Valores civilizatorios en el mensaje del islam



Descargar 404.29 Kb.
Página6/10
Fecha de conversión17.10.2017
Tamaño404.29 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Primero. Que As-Salam es uno de los nombres de Al-lah, que es Quien más merece este nombre porque está exento de todo defecto y falta. Él es As-Salam, la paz plena, por Su perfección. Él es puro y completo en Su esencia, en Sus atributos y en Sus acciones; es puro de todo mal, de todo pecado, de toda injusticia e ignorancia. Es Él puro y la Paz plena en todo sentido123.

Al-lah dijo sobre Sí mismo y Sus nombres: {Él es Al-lah, no hay otra divinidad salvo Él, Soberano, Santísimo, Pacificador, Dispensador de seguridad, Celador, Poderoso, Compulsor y Soberbio. ¡Glorificado sea Al-lah!} [Corán 59:23], y aclaró que los musulmanes son los que están a salvo y ponen a otros a salvo de su mano, y que su destino es el Paraíso, Darus-Salam, la Casa de paz y salvación; aquí vemos una relación increíble entre la acción, la paz y la salvación, y su fruto, la Casa de paz.

Al-lah dijo: {Y ellos tendrán una morada donde reinará la paz [el Paraíso] junto a su Señor, Quien es su Protector, como recompensa por sus obras} [Corán 6:127].

Segundo. Al-lah informó a Sus siervos, los creyentes, que en el momento de su encuentro con ellos el saludo será As-Salam. Al-lah dijo: {Él es Quien os bendice, y Sus Ángeles [ruegan el perdón por vosotros] para extraeros de las tinieblas a la luz, y Él es Misericordioso con los creyentes. Su saludo el día que se encuentren con Él [en el Paraíso] será: ¡Paz! Y por cierto que les tiene reservada una recompensa generosa} [Corán 9:43-44]. Dijo Ibn Kazir, que Al-lah tenga misericordia de él: “Lo evidente es que el significado –y Al-lah sabe más– de la aleya, es que su saludo será, cuando se encuentren, el Día del encuentro, con Al-lah: Salam, como dijo Al-lah: {¡La paz sea con vosotros! Serán las Palabras del Señor Misericordioso [y estarán seguros para siempre en la bienaventuranza]} [Corán 36: 58]124.

En este día temido en el que Al-lah reunirá a los primeros y a los últimos y cada persona sepa que será juzgada por sus pecados, en ese grave momento viene este saludo deseando paz y salvación. ¡Qué gran y buena noticia! ¡Qué reposo y frescura para el corazón!



Tercero. Que la paz y salvación es uno de los objetivos prioritarios de este mensaje. ‘Abdul-lah Ibn Salam, uno de los rabinos que primero se islamizaron, que Al-lah esté complacido de él, dijo: “Cuando llegó el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, (a Medina) la gente salió a recibirlo, y yo me contaba entre ellos. Cuando pude ver su rostro supe que no tenía cara de mentiroso, y lo primero que oí que dijo fue: “Difundan la paz, compartan el alimento, mantengan los lazos familiares, recen por la noche y entrarán al Paraíso”125.

Cuarto. La paz y la salvación es uno de los mejores principios y fundamentos del Islam. ‘Abdul-lah Ibn ‘Amro, que Al-lah esté complacido de él, relató que un hombre preguntó al Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, cuál es el mejor Islam, y él le respondió: “Comparte el alimento y saluda con As-Salam a quien conoces y a quien no conoces”126. Mira cómo juntó dos de los grandes valores de la civilización: compartir el alimento y As-Salam. Al-lah los juntó en la sura Quraish, y Al Bujari puso como título en su Sahih donde dice: “Capítulo: ¿Cuál es el mejor Islam?”, y citó allí el hadiz de Abu Musa, que Al-lah esté complacido de él, que dice: “Dijeron: ‘¡Mensajero de Al-lah! ¿Cuál es el mejor Islam?’ Y él dijo: ‘La persona de la cual los musulmanes están a salvo de su mano y de su boca’127; y dijo ‘Ammar, que Al-lah esté complacido de él: “Tres cosas hay, que si uno las posee, tiene la fe completa: ser justo desde el alma, difundir la paz y ser solidario ante la necesidad”128. Esto es algo sorprendente del entendimiento de ‘Ammar, que Al-lah esté complacido de él, pues mencionó que quien practica estos tres principios tiene la fe completa: quien es justo desde su interior dará a cada quien su justo derecho; si difunde la paz por el mundo, el mundo estará a salvo de su maldad; luego mencionó un principio más, que es la solidaridad ante la necesidad. ¡Cómo entendían nuestros predecesores y cómo practicaban la fe!

Quinto. Es para el Islam una señal para la cohesión de la sociedad y el amor entre sus miembros. El Islam no es una religión cuyo objetivo se limita a que el ser humano adore a su Señor en la mezquita y se olvide de Él en el resto de su vida, tal como sucede en otras religiones.

Nos dice ‘Abdul Ahad Dawud sobre lo que veía de sus correligionarios en su religión previa a islamizarse, que cuando salía la gente de la iglesia después de celebrar la misa y la eucaristía, se sentían intolerantes y fanatizados al grado que preferían ver un perro a ver un musulmán o un judío, pues estos no creían en la trinidad y la eucaristía, y que él sentía lo mismo en su condición de sacerdote129.

El Islam es una religión que tiene por objeto la plena adoración del ser humano al Señor de los mundos, en todo lugar y momento. Dijo Abu Huraira, que Al-lah esté complacido de él, que el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “No entrarán al Paraíso hasta que se amen unos a otros y ¿les informo de algo que hará, si lo practican, que se amen los unos a los otros? Difundan As Salam entre ustedes”130. Dijo Ibn Al’ Arabi: “Aquí vemos que una de las ventajas de saludarse con As-Salam es que se logra el amor entre los que se saludan por la cohesión que se logra, por la práctica de las prescripciones del Islam, además que As-Salam es una frase que si la oye un corazón despierto genera en él una simpatía y aceptación por quien la pronuncia”131.

Dijo el Imam An-Nawawi, que Al-lah tenga misericordia de él: “Este saludo reafirma la solidaridad entre los musulmanes y les muestra con sus expresiones propias la espiritualidad práctica, la humildad permanente y el respeto por lo sacro. En estos hadices hay mucha sabiduría: animan a compartir el alimento, a ser generoso y preocuparse por el bien de los musulmanes, evitando lo que los perjudique o lo que signifique despreciarlos. En estos hadices también hay el apelo a la unidad espiritual de los musulmanes, a su solidaridad y amor mutuo y los medios para lograrlo. Dijo Al Qadi: “La solidaridad y el aprecio mutuo son obligaciones religiosas y fundamentos de la Shari’a y el modo de vida islámico. Y en estos relatos encontramos el saludar con As-Salam a los que conocemos y a los que no, y ser sinceros en nuestras obras, sin exhibirnos ni simular. También está la prescripción de la humildad y cuidarse de las disputas y el aislamiento o marginación entre la gente; y que el saludo es por Al-lah y no por gusto y gana, por lo que no se limita a la gente cercana exclusivamente”132.



Sexto. Cuando se retira el saludo surgen las dudas, y por eso el Islam prohibió cortarlo totalmente por más de tres días, como aclaró el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y aclaró que la mejor persona es quien primero restablece el saludo. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “No es permitido que un hombre se aísle de su hermano por más de tres noches, y al encontrarse uno desvía la mirada y el otro también. El mejor de ambos es quien saluda primero”133.

Por eso, cuando los ángeles llegaron ante Abraham y lo saludaron con As-Salam, él les ofreció comida y ellos no la probaron, entonces tuvo temor, como Al-lah dijo: {Y por cierto que Nuestros [Ángeles] enviados se presentaron ante Abraham para albriciarle [el nacimiento de su hijo Isaac y anunciarle la destrucción del pueblo de Lot]. Dijeron: ¡La paz sea contigo! Respondió [Abraham]: ¡Y con vosotros! Y no tardó en traer un ternero asado. Y cuando observó que sus manos no lo tocaban [al ternero] sospechó de ellos y sintió temor, entonces dijeron: No temas, en verdad nosotros fuimos enviados al pueblo de Lot} [Corán 11: 69-70]; dijo Ibn Yarir, que Al-lah tenga misericordia de él, al realizar la explicación de esta aleya: “Porque el saludo es entre la gente de paz y no entre enemigos. Si se menciona un saludo entre unas personas y otras, y estos otros responden, entonces es señal de la paz entre ambos grupos…”134. Esto significa que dejar de saludar a alguien le provoca dudas y preocupaciones.



2.6. La moral y el carácter (Al Ajlaq)

Al Ajlaq es una palabra árabe que es el plural de juluq que significa carácter135.

Dijo Az-Zubaidi en su Tay: “Al Juluq es el carácter con el que fue creada la persona; por eso dijo ‘Aisha, que Al-lah esté complacido de ella: ‘Su carácter era el Corán’, es decir que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se aferraba al Corán, a sus modales, a sus mandatos, sus prohibiciones y lo que incluye de atributos nobles, virtudes y sutileza. Dijo Al A’rabi: ‘Al Juluq es la dignidad y la religión’. En la revelación coránica vemos: {Ciertamente eres de una naturaleza y moral grandiosas} [Corán 68:4], y el plural es Ajlaq; y el hadiz: ‘Nada pesa más en la balanza que el buen carácter’. Se trata verdaderamente de la representación interna de la persona. La persona tiene una imagen interior y otra exterior ambas reúnen atributos buenos y malos y recompensa o castigo, que se relacionan con los atributos de la imagen interna más de lo que se relacionan con la imagen externa. Por esto mismo se repiten los hadices que elogian el buen carácter”, y luego de mencionarlos dijo: “También tenemos hadices que censuran el mal carácter”136.

Los Ajlaq entonces serían esa imagen interna que le da a nuestra apariencia un halo positivo o negativo.

Y dado que Al Ajlaq es tan importante, pues por eso mismo Al-lah, el Legislador, se ocupó de ellos extensamente, aclaró los fundamentos de Al Ajlaq, los rasgos que son positivos y los que son negativos, aclaró las consecuencias de que la persona evidencie cada uno de estos rasgos del carácter; y ya que son muchos los rasgos positivos o negativos, pues no podremos mencionar cada uno de los textos que tratan de ellos, mencionaremos sólo los textos que indican los rasgos del buen carácter moral y los que advierten contra el mal carácter.

Antes de empezar decimos: los rasgos del comportamiento cambian, son cuestión de fe, de principios, no se acomodan a la amistad o la hostilidad o a la victoria o a la derrota. Muchas civilizaciones moldean su carácter según su conveniencia. Si el individuo o el estado tienen conveniencia en decir la verdad, entonces son sinceros; y si la conveniencia les dicta que deben mentir, pues entonces ese es su proceder, ¡y qué mal proceder! Quien observa la política mundial hoy verá que en muchos casos no son políticas éticas, sino que son políticas de intereses y no de principios.

En el mensaje definitivo a la humanidad encontramos, en cambio, que los valores morales son la base fundamental; por eso el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Fui enviado para perfeccionar la moral noble”137, y esto no era un simple eslogan, sino que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, lo predicaba y lo hacía de hecho; Abu Dharr, que Al-lah esté complacido de él, antes de islamizarse, cuando oyó del Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo a su hermano: “Ve allí y escucha lo que dice; cuando su hermano volvió, le dijo: ‘Vi que prescribe nobles principios morales”138.

Uno de los principios morales nobles que predicaba, es que Al-lah dijo: {[¡Oh, Muhammad!] Ante todo, elige perdonar, ordena el bien y apártate de quienes se comportan contigo en forma ignorante. Y si Satanás te susurra, refúgiate en Al-lah; ciertamente Él es Omnioyente, Omnisciente} [Corán 7: 199-200]; y {Quienes hacen caridad, tanto en los momentos de holgura como en la estrechez, controlan su cólera y perdonan a los hombres, sepan que Al-lah ama a los benefactores} [Corán 3:134]; y analiza la profundidad social y moral en las palabras del Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “No se envidien ni sobre oferten engañosamente ni se odien ni se den la espalda ni vendan arruinándole la venta a su hermano; sean siervos de Al-lah, hermanos; el musulmán es hermano del musulmán, no lo oprime ni lo traiciona ni lo desprecia, la fe está aquí –y apunto a su pecho tres veces–, suficiente mal para un hombre ya es despreciar a su hermano. Todo musulmán debe tener por sagrados la vida, los bienes y la honra de los demás musulmanes”139.

El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, fue el primero en poner en práctica la moral que predicaba, por eso Hisham Ibn ‘Amer le preguntó a ‘Aisha, que Al-lah esté complacido de ella, por la moral del Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y ella dijo: “Su moral era el Corán mismo”. ¿Acaso no has leído la palabra de Al-lah: “Por cierto que tienes una moral y naturaleza ejemplares”140? el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, cumplía devotamente los mandamientos, las prohibiciones y demás preceptos, su vida fue la práctica viviente de estos principios morales que predicó.

‘Abdul-lah Ibn ‘Amro Ibn Al ‘As dijo: “El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, no era grosero ni rudo, y solía decir: “Los mejores de ustedes son los que poseen la mejor moral”141.

La moral que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, predicaba no estaba dirigida sólo a sus íntimos, a sus discípulos, a los que profesen su fe o a sus paisanos árabes. Estos principios morales eran para todos, los piadosos y los corruptos, el creyente y el incrédulo, el cercano y el lejano; por eso, cuando envió a Mu’adh, que Al-lah esté complacido de él, al Yemen, le dio este concejo global: “Teme a Al-lah donde estés, y haz que le siga a una mala obra una buena obra que la borre; explícale al hombre cómo lidiar con el alma que lleva dentro y cómo compensar sus faltas, cómo encaminarse y trata a la gente con buenos modales”142. Aquí, el Señor muestra a creyente el método divino para las relaciones humanas, y que estas deben ser dominadas por la moral noble y no por los caprichos o los intereses mundanos.

Al-lah agregó, afirmando esta generalidad en el trato con la gente: {… hablad cortésmente} [Corán 2:83]. Esto implica también generalidad en los valores morales con los que se los tratará. Para saber cuáles son los valores morales nobles, vemos que Nawas Ibn Sam’an Al Ansari, que Al-lah esté complacido de él, preguntó al Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, sobre la piedad y el pecado, y le dijo el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “La piedad es la moral noble, y el pecado es lo que te incomoda en el pecho y detestarías que la gente lo supiese”143.

El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, interpretó la piedad como la moral excelente; y dijo As-Suddi: “La piedad es un nombre genérico para toda obra de bien144. Entonces, quien desea realizar toda clase de obras de bien debe tener una buena moral en todo sentido. El Imam Ash-Shafi’i, que Al-lah tenga misericordia de él, aclaró cuáles son los pilares del pudor (muru’a) con los que se sustentan los valores morales: “Al muru’a consta de cuatro partes: la moral excelente, la generosidad, la humildad y la adoración ritual”145.

Tal vez no sea posible manifestar una moral noble en todo sentido, por eso Al-lah prometió una gran recompensa por ello, y el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, aclaró que la gente de más fe es de la de mejor moral y carácter. Abu Said Al Judri, que Al-lah esté complacido de él, relató que Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Los creyentes de más fe son los de mejor y más completa moral. La gente humilde y accesible, conocen y son conocidos, ¿y quién no ha estado en una de estas posiciones?”146

También se les anunció a los de buena moral que este carácter será su obra más valiosa el Día de la Resurrección. Abu Ad-Darda’, que Al-lah esté complacido de él, relató que el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Nada en la balanza pesa tanto como el buen carácter; el que tiene buen carácter llega al nivel de quien reza y quien ayuna”147. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, valoraba tanto la moral y el buen carácter que dijo a su esposa a Umm Salama, que Al-lah esté complacido de ella: “El buen carácter y buena moral se lleva todo el bien de esta vida y la otra”148. ¿Y qué del resto de las buenas obras entonces? Pues toda buena obra que respeta el derecho de Al-lah o el de Sus siervos es basada en la moral.

Y esta no es la única recompensa que recibe quien tiene buenos modales. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, aclaró que quien estará sentado más cerca de él en el Día del Juicio será quien tenga buena moral. ‘Abdul-lah Ibn ‘Amro, que Al-lah esté complacido de él, relató que el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “‘¿Les digo quién es más querido para mí y el que estará más cerca de mí el Día de la Resurrección?”, lo dijo tres veces y le dijimos: ‘¡Claro que sí, Mensajero de Al-lah!’ Dijo: ‘El de mejor carácter y moral’149.

Ningún investigador podrá abarcar toda aleya o hadiz que promueva los buenos valores morales o prevenga contra el mal comportamiento; quien analiza estos textos notará que enfatizan los buenos valores morales, como el pudor, la sinceridad, el valor, la sobriedad, la justicia y la tolerancia; y aclaran los malos modales, como la mentira, la envidia, la soberbia, la hipocresía, el engaño, la calumnia y la injusticia. Este trabajo no puede abarcar las evidencias para cada uno de estos, pero espero haber mencionado lo suficiente para aclarar la importancia de los valores morales y el buen carácter, y la gran recompensa que le espera en el Día del Juicio a quien los tiene.



Séptimo: La higiene y la limpieza (An-Nadhafa)

An-Nadhafa es un término árabe que según Al Qamus significa “pureza”150, y dijo Ibn Mandhur: “An-Nadhafa significa pureza”151.

La limpieza en la religión islámica abarca todos los aspectos, lo material y lo espiritual, de lo dicho y lo hecho, en la comida, la bebida y la ropa, en lo material y lo intelectual; y lo más importante que Al-lah exige de Sus siervos es la pureza de todo politeísmo, Al-lah dijo: {¡Oh, tú [Muhammad] que te envuelves en el manto! Levántate y advierte [a los seres humanos]. Proclama la grandeza de tu Señor, purifica tus vestimentas, apártate de la idolatría} [Corán 74: 1-5].

En estas aleyas, de las primeras en revelarse, hay una orden para el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, de que purifique sus vestimentas de toda impureza, que purifique su corazón del politeísmo y de todo lo que lleve a él de causas o medios, y que dedique sus obras a Al-lah exclusivamente. Las opiniones de los exegetas señalan que el significado de la pureza implica tanto la interior como la exterior.

Dijo Ibn Hayar, que Al-lah tenga misericordia de él: “Proclama la grandeza de tu Señor, purifica tus vestimentas, de toda impureza y se dijo que la vestimenta es una referencia al alma; su purificación sería evitar las faltas, y la impureza serían los ídolos”152.

Dijo Al Mubarakfuri: “Proclama la grandeza de tu Señor, glorifica a tu Señor de lo que dicen los adoradores de ídolos. Purifica tus vestimentas, de toda impureza e inmundicia, porque los politeístas no se cuidaban de ella, entonces Al-lah le mandó al Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, que cuide sus ropas de la inmundicia, a diferencia de los politeístas. Deja el politeísmo y la idolatría y no te acerques a ellos”153.

La orden de purificarse de todo politeísmo no es la única; el musulmán debe purificarse de todo pecado; por eso Al-lah prescribió los cinco rezos diarios y la ablución, para lograr la pureza del pecado. Abu Huraira, que Al-lah esté complacido de él, relata que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Cuando el musulmán hace el wudu’ y se lava su cara, sale con el agua toda falta que haya cometido mirando con sus ojos; cuando se lava sus manos sale con el agua todo pecado que haya cometido con su mano; cuando lava sus pies sale con el agua todo pecado hacia el que caminó con ellos; así hasta que sale limpio de sus faltas”154. Así como se legisló el wudu’ para el rezo, se legisló antes al istinya’ para asearse de todo excremento u orina; Al-lah elogió a quien es cuidadoso en ello: {Una mezquita erigida con piedad desde el primer día [la mezquita de Quba'] es más digna de que ores en ella, pues allí hay hombres que desean purificarse, y Al-lah ama a quienes se purifican} [Corán 9:108]. Dijo Ibn Yarir, que Al-lah tenga misericordia de él: “Se purifican con agua después de defecar”155.

Al-lah también advirtió que hay que protegerse de la orina y que la mayor parte del castigo en la tumba es por ser negligente en eso. Ibn Abbas, que Al-lah esté complacido de él, dijo que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, paso ante dos tumbas y dijo: “Están siendo castigados y no por un pecado capital; uno no se cubría de la orina y el otro andaba difundiendo calumnias”156.

Así como prescribió Al-lah el rezo del viernes, prescribió para la limpieza semanal el baño y el perfume antes de este rezo; Salman Al Farisi, que Al-lah esté complacido de él, relató que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien se baña el viernes y se lava como puede, y luego se perfuma; luego va y no se pasa encima de dos personas sentadas, y reza lo que se le ha prescrito, y cuando sale el Imam calla, Al-lah le perdona entre este y el próximo viernes”157. A quien se acerque a Al-lah con este gran rito de adoración, Al-lah lo purifica de sus faltas, mientras no cometa un pecado capital de un viernes a otro y tres días más. Dijo el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “A quien hace su wudu’ correctamente y viene al yumu’a y calla y escucha, se le perdonan sus pecados de ese viernes al siguiente y tres días más”158.

El ayuno de Ramadán se prescribió como una purificación anual. Abu Huraira, que Al-lah esté complacido de él, relató que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Quien practica las oraciones voluntarias durante las noches de Ramadán, por fe y deseando sólo la recompensa de Al-lah, tendrá sus pecados pasados perdonados. Quien ayuna en el mes de Ramadán, por fe y deseando sólo la recompensa de Al-lah, tendrá sus pecados pasados perdonados”159.

También Al-lah prescribió el Hayy y la ‘Umra para que sean una purificación completa para el ser humano de todo pecado y pueda la persona retornar del Hayy y la ‘Umra, bien hechas, tal como lo trajo su madre al mundo, en inocencia. Abu Huraira, que Al-lah esté complacido de él, dijo que el Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Una ‘Umra es expiación de los pecados entre ella y la otra. El Hayy Mabrur no tiene otra recompensa que el Paraíso”160; y dijo: “Quien hace el Hayy por Al-lah, y no tiene relaciones sexuales con su esposa (durante esos días) ni comete maldades o pecados, volverá a su hogar como su madre lo dio a luz (sin pecado)”161.

Así como Al-lah prescribió ritos para purificar el interior de la persona, también prescribió otros ritos para purificar el cuerpo y así completar la pureza por dentro y por fuera. De estos últimos mencionamos el wudu’ para cada rezo, el baño obligatorio por el hadaz mayor, el baño para el día viernes; y también la preocupación por la apariencia, como cortarse las uñas y otras costumbres higiénicas naturales. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Las costumbres higiénicas naturales son cinco: circuncidarse, recortarse el vello púbico, raparse las axilas, recortarse las uñas y recortarse el bigote”162.

Dijo Murad Hoffmam, exembajador de Alemania en Marruecos, después de mencionar algunos resultados de la limpieza y la purificación en el Islam: “Y puedo decir honestamente: muchas veces me incomodó mucho el mal olor que despedían las personas que se sentaban a mi lado en la ópera de París y en la del Centro Lincoln de Nueva York o en el teatro nacional de Munich y, sin embargo, no me incomoda ningún mal olor en las mezquitas de los musulmanes: Entonces me asalta la siguiente pregunta: ¿Es posible que los musulmanes sean más limpios?”163.

El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, ordenó a los musulmanes que procuraran lo bueno de la palabra, la acción y el alimento: “Purifiquen sus bocas con el Siwak (cepillo de dientes hecho de una rama), pues son la vía de salida del Corán”164. Dijo Abu As-Sa’adat Ibn Al Yuzari: “Quiere decir: manténganlas puras de todo exceso, grosería, calumnia, chisme, mentira, etc., y de comer cosas ilícitas e inmundas. También es una invitación a limpiarla de toda impureza”165.

Pero eso no es todo en lo que respecta a la pureza, sino que también se le prohíbe al musulmán toda expresión que implique impureza respecto a sí mismo. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “No digan: mi alma es inmunda; sino digan: mi alma es pesada”166. Dijo Ibn Abi Yamra, que Al-lah tenga misericordia de él: “Y se entiende del hadiz la recomendación de evitar los términos y nombres groseros y elegir términos que no lo sean, pues la expresión grosera tiene más significado de lo deseado, como decir que uno se hartó de algo implica estar lleno de ello más de lo soportable; en cambio, si elegimos un equivalente más grosero pues el significado va más allá de nuestro deseo. También, se entiende que la persona debe desear el bien hasta mencionándolo con insistencia, y debe evitar el mal hasta evitándolo al hablar; y debe cortar toda relación entre sí y la gente malévola hasta en los términos que puedan ser comunes con ellos, y se incluye aquí que si alguien enfermo es preguntado por su situación debe decir “estoy débil” y no debe decir “¡Estoy mal!”, para no salir ni verbalmente de entre los buenos y contarse, aunque sea verbalmente, entre los malos”167.

Además de todo lo mencionado, pasamos del cuidado por la higiene individual al cuidado por la salud e higiene pública, pues el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, incitó a la preocupación por la limpieza del barrio, dijo: “Al-lah es Puro y ama lo puro, es Limpio y ama lo limpio, es Generoso y ama la generosidad, y es Dadivoso y ama la dadivosidad. Así que limpien sus patios y no se asemejen a los judíos”168.

Dijo At-Taibi, que Al-lah tenga misericordia de él: “Si aceptas esto, pues limpia todo lo que puedas limpiar y purifica todo lo que se pueda purificar, hasta el patio que es el espacio frente a la casa, y esto es el cúmulo de la generosidad y la hospitalidad, pues si el patio de una casa es limpio, entonces dan ganas de invitar gente a la casa y se hacen más frecuentes las visitas”169.

¿No ves que en esta religión la limpieza se considera de forma integral, ya que se habla de limpieza en el corazón y en el cuerpo, limpieza de espíritu y de materia, limpieza del hogar y la ropa, limpieza de la calle y el barrio, de la vestimenta, la cama y los muebles, limpieza diaria, limpieza semanal? ¡Glorificado sea Al-lah que legisló en esta fe lo que es bueno para el ser humano y los demás seres vivos!

Terminamos de hablar de los valores sociales, pero sentimos que las fuentes aún rebosan de textos al respecto. Sin embargo, nos contentamos con citar las bases y fundamentos de este tema. Así pues, nos dirigimos al siguiente capítulo.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal