Viaje a inglaterra y escocia



Descargar 1.24 Mb.
Página12/24
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño1.24 Mb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   24
Día 3 de agosto (lunes)

Ruta: Windsor-Londres- Windsor

Este es nuestro segundo día que tenemos para visitar la ciudad de Londres, hacemos el mismo recorrido que el día anterior, para ello, vamos andando hasta la estación de tren Windsor and Eton Riverside, esta la línea de tren termina en la estación londinense de Waterloo (Londres). En la ventanilla pagamos 61,5 libras para toda la familia, el precio incluye la línea de metro ilimitada de Londres zonas 1-6.

Durante el recorrido en tren la gente se va sumando hasta que se viaja con las apreturas del tren de cercanías de Madrid, a una hora punta. Llegamos a Londres pasadas las 10,30, imagino que no es una hora muy apropiada para entrar a trabajar pero la mayoría de los viajeros son trabajadores.

Nuestro primer punto de la mañana es el Museo Británico para llegar hasta allí cogemos el metro y tenemos que hacer el siguiente recorrido: Waterloo →Embankment→Charing Cross→Leicester Square→Tottenham Court Road. En menos de 10 minutos estamos en la parada final.

Son las 10,30 horas y Londres parece que se está desperezando de la resaca de una borrachera, aún en las calles no hay mucha gente. Ante nuestro ojos aparece uno de los restaurante favoritos en nuestro anterior viaje de hace 35 años, era los Garfunkel’s, es una cadena de comida rápida muy similar a nuestro VIPS de Madrid. Vemos que las cartas no difieren mucho los precios a los que pagábamos hace 35 años, ahora han variado algo con comida mejicana.

En 10 minutos estamos ante la puerta posterior de Museo Británico, accedemos sin ningún tipo de colas. Forma parte de la red de museos nacionales y son todos gratuitos, algo para tener en cuenta porque lo de GRATIS en una palabra en retroceso en Europa.

El museo ofrece al visitante una impresionante colección de obras de todos los continentes entre las más famosas:


  • Los Mármoles de Elgin, también conocidos como los mármoles del Partenón de Atenas.

  • La Vasija de Portland de la época romana, estaba en el sepulcro del emperador Alejandro Severo.

  • La Copa Warren, realizada en plata en la época romana donde se ve explícitamente a dos hombres homosexuales.

  • La Piedra de Rosetta antigua estela egipcia en tres idiomas por lo que se pudo traducir los jeroglíficos egipcios.

  • El Juego Real de Ur de fichas de 2500 años a.C.

  • La sala del reloj.

  • La Colección Stein de Asia central del famoso explorador del siglo XIX y principios del XX.

  • Colección de momias egipcias, es la más importante del mundo fuera de Egipto.

  • Los bronces de Benin, son doscientas piezas de bronce procedentes del reino de Benin en la actual Nigeria.

  • El cilindro de Ciro y varios objetos persas, es una figura de arcilla donde el nuevo rey legitima su conquista y toma medidas políticas para ganarse el favor de sus nuevos súbditos.

  • Los bajorrelieves de los palacios de Nínive y Nimrud proceden de las ciudades Asirias muy cerca de Mosul (Irak).

  • El busto de Pericles, político griego que destaco por su oratoria participo en la victoria de los griegos contra los persas.

  • La copia romana del Discóbolo de Mirón, es famosa escultura griega realizada por Mirón de Eléuteras en torno al 455 a. C. Representa a un atleta en un instante anterior al lanzamiento del disco.

  • Artefactos encontrados en el barco funerario de Sutton Hoo, corresponde con el tesoro hallado en Sutton Hoo. Se encontraron: adornos personales realizados en oro y plata, armas como espadas y cascos, una lira y artículos domésticos como un caldero.

  • Colección de obras de Alberto Durero.

  • El sarcófago de la sacerdotisa Henutmehyt.

  • El Obelisco de Nectanebo II.

  • La mayor colección de porcelana China de Europa.

  • La mayor colección de numismática del mundo.

  • Huellas de Buda, esculturas procedentes de Asia.

El Museo Británico es uno de los más controvertidos de todo el mundo porque alrededor de muchas de sus obras de arte expuesta esta la sombra del expolio, muchas de las obras que expone están reclamadas formalmente por sus países de procedencia.

El caso de más actualidad son los frisos y esculturas del Partenón de Grecia. Oficialmente la respuesta del gobierno británico es que estos restos fueron comprados en tiempos del Imperio Otomano que dominaba el territorio de Grecia, en esos momentos era un ejército invasor y dispuso de unos bienes que no eran propios. El caso más beligerante en estos momentos son todos los tesoros de Egipto, sin estas piezas el Museo Británico no sería el museo que conocemos todos.

Como siempre digo cuando vemos uno de estos museos sabemos que hay que ponerse la mano en la nariz para que el cierto tufillo no entre y tomárselo desde el lado más positivo y es que gracias a estas instituciones estas obras de arte han llegado a nuestros días, ¿esta es una contestación correcta? Pues seguro que no, pero al menos nos permite visitar el museo sin malos rollos.

Como la mayoría de los museos Nacionales la entrada es gratuita, accedemos sin ningún agobio, eso sí, lo hacemos por la puerta trasera. Un pequeño registro por el escáner es suficiente para acceder en breves segundos.

La visita al Museo Británico es un acontecimiento importante en todo viajero que visite Londres pero hay que tener en cuenta lo extensas de sus salas en que está dividido. El recorrido debe hacerse con la mayor intensidad posible pero también con la mayor brevedad posible y debe de cumplir la máxima de “lo bueno y breve dos veces bueno”.

¿Qué ver en el Museo Británico? Pues sencillamente nos fijamos dos objetivos: todo lo relacionado con el arte egipcio, es uno de los museos que mayores tesoros egipcios tiene del mundo y sobretodo la colección de arte griego de Atenas.

A la entrada al museo nos recibe el busto del rey Eduardo VII esto indica que estamos en las galerías del museo que mando construir entre 1906 y 1914 y fue destinada para ampliar la superficie expositiva y para un mejor acceso del público visitante.

Durante el recorrido hasta la parte de Egipto atravesamos varios pasillos y nos paramos en las mejores obras de arte que podemos reconocer, entre las que destacamos:

La primera gran escultura es un “Hoa Hakananai'a”, escultura de basalto, procede de la Isla de Pascua (Rapa Nui) Polinesia, esta datado hacia el año 1000.

El titulo de la escultura es “Amigo Oculto” y pertenece a una de las esculturas de tipo humano que se levantaban en la isla de Pascua por parte de los moais para conmemorar el pasado de algún antepasado importante para la tribu.

El conocimiento de este tipo de esculturas se produce con la llegada a la isla de la tripulación del Capitán Cook en 1774, William Hodges, artista de Cook, produce una pintura al óleo de la isla donde muestra una serie de moai, algunos de ellos con la piedra en forma de sombrero y moño. Hodges representa la mayor parte de los moai de pie sobre plataformas de piedra, conocidos como ahu. Con la adopción del cristianismo en la década de 1860, fueron derribados todas las figuras de moai.

La siguiente escultura que nos paramos es un “Tótem”, pertenece al pueblo indígena de Haida, situado en el costa noroeste del Pacífico, esta datado en el siglo XIX.

Las tallas de madera son confeccionadas de árboles de cedros viejos, representan el estatus de una familia o clan, donde se trata de plasmar su dignidad, sus logros, sus aventuras.

La siguiente figura “Escultura de una diosa Huasteca”, procedencia Méjico, está datada entre 900-1521 a. D.

Estamos ante una escultura dedicada a la fertilidad, este es una tema muy común en la sociedad huasteca donde se representan esculturas de piedra de las diosas femeninas, mujeres, ancianos y falos.

Las figuras femeninas comparten características similares, como una postura rígida, las manos sobre sus estómagos, pechos desnudos, y por lo general llevan una falda y gran tocado.

Más adelante podemos ver “Relieve dintel 15 Yaxchilán”, realizado en piedra caliza, esta datado 600-900 d. C., procede de Méjico, periodo clásico tardío.

Este dintel de piedra caliza es parte de una de una serie de tres paneles encargados por Pájaro Jaguar IV para la Estructura 21 de Yaxchilán y fue puesto sobre la puerta izquierda (sur-este) de la cámara central.

El dintel muestra a una de las esposas de Pájaro Jaguar, la señora Wak Tuun, representa el rito de derramamiento de sangre. Ella está llevando una cesta con la parafernalia utilizadas para auto-sacrificio: una espina de mantarraya, una cuerda y papel ensangrentado. La visión de la serpiente aparece ante ella, que surge de un recipiente, que también contiene tiras de corteza de papel.

Más adelante podemos ver “Relieve dintel 16 Yaxchilán”, realizado en piedra caliza, esta datado 600-900 d. C., procede de Méjico, periodo clásico tardío.

Este dintel de piedra caliza es una parte de una serie de tres paneles encargados por Pájaro Jaguar IV para la Estructura 21 de Yaxchilán y fue una vez puesta sobre la puerta central de la cámara central.

Es una escena que conmemora la victoria del pueblo Maya, se representa la figura de Pájaro Jaguar IV que domina la escena, mientras que su cautivo se sienta a sus pies. Pájaro Jaguar lleva el mismo traje de guerrero como lo hizo su padre en el dintel 26 de la Estructura 23, y lleva una lanza en su mano derecha. El hombre cautivo de Pájaro Jaguar fue datado en el año 752, probablemente en una batalla generada por la rivalidad entre ciudades, según lo sugerido por los dos primeros glifos en la esquina superior izquierda del dintel. Él lleva una sombrilla rota en la mano derecha, un atributo de guerreros derrotados.

Más adelante podemos ver “Relieve dintel 17 Yaxchilán”, realizado en piedra caliza, esta datado 600-900 d. C., procede de Méjico, periodo clásico tardío.

Esta obra maestra del arte maya procede del yacimiento arqueológico de Yaxchilán (Piedras Verdes), situado en la cuenca del río Usumacinta, en el Estado mexicano de Chiapas. Forma parte de una serie de tres paneles de piedra caliza que decoraban el dintel de la puerta central.

El relieve representa a Pájaro Jaguar y una de sus esposas, Lady B'alam Mut, están participando en un ritual de derramamiento de sangre. Lleva ornamentos de jade muy elaborados y una diadema con un cráneo y la serpiente es similar a la usada por Lady K'ab'al Xook en el dintel 25. Se está preparando para auto-sacrificio, mientras que su mujer pasa una cuerda a través de la lengua para extraer la sangre. Los miembros de las familias reales se representan a menudo en la realización de rituales de sangrías requeridas para las ceremonias de adhesión.

En la sala de la India podemos encontrar “Estatua de Tara”, realizada en bronce, esta datada 700-750 a. C., procede de Sri Lanka.

Esta imagen es de la diosa budista popular, Tara, la consorte de Avalokiteshvara, el bodhisattva Tara la Blanca: conocida por la compasión, la larga vida, la sanación y la serenidad; también como chinta-chakra (rueda que cumple los deseos).

La diosa está desnuda de cintura para arriba dejando ver sus perfectos pechos, en la cintura lleva una prenda inferior que fluye hasta los tobillos. Su mano derecha se muestra en la posición de varadamudra, el gesto de dar, mientras que la mano izquierda está vacía, pero una vez pudo haber tenido una flor de loto. Sobre la cabeza lleva un enorme moño que la confiere un aspecto más esbelto.

La siguiente figura “Estatua Avalokiteshvara”, realizada en bronce dorado, procede de Nepal, esta datada en el siglo XVI d. C.

Las figuras de los Bodhisattvas son similares a los Budas, pero se representan con posturas más variadas, y más ricos en la vestimenta y el ornamento, y, a menudo con múltiples brazos y cabezas como imágenes hindúes. Avalokiteshvara es el bodhisattva de la compasión, una deidad salvadora muy popular en las cimas del Himalaya. En el Tíbet el Dalai Lama se cree que es una encarnación de Avalokiteshvara. A menudo las imágenes de Avalokiteshvara se pueden identificar por la presencia de una pequeña figura del Buda Amitabha sentado con las manos en la meditación por su tocado.

La siguiente figura “Chakrasamvara y Vajaravarahi”, realizada en bronce dorado, procede de Nepal, datada en el siglo XIX.

Chakrasamvara es una deidad que se representa como figura central en los mándala, Samvara, es una forma de las deidades de meditación de los Sarma o escuelas del budismo tibetano. Esta acompañada de Vajravarahi que es una de las deidades tántricas femeninas más populares de todas las tradiciones del budismo tibetano. Aunque hay varias formas, la iconografía básica es que ella tiene una cara, dos manos y dos piernas.

La siguiente figura “Base de columna”, realizada en piedra caliza, procede de Oeste de la India, datada en el siglo XI d. C.

Esta base de columna corresponde de la nave central para soportar la bóveda del templo, puede corresponder al estilo de los templos Jainistas de Ranakpur, en ella se representa una serie de figuras danzantes.

La siguiente figura es “Brahmá”, realizada en piedra caliza, procede de la India en la región de Malwa, datada en el siglo XI.

Se cree que Brahmá surgió de una flor de loto que flotaba en el océano del ombligo de Visnú durmiente que genera la existencia del universo en sus sueños, es el esposo de Sáraswati (la diosa del conocimiento) y de Savitrī (la hija del dios de Sol).

Brahmá se representa tradicionalmente con cuatro cabezas de barbas blancas (símbolo de la sabiduría), cuatro brazos y una piel roja. Cada boca recita uno de los cuatro Vedas. Las manos sostienen un recipiente de agua usado para crear la vida.

La siguiente figura es “Buda”, realizada en piedra de arenisca roja, procede de la India en Sarnath-Utta Pradesh, datada en el siglo V-VI d. C.

La imagen de Buda de este siglo esta determinada por la simplicidad de sus formas. Se representa con los ojos cerrados y una sonrisa suave marcada por un labio inferior pronunciado, tiene una cabeza ovalada con las mejillas sobresalientes. La mayoría de las esculturas de la época Gupta tienen un tocado similar, los pelos de la cabeza con rizos en forma de concha de caracol. Además de estas características, esta imagen lleva una prenda de vestir característicamente que se ve casi en la apariencia húmeda. Él tiene su mano derecha con la palma de la mano abierta, es el gesto que significa que a su lado, no hay nada que temer.

La siguiente figura es “Ganesha”, realizada en bronce, procede de Camboya, datada en el siglo XIII a. C. corresponde con el periodo Khemer.

La figura de Ganesha es una de las deidades más conocidas y adoradas del panteón hinduista. Tiene cuerpo humano y cabeza de elefante. Es ampliamente reverenciado como ahuyentador de obstáculos, patrono de las artes y las ciencias, y el dios de la inteligencia y la sabiduría.

La siguiente figura es “Brahmá”, realizada en piedra caliza, procede de Sur de la India en la región de Tamil Nadul, dinastía Chola, datada en el siglo 1001-1050 d. C.

En la religión hindúes hay tres dioses la figura de Brahmá representa al creador, Vishnu el preservador y Shiva el destructor. Pero mientras que Vishnu y Shiva tienen seguidores y templos en toda la India, Brahma no es adorado como una deidad importante. Brahma es la forma personificada de un principio divino indefinible llamado por los hindúes brahman. En el mito de Shiva como Lingodbhava, cuando Brahma busca la parte superior de un linga de fuego, Brahma afirmó falsamente que había encontrado flores en su cumbre, cuando en realidad nunca había ido al linga de Shiva. Por esa mentira fue castigado para no tener devotos. Hay muy pocos templos dedicados a Brahma solo en la India. El único de renombre se encuentra en Pushkar, en Rajastán.

Brahma puede ser reconocido por sus cuatro cabezas, sólo tres de los cuales son visibles en esta escultura. En dos de sus cuatro manos sostiene una olla de agua y un rosario. Brahma tenía originalmente cinco cabezas pero Shiva, en un ataque de rabia, corta una. Shiva como Bhairava es representado como una errante ascética con la quinta cabeza de Brahma se pegó a su mano como un recordatorio de su crimen. Brahma se coloca comúnmente en un nicho en el lado norte de los templos.

La siguiente figura es “El guardián de la puerta Dvarapala”, realizada en granito, procede de Sur de la India en la región de Tamil Nadul, dinastía Chola, datada en el siglo XII d. C.

El guardián de la puerta dentro del templo hindú marca el espacio sagrado, es el hogar divino por los dioses cuando son invocados por sus devotos. En la mayoría de los templos, las esculturas de deidades y otras figuras se colocan en las paredes exteriores, en nichos bien definidos o alrededor de las puertas; a la entrada del templo son figuras masculinas o dvarapalas. Por lo general aparecen en pares a cada lado de la puerta y mirando hacia dentro. Se colocan para proteger a los recintos sagrados del templo de las fuerzas malévolas.

Este guardián de granito tiene cuatro brazos, aunque dos están rotos. Se mantiene en pie en una pose poco usual, volviéndose hacia un lado con un pie apoyado. Lleva un tocado alto y que está decorado con una máscara de un monstruo kirttimukha; tiene colmillos visibles en el lado de la boca producen una imagen apropiada aterradora para un guardián.

La siguiente figura es “Nara Simha, El hombre león”, realizada en granito, procede de Sur de la India en la región de Tamil Nadul, datada en el año 900 d. C.

Narasimha es una de las variedades del dios hindú Vishnu y una de las deidades más populares del Hinduismo, como se evidencia en los principios de la épica, la iconografía. Se representa por tener un torso y la parte inferior del cuerpo de forma humana, con una cara y garras de león.

La siguiente figura es “Diosa madre, Matrika”, realizada en piedra caliza, procede de Sur de la India en la región de Tamil Nadul, dinastía Pallava, datada en el año 900 a. C.

Matrika forma parte de un grupo de siete diosas madres que surgió a partir de la unión con un dios masculino hindú. A pesar de su belleza seductora, estas Matrikas representan peligrosas y malévolas fuerzas y devoradoras de niños y portadores de enfermedades y dolencias.

La siguiente figura es “Karttikeya, hijo de Shiva”, realizada en piedra caliza, procede de Sur de la India en la región de Tamil Nadul, dinastía Chola, datada en el siglo X a. C.

En la religión hinduista, Kartikeia es el hijo del dios Shiva y la diosa Parvati. Tiene seis cabezas. Es el dios de la guerra, porque se dirige contra los ejércitos de los demonios.

Kartikeia nació sin la participación de Parvati. En una ocasión, el semen de Shiva (que según algunos tenía forma de rayo) cayó en el fuego. Era tan caliente y brillante que solo podía tocarlo Agni, el dios del fuego. Siguiendo las instrucciones de Śiva, Agni depositó este semen en el río Ganga (el Ganges). La diosa Ganga entonces lo nutrió, hasta que un bebé con forma humana, Kartikeia, surgió del río. Por eso a veces se dice que Kartikeia es hijo de Agni y Ganga.

La siguiente figura es “Desnudo de pie femenino”, realizada en marfil y metal, procede de Sur de la India, datada en el siglo XVIII d. C.

La figura desnuda de marfil con algunos accesorios en metal, debía de estar vestida para representar las danzarinas de los templos.

Estas chicas estaban dedicadas a servir y venerar a la deidad de un templo durante toda su vida. Antes del dominio británico, ellas tenían un alto estatus en la sociedad. Además de servir a la deidad, entretenían a los fieles con bailes sagrados como el Bharatanatyam.

La siguiente figura es “Vishnu entronizado en un naga”, realizada en marfil, procede de Sur de la India, datada en el siglo XVIII d. C.

Vishnu se representa protegido por la serpiente cósmica Ananta, es una preciosa talla muy elaborada utilizada para devoción privada.

Una imagen de pie del dios hindú bajo un arco decorativo con un kirttimukha (monstruo-máscara) sobre su parte superior. En sus cuatro manos sostiene sus tres atributos habituales: el disco, la concha y la maza, mientras en su mano inferior derecha se muestra el gesto para no tener miedo. En la parte alta se halla la imagen apoyada en los leones sentados, una tortuga aplanada y una flor de loto. Una serpiente de cinco cabezas se representa debajo de los pies de Vishnu. La tortuga es Kurma, reconocida como uno de los mitos de la creación.

La siguiente figura es “Reflexión de Rama y Lakshmana”, realizada en marfil, procede de Sur de la India, Tamil Nadu, periodo Nayaka, datada en el siglo XVI o XVII d. C.

Esta pequeña figura de marfil representa a los héroes de la epopeya hindú del Ramayana. Rama se presenta sentado en una profunda reflexión. Su hermano Lakshmana lo saluda. En el Ramayana, la esposa de Rama Sita fue raptada por el demonio Ravana. Después de una serie de aventuras Rama derrotó a Ravana y la pareja se reunió. La historia de Rama y Sita es muy conocida en toda la India.

La siguiente figura es “Ravana, el demonio de las diez cabezas”, realizada en marfil, procede de Sur de la India, datada en el siglo XVIII d. C.

La figura de marfil es de Ravana se representa y se describe como que tiene diez cabezas. Se cuenta como un seguidor de Shiva, es un gran erudito, un gobernante capaz y un maestro. Sus diez cabezas representan su conocimiento de las seis reglas y de los cuatro Vedas. En el Ramayana, Ravana es el antagonista de Rama y su hermano Lakshmana por haber cortado la nariz de su hermana Surpanakha.

La siguiente figura es “Pareja amorosa”, realizada en marfil, procede de Sur de la India, pertenece al periodo Nyak, datada en el siglo XVII d. C.

Esta decorativa figura realizada en marfil, su uso es privado cuyo objetivo principal era alcanzar la unión mística con la divinidad. Los grupos de amantes se representan en esculturas en las diferentes posturas, pero sin llegar a ser escenas grotescas, por el contrario en ellas se observan abrazos fervientes, contorsiones sensuales, amorosas expresiones de afecto.

La siguiente figura es “Manasa, la diosa serpiente”, procede de Este de la India, datada en el siglo IX d.C.

Bengala en sus humedales tiene muchas serpientes mortíferas y por eso algunas personas rezan a la serpiente diosa Manasa para protegerles de sus mordeduras. La historia más popular de Manasa cuenta de cómo un comerciante llamado Chand se negó a adorarla. En su ira Manasa mató a sus seis hijos en su noche de bodas. Chand tuvo un séptimo hijo llamado Lakhinder y cuando llegó la hora de su matrimonio, se casó con una chica llamada Behula. Chand los construyó una sala de hierro para protegerlos de las serpientes de Manasa, pero había una grieta en alguna parte y una serpiente venenosa se introdujo en esa noche y mató a Lakhinder. Behula tomó su cuerpo por el río en una balsa y oró a muchos dioses hasta que, finalmente, Manasa trajo a Lakhinder y sus seis hermanos a la vida. A partir de ese día, Chand comenzó a adorar Manasa.

La siguiente figura es “Estupa votiva”, realizada en piedra, procede de Este de la India, datada en el siglo II d. C.

Este tipo de estupas son recipientes relicarios para albergar las cenizas de monjes o seguidores budistas, por lo general se dejaban en los monasterios.

La siguiente figura es “Karttikeya montada en su pavo real”, procede de Cachemira, Asia Central, datada en el siglo VIII d. C.

Karttikeya es el dios hindú de la guerra. Él es el comandante en jefe del ejército de los devas y el hijo de Shiva y Parvati.

Se le representa con muchas armas, incluyendo: una espada, una lanza, una maza, un disco y un arco aunque más generalmente es representado empuñando una sakti o lanza. Esto simboliza la purificación de los males humanos. Cuando esta montado en su pavo real simboliza su destrucción del ego.




Compartir con tus amigos:
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal