Viaje a Darjeeling Viaje a Anderson Wes



Descargar 9.94 Kb.
Fecha de conversión05.07.2017
Tamaño9.94 Kb.
Viaje a Darjeeling

Viaje a Anderson Wes

Parece que un tema peculiar tratado en las películas de Anderson Wes es: la disfunción familiar. Un tema bastante trillado en la cinematografía hollywoodense, pero que no deja de ser vendible. Sin embargo, la autenticidad de Wes radica en la forma de presentar estos temas, formas poco convencionales diría yo, pues por lo general las disfunciones familiares se trabajan a través del drama, él lo hace con un hibrido entre comedia y drama que lo caracteriza como director.

Cabe resaltar que la comedia de Wes nada tiene que ver con el estereotipo de comedia norteamericana que el orbe de Dennis Dugan, Aaron Seltzer y más, han impuesto con sus films absurdos que caen en lo ridículo y banal. La comedia de Anderson es más sutil, da contexto a la historia, entretiene al espectador mas no lo divierte con caídas fuera de lugar, groserías y otras vulgaridades que sólo Dennis Dugan y Adam Sandler pueden lograr.

En la película “Viaje a Darjeeling” encontramos estos movimientos de cámara autóctonos de Anderson, esa comedia entretenida que lo caracteriza y, por supuesto, el tema de la disfunción familiar muy trabajado por él. Ahora la historia se centra en tres hermanos que tras un año de no verse deciden, casi por imposición del mayor, emprender un viaje espiritual a la India.

Los tres hermanos son interpretados por: Owen Wilson, quien ya había trabajado con Wes anteriormente en “the life aquatic with steve zissou” y otras, Andrien Brody y Jason Schwartzman que también trabajó con Wes en Rushmore. Los personajes que interpretan estos actores encuadran perfectamente con los trabajos previos realizados por ellos. Entonces es fácil encontrar a un pianista de la segunda guerra como uno de los hermanos y a un Owen Wilson lleno de personalidad, sarcástico y divertido como en otras comedias y películas de acción.

Otro de los elementos que podemos resaltar de la comedia de Anderson es esa capacidad de dotar al personaje con una actitud infantil, de ponerlo en situaciones incomodas y de dotarlo de personalidad. Esto, a lo largo de la película, hace que el espectador se identifique con alguno de sus personajes, personajes bien trabajados y con mucha fuerza que da veracidad a la historia y que provocan ese sentimiento empático en el espectador.

Los personajes, al igual que la narración, van madurando conforme se involucran en ese viaje y aunque no encuentran esa espiritualidad deseada, sí encuentran una madurez, lo vemos reflejado, por ejemplo, en una de las últimas escena cuando finalmente se desprenden de las valijas de su padre para continuar con su camino, pues ya no necesitan de ese objetivo común que los hacía estar unidos.

Esa escena, con stop motion o cámara lenta, donde votan las valijas para subir al tren es quizá la más emblemática de la historia y la escena del desenlace de la misma, pues se demuestra que el viaje efectivamente sirvió de algo, los hizo madurar y entenderse uno al otro, se desprendieron de aquello que los mantenía unidos por deber y ahora estarán unidos por placer, según mi interpretación.

Hablando de escenas, una que hay que reconocer y que también demuestra esa madurez alcanzada por los protagonistas, es ese flashback inserto en la película, pues ahí vemos como eran los personajes antes de subirse al tren o más bien como era su relación. Se explica el porqué del viaje para encontrar a su mamá, el porqué de las valijas, todo girando a un sólo asunto: la muerte de su padre.

Una de las partes que quizá parecería más inútil y sin sentido es al principio del film donde se reproduce un cortometraje como prólogo con el personaje de Jason Schwartzman con una aparición, innecesaria diría yo, de Natalie Portman, una historia titulada Hotel chevalier.

Anderson Wes cayó en lo absurdo al implementar una escena innecesaria, quizá quiso dar algún elemento diferente y poco visto a su película, pero a mi parecer sólo creo expectativas absurdas al espectador, pues de la historia y de Natalie Portman nada se continua, salvo el detalle de la música en el reproductor que después usará Jack Whitman personaje de Jason Schwartzman con otra mujer en el tren.

Viaje a Darjeeling es un film bien trabajado, con sus altibajos, pero no por ello deja de ser una producción digna, una producción como sólo Anderson Wes puede hacer. Es para aquellos que buscan pasarla bien viendo una película con excelente fotografía, buena música, buena historia con un humor sutil que no satura el contenido con bromas fuera de lugar y con personajes bien logrados.

Ficha técnica:

Dirección: Wes Anderson.


País: USA.
Año: 2007.
Duración: 91 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Owen Wilson (Francis), Adrien Brody (Peter), Jason Schwartzman (Jack), Anjelica Huston (Patricia), Amara Karan (Rita), Camilla Rutherford (Alice), Irrfan Khan (Padre del pueblo).
Guión: Wes Anderson, Roman Coppola y Jason Schwartzman.
Producción: Wes Anderson, Scott Rudin, Roman Coppola y Lydia Dean Pilcher.
Fotografía: Robert Yeoman.
Montaje: Andrew Weisblum.
Diseño de producción: Mark Friedberg.
Vestuario: Milena Canonero..







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal