Viaje a inglaterra y escocia


Día 13 de agosto (jueves)



Descargar 1.24 Mb.
Página21/24
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño1.24 Mb.
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24

Día 13 de agosto (jueves)

Ruta: Fort William -Doune-190 Km; tiempo estimado 2h49’- Stirling- 14 Km. tiempo 17’ Edimburgo 58 km 1h 16’

Nada más levantarnos nos marchamos al parking contiguo del Lidl, donde desayunamos tranquilamente y hacemos unas pequeñas compras, este parking no tiene ninguna limitación por lo que puede ser un lugar ideal para la pernocta. Las coordenadas GPS del lugar corresponde con: N56.82175 // W 5.10208.

Según estamos desayunando oímos como entra en la estación el tren Jacobita de Harry Potter, está echando humo y hace sonar el silbato. Sin quererlo nos hemos tropezado con la imagen que no pudimos contemplar en el viaducto. Vemos como una importante fila de personas espera la llegada del tren a la estación de Fort William.

Comenzamos el viaje del día hasta nuestro siguiente destino, se trata de la visita al castillo de Doune, esta situado a 190 Km. y tenemos que atravesar de Oeste a Este media Escocia, tenemos un recorrido de unas 3 horas.

El parking para autocaravanas para la visita al castillo de Doune (Escocia), la entrada es complicada y el sitio interior no es muy espacioso para nuestros vehículos, aprovechamos que se marchan dos coches y nos hacemos un hueco en la misma fachada del castillo. Las coordenadas GPS del lugar corresponde con: N 56.18567 // W 4.04978.

Sacamos las entradas al castillo 5,50 por adultos y 3,30 por niño, en total 17,60 libras. Los horarios del verano de 9,30 a 17,30 horas (abril a septiembre).

El castillo de Doune es famoso porque se rodó película de los Monty Phython “Los caballeros de la mesa cuadrada” (1974). El rodaje tuvo muchas dificultades porque habían pedido permiso para hacer diferentes escenas en distintos castillos escoceses, pero dos semanas antes de que comenzara el rodaje, la sociedad que gestionaba los monumentos históricos de Escocia les retiró el permiso de rodaje a los Monty Phyton, que pretendían filmar en varios castillos. Tan sólo les quedó uno de la lista, Doune Castle, cerca de Stirling, en aquella época era de titularidad privada. Así que Doune Castle se convirtió sin quererlo en el único escenario de los castillos que salen en la película, de esta forma Camelot (el interior), el castillo de Guy de Lombard con el Conejo de Troya, el Castillo del Pantano, y el Castillo Anthrax con todas sus jóvenes vírgenes se filmaron en el mismo sitio pero con enfoques diferentes para que pareciesen distintos.

Si alquilas el audio guía que está sólo en inglés y entiendes la explicación de la misma comprenderas que está grabada por el mismo Terry Jones quien a parte de explicar la historia del castillo, describe donde se rodaron algunas de las escenas de la película.

Al inicio de la película “El conejo de Troya” sobre la figura del rey Arturo (Graham Chapman) y Patsy (Terry Gilliam) se acercan a la muralla de este del castillo y se enzarzan en una conversación con los soldados de la guarnición, los que quieren asaltar el castillo son ingleses y los que están en el interior defendiéndolo son franceses, van buscando el santo grial, los franceses desde las murallas les tiran una vaca y como ven que no da resultado les tiran de todo tipo de animales con la esperanza de disuadirlos.

La serie de televisión Outlander o la Forastera se centra en escenas en el castillo de Doune. Historic Scotland acordó el cierre de todo el castillo para dar cabida a la filmación, con la producción actualmente basada en la atracción, que se remonta a finales de los años 1300 y fue construido por el “rey sin corona de Escocia”, el primero duque de Albany.

También se rodó la lucha entre Ivanhoe y Bois Guilbert en el final de la serie de televisión de la BBC Ivanhoe fue filmada en Doune Castillo cerca de Stirling

El castillo está situado en una zona boscosa del nacimiento del arroyo Burn que desemboca en el río Teith. Se encuentra a 8 millas (13 kilómetros) al noroeste de la ciudad de Stirling, lugar donde el río Teith desemboca en el río Forth.

El Doune Castle fue construido originalmente en el siglo XIII, aunque fue dañado en las batallas de las Guerras Escocesas de la Independencia, fue reconstruido en su forma actual a finales del siglo XIV por Robert Stewart, duque de Albany (1340-1420), el hijo del rey Roberto II de Escocia, y el regente de Escocia desde 1388 hasta su muerte. El castillo del duque Roberto ha sobrevivido relativamente sin cambios y casi completo. El castillo pasó a la corona en 1425, cuando fue ejecutado el hijo de Albany, y se utilizó como pabellón real. Más tarde durante el siglo XVI, Doune pasó a ser propiedad de los condes de Moray. El castillo sufrió la acción militar durante las Guerras de los Tres Reinos y Glencairn en la mitad del siglo XVI, y posteriormente durante los levantamientos jacobitas de finales del siglo XVII y XIX. En 1800 el castillo fue arruinado, pero se iniciaron trabajos de restauración que se llevaron a cabo en la década de 1880, antes de su aprobación como monumento Nacional del Estado en el siglo XX. En la actualidad pertenece a los monumentos administrados por Escocia.

Doune ocupa un lugar estratégico, cerca del centro geográfico de Escocia, y sólo 5 millas (8,0 Km.) del castillo de Stirling, esto se llamo “la encrucijada de Escocia”. El sitio formaba parte de una defensa natural por sus tres lados debido al escarpado terreno con pendiente, y por los dos ríos situados al este y al oeste. Las formas del castillo irregular con un plano con forma de pentágono, con edificios a lo largo de los lados norte y noroeste que encierran un patio.

La entrada se realiza desde la portada norte a través de un pasaje por debajo de una torre que contiene las principales salas del castillo. Desde el patio, tres conjuntos de escaleras exteriores de piedra, que han sido añadidas posteriormente, conducirá hasta el Salón del Señor en la torre, al vecino Gran Salón, y la entrada a las cocinas en una segunda torre situada al oeste.

La entrada principal tiene tres zanjas formando un foso defensivo con una muralla. También fuera de los muros del castillo hay pasaje abovedado, tradicionalmente se dice que se trata de un pasadizo secreto para abandonar en el castillo, pero de hecho se trata del acceso que en siglo XVIII para guardar el hielo para el verano.

La torre principal tiene una puerta de entrada, es de planta rectangular tiene 18 metros por 13 metros y casi 29 metros de alto, con una torre redonda que sobresale en la esquina noreste, junto a la entrada. Consta de una habitación llamada Salón del Señor, y tres plantas en las cámaras anteriores, ubicadas sobre el paso de entrada.

No hay comunicación directa entre la planta baja y el Salón del Señor de arriba, que ocupa toda la primera planta. Se accede a través de una escalera cerrada y cerrada desde el patio. La sala tiene un techo abovedado, y tiene una doble inusual chimenea. Las baldosas del suelo, con paneles de madera fueron pavimentadas en la década de 1880. Originalmente se pensó que la puerta que conectaba con el Gran Salón fue también de esta fecha, pero ahora se acepta como ser original. Las habitaciones laterales en el nivel de sala incluyen una cámara en la torre redonda, con una escotilla por encima del salón.

Por encima de la sala hay una segunda estancia, que forma parte del conjunto de habitaciones de la duquesa. Un oratorio en el muro sur, con vistas al patio. Este oratorio da acceso a unos pasajes abiertos en los muros que conducen a la pasarela a lo largo del muro cortina. El techo de madera del salón de la duquesa, y los pisos de madera y techo de arriba, son de la década de 1880.

Al oeste de la torre del Señor esta el Gran Salón, tiene 20 metros por 8 metros y 12 metros de alto con su techo de madera, fue reemplazado en el siglo XIX. El salón tiene chimenea, y presumiblemente fue calentada por un fuego central y ventilado por medio de una celosía como el de la azotea moderna. No hay detalles de la construcción original del techo, sin embargo, la restauración se hizo sin detalles del original. Las grandes ventanas iluminan el pasillo y las escaleras conducen a las tres bodegas en la planta baja.

El salón se accede desde el patio a través de una escalera hasta un vestíbulo triangular, que a su vez enlaza la sala y la cocina por medio de dos grandes escotillas através de arcos, un tanto inusuales para este período. La torre de la cocina tiene 17 metros por 8 metros. La cocina es abovedada está en el nivel de la sala, por encima hay un sótano. La cocina del castillo es una de las mejor equipadas de toda Escocia en esa fecha, tiene un horno de 5.5 metros de ancho con chimenea. También hay una torreta en la escalera, fue añadida en 1581 y, posiblemente, corresponde con la sustitución de una escalera de madera, esta conduce desde el vestíbulo a las dos plantas de las habitaciones. Estas se las llamaron “Royal Apartments”, y una suite de dos dormitorios y una sala de audiencias, dedicada a los visitantes reales.

Continuamos nuestro viaje y hacemos otros 15 kilómetros hasta la ciudad de Stirling para visitar otro de los castillos más renombrados de toda Escocia.

El parking para autocaravanas en la ciudad de Stirling (Escocia) se encuentra situado en la parte más alta de la ciudad, es de pago 4 libras. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N 56.12226 // W 3.94507.

El parking no tiene ningún cartel que limite la estancia aunque un vigilante nos indica que después de las 20,00 horas, sube un coche de policía y desaloja el aparcamiento.

En las entradas al castillo de Stirling no aplican ninguna reducción, dos adultos y dos niños son 46,40 libras, esto son 69,60 euros. El precio ya indica que es uno de los monumentos más caros de Escocia.

El castillo fue erigido sobre una roca volcánica, fue esculpida gracias a los glaciales convirtiendo una plataforma casi inexpugnable. Las caras norte y oeste son prácticamente verticales. Además su situación geográfica entre un cruce de caminos fue el lugar perfecto para construir un castillo. Se calcula que el primer recinto fortificado se debió de construir hace 3000 años, luego llegaron los romanos que hicieron su fortaleza. En 1400 se identifica a Stirling como el hogar de los Caballeros de la Mesa Redonda del Rey Arturo, mito que se llevó en las crónicas y novelas de escritores futuros.

Históricamente se tiene conocimientos del castillo de Sitrling en el siglo XI como lugar donde la realeza vivía dentro de un palacio. El rey Alejandro I comienza a construir dentro del castillo una capilla dedicada a la veneración de San Miguel.

En 1140 fue la residencia real de David I y financió la abadía de Cambuskenneth Abbey, próxima al castillo para satisfacer las necesidades espirituales de la corte real. El castillo además estaba enclavado en el centro de ricas tierras de labranza que dotaban a la corte de todos los alimentos necesarios. Los edificios interiores estuvieron construidos en madera excepto la capilla, que habría sido construida en piedra.

El siguiente rey en vivir en Stirling fue Guillermo I que designo un bosque real para mantener sus reservas de caza, durante su reinado fue asediado por Enrique II de Inglaterra, aunque los ingleses no lograron hacerse con el control del castillo.

Durante el siglo XIII los escoceses vivieron unos años de paz con los vecinos ingleses hasta que Alejandro III falleció en 1286, lo que supuso una ruptura en la sucesión real quedando nuevamente ambos países enfrentados. Todo esto más las alianzas de Escocia con Francia supuso lo que se llamo Guerras de Independencia. El castillo fue perdido por los escoceses pero intentaron recuperarlo en lo que se llamo Batalla del Puente de Stirling en 1297.

En las inmediaciones del castillo se produce la batalla más importante de la historia de Escocia y que vendría determinada como un país “La Batalla de Bannockburn”. Se celebra a tres kilómetros del castillo. Eduardo II de Inglaterra acepta el desafío de Eduardo Bruce, hermano del rey Roberto I de Escocia que le apoyo para que gobernara, tenía sitiado el castillo y llegó a un acuerdo para levantar el sitio a la guarnición inglesa que se encontraba en Stirling. Cruzó la frontera con un poderoso ejército de 17000 hombres para cumplir el plazo que le había dado el señor escocés. Durante el abandono un ejército de 8000 hombres escoceses les corto la retirada. El 23 de junio se produce la batalla, la vanguardia inglesa lleva un rápido ataque y se llega directamente al enfrentamiento cuerpo a cuerpo entre el Rey Roberto que lucho contra Sir Henry de Bohum (caballero inglés) en sus monturas se enfrentaron cuerpo a cuerpo. El rey escocés cogió su hacha de guerra y dividió la cabeza del ingles en dos, el ejercito escocés se sintió motivado al ver la escena y entro también en el cuerpo a cuerpo directo, en lugar de las habituales guerra de guerrillas.

Bruce mandó a su caballería a luchar contra los arqueros ingleses y posteriormente lazó sus brigadas especiales compuestas de Highlanders (hombres duros de las Tierras Altas) y de Islesmen (hombres de la isla de Men) estos empujaron a los ingleses hacia el terreno cenagoso, muchos quedaron atrapados y fueron masacrados.

El palacio de Stirling se empezó a construir en tiempos de Jacobo V, este venia de Francia donde había adquirido unos conocimiento y una forma de vida que le gustaba la vida palaciega, era un aliado del Papa católico cuando el rey de Inglaterra se había separado de la iglesia de Roma, este hecho le hizo al escocés ganar amistades con Carlos I rey del Sacro Imperio Romano y Germánico.

Todo estos hechos le hizo crear un palacio para su uso y el de la reina que incorporará muchas de las actuales ideas de occidente. Además se sintieron implicados en el diseño, la decoración y la distribución de los aposentos reales, así como la formación de una nueva corte a su alrededor.

En 1541 las obras están muy avanzadas y los interiores de piedra, es probable que Jacobo participara en la decoración incluyendo la propia estatua que se instalo en el exterior del patio y las cabezas talladas de roble colgadas en el techo del Salón Interior. Su mujer María de Guisa (francesa) dio a luz a dos varones, aunque murieron durante su infancia. Jacobo en 1542 fue a la guerra para ayudar a Francia en contra de Inglaterra pero los resultados no fueron muy favorables. El rey murió dejando a su hija Maria como reina de los escoceses pero tan solo tenia seis días.

La niña María fue recluida en el castillo de Stirling para que creciera con seguridad, el 9 de septiembre de 1543 fue coronada como reina de Escocia en la Capilla Real con las joyas de la corona cuando la niña tenía un año de edad. La niña fue enviada a Francia para garantizar la seguridad. Su madre se convirtió en Regente en 1554 apoyada por el dinero y el ejército francés.

A los 15 años María contrajo matrimonio con el heredero al trono de Francia y en 1559 se convierte en la reina de Francia y Escocia. La muerte de su esposo y de su madre la llevaron a volver a Escocia entre los conflictos de religión de una Escocia protestante con una reina Católica.

Cuando llegó quiso escuchar misa y la única capilla católica era la del castillo de Stirling, lo que produjo un enfrentamiento entre los nobles y el clero escocés. María estaba consternada con el odio que se había desarrollado contra la iglesia católica. Se caso con su primo, Enrique Eduardo I y un año después dio a luz al Príncipe Carlos Jacobo en el castillo de Edimburgo, posteriormente seria el rey Jacobo VI tras la abdicación de María. Fue coronado a la edad de trece meses en la iglesia de Stirling y allí paso toda su infancia como casi un prisionero.

Jacobo VI se convierte después de la muerte de Isabel I en el rey de Inglaterra y se ve forzado a trasladarse al sur para dirigir los asuntos de estado y solamente volvió una vez a Escocia. Aunque desde la distancia el rey dirigió la obras de rehabilitación del castillo de Stirling con sus especiales trabajos artesanos en el Gran Salón, La Capilla Real y el Palacio. Durante un siglo el castillo estuvo cerrado esperando la visita de la realeza.

La llegada al trono de Jacobo VII de Inglaterra y II de Escocia, aunque se vio obligado a huir pronto, en 1688. Le sucedió su hija protestante María y su esposo Guillermo de Orange. No obstante Jacobo nunca abdico y sus seguidores darían paso a las rebeliones de los jacobitas. Hasta ese momento el rey era de ambos países pero 1707 se decide que los reinos deben de unirse y de esta manera se clausura el parlamente escocés el 28 de abril.

Los levantamiento jacobitas son muy duros contra el castillo que estaba custodiado por el ejercito inglés y pasa a ser un recinto eminentemente militar dotándose de todo tipo de artillería militar.

Después de la derrota de los jacobitas el lugar se convirtió en un emplazamiento de prisión estatal ante la falta de interés de la realeza por habitarlo. Y muchos de sus tesoros se vienen a bajo como el techo del Salón interior del Rey y otros muchos que se retiran a otros edificios, eran momentos que no se valoraba suficientemente su arquitectura.

En el siglo XIX se convierte en cuartel militar y el palacio se divide para acomodar a la tropa y se levantan nuevas edificaciones pero respetando en la medida las cualidades arquitectónicas de los años 1800. La visita de la reina Victoria despertó el interés de la corte que lo declaró “lleno de majestuosidad”.

En 1964 el castillo dejó de ser un depósito militar del Regimiento de la Tierras Altas de Argyll lo que permitió que los cambios se sucedieran y se entablo una batalla para convertirlo en el edificio de Escocia del Renacimiento medieval tardío.

Damos una vuelta por el exterior para poder presenciar el espolón francés, se le llama así porque fue construido con el dinero del rey de Francia que envío para que María de Guisa, viuda de Jacobo V pudiera residir con seguridad. Muestra el diseño de una muralla defensiva militar italiana y es uno de los bastiones donde se colocó la artillería. Fue construido con la mejor piedra de Escocia, cuenta con dos hileras de cañones que cubren la fachada y el puente de Stirling, es probable que el espolón fuera construido con arquitectos y mano de obra francesa, aun se puede observar una tabla con la reproducción de una Flor de Lis.

Accedemos al castillo por el Forework, es una estructura diseñada para impresionar visualmente al enemigo y defender la entrada al castillo. Levantado sobre los restos del frontispicio del castillo del Medievo tardío y de la entrada real creada por Jacobo IV que marca la línea del recinto principal que aquí se erigía previamente.

Entramos un patio principal, donde a la izquierda podemos ver el Palacio de Jacobo V, fue diseñado para el disfrute de su mujer María de Guisa. Tenia que transmitir un mensaje coherente que Jacobo era un soberano sabio y virtuoso cuyo reino traería paz, prosperidad y justicia al pueblo escocés.

El palacio es una de las piezas más innovadoras en la arquitectura del Renacimiento de toda Gran Bretaña, su máximo exponente seria el diseño de los futuros aposentos reales.

Para la construcción del palacio hubo derribar la antigua capilla, aunque algunas partes de los edificios originales se mantuvieron.

Lo más llamativo del exterior es la colección de estatuas que supuso una auténtica revolución por su tamaño y su temática nunca vista en Escocia, ya que reflejaba un profundo conocimiento del arte y la literatura del Renacimiento. Las tres fachadas componen un auténtico retablo, las que se levantan en los lados este y norte pretendían impresionar a los cortesanos y embajadores que visitaban al rey. Hasta el siglo XIX era descrita a menudo como “grotesca”, pero trabajos recientes les ha reconocido como una colección única de la escultura renacentista escocesa.

Las figuras corresponden con representaciones de un diablo y figuras armadas que se enfrentan al mundo exterior, mientras que las diosas y músicos ofrecen un acompañamiento suave de la fachada del patio interior. Algunas de las figuras tienen una naturaleza lasciva bien definida y las excavaciones añaden a este corpus con el descubrimiento de un fragmento en forma de un pecho femenino

A medida que se acercaban a la entrada del palacio, los visitantes pasaban ante la atenta mirada de la estatua de Jacobo, realizada a tamaño real, esta vestido con un fino jubón y calzas, una mano la tiene sobre la empuñadura de una daga, esta pose se tomo de las esculturas clásicas, aunque al rey se le representaba con barba corta aquí la imagen tiene una barba larga que pretende evocar a un sabio profeta del Antiguo Testamento. La imagen se apoya en una columna cuadrada, descansada a su vez en una ménsula, decorada con motivos florales, que en el interior del palacio se repitan en la chimenea que se encuentra en su interior. Cerca se proyecta otra escultura que representa a Fama, se trata de una mujer noble con la vestimenta de la época.

En la base se observa un león acostado, aunque en la actualidad esta muy erosionado, es el símbolo del rey inglés, cuyo significado indicaba que el león había sido aplastado por los reyes escoceses.

La mirada del Jacobo es despreciativa para los visitantes y todos los que le observan, y se coloca entre los dioses clásicos Saturno y Venus. El mensaje que quiere indicar que sus observadores deben de entender que Jacobo era el líder legítimo proveniente de una antigua dinastía cuyo mandato produciría una nueva edad de oro y prosperidad, Saturno les llevaría hacia la paz soñada y Venus se comportaría como la diosa de la abundancia. Al lado de Jacobo se encuentra Ganimedes, copero de los dioses, simboliza la juventud que traerá la nueva edad de oro de Jacobo.

Sobre los muros podemos encontrar estatuas de querubines, algunos de ellos tocando instrumentos musicales, encontradas de las esculturas belicosas que se hallan en el muro sur.

En los grandes ventanales se encuentra grabado el anagrama I5 “Jacobo V”. Las estatuas se colocaron en los recesos, protegidas por arcos en la cúspide con diferentes tipos a ambos lados en los que se proyectan humanos y animales.

Toda esta simbología procede de los palacios franceses conectados con la casa de Guisa, aunque las estatuas tienen una clara inspiración de la antigua Roma.

Entramos en el palacio en los aposentos reales de Jacobo V y María de Guisa, han sido recreados recientemente porque habían quedado totalmente desfigurados.

Jacobo V falleció en 1542 y es posible que nunca viera terminado su sueño palaciego, la rehabilitación y representación de palacio se ha llevado al año 1540.

La primera instancia que visitamos es el Salón Interior del Rey, cuyo techo ha sido recreado con replicas de la Cabezas de Stirling. Estos medallones de madera representan los mensajes que el rey quería transmitir a su corte.

El primer mensaje es la legitimidad política a gobernar para ello representa la línea de sucesión de los Estuardo, esta personificada por Jacobo IV y Jacobo I. La proximidad de Jacobo V al trono inglés esta representado por su madre, Margarita de Tudor y su autoritario tío Enrique VIII.

El propio Jacobo aparece con su escudo de armas matrimonial, cosido con 50000 perlas y flanqueado por sus dos esposas francesas; María de Guisa aparece representada como la novia con una flor y el pelo suelto.

Sus ambiciones políticas también están representadas porque quería situar a Escocia en el corazón de la vieja Europa, aparece Carlos V, del Sacro Imperio Románico Germánico, el gobernante católico más poderoso de Europa. Su ex-suegro el rey de Francia, Francisco I también aparece retratado, aunque su cabeza no ha sido encontrada.

Los caballeros tienen su sitio debido a sus actos heroicos como la fábula de Worthies, donde se encarna la virtud y el honor. Se identifica porque son mujeres con exóticos tocados.

Representa las proezas de la gloria de los grandes emperadores romanos, equiparándose a ellos con sus propias proezas como político y jefe militar.

La corte es muy importante y como premio incluye algunas figuras de hombre con gorras de terciopelo y jubones, las mujeres cortesanas exhiben los mejores trajes de la época, muchas son del círculo más cercano de la reina María.

Entre las cabezas las hay que representan como era la vida en el palacio como los bailes de mascaras. Una de las cabezas muestra a una dama que lleva una mascara; otra, muestra a un poeta, es un hombre con la mano en el corazón en plena representación artística, se ha identificado con Sir David Lindsay, destacado asesor del rey y gran dramaturgo. También se puede contemplar la figura del irreverente bufón.

Las cabezas están hechas de maderas de roble talladas y policromadas. Sobrevivieron en el techo hasta que se vino abajo y tuvieron que ser desmontadas en 1777.

Pasamos al aposento era la habitación destinada a la celebración de las audiencias personales del monarca. La decoración de las paredes son grisallas corridas, con la intención de imitar figuras de piedra labrada. La chimenea original tiene dos columnas con sendos capiteles tallados con forma de águila está coronados con pinturas de las armas reales de Escocia. La puerta hacia el Patio Exterior, data del siglo XVI, se pudo abrir para poder contemplar de este lugar la coronación de la princesa María, Reina de los escoceses, el 9 de septiembre de 1543.

La siguiente habitación es la alcoba del Rey, era otro lugar del palacio donde se celebran los despachos oficiales aunque dentro de una atmósfera más íntima y confidencial. Es probable que el monarca durmiera en uno de los gabinetes contiguos, que tendría un altar para su devoción personal.

El techo esta pintado y representa la corona de Jacobo V con su anagrama “I5”. El escudo en el techo central repite el escudo de armas junto a otros escudos que recuerdan la investidura de Jacobo en las grandes ordenes caballerescas europeas: el Toisón de Oro de Borgoña, San Miguel de Francia y la Jarreta de Inglaterra, además del cardo heráldico escocés.

Pasamos a los aposentos de la reina, están completamente amueblados para el personaje real que vivía en el castillo. Este era el hogar de María de Guisa, la viuda de Jacobo V.

En esos momentos no se daba importancia que la habitación de la reina estuviera contigua a la habitación del rey y la cama de esta estuviera al lado de la puerta que las une, esto demuestra que era un matrimonio que hacia una vida marital.

La decoración de la habitación que encontramos en los techos es de arabesco, en pan de oro, y su tema central gira en torno a las armas heráldicas de la casa de Guisa. Los escudos del techo muestran los símbolos de la dinastía de Guisa: la Cruz de Jerusalén y el alerión compuesto por tres águilas atravesadas por la misma flecha. Las armas reales y las de la casa de Guisa aparecen combinadas en el dosel de estado de la cama, también se repiten en los discos de las vidrieras.

Las paredes están revestidas de hermosas telas brocadas y la cama y la mesa están sobre alfombras persas. Hay un altar personal confeccionado para María con un armario de roble francés cubierto por una tela y coronado con un tríptico devocional en el que se observa en la tabla central a la Virgen María con el niño en sus brazos. Originalmente este habría estado en su gabinete privado.

En el salón interior de la reina podemos ver la colección de tapices bordados. Es conocido por medio del inventario que Jacobo y María poseían una importante colección de tapices, los más espectaculares hacían referencia a los unicornios. Los tapices originales procedían de los talleres de los Condados Bajos, eran tan valiosos que su precio equivalía al de un buque de guerra, cuando se trasladaban de palacio se enrollaban y se mandaban con el resto de posesiones.

El conjunto consta de siete tapices que cuenta la historia de la caza del unicornio para obtener su preciado cuerno, el cual se creía podría tener poderes mágicos de purificación. Las escenas son del tipo decorativas e instructivas, empleándose una rica iconografía cristiana: el unicornio es la imagen de Cristo y la doncella la Virgen María. El punto más importante de la historia se alcanza con la muerte y el renacimiento del unicornio como representación de la Pasión y Resurrección. Quizás tenga otras muchas lecturas todo este simbolismo, incluida una alegoría más directa del amor cortés, donde el unicornio significa al amante que es atrapado y domado por el amor de una doncella. Los tapices originales están colgados en el Cloister Museum del Metropolitan Museum of Art de Nueva York, los tapices fueron saqueados durante la Revolución Francesa, pero se recuperaron en la década de 1850.

Los siete tapices conocidos como “Los tapices del unicornio”, son una de las obras maestras más bellas y complejas del arte realizadas a finales de la Edad Media que sobreviven. Fueron lujosamente tejidos en fina lana y seda con hilos de plata y oro, los tapices representan escenas asociadas a una búsqueda del esquivo, unicornio mágico.

El primer tapiz se tituló: “El unicornio esta cautivo” fue creado como una sola imagen en lugar de ser parte de una serie. En este caso, el unicornio representa probablemente el amado domesticado. El animal está atado a un árbol y se encuentra limitado por una estrecha valla redonda, las medidas de seguridad no son muchas y la valla es suficientemente baja que se puede escapar en cuanto quiera, si se mantiene en el redil es porque verdaderamente lo desea. Es evidente, sin embargo, su confinamiento es feliz, a su lado esta rodeado de árboles con granadas maduras, de semillas cargadas en el árbol, era un símbolo medieval de la fertilidad y el matrimonio. Las manchas rojas en su flanco no parecen ser de sangre, ya que no hay heridas visibles como los de la serie de la caza; más bien, esto puede representan el goteo del jugo al estallar las granadas maduras. También se representan otras plantas, como la orquídea salvaje, la bistorta y el cardo. Incluso hay una pequeña rana, ubicado entre las violetas en la parte inferior derecha, fue citada por los escritores medievales por su ruido en la fase de apareamiento.

El siguiente tapiz “El inicio de la caza” una criatura mítica era descrita por el médico griego Ctesias en el siglo IV a C. En la Edad Media, el animal fue más conocido por su supuesta invencibilidad y para el tratamiento terapéutico de su cuerno. Tan fuerte era la creencia en las curaciones milagrosas del cuerno que en el siglo XII se sustituye por los colmillos de narvales machos, una pequeña ballena del Ártico, que llegaron a ser considerados como “cuernos de unicornio”.

El siguiente tapiz es el llamado “El hallazgo del Unicornio” en el se ve al unicornio como se arrodilla ante una fuente que tiene un par de faisanes y un par de jilgueros encaramados en su borde. Se ven otros animales que en Europa eran considerados como exóticos, mientras que doce cazadores en la parte posterior de la escena discuten el descubrimiento. La flora y la fauna juegan un papel importante en las narraciones de las tapicerías del unicornio. Las plantas son ejemplos de hierbas medicinales medievales como antídotos para el envenenamiento, como la salvia, caléndula, y naranja, se colocan cerca del arroyo, que está siendo purificado por cuerno mágico del unicornio.

El siguiente tapiz representa a “El unicornio sale del arroyo”, Según la tradición, el unicornio no puede ser molestado en el momento de un acto mágico. El ataque de los cazadores por lo tanto, presumiblemente, comienza poco después de la acción representada en este tapiz. La ferocidad de la batalla esta indicada por las lanzas convergentes destinadas a los animales, el sonido de los cuernos de caza y los perros amenazantes. Ya herido en la espalda, los saltos del unicornio a través de un arroyo en un intento desesperado por escapar de sus enemigos que lo rodean. El uso de perros para la caza y la persecución. En la escena se ve edificios palaciegos en el fondo podría ser una alusión más a la caza como un pasatiempo real o aristocrático.

El siguiente tapiz “El unicornio se defiende” Aquí el unicornio herido se encuentra recluido entre tres cazadores listos para clavarle sus lanzas. El animal esta furioso reacciona con un ataque con sus patas traseras, y con el cuerno lo clava en el cuerpo de un perro. Un cazador hace sonar un cuerno en la parte inferior izquierda lleva una funda con la inscripción AVE REGINA C [Oeli] (Dios te salve, Reina de los Cielos). A menudo se cree que es la representación del Arcángel Gabriel, quien anunció a la Virgen María que esta iba a dar a luz al Niño Jesús. Los cazadores y otras de las figuras del tapiz están vestidas con la moda de alrededor de finales del siglo XVI, incluyendo zapatos de punta redonda y corpiños ajustados y sus tocados y peinados también reflejan los gustos de la época.

El dominio de los tejedores es evidente mostrando una imagen convincente de diferentes materiales y texturas en el vestuario, como el brocado, terciopelo, cuero y pieles.

El siguiente tapiz se titulo “Caza del unicornio y traslado al Castillo”, tiene dos tipos de lecturas en la narración de este tapiz. A la izquierda, dos cazadores introducen sus lanzas en el cuello y el pecho del unicornio y un tercero le da un golpe de gracia en la parte trasera. Se ha sugerido que el unicornio representa una alegoría de la muerte de Cristo en la Cruz; el gran árbol de acebo (a menudo un símbolo de la Pasión) se levanta de detrás de la cabeza parece reforzar esta asociación. En otro episodio, a la derecha, un señor y una señora reciben el cuerpo del unicornio delante de su castillo. Están rodeados de sus asistentes, con los espectadores más curiosos mirando a través de las ventanas de la torre detrás de ellos. El animal muerto se colgó en la parte posterior de un caballo, su cuerno ya cortado pero aún enredado en las ramas de roble, probablemente espinosos, que simbolizan la corona de espinas. El rosario en la mano de la dama y las otras tres mujeres de pie detrás del señor fomentan una lectura más profunda de la escena, tal vez como un simbolismo por el duelo de la Virgen María, San Juan el Bautista, y las Santas Mujeres.

El museo de Nueva York dispone de dos fragmentos de un mismo tapiz separados donde el unicornio aparece tan dócil, de hecho, es ajeno a que un perro que lame la herida en su espalda y la mirada amorosa de la doncella que debe haberle sometido. La mayor parte de su figura no se encuentra, el resultado de los daños sufridos por los tapices que fueron saqueadas en 1793.

Pasados las dependencias de la alcoba de la reina y el Salón Interior a los que solamente tenían acceso determinados visitantes, encontramos otros espacios palaciegos más públicos en los que los reyes se reunían con sus súbditos más humildes.

El salón exterior de la Reina tenía dos funciones como sala de espera para quienes aguardaban su audiencia con la Reina María y además era un espacio destinado al entretenimiento dedicado a la música y al baile. La reina también solía almozar aquí cuando eran comidas más formales porque cuando eran más informales lo hacia en la propia cocina. La sala tiene una sencilla decoración en rojo, en las ventanas tiene unas vidrieras francesas.

A la salida se pasa por la Galería Oeste que se ha dejado sin decorar como un espacio arqueológico que muestra como quedo el palacio con los nuevos suelos y una escalera.

Cerca puede verse el Salón Exterior del Rey, es un espacio de espera equivalente al de la Reina, Los miembros de la corte podían ver el friso y sus armas reales pintadas encima de la chimenea.

La planta superior del palacio esta ocupada en la actualidad por el museo donde se exponen la Galería de la Cabezas originales de Stirling, todas están sin sus vistosos coloridos porque se perdieron, aunque en alguna de ellas todavía se pueden apreciar algunos restos.

En el vestíbulo de la entrada se muestra una carta astral similar a la que se elaboro para Jacobo V el día de su nacimiento en abril de 1512, en la que se habría adivinado su suerte y su fama y incluso los acontecimientos que le depararía el futuro.

Una vez en el patio central entramos en la capilla que fue construida en 1594 por mandato de Jacobo VI para el bautismo de su primer hijo el Príncipe Enrique. Tiene una forma rectangular de una sola planta. Se accede a través de una impresionante portada renacentista con forma de arco del triunfo. En sus extremos podemos ver tres pares de ventanales a cada lado de la portada.

El interior se decoró el techo con oro y las paredes se ornamentaros con frescos donde se representan escenas pintadas y esculturas adecuadas al bautismo.

La capilla perdió el uso cuando la familia real escocesa se traslado a Londres en 1603, aunque Valentine Jenkin volvió a redecorarla en 1628-1629 para preparar la visita de la coronación de Carlos I en Escocia en 1633. La pieza mejor conservada es el friso interno. Sus marcos decorativos se crearon en base a las insignias reales de la corona escocesa, donde aparece la espada y el cetro, unidos por flores y fruta con un trampantojo pintado en el interior del gablete occidental.

Desde el patio interior se ve el exterior del Gran Salón que es el elemento mejor conservado del ambicioso programa constructivo de Jacobo IV. Cuando se completo en 1503 se convirtió en el espacio laico más extenso del reino.

Las obras comenzaron en 1500 despejando algunas viejas construcciones y cuyas piedras fueron reutilizadas. Se creo una cámara subterránea de servicio que proporcionaba un acceso a nivel desde el patio hasta la entrada principal en la parte oeste del salón.

Para iluminar el salón se abren amplios ventanales, a excepción del extremo sur donde se proyectan dos galerías acristaladas corridas que ocuparían el estrado que ocupaban el rey y la reina. El salón se calentaba con cinco chimeneas de las cuales una era utilizada por el rey en el estrado. Tenía cuatro escaleras de caracol que conectaban los distintos niveles y daban acceso a la galería de los trompetistas y a la de los juglares.

El edificio tiene un profundo y marcado carácter medieval e interpreta las características propias de los edificios de alto rango de aquella época: nichos en las fachadas para las esculturas religiosas (ahora perdidas), una ménsula cuadriculada, gabletes escalonados y almenas de influencia inglesa y continental. En el tejado se añadió la figura del león que se repite a lo largo del edificio.

Nuestro siguiente destino es la ciudad de Edimburgo, nos separan 63 km. El tiempo estimado para hacer el recorrido es de 1h 23’, tenemos anotado la pernocta en el Wallyford Park and Ride, permitido a las autocaravanas y además es gratis.

El parking para autocaravanas en la localidad de Wallyford (Escocia) Park and Ride, se encuentra a 8 millas de Edimburgo, es gratuito y tiene la parada de autobús en la misma puerta. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N 55.94239 // W 3.01093.




Compartir con tus amigos:
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal