliciente para adquirir más conocimiento, y así la persona no se engaña pensando que sabe mucho o lo suficiente sobre algún tema y deja de estudiar e investigar. Un hecho irónico es que cuando la persona cree tener suficiente conocimiento llega a rechazar verdades indubitables, y al respecto dijo Al-lah: {Cuando se les presentaron sus Mensajeros con las evidencias, se sintieron satisfechos con los conocimientos que ya poseían [y no les creyeron]; entonces les fue enviado un castigo por haberse burlado} [Corán 40:83].



1.1.2. Segundo caso: Confirmación científica actual de lo que nos informa el Corán

Mientras que las iglesias cristianas en general han tenido una posición hostil hacia las teorías científicas actuales18 y se persiguió a todo científico que sostuvo o descubrió algo distinto a lo que sostiene la iglesia, el Corán promueve el conocimiento y el estudio y nos mostró el elevado rango de la ciencia y de los científicos ante Al-lah y ante la gente.

El Corán incluye muchas aleyas que nos informan sobre la base de la creación del primer ser humano y de su descendencia posterior, que nos informan sobre hechos pasados omitidos por los historiadores, además de que nos informan cómo se forman las nubes, cómo circulan los vientos y muchos otros hechos científicos, mismos que la ciencia moderna recién ha descubierto en nuestros días.

Esta es una característica exclusiva del Corán: que los científicos modernos, incluso los no musulmanes, no le han podido encontrar un solo error científico y muchos de ellos han reconocido esto con plena objetividad.

Esto mismo fue lo que llevó al Dr. Maurice Bucaille a islamizarse después de comparar entre el conocimiento científico moderno y la información contenida en el Corán, el Torá y el Evangelio, y encontrar que el Corán coincide con la ciencia, mientras que el Torá y el Evangelio conocidos hoy contradicen a la ciencia en muchos de los casos estudiados por él. Fruto de esta investigación fue el libro que tituló: La Biblia, el Corán y la ciencia, un estudio de los libros sagrados a la luz del conocimiento científico moderno, y que se ha traducido a varios idiomas.

Dice Bucaille, luego de mencionar las conclusiones de su estudio sobre el Torá y el Evangelio:

“Las inconsistencias, las incoherencias y las contradicciones con el conocimiento científico moderno quedan plenamente demostradas con lo mencionado; pero la sorpresa de los cristianos es mayúscula cuando descubren todo esto”; luego dice sobre el Corán: “En cambio el Corán, a diferencia de las revelaciones que le precedieron, no sólo está libre de las contradicciones en su cadena de transmisión, que es la característica principal de los evangelios, sino que evidencia –para todo aquel que lo estudie objetivamente a la luz de la ciencia– una naturaleza peculiar, que consiste en coincidir con la ciencia moderna; y más aún, como hemos demostrado, el lector encuentra en la información científica que es imposible imaginarse una persona de la época de Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, conociéndola y, por otro lado, los conocimientos científicos actuales permiten comprender algunas aleyas que no tuvieron una explicación lógica hasta hoy”19.

1.1.3. Anunciar los fundamentos y bases de muchas artes y ciencias

El Islam no sólo es una forma de adoración ritual, sino que es un modo completo de vida que incluye todo lo que necesita el ser humano. Por esto mismo es que incluye las directrices necesarias para todos los aspectos fundamentales de nuestra vida. Nos limitaremos a citar algunos ejemplos.



a) Indicación de los fundamentos del trabajo periodístico

Al-lah nos muestra muchos de los fundamentos prácticos de esta profesión, como cerciorarse de la veracidad de las noticias y procurar evidencias. {¡Oh, creyentes! Si se os presenta alguien corrupto con alguna noticia, corroborad su veracidad, no sea que perjudiquéis a alguien por ignorancia, y luego [de haber comprobado que era una noticia falsa] os arrepintáis por la medida que hubiereis tomado} [Corán 49:6], o evitar decir lo que se ignora o mentir diciendo que se vio o se oyó: {No hagáis ni digáis nada si no tenéis conocimiento. Por cierto que seréis interrogados en qué habéis utilizado el oído, la vista y el corazón} [Corán 17:36]. Dijo Ibn Yarir: “Se dijo que significa: ‘No digas lo que ignoras’ o ‘no digas: vi, si no has visto o así no has oído pues, Al-lah te interrogará por todo eso’”20.

El ser humano es responsable por su vista, su oído y su corazón. También, se aclara que hablar de Al-lah sin conocimiento es peor que el politeísmo {Diles: Mi Señor ha prohibido las obscenidades, tanto en público como en privado, los pecados, la opresión, la idolatría y decir acerca de Él lo que ignoráis} [Corán 7:33].

También hay una prohibición general de la mentira, y en especial la que daña a la gente. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, aclaró el castigo de quien incurre en este tipo de mentiras, ya que dijo: “… En cuanto al hombre que vi que se le desgarraba la mejilla hasta su nuca y sus ojos hasta su nuca, pues él salía de su casa y difundía [tantas] mentiras que cubrían el horizonte”21.



b) La indicación de que se debe incrementar el poder nacional para que la Umma no sea tomada por sorpresa ante un ataque enemigo

{Y preparad contra los incrédulos cuanto podáis de fuerzas [de combate] y caballería, para que así amedrentéis a los enemigos de Al-lah que también son los vuestros, y a otros enemigos que [os atacarán en el futuro y] no los conocéis, pero Al-lah bien los conoce. Y sabed que por aquello con lo que contribuyáis en la causa de Al-lah seréis retribuidos generosamente, y no seréis tratados injustamente} [Corán 8:60]; esto incluye también desarrollar las ciencias exactas que permitan fabricar armamento de guerra, como tanques, aviones de combate y cañones, pues son necesarios para tener la fuerza citada, y lo que es necesario para cumplir con una obligación se hace también obligación. Al-lah dijo al respecto: {¡Oh, creyentes! Estad precavidos} [Corán 4:71], y en este mandato divino es que se basan los centros de inteligencia y vigilancia lejana.

c) La indicación de las bases del liderazgo administrativo

Las aleyas y hadices que tocan este tema son incontables, pero mencionaremos algunos ejemplos.

Las aleyas coránicas han confirmado los conceptos de responsabilidad pública y responsabilidad personal, y que todos deben trabajar y ser juzgados por sus resultados. Al-lah dijo sobre la responsabilidad individual: {¡Oh, hombres! Ciertamente compareceréis ante vuestro Señor y veréis el resultado de vuestras obras} [Corán 84:6]; y {Quien haya realizado una obra de bien, por pequeña que fuere, verá su recompensa. Y quien haya realizado una mala obra, por pequeña que fuere, verá su castigo} [Corán 99:7,8].Y dijo sobre la responsabilidad pública: {Diles [¡Oh, Muhammad!, a los hipócritas]: Obrad como queráis, y sabed que Al-lah, Su Mensajero y los creyentes verán vuestras obras; luego compareceréis ante el Conocedor de lo oculto y lo manifiesto, y Él os informará de cuanto hicisteis} [Corán 9:105].

Al-lah también indicó que un obrero debe tener dos características principales: la fuerza y la honestidad. Dijo Al-lah: {Pues qué mejor que contratar a un hombre fuerte y honesto} [Corán 28:26]. Estas directrices básicas hacen que el musulmán, en el liderazgo o no, sienta la gravedad de la responsabilidad, así que no hará ningún trabajo que dañe a otros, pues sabe que mañana deberá responder por ello.

La diferencia entre la civilización islámica y la occidental se ve en dos preguntas: mientras Occidente se pregunta “¿cómo?”, el musulmán se pregunta “¿por qué?” Y la primera pregunta es devastadora, ya que se interesa por la manera de lograr los objetivos y no por sus resultados. Esta pregunta resultó en la creación de la bomba atómica, pues la pregunta era: ¿Cómo eliminar al enemigo? Mientras que la segunda pregunta es positiva, pues se interroga sobre el objetivo antes de iniciar la acción22.

d) La indicación de los fundamentos de los modales y la moral

El Corán nos expuso su esencia: {Por el hombre y Quien lo creó, y le enseñó el camino del bien y del mal, que ciertamente obtendrá el éxito [en esta vida y en la otra vida] quien purifique su alma [apartándose de los pecados], y estará perdido quien la pervierta [siguiendo sus pasiones]} [Corán 91: 7-10]. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, aclaró a sus sahaba, que Al-lah esté complacido con ellos, que “las mejores personas son las de mejores modales”23. El Corán también aclaró que el trato con buenos modales debe ser con toda la gente: {…hablad cortésmente} [Corán 2:83], y el Profeta enseñó que una de las señales de la plenitud del ser humano es desear para su prójimo lo que se desea para sí mismo cuando dijo: “Ninguno de ustedes es un creyente hasta que desee para su hermano lo que desee para sí”24.



e) Indicaciones de los fundamentos económicos

Ninguna civilización surge sin una economía fuerte y dinámica. Por esto es que se prescribió la compraventa y se prohibió la usura: {…Al-lah permitió el comercio y prohibió la usura} [Corán 2:275]; y el Profeta prohibió el monopolio y el engaño, pues ambos minan las bases de la economía, y nos advierte Al-lah contra el gran enemigo de toda economía: el desperdicio. Dijo Al-lah:{Y comed y bebed con mesura, porque Al-lah no ama a los inmoderados} [Corán 7:31].



f) Indicación de los fundamentos de la salud pública:

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, prescribió el uso de medicamentos cuando dijo: “Medíquense, siervos de Al-lah, porque Al-lah no ha puesto ninguna enfermedad sin poner su remedio, excepto la vejez”. También indicó otros de los principios fundamentales de la salud, que es la prevención de las enfermedades antes que se susciten, pues dijo: “A quien come en la mañana siete dátiles, ‘aywa no lo dañará ese día ni veneno ni hechicería”25, y en la versión de Muslim: “Quien come siete dátiles del terreno de Medina cuando amanece, no le hará daño el veneno hasta cuando anochece”26, y esta es una clara medida preventiva de salud.

También, el Profeta prohibió entrar en una ciudad afectada por la peste, dijo: “Si la peste llega a una tierra, no entren en ella; y si llega a una tierra en la que ya están ustedes, pues no salgan de ella”27; y advirtió sobre el contacto con enfermos y enfermedades contagiosas cuando dijo: “Que ningún enfermo visite a un sano”28.

También ordenó prevenir las causas de los accidentes y la contaminación: “Apaguen sus lámparas al dormir, cierren sus puertas, vuelquen sus recipientes, y cubran la comida y la bebida”29, nos aconseja cuidarnos mucho al manejar lámparas, velas o cualquier otro utensilio que use fuego; y cerrar las puertas y cubrir los alimentos son consejos preventivos contra las alimañas, insectos y microbios.

Si quisiéramos cubrir toda ciencia u oficio sería muy extenso este trabajo, así que nos conformaremos con abarcar la salud, la economía, los medios de comunicación, los modales y el poder nacional.

1.2. La práctica de la adoración

Este es el acápite más importante y es, a la vez, uno de los elementos más importantes de la civilización y de la vida misma; por esto, es que no hay ninguna nación que no haya adoptado una práctica religiosa, y esto prueba también que la religiosidad es algo innato, y el Islam vino a satisfacer esta necesidad natural con la religión correcta como veremos.

Aquí trataremos varios temas:

1.2.1. Primero: definición del término Din (religión)

Esta será en dos partes: a) idiomáticamente b) científicamente.

a) Definición idiomática:

Este es un término árabe que significa principalmente: la religión, la costumbre, la imposición, el dominio, el gobierno, la administración, la soberanía30.

b) Definición científica:

Dijo Ar-Raghib en sus Mufradat: “El término Din se usa en referencia a la obediencia a algo y la compensación subsecuente, de aquí es que se trasladó al uso de la Shari'a31, y agregó Al Fairuzabadi: “Din es el término que se aplica a todo lo que es adoración de Al-lah”32.

Algunos eruditos musulmanes definen el Din como: “Una prescripción divina que conduce a los que tienen sano juicio por voluntad de ellos hacia la rectitud en esta vida y el éxito en la otra”. Dijo también Draz: “Es una disposición que proviene de Al-lah y que guía hacia la verdad en la creencia y hacia lo bueno en el comportamiento y las relaciones humanas”33. Ibn Al Kamal lo definió como: “Una disposición divina que guía a los de sano juicio a aceptar lo que les trae el Mensajero de Al-lah, que la paz y bendiciones de Al-lah sean con él”34.

Entre los eruditos no musulmanes, en cambio, las definiciones son según sus filosofías, sus creencias o sus bases doctrinarias. La definición de los sociólogos difiere de la de los filósofos, y esta a su vez de la de los intelectuales. Citaremos algunas de estas definiciones para ver sus diferentes posiciones al respecto. El diccionario filosófico lo define como: “Un conjunto de creencias y ritos sacros en los que cree un grupo determinado para satisfacer necesidades individuales y sociales a la vez, su base es la existencia y da lugar a la razón”35. En la sociología occidental encontramos el siguiente concepto: “Sistema social basado en la existencia de uno o más seres o fuerzas sobrenaturales, que avala la relación entre el ser humano y estos seres. Bajo cualquier cultura esta idea toma cuerpo para ser un referente o referentes sociales o un orden social. Este tipo de referentes u órdenes sociales se conocen con el nombre de religión (Din)”36.

El Dr. Ahmad ‘Ayiba citó numerosas definiciones del término Din (religión) y las clasificó en tres grupos según diferencias metodológicas. Elegiremos una sola definición de cada grupo, pues el objetivo es exponer y no debatir.

La primera definición es la de las creencias esotéricas: “Es un conjunto de las obligaciones de la criatura hacia su Creador y obligaciones del ser humano para con Al-lah, obligaciones para con la comunidad y obligaciones para consigo mismo”.

La segunda definición se basa en conjeturas: “Es la reacción defensiva de la naturaleza resistiendo contra la actividad racional que pueda anular el potencial individual o la cohesión social”.

La tercera definición es la del método comparativo: “Direccionamiento del comportamiento del ser humano según sus sentimientos de relación entre su espíritu y un espíritu oculto al que le reconoce poder sobre su persona y sobre el resto del mundo, y se complace en sentirse en contacto con él”37.

Cuando analizas estos conceptos occidentales notas la gran diferencia entre ellos; la razón de esto es la variedad de doctrinas religiosas y culturas de sus autores, que van desde la cultura grecorromana y la cristiana hasta las filosofías contemporáneas, lo cual les impide ponerse de acuerdo. Tal vez es por este mismo motivo que dijo James Fraser: “…y lo más probable es que no haya un tema en el mundo en el que haya tantas opiniones divergentes como lo es la naturaleza de la religión”38.

El Dr. Muhammad Abdal-lah Draz citó en su obra Ad-Din una serie de conceptualizaciones y analizó los elementos que las conforman, y extrajo de este mismo análisis una definición precisa: “Din (religión) es la creencia en la existencia de un ser o seres sobrenaturales y elevados, con sensibilidad y voluntad propias, que rigen y administran los asuntos que se relacionan con la vida humana, con la creencia de que debe comunicarse con este ser elevado con amor y temor, con humildad y glorificación”39. Resumiendo en pocas palabras es “la fe en la existencia de un ser divino que merece obediencia y adoración”; esto es si miramos al Din como si fuese un estado psicológico en el concepto de religiosidad; pero si lo vemos como una realidad externa y objetiva diremos: “Es el conjunto de conocimientos teóricos que definen los atributos de ese ser divino y el conjunto de reglas que definen la forma de adorarlo”40.

Rauf Shalabi basa la divergencia acerca del concepto de religión (Din) en lo siguiente:


  • La herencia oscura que se relaciona con lo religioso y se heredó de las civilizaciones idólatras de la antigüedad.

  • La falta de textos en sus libros sagrados que les aclaren el concepto de Din (religión).

  • La falta de claridad en las creencias que heredaron.

  • La falta de pautas racionales plenas que se han dispuesto para discutir la religión y la religiosidad.

  • La corrupción de los parámetros científicos que han dispuesto para estudiar la religión41.

Y podemos agregar:

  • El desconocimiento de la religión correcta, pues vemos que sus conceptos surgen de sus religiones.

  • No diferencian entre una religión revelada, originada en la divinidad, y las religiones de factura humana.

Cuando se compara entre las definiciones vemos que cada uno define lo que conoce. El erudito musulmán define la religión auténtica revelada por Al-lah tal como la conoce y practica. En cambio, el erudito occidental que no conoce la religión auténtica sino que vive a tumbos entre filosofías seculares y religiones distorsionadas, define lo que no comprende y peor aún profesa.

1.2.2. Segundo: Atributos de la religión auténtica

Después de presentar definiciones del término Din (religión) es necesario que tratemos los distintos atributos que distinguen a la religión auténtica de las religiones alteradas o fabricadas por el ser humano. Éstos son los parámetros:

1. Que sea una religión revelada por Al-lah a través de uno de Sus ángeles a uno de Sus Profetas para que la comunique a Sus siervos. Así es que toda religión que presente alguien que predica que lo adoren a él, es una religión falsa.

2. Que predique la adoración exclusiva de Al-lah, que prohíba el politeísmo y los medios que conducen a él.

3. Que concuerde con los fundamentos doctrinales que predicaron todos los Profetas y Mensajeros.

4. Debe incluir la guía hacia la legislación divina, debe mostrar al ser humano las grandes verdades relacionadas con Al-lah, con Sus atributos, Sus nombres y Sus acciones; debe aclarar lo que hay en este mundo de cosas ocultas del pasado y el futuro, y desvelar las grandes verdades del alma humana y lo que la beneficia o la perjudica.

5. Que sus partes sean coherentes entre sí.

6. Que la religión garantice a la gente su práctica religiosa, su físico, su honra, su mente y su descendencia a través de sus prescripciones, sus prohibiciones, sus castigos y sus modales.

7. Que la religión sea misericordia para los seres humanos evitándoles ser injustos consigo mismos y con los demás.

8. Que predique las buenas costumbres y buenas acciones.

9. Que posibilite la felicidad para quienes la profesan.

10. Que indique la senda hacia la verdad y advierta contra la falsedad, que muestre el camino del buen juicio y aleje de la perdición42.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal