Viaje al desierto de marruecos 2011 introduccióN



Descargar 152.51 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión06.10.2017
Tamaño152.51 Kb.
  1   2   3   4


VIAJE AL DESIERTO DE MARRUECOS 2011

INTRODUCCIÓN

Las informaciones sobre los acontecimientos políticos en el norte de África no eran muy halagüeñas, los continuas manifestaciones en Marruecos nos hacia presagiar un verdadero desastre, pero en este caso el Rey de Maruecos se adelanto valientemente y anunció las reformas sobre la Constitución del país como si fueran iniciativas suyas.

Intentamos convencernos que era muy difícil que las revueltas en Túnez, Egipto se extendiesen como la pólvora por Marruecos porque cada país tiene sus propias características políticas y nunca se podía estar seguro de que no ocurriesen en Marruecos.

La preparación del viaje tenía como uno sus objetivos principales el que no tocásemos ninguna de las ciudades importantes de Marruecos para no vernos envueltos accidentalmente como protagonistas de la historia de cambios, incluso cambiamos la ciudad de regreso de Tánger a Ceuta.

Había señalado ciudades con sabor portugués situadas en la costa Atlántica y posteriormente la visita directa al desierto de M’Hamid. Como en años anteriores se publica en varios foros la convocatoria para 4 compañeros que quieran acompañarnos en el viaje que publicamos. En pocos días conseguimos la curiosidad de gente que quiere conocer Marruecos pero no se atreve a viajar solos.

Como siempre viajar a Marruecos convierte un simple viaje en una aventura que a nadie deja indiferente; si quieres vivirla puedes acompañarnos en este relato.


EL VIAJE
Día 15 de abril de 2011

RUTA: Madrid-Algeciras Km 665

Partimos por la nacional IV a las 13,30 horas, en medio del camino habíamos quedado con una familia para el hacer el viaje conjuntamente. Enseguida cruzamos el puerto de Despeñaperros, todavía no han concluido las obras, como el que no quiere la cosa a primera hora de la noche vislumbramos la ciudad de Algeciras.

Nos queda margen de tiempo suficiente para intentar embarcar en el último barco con destino a Tánger pero uno de los miembros de la expedición no ha llegado al punto de encuentro.
Como en años anteriores, en lugar de concentración corresponde con las coordenadas W 5.43948, N 36.18136, supermercado "Lidl Los Barrios"; donde pernoctamos.

Día 16 de abril de 2011, sábado

RUTA: Tánger-El Jadida Km.435

A las 6,30 de la mañana nos ponemos el despertador para ir directamente al puerto de Tánger donde embarcaremos en el primer barco del grupo Acciona.

Después de solventar algunos problemas con los billetes de barco somos los primeros en acceder a la zona de embarque. Esto no es garantía de que pudiéramos embarcar inmediatamente, primeramente dan paso a los grandes camiones de mercancías; las maniobras marcha atrás para salvar las rampas son de una magnifica destreza por parte de estos conductores aguerridos; después se sucede el embarque de decenas de 4x4 que han llegado horas después de nosotros. Cuando veo que el sitio de la bodega va disminuyendo le advierto al encargado de la compañía que estamos allí los primeros y que no voy a tolerar de ninguna de las formas quedarnos en tierra, porque para eso hemos madrugado los primeros, me asegura que confié en él, que es el responsable de que eso no suceda. Peso a todo ello el último de la expedición en embarcar se queda a unos metros de no poder subir pero al final subimos todas las autocaravanas.

Lo primero que hacemos nada más subir al barco es ponernos en la fila del funcionario de Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí para sellar los pasaportes, en diez minutos hemos pasado este primer trámite porque en nuestro caso tenemos el número de entrada de años anteriores.

Enseguida notamos que el barco aminora la velocidad y se encara hacia la costa, ante nuestros ojos parece el nuevo puerto que acaban de inaugurar se llama Tánger Med, su ubicación es a 53 Km. de la ciudad de Tánger y a 22 Km. de la ciudad española de Ceuta, esta levantado en un sitio estratégico para captar la mayor parte del pasaje del estrecho. Supone menos de media hora de travesía con respecto al antiguo puerto de Tánger.

Al ser los últimos en embarcar somos los primeros en bajar, el puerto de Tánger Med es inmenso y el recorrido hasta la salida es de varios kilómetros. Ahora nos toca la prueba de fuego, ¿habrán sido capaces de mejorar las condiciones de paso por la aduana marroquí?, afirmativamente tengo que decir que SI, ¡pero…! En la practica tengo que decir que todo sigue igual, ¡como la canción!. Nos hacen aparcar en una zona de diseño, sin las apreturas del antiguo puerto, ahora la decoración ha cambiado, mediante la construcción de unos hangares, con inspiración de haimas, sirven para como cobijo para la larga espera.

La película es la misma que en años anteriores pero con diferentes decorados, los policías perfectamente uniformados esperan que todo tenga la suficiente densidad para empezar a trabajar, me dirijo a una de las casetas con todos mis papeles, el policía me dice que tengo que esperar en mi vehículo y que ellos pasaran a recogerlos y comprobarlo. Cuando todos los hangares se han llenado con el pasaje, van situando a los coches marroquíes por delante nuestra para una inspección más minuciosa dejándonos allí en tierra de nadie. Media hora más y el policía hace la primera incursión para llevarse los papeles de los 5 primeros vehículos, entre los que me encuentro, a los 10 minutos regresa con el Certificado de Importación Temporal T-16 perfectamente sellado en decenas de sitios y numerado. Posteriormente dos pequeños controles testimoniales para justificar el sueldo de tantos policías y estamos fuera, en total esta vez sin tanta presión no ha llegado el tiempo de espera a 50 minutos. Nada más salir hay varias casetas de obra que pertenecen a oficinas bancarias donde podemos hacer cómodamente el cambio de euros a dirhams, oficialmente el cambio de este día es 1€= 11,01 Dh.

Una vez que todos los componentes de la expedición van saliendo con cuentagotas nos ponemos en marcha. Nada más salir del puerto cogemos la reciente inaugurada prolongación de la autopista que llega hasta el nuevo puerto Tánger Med.

El puerto de Tánger Med es una obra faraónica del gobierno marroquí para dominar el tráfico marítimo de pasajeros y de mercancías en el estrecho y la costa mediterránea, con una inversión de 7.000 millones de euros, siendo la obra civil más importante del Estado. El nuevo puerto esta administrado por dos empresas de capital francés y suizo, ya desde sus inicios ha conseguido un éxito total con un movimiento de 3 millones de contenedores mientras Algeciras mueve al año 3,6 millones. Se espera que el 2014 llegue a mover 8 millones, mientras que en toda Andalucía los puertos no superan los 5 millones, convirtiéndose en el puerto del Mediterráneo más importante, superando a Barcelona y Valencia y figurará entre los 10 puertos más importantes del mundo, Rotterdam, Singapore, Hong Kong, etc. La competencia en este sentido será muy difícil para nuestras empresas. Este es el primer escollo que tendremos que salvar porque esta previsto la construcciones, en las inmediaciones, de dos grandes factorías de coches, Nissan y Reanult con una producción de 300.000 vehículos con su propia terminal en el mismo puerto.

La primera rotonda nos damos de bruces con la realidad de Marruecos, no la realidad de las obras faraónicas, es la realidad de un pueblo que espera los cambios como agua de mayo. El escenario del país tradicional se asoma por el parabrisas, aparecen los primeros guardias en cada rotonda, esperando el error de los conductores, los vehículos tirados por todo tipo de animales de carga, vehículos que echan humo negro por el tubo de escape como consecuencia del gasóleo adulterado, vehículos que llevan más carga de la que deberían llevar, aparecen las primeras señales de trafico con leyendas en árabe, ¡estamos sin duda en Marruecos!.

Nada más salir del puerto pregunto donde se encuentra la primera gasolinera y me indican que esta en plena autopista a 20 Km. Hasta allí llego con el deposito tiritando pero se ve recompensado el desafío por el precio. El precio de los combustibles en Marruecos es una de las primeras sorpresas del viajero. Después de los ultimas subidas en el precio de gasóleo es España esperaba que el estado marroquí lo hubiera subido pero la sorpresa es que estaba 7,3 dh/litro ( 0,64€) , con todo el deposito lleno no llega a 38 euros.

El gobierno de Marruecos no ha subido el precio de los combustibles y de los artículos de primera necesidad para intentar no dar la razón a la cascada de manifestaciones que semanalmente se producen y que principalmente se quejan del despotismo de la policía y del aumento de los precios. De esta forma el rey esta mitigando parte del descontento popular, centrándose en la actualidad, en el desarrollo democrático de la Constitución y la adaptación de la monarquía dentro de una nueva estructura democrática.

El viaje se hace de forma cómoda por la estupenda autopista que los franceses han construido a lo largo de la costa atlántica. El viento sopla muy fuerte en la primera parte del viaje lo que hace que circulemos con precaución.

A primera hora de la noche llegamos a nuestro primer destino la ciudad de El Jadida, la muchedumbre ha tomado las calles en la típica explosión humana que se produce a primera hora de las noches. Teníamos previsto pernoctar enfrente de la medina pero en estos momentos esta tomado el parking por los vendedores ambulantes, los carros de fuego donde se cocina los pinchos y salchichas, el humo y los olores a comida inundan la ciudad. Las coordenadas GPS del lugar las índico por si en otro momento pudiera servir para visitar la ciudad N 33º15’20.21// W 8º30’13.58’’, pero el único inconveniente que a las 18,00 horas hay que abandonarlo para no verse atrapado en el mundo de las mil y una noches que se convierten las ciudades marroquíes.

Antes de todo esto ya había echado un ojo a las posibles alternativas a nuestro paso por el paseo marítimo. Un poco más adelante veo una plaza donde se encuentra un vigilante (allí conocido por gorrilla) le indico que si nos puede buscar sitio para toda la expedición. Como siempre en Marruecos se mezclan los dos intereses, uno es el de agradar al viajero y el otro es el de agradar a su propio bolsillo. Poco a poco no vamos situando en batería hasta que conseguimos estar todos juntos, por el módico precio de 200 dh, (18 euros). El lugar esta a escasos metros de la antigua ciudad amurallada portuguesa y la medina. Las coordenadas GPS del parking vigilado corresponden con N 33.25787//W.8.50502.

La primera actividad de la visita es sumergirnos por la medina de “El Jadida”, esta situada enfrente de la restaurada muralla de la ciudad portuguesa llamada “Mazagan”.

Nos sumergimos en el ambiente de humo y el fritangano producido por las brasas y las grasas de las salchichas. Nos armamos de valor y decidimos probar los manjares que nos ofrece la tierra, son salchichas pequeñas que introducen en un pan plano junto con una salsa un poco picante, en realidad estamos cometiendo una grave equivocación al comer de los puestos callejeros pero como todo en la vida ¡el fuego todo lo mata!.

Escuchamos la primera llamada a la oración “adham” de nuestra visita a Marruecos, oímos al almuédano como recita para convocar a los fieles a la oración obligatoria o “salat”. En Marruecos el Islam es el derivado de la tradición Sunii y más o menos dicen:

allāhu akbar

ašhadu anna lā ilāha illā-llāh

ašhadu ānna muḥammadan rasūlu-llāh

ḥayya alà ṣ-ṣalāt

ḥayya alà l-falāḥ

allāhu akbar

lā ilāha illā-llāh

Empieza la letanía con “Dios es más grande” y termina recitando “No hay más divinidad que Dios”, esta es una de las cinco llamadas al día que realizan los muecines con su voz armoniosa.

Intentamos la entrada en la gran mezquita, unos fieles nos dan la aprobación pero otros nos aconsejan que mejor no entremos. Es algo que nunca estoy de acuerdo porque tengo muy claro que estoy intentando presenciar sus rituales ofreciendo el máximo de los respetos.

Nos adentramos en el mercado de la medina donde predominan los productos vegetales: carros que portean montañas de guisantes, otros con fresas maduras, cebolletas moradas, plátanos; también destacan los puestos de animales vivos: patos, pollos, gallos y conejos; presenciamos como una mujer compra un pollo pero ya el vendedor no la corta el cuello, la mete en una máquina que saca el pollo muerto y sin plumas, ¡esos si!, se escuchan los gritos agónicos del animal; entre los puestos dedicados a los animales muertos destacan las carnes rojas de vacas y dromedarios; los despojos de cabezas de cabras, estómagos negros de vacas; las tiendas de condimentos y especias hacen mitigar los olores naturales de los puestos anteriores.

Cuando llegamos al extremo de la mezquita, por la puerta lateral, ya los fieles han abandonado el edificio, queremos hacer una segunda intentota para presenciarla. El responsable de la mezquita no tiene ningún inconveniente para poder visitarla, cuando estamos descalzos aparecen dos jóvenes que le increpan violentamente y se dirigen a nosotros con aires desafiantes, nos hace reconsiderar nuestra actitud y nos calzamos para no enturbiar más las relaciones entre Marruecos-España.

Decidimos retirarnos a nuestras casas ambulantes, a nuestro regreso al parking, el vigilante ejerce su trabajo con inusitada dedicación para comprobar que nadie se acerque a nuestros vehículos.

La noche es especialmente plácida solamente alterada por la llamada a la oración del almuecín desde el minarete que tenemos sobre nuestras cabezas, entre las oraciones anteriores se añade:

aṣ-ṣalātu jayru mina n-nawm

La traducción sería “La oración es mejor que el sueño”; pero los no musulmanes decidimos coger otra vez el sueño y esperar un ratito más en la cama. Antes de las 6,30 horas decido levantarme para disfrutar de la soledad y de las luces al amanecer del conjunto monumental.


Día 17 de abril de 2011, domingo
RUTA: EL JADIDA-SAFI-ESSAOUIRA, 256 KM.

La construcción de la ciudad portuguesa de Mazagán obedece a la necesidad que tenían los portugueses en costear África para llegar hasta Asia y crear su primera ruta comercial marítima, de esta forma tomaron o fundaron numerosas plazas en Marruecos bajo su soberanía: Ceuta, Tánger, Arcila, Azemmur, Aguz, Safi, Mogadur, Agadir, Mazagán, etc.

A mis pies y con las primeras luces del día esta la ciudadela portuguesa, la noche ha dado su último suspiro para dar paso inmediatamente al nacimiento de un nuevo día, las calles están totalmente desiertas, tan solo un equipo de barrenderos recogen los excesos producidos por bullicio del día anterior. Ellos me miran y se preguntaran por mi madrugón y yo les miro y me pregunto si verdaderamente merece la pena limpiar algo para que dentro de un rato este nuevamente sucio.

La muralla portuguesa ha sido recientemente restaurada y el aspecto que la han dado, no es el más parecido al original construido por los portugueses. Las murallas las han revestido de cemento con un revoco de color tierra que más bien parece una impresionante kasbah ocre de adobe.

La doble puerta de acceso situada en la avenida de Suez corresponde con una de los tres accesos que tiene la ciudad, dos por tierra y otro por mar. Tiene en los flancos cuatro bastiones, en la calle principal, San Antonio (Oeste) y Espíritu Santo (Sur), mientras el bastión del Ángel (Este) ofrece una vista memorable del conjunto de la fortaleza y del puerto; además del bastión de San Sebastián (Norte) que nos descubre la puerta de la ciudadela al mar y al nuevo espigón del puerto.

La ciudad portuguesa de Mazapán constituye uno de los primeros asentamientos portugueses en África occidental, refleja la arquitectura de occidente y la planificación urbanística del modelo de ciudad europea, fue diseñada dentro un estilo propio portugués pero basado en las nuevas influencias renacentistas procedentes de Italia.

Los portugueses se asentaron en Mazagán en 1502, en una región que formaba parte del protectorado portugués desde 1486. Para construir la fortaleza se trajeron a los maestros arquitectos Francisco y Diogo de Arruda, entre una de sus mejores obras podemos contemplar la torre de Belem (Lisboa). El trabajo de los hermanos Arruda pasó con el tiempo a considerarse como un estilo propio de la arquitectura y se le llamó “manuelino”, con sus características ornamentales intrincadas.

En 1541 la corona portuguesa perdió la ciudad de Agadir y para disponer de los servicios de esta población se ordena la ampliación de la fortaleza de Mazagán. Se forma un equipo encargado del diseño al portugués Joao Ribeiro, al español Juan Castillo y al italiano Benedetto de Rabean. La ciudad sufre un gran desarrollo urbano y económico, y se incorporan las órdenes religiosas que construyen sus iglesias para su expansión religiosa en Marruecos.

La puerta sur tenia un foso que se salvaba mediante un puente levadizo, ya durante el protectorado francés se lleno de tierra y se comunico abiertamente con la avenida Suez. Se encuentra en la parte superior el escudo portugués. Traspasado el umbral enseguida destaca la torre de la campana de la iglesia católica de la Asunción, fue construida en el siglo XVI, tiene una planta rectangular de una sola nave, que se la añade el coro y la sacristía, además de la torre con planta cuadrada y sobresale tres pisos.

La torre de la campana compite al fondo con la torre de la mezquita, esta última, fue levanta en el siglo XIX, en la plaza el Terreiro, sobre una antigua torre que originalmente formaba parte de la cisterna.

La cisterna es el edifico más importante del conjunto monumental fue diseñada por Joao Castilho, se construyó con una planta cuadrada, rodeada de cuatro torres: Torre de la Cárcel (occidente); Torre del Sur; La Torre de la Cigüeñas (Oriente); Torre Norte. La sala subterránea esta formada por imponentes columnas de piedra con arcos góticos apuntados que sujetan la gran bóveda, fue construida con una mezcla de piedra y ladrillos que demuestran la habilidad arquitectónica y la sensibilidad decorativa del estilo manuelino. Las aguas de lluvia de la ciudad son conducidas a través de un sistema de canales hasta la cisterna de la ciudadela. Sobre la terraza se encontraba la casa del Capitán, un pequeño hospital y la pequeña iglesia de la Misericordia.

La ciudad de Mazagán (El Jadida) constituyó la última ciudad dentro del territorio marroquí que abarcaba antiguo imperio portugués, después de dos siglos y medios de ocupación. Esto finalizo con el tratado de paz firmado por Portugal con el sultán Sidi Mohamend Ben’Abdallah, los portugueses se vieron obligados a abandonar la ciudad apresuradamente por la puerta del mar, no sin antes explotar gran parte de la muralla y la casa del gobernador. La ciudad permaneció más de medio siglo en ruinas hasta que a mediados del siglo XIX el sultán Mulay Abdettahman ordeno al pacha de la región la reconstrucción de la fortificación y la construcción de la mezquita actual, el nombre de la ciudad hasta ese momento “Mazagán” fue prohibido y paso a llamarse “Al-Jadida” o ciudad “Nueva”.

La construcción de la mezquita sobre una de las torres de la cisterna se convirtió en un signo de purificación y de dominio sobre la anterior cultura cristiana de los portugueses. Aunque en esta ciudad no fue tan invasora que permitió la convivencia con otras culturas, principalmente por la llegada de otras nacionalidades que tenían sus propios edificios de culto, con la llegada de los judíos se construyeron sinagogas, con la llegada de los comerciantes europeos se siguieron permitiendo las antiguas iglesias cristianas hasta la llegada del protectorado francés en que se le apodo a la ciudad como “El Deauville de Marruecos” en referencia la famosa costa azul francesa.

A las 9,00 horas abren la muralla para poder transitar por todo su contorno, son las 8,30 y el encargado nos hace esta indicación con la esperanza de una propina, le dio 50 dh y mi agradecimiento por permitir que podamos disfrutar del monumento media hora antes del horario oficial.

Comenzamos la visita por el Bastión del Espíritu Santo, tiene la orientación hacia el sur, esta muy destartalado, los cañones están en el suelo, totalmente oxidados, el pavimento del suelo esta siendo tomado por las malas hierbas y flores, pero tiene una espectacular vista de la playa y de la parte nueva de la ciudad. Seguimos caminando hasta el Bastión del Ángel, es el más cuidado, su artillería esta mucho más mimada, los edificios del bastión estaban destinados como cuerpo de guardia, teniendo un apartado como prisión militar. Desde aquí hay unas bonitas vistas a la playa y al nuevo puerto en donde en estos momentos están en plena ebullición, las tripulaciones están descargando grandes peces y los compradores esperan para finalizar el trato. El siguiente punto que visitamos es el Bastión de San Sebastián, es muy fotogénico porque se encuentra situado dentro del espigón al abrigo del antiguo puerto, ahora la marea ha bajado y deja al descubierto las rocas donde se recoge el marisco. El último bastión es el de San Antonio, también junto al primero esta muy destartalado y la artillería esta en abandono.

Una escalera nos comunica con la Ciudadela Portuguesa; lo primero que visitamos es un Hamman, también conocido como Baño Turco, su nombre es “Hamman cite portugaise” esta dividido por sexos, teniendo un edificio separado para las mujeres y otro contiguo para los hombres. La sala caliente de ambos es calentado mediante el horno de leña que hay en la parte de abajo, que además, se dedica a la fabricación de pan marroquí. El interior del Hamman de hombres esta dividido en dos salas, una templada equipada con unos camastros donde se hacen los masajes y otra sala caliente donde se aspira los vapores del agua que se extiende por el suelo en contacto con el suelo caliente. El precio de un masaje completo turco por un especialista es de 20 dh.

La siguiente visita es la antigua cisterna portuguesa (visita de 8,30 a 12 h y de 14 a 18h. entrada: 10 dh), formaba parte de la parte del castillo fue construida para la canalización del agua de lluvia y su destino era para resistir cuando la ciudad era sitiada. Sus arcos góticos y sus columnas de piedra y ladrillo, tiene veinticinco columnas distribuidas en sus 33x33 metros de lado, se iluminan mediante una claraboya central que refleja la luz del sol sobre el fondo del agua, produciendo un efecto majestuoso efecto de luz. En estos momentos tiene 10 cm. de agua pero llego a tener hasta 2,5 metros como indica la marca máxima.

Cuando los portugueses abandonaron la ciudad la cisterna quedo olvidada en el subsuelo y no es hasta 1916 en que el judío Ben Attar la encontró durante la realización de unas obras en esta magnifica construcción.

La cisterna se hizo famosa gracias a servir como decorado en la película de Orson Welles durante una parte del rodaje de Otelo, transformándola en un hammam árabe.

En estos momentos, la galería de la parte superior se dedica a museo donde se exponen pinturas pertenecientes a una organización que tiene sede en Francia y mediante un catalogo general lo distribuye por varios museo de todo el mundo, su nombre es “Middle Of Nowhere” y su página web www.mofn.org .

Paseamos por la ciudad portuguesa contemplando los edificios que están casi completamente en ruinas, aunque algunos extranjeros están tomando posiciones comprando edificios ruinosos para rehabilitarlos ante el potencial turístico de esta ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el 2004.

Salimos antes del mediodía hacia la antigua ciudad portuguesa de Safi, nos separan 140 Km., la carretera es muy correcta y poco transitada. Los pueblos que pasamos viven una importante actividad agrícola y ganadera, poco a poco las plantaciones bajo invernadero van ganado terreno, el pastoreo es una actividad complementaria con grandes rebaños de cabras y sobretodo ovejas, también se ven pastando algunas cabezas de ganado vacuno.

El océano Atlántico va ganado poco a poco el espacio de nuestra panorámica, las playas desérticas son una verdadera tentación, desde un promontorio vemos una playa inmensa con un aparcamiento y nuevas construcciones turísticas, decidimos hacer un alto para comer. Se trata de la playa Benildusa, las coordenadas GPS del lugar corresponden con N 32.54585// W 9.27902, es un buen lugar para descansar incluso para pernoctar.

Aprovechando lo idílico del lugar sacamos nuestras sillas, mesas y sombrillas y hacemos un buen campamento para comer mientras los niños disfrutan de las ráfagas de las olas, aunque el baño completo es sumamente peligroso por el viento y la resaca del mar. Los marroquíes acuden como nosotros al disfrute del sol y la playa, algunos meten el coche hasta la misma playa y en su puerta plantan la sombrilla, seguramente para mantener ese punto de intimidad al esconder la imagen de la parte femenina de la familia. Otras familias disfrutan del momento, aunque en todos los casos, ellas, van tapadas y algunas tan tapadas que las impide tomar los rayos de sol, pero pese a todo ello, parecen disfrutar intensamente del momento.

Después de este alto salimos en dirección a Safí donde llegamos hacia las 16,00 horas, aparcamos en el paseo marítimo, es un parking vigilado y de pago (10Dh); las coordenadas del lugar corresponden N 32º17’58.84// W9º 14’36.80. Es un parking ideal para hacer la visita turística a la ciudad, si la intención es pernoctar, es un poco ruidoso, mejor es finalizada la visita volver unos kilómetros antes de la entrada a la ciudad donde hay varios promontorios con vistas al puerto que tienen unos aparcamientos con unas impresionantes vistas.

La antigua ciudad musulmana de Safi (safim para los portugueses) estaba ubicada dentro del nuevo protectorado portugués en 1488. Pero no es hasta 1508 cuando se decide la construcción de la nueva ciudad portuguesa construyéndose el Castillo del Mar; el interior de la ciudad se adapto a las necesidades de los nuevos inquilinos, con la construcción de numerosos edificios: el puerto y la parte administrativa de la aduana, la catedral de Santa Catalina, con la construcción de la Rúa Direita se une la puerta de la Medina (Bab Chabah) con el Castillo del Mar.

Visitamos el Castillo del Mar o también conocido como Ksar El Bahar, fue construido en 1508 y se mantuvo la ocupación hasta 1541 cuando los portugueses fueron expulsados por el sultán Mohammed al Shaij. Fue construido por los hermanos Diogo y Francisco de Arruda. La importancia de esta fortaleza era la base de apoyo para el comercio directo entre Portugal y los productos que llegaban procedentes de Marrakech.

El castillo fue construido con fábrica de piedra mezclados con piedras de mampostería, su ubicación sobre el puerto y ante la ciudad amurallada le hace de una belleza inusitada. Sobresale la torre del homenaje y los bastiones laterales que dan cobijo a un gran patio central, en el centro se halla un gran pozo que ahora comunica directamente con el mar, cada pocos segundos se escucha el azote de una nueva ola y la emisión a la superficie de vapores de agua. En la actualidad toda la artillería que se guarda es posterior a la ocupación portuguesa, tienen inscripciones de 1623 en árabe.

La ciudad de Safi se encuentra custodiada por la muralla que fue construida por los portugueses. Nos adentramos en la parte antigua por una de sus puertas, ante nuestros ojos aparece un barrio que esta totalmente copiado de cualquier pequeño pueblo marinero del mismo arrabal portugués. Por sus calles pasearon piratas, prostitutas, marineros, y sobre todo oficiales del ejercito para saciar su sed de los nuevos descubridores.

Las calles nos internan en la medina y uno de los zocos más importantes de Marruecos. La fachada de la catedral católica a perdido su total fisonomía comida por las estrechas calles y casas, solamente resalta la torre de la campana entre los estrechos callejones.

El Mellah es la judería o barrio judío, Safi fue una ciudad en el que se puede constatar la presencia de esta prospera comunidad, numerosas casas tiene entre sus arcos de entrada el signo judío, además podemos encontrar los restos de las sinagogas y un cementerio judío.

Algunas casas las fachadas no muestran la imagen de la riqueza interior que poseen, eran verdaderos palacios de familias pudientes que ahora poco a poco se van convirtiendo en pequeños Riads o Hoteles, los patios son enteramente sevillanos construidos por los expulsados andalusíes. En la parte alta de la ciudad esta el antiguo consulado francés dentro de la calle que le da nombre. Es el camino hacia la parte más alta de Safi donde se encuentra el Palacio del Gobernador y de los Bureaux de Makhzen, se trata de un edificio encalado en blanco con decoraciones azules, fue construido en el siglo XVIII, actualmente se encuentra en estado ruinoso.

Habíamos diseñado el viaje para no tocar ninguna de las grandes ciudades marroquíes y evitar las tan temidas manifestaciones que están convulsionando el norte de África. Para colmo de nuestros males vemos como se va arremolinando las gentes en lo que es el inicio de una manifestación para solicitar la normalización democrática del país, con pancartas que hacen alusión al movimiento de 20 de febrero en el que comenzaron las reivindicaciones democráticas. La composición de la manifestación es mayoritariamente formada por mujeres con sus pañuelos cubriendo sus cabezas, hay muchos policías que custodian a distancia la normalidad de tráfico y la seguridad. En seguida se nos acerca una persona bien vestida y le interroga a nuestro guía sobre el origen y composición del grupo. Por las palabras en francés de la conversación comprendo que es un miembro de la policía secreta que se interesa por nuestros orígenes, le esta haciendo indicaciones para evitar por todos los medios que nos mezclemos los extranjeros y en la medida de lo posible no saquemos fotografías de la manifestación. Poco a poco los asistentes de la manifestación se van desplazando hasta una plaza contigua donde están esperando para escuchar los mítines de los organizadores, esto deja libre la carretera que comunica la ciudad con la vecina Essaouira.

Salimos en dirección a Essaouira, nos separan 116 Km. y la tarde-noche se nos echa encima, el tráfico es escaso aunque con el inicio de la noche las complicaciones de conducción se multiplican. Tenemos que hacer un esfuerzo colectivo para tratar de llegar lo antes posible hasta nuestro destino, evitando las bicicletas, los transportes de animales de tiro, los peatones, el ganado. Todo esto hace verdaderamente peligroso conducir por las carreteras marroquíes después del anochecer.

Directamente acudimos al parking situado en el centro de la localidad, se halla a escasos metros de la Gran Plaza Ibn Nafiaa y la Skala del Puerto; las coordenadas GPS corresponden N31.51034// W9.77194, precio 30 dh. Es la mejor opción para visitar y pernoctar en la ciudad de Essaouira.

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal