Viaje a inglaterra y escocia



Descargar 1.24 Mb.
Página5/24
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño1.24 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24
.

Las dos tablas que presenta el museo serian las laterales que cerrarían el tríptico porque además son la parte trasera y serviría para ser vistas cuando el retablo estuviera cerrado.

El siguiente cuadro “Susanna Stefan, esposa de Wolfgang Furter”, obra de Nicolas de Neufchâtel, esta datado en 1560; tienen unas medidas 91.6 x 69.4 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 4.

El cuadro nos representa a una joven mujer que lleva un vestido ricamente bordado, con adornos de piel típicos del sur de Alemania. Los escudos de armas en la esquina superior derecha, que se puso de manifiesto cuando el cuadro fue limpiado en 1968, identifican a la mujer como Susanna Stefan (murió 1594), esposa de Wolff Furter (1538-1594) de Nuremberg. Su mirada sugiere que había otro retrato con su marido.

El siguiente cuadro “El asombro de los Dioses”, obra de Hans von Aachen, esta datado en 1590; tienen unas medidas 35.5 x 45.8 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 4.

El cuadro muestra una historia mitológica de cómo Júpiter abandona Venus y ama Minerva, con el asombro de todos los otros dioses paganos.

El tema erótico sugiere que el dibujo se hizo en Praga, pudiera ser cuando el pintor visitó la ciudad en la década de 1590, o durante su residencia allí.

El siguiente cuadro “Verano”, obra de Hans Wertinger, esta datado en 1525; tienen unas medidas 23,2 x 39,5 cm., realizado en óleo sobre tabla. Se expone en la sala 4.

El cuadro muestra una escena del verano con gente del campo donde se representan diferentes clases sociales que muestran las tareas asociadas a los meses estivales, incluyendo la esquila de ovejas, la caza y la pesca. La pintura, está enmarcada por un arco dorado, probablemente era parte de una decoración de la habitación, y el grupo cortado a la derecha, presumiblemente, habría sido uno de los motivos que unen las escenas separadas de un cuadro y otro.

El siguiente cuadro “Paisaje con pasarela”, obra de Albrecht Altdorfer, esta datado en 1520; tienen unas medidas 41,2 x 35,5 cm., realizado en óleo sobre papel y tabla. Se expone en la sala 4.

El cuadro nos presenta un puente de madera que salva un río y une con la torre de una iglesia, al fondo se puede ver unas montañas. Los detalles de la composición pueden estar basados en la topografía de lugares específicos en el valle del Danubio, pero el paisaje probablemente no pretende ser una vista de un lugar en particular.

El siguiente cuadro “Cristo despidiéndose de su madre”, obra de Albrecht Altdorfer, esta datado en 1520; tienen unas medidas 141 x 111 cm., realizado en óleo sobre madera de limón. Se expone en la sala 4.

El cuadro se representa la Virgen que aparece postrada por el dolor, a la que consuelan las cuatro santas mujeres: María Cleofás, María Salomé, María Jacobi y María Magdalena. Compañeras de la Virgen también hacen una apelación emocional a Cristo para que no se fuera. Cristo está acompañado de San Pedro y San Juan Evangelista. La familia de los donantes se pinta en pequeño en la parte inferior derecha no han sido identificados.

El siguiente cuadro “Retrato de un hombre”, obra de un pintor del sur de Alemania, esta datado en 1530; tienen unas medidas 49.9 x 39.1 cm., realizado en óleo sobre madera de haya. Se expone en la sala 4.

El pintor y el personaje no se han identificado, en el retrato aparece sujetando dos rosas en señal de su amor. Esta pintura estuvo colgada con la de su mujer titulada “Retrato de una mujer”, que muestra a una señora desconocida con un ramo de lirio, que está en la colección Oscar Reinhart, de Winterthur. Las dos pinturas pueden haber sido pintadas como esponsales o durante su matrimonio como retratos. Pueden proceder de la región del Danubio.

El siguiente cuadro “Retrato de Gerolamo Barbarigo”, obra de Titian (Tiziano), esta datado en 1550; tienen unas medidas 81.2 x 66.3 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 2.

Estamos ante uno de los cuadros que se muestra como un icono del museo es de Tiziano y fue pintado cuando solamente tenía veinte años. Su puso una innovación por la mirada y la posición de la manga que parece sacarse del cuadro. Fue muy original en su momento, porque no es la típica postura estática de los retratos, en los que el modelo parece haberse quedado congelado esperando para la foto. Esta es una figura totalmente dinámica, que estaba mirando hacia otro lado y se ha girado un poco al vernos pasar por delante del cuadro. Tiziano representa el momento justo en que sus ojos se encuentran con los nuestros. Quizás sea este dinamismo el que hace que la mirada del personaje sea tan llamativa.

El personaje se recorta sobre un fondo neutro, recibe un potente foco de luz que acentúa la expresión del modelo, verdadera protagonista del lienzo. Su mirada penetrante y el gesto de la boca demuestran en esos primeros años la capacidad del maestro como retratista, y que pondrá de manifiesto durante su larga carrera. La inclinación de la cabeza, la postura del brazo o la mirada son gestos tomados de la pintura religiosa, produciéndose una secularización del cuadro por este motivo.

La identidad del modelo no está clara del todo. Durante muchos años, se pensó que era el poeta Ludovico Ariosto (hay más de una biografía suya que tiene a este señor en la portada), pero ahora parece que se trata de un miembro de la familia Barbarigo, unos aristócratas venecianos. Por la edad del modelo, se cree que era un tal Gerolamo, que tenia treinta años. Él tenía numerosos contactos políticos y literarios y habría ayudado a la joven Tiziano en su camino hacia el éxito.

Tiziano es un maestro para Velázquez que más adelante copio su técnica basada a base de pinceladas sueltas y desdibujadas.

El siguiente cuadro “El ocaso”, obra de Giorgione, esta datado en 1506, tienen unas medidas 73,3 x 91.4 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 2.

El paisaje muestra en el primer plano muestra la imagen de San Roque y su asistenta Gotardo quien esta atendiendo de una herida en el muslo a San Roque.

En este caso, la imagen puede haber sido pintada para conmemorar el alivio de la plaga, con que San Roque se invocó en el Véneto en 1504.

En el extremo derecho está San Antonio que se asoma desde su cueva. En el centro del cuadro esta San Jorge sobre su caballo encabritado para atacar un dragón. Esta parte de la pintura es, sin embargo, casi en su totalidad la obra de un restaurador de mediados del siglo XX.

El siguiente cuadro “Noli me Tangere”, obra de Titian (Tiziano), esta datado en 1550; tienen unas medidas 110,5 x 91,9 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 2.

Noli me tangere es un texto de la Vulgata: las palabras que Jesucristo dirige a María Magdalena después de su resurrección.

El tópico literario de la expresión se entronca con la de un latino pagano, que recoge Cayo Julio Solino vinculado a unos ciervos blancos hallados trescientos años después de la muerte de Julio César con unos collares con la inscripción Noli me tangere, Caesaris sum (“no me toques, soy de César”).

En la escena la figura de Cristo aparece ante María Magdalena después de la resurrección para consolarla. Al principio, ella piensa que él es un jardinero; cuando ella lo reconoce él le dice que no lo toque. En otros lugares, la Biblia registra que Cristo pronto ascendió al cielo y envía el Espíritu Santo a sus seguidores; él no quiere que se aferren a su presencia física.

El siguiente cuadro “La adoración de los reyes Magos”, obra de Giorgione, esta datado en 1506; tienen unas medidas 29.8 x 81.3 cm., realizado en óleo sobre madera. Se expone en la sala 2.

Giorgione nos presenta una tabla de debía de exponerse en la predela de un retablo. En la zona de la izquierda, envuelta en una placentera penumbra, encontramos a la Sagrada Familia –con un San José ligeramente desproporcionado respecto a la Virgen– mientras que la zona de la derecha está iluminada por un potente foco que ayuda a resaltar las brillantes tonalidades de los ropajes de los reyes y pajes.

El siguiente cuadro “Retrato de un hombre joven”, obra de Titian (Tiziano), esta datado en 1550; tienen unas medidas 92.7 x 70.7 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 2.

El rostro del retratado aparece luminoso contra el fondo oscuro casi negro. La escultura del fondo es de estilo clásico con un relieve de la izquierda que da vida a la penumbra del interior y puede aludir a ciertos gustos del modelo.

El siguiente cuadro “La Madonna de Aldobrandini”, obra de Titian (Tiziano), esta datado en 1532; tienen unas medidas 100.6 x 142.2 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 2.

La familia Aldobrandini se enriqueció en el siglo XIV gracias al comercio internacional y a la actividad financiera que en aquella época desempeñaron en Florencia.

El mercader Benci Aldobrandini se casó con Madonna Giovanna degli Aldobrandini, nacida Altoviti, una mujer muy pía y dedicada a la beneficencia, lo que la hizo muy amada por una parte del pueblo. Cuando murió la población la rindió grandes honores.

El cuadro representa a la Virgen y el Niño con el joven San Juan Bautista era un tema común desde el siglo XV. Juan el Bautista es identificado por su piel de camello y la cruz de caña. La mujer de rodillas a menudo ha sido identificada como Santa Catalina, pero ella se muestra sin su atributo habitual de la rueda con la que fue torturada.

El siguiente cuadro “La hija de Herodías”, obra de Sebastiano del Piombo, esta datado en 1510; tienen unas medidas 54.9 x 44.5 cm., realizado en óleo sobre tabla. Se expone en la sala 2.

El cuadro representa la muerte de San Juan Bautista fue decapitado a petición de Herodías, y su cabeza se presenta a su hija Salomé en un plato. Salomé lleva entonces la cabeza a su madre. Esta pintura es una de las obras clave de los primeros años de Sebastiano en Venecia, pintado poco antes de partir hacia Roma.

El siguiente cuadro “Baco y Ariadne”, obra de Titan (Tiziano), esta datado en 1520; tienen unas medidas 176.5 x 191 cm., realizado en óleo sobre tabla. Se expone en la sala 2

El lienzo de Tiziano representa temas mitológicos encargados por Alfonso I, duque de Ferrara, para el Camerino d'Alabastro –era una habitación privada en su palazzo en Ferrara– decorado con pinturas basadas en textos clásicos. Un anticipo de la decoración fue encargada al pintor Raphael, que originalmente llevó a cabo la elaboración del triunfo de Baco. En el momento de la muerte de Rafael en 1520, solamente un dibujo preliminar había sido terminado y el trabajo fue entonces encargado a Tiziano. En el caso de Baco y Ariadna, el tema derivó hacia los poetas romanos Catulo y Ovidio. La pintura es considerada como una de las mayores obras de Tiziano.

El siguiente cuadro “Retrato de una mujer (La Shiavona)”, obra de Titan (Tiziano), esta datado en 1510; tienen unas medidas 119.4 x 96.5 cm., realizado en óleo sobre tabla. Se expone en la sala 2.

El cuadro es una obra muestra de Tiziano, un retrato de medio cuerpo sobre un fondo gris uniforme y a la derecha una piedra de mármol donde se pueden leer incisas las letras “T.V.”, por lo general interpretadas como las iniciales del artista.

Las formas provocativas de la mujer, retratada con excepcional realismo y exactitud, son acentuadas por los pliegues del vestido color tierra. El busto está ligeramente girado tres cuartos a la izquierda mientras que la cabeza mira de frente a los espectadores, mostrando una notable naturalidad y fluidez. En la parte realzada del mármol se aprecia, los antiguos camafeos, un perfil en bajorrelieve que retrata a la misma mujer. Se trata de una adición posterior al primer borrador, también apreciable en la transparencia de los contornos del vestido que continúan a lo largo del mármol.

En 1640 la obra es registrada en casa de Martinengo Colleone en Brescia como obra de Tiziano. Pasó a la colección Crespi de Milán en 1900 y después de diferentes traspasos de propiedad, incluyendo la colección Cook de Richmond.

El siguiente cuadro “Un guerrero adorando al niño Jesús y a la Virgen María”, obra de Vicenzo Catana, esta datado en 1520; tienen unas medidas 155.3 x 263.5 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 2.

El cuadro nos presenta un hecho insólito para nuestro tiempo, en el centro de la escena un guerrero se aproxima a la Virgen con el Niño de rodillas lleva una armadura europea, pero la seda de su brocado es de origen islámico del norte de África, y los accesorios del su caballo pertenece a la España islámica; la daga y la correa para colgar en la pared también son de estilo islámico. Se ha conjeturado que la pintura conmemora la conversión de un turco.

El siguiente cuadro “Retrato de un hombre”, obra de Vicenzo Catana, esta datado en 1510; tienen unas medidas 30.5 x 23.5 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 2.

Catana nos presenta unos de sus primeros cuadros, es un retrato de un joven no identificado, esta vestido de negro y la mirada va dirigida hacia el espectador. Se representa erguido e inmóvil, mientras que detrás de él hay un paisaje con nubes pero solamente se deja ver el cielo. La composición se ha centrado con mucho cuidado para que una línea vertical se pueda extraer directamente por la nariz a través de su chaqueta.

El siguiente cuadro “La santa familia con un pastor”, obra de Titan (Tiziano), esta datado en 1510; tienen unas medidas 99.1 x 139.1 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 2.

El cuadro tiene como novedad la profunda humanidad de los personajes que se están relacionando a través de miradas o gestos, la evolución aparece en el cuadro porque la Virgen abandona el papel de ocupar el trono de Dios para convertirse en una simple madre, mientras que el Niño Jesús intenta jugar con los personajes que tiene alrededor. Estas novedades se manifiestan en este lienzo que contemplamos, presidido ahora por San José –cuyo papel empezará a ser cada vez más importante en las escenas de la Sagrada Familia en este siglo XVI– mientras que la Virgen y el Niño quedan en la zona de la izquierda y el pastor ocupa la parte de la derecha.

El siguiente cuadro “Giovanni Cristoforo Longoni”, obra de Andrea Solario, esta datado en 1505; tienen unas medidas 79 x 60.5 cm., realizado en óleo sobre madera de álamo. Se expone en la sala 2.

El cuadro representa la figura identificada a través de la carta que tiene en su mano derecha, que se dirige a “Nobili Joanna Christophoro Longono Amico”. Él es conocido por tener residencia en Milán 1494-98. En la mesa lleva una inscripción que significa “Usted no sabe qué tipo de persona que era o será; dedicar mucho tiempo a un esfuerzo serio para ver qué clase de persona eres”.

El siguiente cuadro “Un hombre con una rosa”, obra de Andrea Solario, esta datado en 1495; tiene unas medidas 49.5x38.5 cm., realizado en óleo sobre madera de álamo. Se expone en la sala 2.

El retrato parece mostrar por su indumentaria un senador veneciano. Es una de las primeras obras que realizo el pintor probablemente en el momento de su residencia en Salario de Venecia.

El personaje se representa con la mano derecha llevando una rosa o clavel, como era común en los retratos de esponsales, mientras que la mano izquierda, tiene un anillo en el dedo pulgar, llama la atención sobre la banda pintada en el hombro derecho del modelo.

El siguiente cuadro “Mujer rubia”, obra de Palma Vecchio, esta datado en 1520; tiene unas medidas 77,5 x 64.1 cm., realizado en óleo sobre madera. Se expone en la sala 2.

Tiziano fue un gran maestro del erotismo que lucho al filo de la navaja contra la moral cristiana, aunque siempre tuvo a su favor que los demandantes de esas pinturas eran reyes y emperadores. En esta caso una mujer no identificada parece dar a conocer sus encantos y al hacerlo nos ofrece flores –esto es tal vez una alusión poética a la diosa Flora– aunque en este caso podría tratarse de una cortesana más que una diosa mitológica.

El siguiente cuadro “Diana y Acteón”, obra de Titan (Tiziano), esta datado en 1556, tienen unas medidas 184.5 x 202.2 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 6.

Este cuadro es considerado como una de las obras maestras de Tiziano. Retrata el momento en el que la diosa Diana se reúne con Acteón. Diana es la mujer representada en la parte derecha de la pintura. Ella lleva una corona con una luna creciente en el pelo y está siendo cubierta con una toalla por la mujer de piel oscura que puede ser su sirviente o esclava. En 2008-2009, la National Gallery de Londres y la Galería Nacional de Escocia hicieron campaña con éxito para adquirir la pintura de la Colección Bridgewater por un importe de 50 millones de libras. Como resultado de la compra, Diana y Acteón permanecerán en exhibición en el Reino Unido y Escocia, y se alternarán entre las dos galerías en períodos de cinco años.

Diana y Acteón es parte de una serie de siete lienzos famosos llamados “Las Poesías”, representando escenas mitológicas de Ovidio y su Metamorfosis, fue pintada para Felipe II de España (después que Maximiliano II, emperador del Sacro Imperio rechazara la oferta de Tiziano de pintarlos para él). La obra permaneció en la colección real española hasta 1704, cuando el rey Felipe V se le dio al embajador francés. Pronto fue adquirida por Felipe II de Orleans, sobrino de Luis XIV, y el regente de Francia durante la minoría de Luis XV, por su colección.

El siguiente cuadro “Diana y Calisto”, obra de Titan (Tiziano), esta datado en 1556; tienen unas medidas 184.5 x 202.2 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 6.

El cuadro representa la metamorfosis de Ovidio que refleja la equívoca relación entre la diosa Diana de la caza y la diosa de la luna y su doncella Calisto. Es especialmente propicio para su representación el momento dramático en que la diosa Diana descubre que su doncella, Calisto, ha quedado embarazada de Zeus (Júpiter en la mitología romana), quien había tomado la forma de Diana para conseguir tener los amores con Calisto, durante el romance Calisto queda embarazada.

El cuadro representa una tarde de verano cuando Diana y sus ninfas decidieron desnudarse junto a una fuente para mitigar el calor y como quiera que Calisto no se despojaba de sus vestidos, Diana ordenó a las demás ninfas que la desnudaran. De esta manera se hizo visible el embarazo. Diana expulsa a Calisto de su lado y Juno, irritada por la infidelidad de su marido, convierte a la ninfa en una osa.

El siguiente cuadro “La muerte de Acteón”, obra de Titan (Tiziano), esta datado en 1559; tienen unas medidas 178.8 x 197.8 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 6.

El cuadro muestra el final de la historia de la obra de Tiziano Diana y Acteón mostrando la trágica conclusión de la historia. Es contando por el poeta romano Ovidio en las Metamorfosis después de que Acteón hubiera sorprendió a la diosa Diana bañándose desnuda en el bosque, a ella la transformó en un ciervo y él fue atacado y asesinado por sus propios perros.

El siguiente cuadro “La Virgen amamantando al niño”, obra de Titan (Tiziano), esta datado en 1565; tienen unas medidas 76.2 x 63.5 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 6.

El estilo pictórico de Tiziano en los últimos años de su vida se convirtió en una de extraordinaria libertad, de manera personal sobre la base de la experiencia de toda la vida como pintor llegando a experimentar con el color y las posibilidades inherentes a las pinturas de aceite, en este caso las pinceladas son cortas y separadas creando figuras no definidas. La Virgen y el Niño fueron pintados cuando Tiziano también estaba trabajando en sus narraciones mitológicas poéticas de Felipe II de España.

El siguiente cuadro “El dinero del tributo”, obra de Titan (Tiziano), esta datado en 1560; tienen unas medidas 112.2 x 103.2 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 6.

En el cuadro Tiziano retoma escenas del Nuevo Testamento. Los fariseos preguntan a Cristo si es correcto pagar impuestos a los romanos. Cristo detecta que era una pregunta trampa y la respuesta estaba en la misma acuñación de las monedas. Entonces él les dijo: Pues dad al César lo que es del César; y a Dios lo que es de Dios.

Los siguientes dos cuadros corresponden a una serie mitológica “Júpiter seduce a Calisto”, obra de Andres Schiavone, esta datado en 1550, realizado en óleo sobre lienzo; tiene unas medidas de 18.7 x 18.9 cm. Se exponen en la sala 6.

Esta pintura puede representar el momento en que Júpiter se acerca al Calisto ninfa disfrazado de Diana con el fin de ganarse su confianza.

Al descubrir el embarazo de Calisto en manos de Júpiter, Diana castiga a su doncella Calisto con la expulsión de su compañía de vírgenes. Juno, la esposa celosa de Júpiter, transformó a Calisto en una osa.

Completa la serie “Arcos de caza”, obra de Andres Schiavone, esta datado en 1550, realizado en óleo sobre lienzo; tiene unas medidas de 18.8 x 18.4 cm. Se exponen en la sala 6

En el cuadro Júpiter vio por primera vez a Callisto cazando (ella puede ser la figura con un arco) y se acercó a ella con el pretexto de ser Diana.

Los dos cuadros fueron realizados para la decoración de un mueble y luego fueron separados.

El siguiente cuadro “La purificación en el templo”, obra de Jacopo Bassano, esta datado en 1580; tienen unas medidas 160.5 x 267.5 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 6.

El cuadro muestra el momento que Jesús echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo de Jerusalén, volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían las palomas, invocando la autoridad divina para hacerlo. A lo lejos se puede ver los indignados sumos sacerdotes y escribas, y también a los ciegos y los cojos a quienes Cristo sanó.

El siguiente cuadro “Alegoría a la prudencia”, obra de Titan (Tiziano) y su taller, esta datado en 1550; tienen unas medidas 75.5 x 68.4 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 6.

Tiziano realiza esta obra enigmática donde están representadas tres cabezas humanas mirando cada una en una dirección diferente y debajo de ellas tres cabezas de animales (de izquierda a derecha) un lobo, un león y un perro. La pintura es normalmente interpretada como la representación de “las tres edades del hombre”: juventud, madurez y vejez. Así mismo, la dirección en la que miran cada uno de los personajes, reflejaría su relación con el Tiempo; pasado, presente y futuro. La luz que baña el cuadro refuerza también este paso del tiempo, con una luz clara que ilumina el rostro del joven que empieza a desvanecerse en una persona madura hasta acabar casi en penumbra el rostro de la persona anciana. Bajo las cabezas humanas, los animales siguen insistiendo en la visión del tiempo pues en diversidad de culturas la representación de estos animales se asocia a esas etapas concretas de la vida.

Es posible también que la simbología de los animales se refiera a las diferentes actitudes del hombre en su vida. Así el perro simboliza el aprendizaje de la juventud, el león la fuerza y poder de la madurez y el lobo la soledad de la vejez.

Finalmente, sobre el triple retrato, Tiziano explica el sentido de la alegoría en una inscripción.

EX PRAETERITO/PRAESENS PRUDENTER AGIT/NE FUTURA ACTIONẼ DETURPET
Desde la experiencia del pasado/prudencia en los actos del presente/para no echar a perder los actos del futuro.

El siguiente cuadro “La familia Vendramin”, obra de Titan (Tiziano) y su taller, esta datado en 1550; tienen unas medidas 206.1 x 288.5 cm., realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala 6.

El lienzo fue encargado por la familia del noble Vendramin al taller de Tiziano, y retrata, tal y como dicta la costumbre veneciana, sólo a los miembros masculinos de la dinastía.

Las figuras se encuentran junto a un altar sobre el cual hay un relicario que contiene un trozo de la Vera Cruz traído de la Tierra Santa. Este relicario todavía reside hoy en Venecia y fue anteriormente relacionado con un milagro que tuvo lugar en la ciudad en algún momento durante el periodo de 1370 y 1382.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal