Van Dijk, Teun A. El prejuicio en el discurso Capítulo 5: Historia sobre minorías



Descargar 141.91 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión11.01.2017
Tamaño141.91 Kb.
1   2   3

6.2. Argumentos acerca de opiniones étnicas
Las argumentaciones en los datos de nuestras entrevistas pueden ser de distinto grado de complejidad. Considérese por ejemplo el siguiente argumento:
(35) (D2) Viví aquí 13 años y estoy contento de haberme ido

Entrev: ¿Por qué?

Bueno, porque en estos 13 años el vecindario ha decaído terriblemente con todos estos extranjeros.

La opinión “estoy contento de haberme ido” se defiende simplemente con el argumento que se da después de la pregunta “¿por qué?” hecha por el entrevistador: “decayó con (léase “porque”) los extranjeros”. En este argumento está implícita, por supuesto, una consideración más general: si el vecindario decae me voy, pero una implicación como esta puede permanecer implícita porque sigue directamente del argumento dicho junto a la afirmación de la opinión inicial.

El argumento sugiere que la causa de la decadencia del vecindario son los extranjeros, y tal afirmación necesita, en general, más argumentos o provoca preguntas por parte del entrevistador, especialmente cuando se le atribuye la causa de circunstancias negativas a minorías étnicas y esto puede ser escuchado como una forma de discriminación. Esta mujer no siente la necesidad de agregar argumentos al argumento inicial, y recién más tarde relata una experiencia personal relacionada. De la misma manera, cuando el entrevistador le pregunta si hubiera tenido alguna objeción si alguno de sus hijos hubiera llegado a la casa con una novia surinamesa, ella contesta positivamente, y su único argumento es: “porque sólo he tenido problemas con ellos”; nuevamente sin más detalles o ejemplos que sostengan la afirmación. Una pregunta del interrogador acerca de una historia personal de este tipo es respondida con una narrativa corta acerca de un pequeño conflicto en la lavandería donde ella trabaja, pero esta historia no es relevante para la defensa argumentativa de su rechazo del contacto étnico de sus hijos. En otras palabras, nos damos cuenta que algunas veces, cualquier experiencia negativa puede ser usada como un argumento que podría ser relevante para la defensa de las opiniones acerca de distintos tópicos.

Hemos dicho antes que esta es una estrategia cognitiva central del pensamiento prejuicioso, a saber: la transferencia negativa. Vemos ahora que el análisis de la argumentación puede hacer explícitos estos procesos subyacentes del pensamiento.

A menudo, de todos modos, la argumentación es mucho más compleja que en este ejemplo. Un acción u opinión puede ser defendida por una larga secuencia de argumentos que, a su vez, pueden convertirse en afirmaciones que necesiten más argumentaciones. Examinaremos ahora estructuras argumentativas más complejas, pues ellas revelan mucho acerca de la organización cognitiva subyacente y las estrategias del prejuicio, así como acerca de los procesos sociales de la presentación de opiniones y argumentos en la interacción comunicativa. En vez de dar un texto completo trascripto sólo daremos los pasos de la argumentación.

Primero, una argumentación dada por B1, un hombre de 32 años de edad, analista de sistemas, que vive en un conocido barrio de contacto en el antiguo centro de Ámsterdam. Este hombre menciona que vive exactamente entre minorías étnicas, el entrevistador le pregunta entonces si tiene algún tipo de contacto con estas minorías, defiende su respuesta de al siguiente manera:

(36) (B1) No tuve muchos contactos

A1. porque tengo un círculo bastante cerrado de amigos

A1.1. si los conozco desde hace 15 años

A2 Estuve fuera del barrio algún tiempo

A2. 1 Viví en otra parte

A3. No necesito contacto con turcos o marroquíes

A4. Es más, hay muchas dificultades para acercarse a ellos

A4.1. No sé por qué

A4.2. EJEMPLO (no hay contacto en un bar turco)

A4.2.1. Está abierto de 6 a 6 de la mañana

A4.2.2. Sólo se ven turcos ahí

A4.2.3. Fui una vez

A4.2.4. Nadie intentó acercárseme

A4.2.4.1. por su idioma

A4.2.4.1.1. hablan holandés con dificultad

A4.2.4.2. por su cultura

A4.3. Se sienten mejor en su ambiente

A4.3.1. me lo puedo imaginar

A4.3.2. están aquí para trabajar duro

A4.3.3. necesitan su propia comunidad



A4.3.3.1. le dan mucho valor a eso
El entrevistado propone primero una serie de argumentos acerca de la idea de no tener contacto con extranjeros. En A3 admite abiertamente que él no siente la necesidad de tener ese tipo de contactos. De cualquier forma, esos argumentos pueden recibirse como razones insuficientes, como una falta de iniciativa e incluso como actos discriminatorios. Se necesita entonces otro argumento, que es el que aparece en A4 en el que se le atribuye la falta de contacto a los extranjeros mismos.. Ese es el argumento (más que los personales) que se sostiene más detalladamente. El movimiento argumentativo “yo no sé por qué” es una forma estándar de comienzo de los razonamientos espontáneos, e indica incertidumbre acerca de los argumentos asumidos. Es también un movimiento en una estrategia para evitar algo. De todas formas luego de esto se menciona un ejemplo como forma de argumento, a saber: su experiencia negativa durante una visita a un bar turco, en la cual después de algunas especificaciones llega a la conclusión esperada: no intentaron acercarse a él (formulada en estilo retóricamente “indignante”: “no le parece que hubieran...”). De esta manera este argumento sostiene directamente un argumento de nivel más alto que es la dificultad de acceso. En su estrategia argumentativa algunas explicaciones pueden ser relevantes en relación al comportamiento de los turcos (después de todo es necesario que quede claro que la falta de contacto en el bar no es culpa del entrevistado), habla entonces de barreras culturales y lenguaje. El argumento A4.3 sumado a esto, es aún más fuerte, porque no se limita solamente a una experiencia, sino que saca conclusiones mucho más generales acerca de las preferencias de los extranjeros: ellos trabajan duro y necesitan tener su propia comunidad (como un valor especial de su cultura). Esto a su vez sostiene el argumento de la dificultad de acceso. Si dejamos de lado muchos detalles acerca de los contenidos y estructura de esta argumentación, vemos que una opinión, acción, estado de cosas del hablante entrevistado se sostiene primero en términos de circunstancias externas (amigos, ausencia), después, brevemente, mediante preferencias personales (necesidades), pero lo más importante es la atribución de una situación interpretada negativamente a los miembros del grupo minoritario. Esta atribución se sostiene en la argumentación por una experiencia personal concreta, pero de una manera mucho más fuerte por las generalizaciones acerca de las propiedades de la cultura de estos grupos. Entonces, la pregunta de por qué él no tiene contacto con miembros de grupos minoritarios se rechaza y redefine como una respuesta y explicación a la pregunta de por qué ellos no quieren tener contacto con nosotros, pero estos argumentos aparecen presentados en términos positivos. Esto parece sugerir que el hablante no está de ninguna manera resentido por este comportamiento, y es una situación que le parece perfectamente coherente con sus preferencias personales. Lo interesante de esta estrategia argumentativa es que el hablante es capaz de redefinir una situación posiblemente negativa, que se le podría atribuir a él mismo, en términos de una situación positiva atribuida a extranjeros. De esta manera no solamente él se defiende de una posible evaluación negativa del entrevistador, sino que además establece una posible imagen positiva porque hace afirmaciones positivas acerca del comportamiento y cultura de los extranjeros. Vemos que una posición como esta no sólo es posible (¿por qué no tengo contactos?) sino que es gradualmente reemplazada por otra afirmación que puede defenderse de una manera estratégicamente mucho más ventajosa. Un argumento como éste muestra, como hemos dicho antes, por un lado qué tipo de opiniones tiene el hablante acerca de las minorías, pero por otro, cómo pueden organizarse y expresarse estas opiniones estratégicamente para una auto - presentación positiva.

Afirmaciones acerca de lo que las minorías quieren o lo que sería bueno para ellas son usadas habitualmente para disimular las propias preferencias de los hablantes. El próximo ejemplo es de una entrevista con a una señora de 50 años que vive en un nuevo barrio de contacto, suburbano (de Bijlmer). Durante la entrevista la mujer muestra repetidamente que no quiere que su hija tenga contacto con los vecinos surinameses o con los estudiantes de su clase (“porque ellos son distintos”). Ella está de acuerdo en que es positivo ayudar a los grupos minoritarios, pero prefiere hacerlo en sus propios países, pro ejemplo, con plata de los fondos de desarrollo. Su afirmación más importante es que ellos (los surinameses) deberían quedarse o volver a su país:

(37) (E2) S “Que se queden en su propio país”

A1. hace mucho frío aquí para ellos

A2. No les gusta estar aquí

C1. No hay trabajo aquí (contra argumento del inter.)

A3. Es un país muy lindo

A4. Crecen tantas cosas ahí

A5. Hay una gran cultura ahí

A6. Es una lástima que ese país se haga pedazos

A7. Ahí tienen su propia familia

A7.1. Yo también quiero mucho a mi familia

A7.2. Son muy unidos entre ellos

A7.3. Las relaciones familiares son muy estrechas

A8. Pueden tener ayuda financiera

A8.1. no me opondría a eso

A8.2. pero no AQUÍ
La estructura argumentativa es muy simple. La mujer lista una serie de argumentos que cada uno, o en conjunto, podrían ser razones suficientes para que los surinameses se quedaran en su propio país. Es interesante notar que prácticamente no hay ninguna mención a preferencias personales de la mujer. Su estrategia es de empatía (ellos tienen frío, etc.), una enumeración de rasgos positivos de su país (características de las que se podría dudar que ella misma sepa), razones socio- económicas, como son los intereses del país de Surinam y luego nuevamente las relaciones familiares atribuidas a los grupo minoritarios (como en el ejemplo previo). Acá también la mujer trata de hacer un movimiento para mostrar una evaluación positiva de ese tipo de vínculos tan fuertes en la relaciones familiares hablando de su, casi irrelevante, amor por su propia familia. Finalmente el problema decisivo (el dinero) también podría solucionarse: con nuestra ayuda, con la cual ella estaría de acuerdo (si no es aquí, como enfáticamente concluye su argumentación).

Es relevante para nuestra discusión aclarar que los argumentos en favor de los hablantes de los grupos mayoritarios, como por ejemplo, el retorno de las minorías a sus propios países, están formulados en términos de lo que las minorías preferirían, qué razones étnicas deberían tener, y qué ataduras culturales o personales tienen en su propio país. Nuevamente es como si no se estuviera hablando en contra de las minorías, sino a favor de ellas, a pesar de que está planteado en términos muy maternales (“yo le voy a decir qué es lo bueno para ellos”)

Igual que en los ejemplos previos, muchas proposiciones que quedan implícitas harían que el argumento sonara normativo. Por ejemplo: ella asume (correctamente como conocimiento general, lo cual puede obviarse en la argumentación) que en Surinam ellos no tendrían frío, pero también que tener frío es una buena razón para no estar en otro país. El contra - argumento del entrevistador acerca de la falta de trabajo en Surinam no es tomado en cuenta y es rechazado. Para que A6 quede clara ella implica que la presencia de los surinameses en Holanda lleva a la decadencia de Surinam, y finalmente es importante repetir que la mayoría de sus argumentos no son simplemente hechos sino afirmaciones sin soporte o creencias compartidas acerca del pueblo surinamés. El resto de la entrevista muestra claramente que ella no podría interesarse realmente por el pueblo surinamés. Incluso propone la idea de tener escuelas distintas (segregar) para holandeses y “extranjeros”.

Finalmente presentamos la argumentación del director de una firma que se niega a que un grupo minoritario se asiente en su ciudad-jardín del suburbio de Ámsterdam:

(38) (12) Me parecería mal (tenerlos aquí)

A1. (CC1) no porque no tengan derecho

A2. si construimos departamentos baratos aquí, bajaría el valor de las casas

A2.1. eso es económicamente irresponsable.

A2.2 COMPARACIÓN: Tampoco industrias en una ciudad-jardín

Entrev. A2.2.1. la gente se hizo sus casas aquí.

A2.2.1.1. porque era ciudad-jardín.

Entrev. ¿Y si la ciudad tomara tal decisión?

A3. Es imposible

A3.1. se empobrecerá el vecindario

A3.2. EJEMPLO / COMPARACIÓN: Bijlmer se empobrece

A3. 2.1 aquí las escaleras apestan

A3.2.1.1 HISTORIA.
El argumento es, de alguna manera, más complejo. Primero, se presenta un contra- argumento obvio: por supuesto que tienen derecho de vivir aquí (léase: mi rechazo no es racista) pero entonces viene el argumento más importante: caería el valor de las casas. Nuevamente el interés personal, pero como está tan cerca de una actitud prejuiciosa debe ser formulado de una manera más general y abstracta, por ejemplo: reglas económicas o normas y valores. Una comparación con el ejemplo de la falta de industrias en las ciudades jardín no es exactamente importante, pero de alguna manera vaga, muestra que ciertos asentamientos no pueden ser tolerados en los jardines de lo suburbios. Después de la intervención del entrevistador mencionando un posible permiso de la ciudad para que esta gente se asiente en diversos vecindarios de la ciudad, su primer argumento es simplemente: es imposible. Nuevamente un rechazo impersonal aparece formulado en términos de imposibilidades sociales o económicas. Luego, para más sostén se mencionan las consecuencias: declinaría el vecindario. Un argumento sostenido por el ejemplo muy conocido de la situación en el nuevo suburbio de Bijlmer. Argumento que, a su vez, está sostenido con su reciente visita a ese vecindario.

En conclusión: hemos encontrado, primero, que los argumentos son, muchas veces contra - argumentos en contra de objeciones anticipadas. Segundo, los argumentos que pudieran relacionar creencias u opiniones personales a una posible sospecha del entrevistador acerca del prejuicio del hablante son evitados, más aún, los argumentos toman una forma más abstracta y general, algo así como, “es mejor para todos nosotros”. Necesidades económicas son siempre puntos importantes en las argumentaciones. Tercero, las consecuencias negativas no están directamente relacionadas con los grupos minoritarios sino con situaciones más generales y abstractas (construir departamentos más baratos). Cuarto, el hablante puede estratégicamente tomar argumentos comparativos que son menos delicados o controvertidos, o comparaciones con situaciones similares con las cuales parecería haber consenso.

Estos pocos ejemplos muestran solamente algunas de las estrategias argumentativas que la gente usa cuando presenta opiniones prejuiciosas.

La defensa táctica es, primero, la de la evasión: evitar las respuestas directas o tratar de cambiar el tópico. Segundo, tratar de atribuir algunos prejuicios negativos, posibles opiniones prejuiciosas negativas acerca de uno a características de los grupos minoritarios presentadas positivamente. Tercero, tratar de abstraer de preferencias e intereses personales hacia metas y valores sociales y económicos más generales de la sociedad. Cuarto, formular nuestras propias preferencias en términos de los grupos minoritarios. Quinto, mencionar las consecuencias negativas pero dejar las causas que las conecten con los grupos minoritarios implícitas. Y finalmente, presentar afirmaciones personales o estereotipadas acerca de las minorías como hechos y tomar las normas y valores más importantes de nuestra sociedad como una base consensual, de sentido común para las interferencias que subyacen a la argumentación.

Estos son solo algunos principios que hemos encontrado ; también aquí es necesario continuar el trabajo. La argumentación revela muchos de los principios que subyacen a la argumentación prejuiciosa porque obligan a la persona a verbalizar o presuponer las relaciones entre distintas opiniones, al mismo tiempo muestra qué opiniones la gente necesita defender; qué excusas deben darse y qué argumentos suelen evitarse durante la interacción para evitar las sospechas de racismo. No hemos intentado demostrar si la argumentación es válida o no lo es, lo que suele hacerse en los análisis argumentativos. La mayoría de los argumentos informales no son válidos y, especialmente en nuestro caso, la argumentación es generalmente bastante inadecuada.

Lo importante, de todas maneras, es la efectividad conversacional, y parecería ser que el tipo de cuasi - argumentos que encontramos son bastantes efectivos para mucha gente.

Para uso exclusivo de la cátedra de Lingüística

(Dra. Beatriz Lavandera)



Traducción: Florencia Salvarezza.
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal