Viii encuentro Intercultural por el fortalecimiento del seguro Social Campesino que cumple 48 AÑos de fundacióN



Descargar 39.15 Kb.
Fecha de conversión04.07.2017
Tamaño39.15 Kb.


description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: description: descripción: descripción: logopresidencia

VIII Encuentro Intercultural por el FORTALECIMIENTO DEL Seguro Social Campesino QUE CUMPLE 48 AÑOS DE FUNDACIÓN

Quito, agosto 31 de 2016



https://c1.staticflickr.com/9/8154/29258161082_b1e0defa62.jpg

SALUDO

Hay muchísima gente en este momento. Solo aquí tenemos tres o cuatro veces más personas que el número que los mismos de siempre intentaron sacar a las calles en días pasados y esto es lo que se encontrarán en las próximas elecciones. De lo más profundo de nuestro corazón, de lo más profundo de nuestra tierra, saldrá ese pueblo indígena, ese pueblo afro, ese pueblo montuvio, ese pueblo cholo, ese pueblo mestizo, a decir: ¡El pasado nunca más! ¡Esta Revolución no la para nada ni nadie!

He visto que aquí han insistido mucho para tratar de desmentir murmuraciones de los tirapiedras, de estos que cambian a cada rato de membrete y de color porque nadie les hace caso -antes eran el MPD, ahora son Unidad Popular-. Pero solo viven de la mentira, solo viven de manipular a la gente, de asustarla.

Compañeros: ¿quiénes son los que siempre han trabajado por los pobres? Cómo ha mejorado las condiciones de vida, sobre todo de los más pobres, de nuestros campesinos, de nuestros pescadores artesanales, de nuestros comerciantes informales, de las trabajadoras domésticas, de las madres solteras, de las mujeres que se dedican a quehaceres domésticos. ¿Quiénes pusieron en la Constitución la obligatoriedad del seguro social para todas y todos y no solo para unos cuantos? ¿A quién se le puede ocurrir que queremos acabar con el Seguro Social Campesino?

Cuando vaya esa gente, sobre todo en época de elecciones, a tratar de asustarlos con esas mentiras, digan: ¡para afuera, mentirosos! ¡Nosotros confiamos en el compañero Presidente, confiamos en nuestra Revolución Ciudadana! A no dudar, a tener fe en los que nunca les hemos fallado.

Ahora estamos en un proceso de mejoramiento del servicio de salud en el sector rural. Ya no estamos como hace 50 años, cuando empezó el Seguro Social Campesino, que como no había carreteras ni vías de comunicación, había que improvisar quioscos para que, cada semana o cada dos semanas, pasara una enfermera con un médico.

Ahora tenemos carreteras de primer nivel, han mejorado mucho las comunicaciones, podemos ir a mejores centros de salud. Antes el centro de salud promedio del Seguro Social Campesino era de 80 metros cuadrados, nuestros centros de salud ahora son de 400 metros cuadrados. Los centros de salud tipo C tienen dos salas de parto para que nuestras mujeres, nuestras campesinas, las mujeres del sector rural, puedan parir con seguridad.

Uno de los mayores problemas era la mortalidad de la mujer al dar a luz por la falta de condiciones, eso tenemos que acabar y lo vamos a acabar con esos centros de salud, sobre todo en el sector rural, compañeros.

Estamos trabajando para darles un mejor nivel de vida a todas y a todos.

BREVE HISTORIA

El Seguro Social Campesino fue creado en 1968 como un plan piloto con los pobladores de 4 comunas: Palmar en la provincia del Guayas (hoy Santa Elena), La Pila en Manabí, Guabug en Chimborazo y Yanayacu en Imbabura. En un comienzo el sistema protegía apenas a 614 familias, entre ellas la del querido compañero Luis Cacao, primer afiliado y primer jubilado del Seguro Social Campesino, del Dispensario Palmar. Luis es un soldado de nuestra Revolución y siempre ha estado en estos encuentros, pero ahora no pudo asistir porque está delicado de salud. Un gran abrazo a la distancia, querido Luis.

Eran los años 60, la época de la semi esclavitud. Era la época de Taita Leonidas Proaño y su lucha por mejorar la vida de nuestros compañeros indígenas… Se requería instancias que atendieran la ruralidad, eternamente olvidada.

PASADO Y PRESENTE

Hoy estamos en una nueva época, y esto ha cambiado y rápido:

En el 2006 el Seguro Social Campesino tenía 175 mil afiliados, ahora son cerca de 400 mil (391.308) más 40 mil jubilados (39.018). Antes habían 670 mil beneficiarios, ahora son casi un millón 230 mil (1'227.734).

Cuando llegamos al Gobierno la pensión jubilar en el Seguro Social Campesino era de apenas 3 dólares. Los que hablan de disminuir gasto público esto es lo que no quieren, que se mejoren las pensiones de los campesinos y que se siga pagando 3 dólares. Eso es un insulto a la dignidad humana, a una persona cuando ya ha acabado su vida productiva. Escucharon bien: ¡3 dólares por toda una vida de trabajo! Yo me hubiese podido cruzar de brazos y hoy tendríamos menos gasto público, pero habría mucha gente viviendo en la miseria y en condiciones infrahumanas.

Esos tres dólares era una suma vergonzosa si consideramos que ahora hay ecuatorianos que se creen con privilegios, mejor que el resto, y reciben jubilaciones de 5.000 dólares mensuales subsidiadas por el pueblo ecuatoriano.

Compañeros: Jamás deben olvidar que esas pensiones de miseria fueron el resultado de la dolarización decretada por aquellos que sueñan con volver al poder. Ellos convirtieron las pensiones a sucres con un sucre depreciado de 5.000 a 25.000 y lo que era decenas de miles de sucres se convirtió en pensiones de 3 dólares. ¡Bingo! ¡Cuánto disminuyeron el gasto público! ¡Pero a costa de qué! Poniendo la carreta delante de los bueyes.

El fin de las finanzas públicas, el fin de la economía, el fin de la política, el fin de los políticos, es el bien común, es el Buen Vivir, y no podíamos tolerar esas pensiones de miseria, compañeros.

Ahora los afiliados al Seguro Social Campesino, con un aporte de apenas 2 dólares al mes, reciben una pensión jubilar de 62 dólares mensuales (61,71) ¡todavía bajísima! ¡PERO 20 VECES MÁS QUE LOS 3 DÓLARES QUE SE RECIBÍA ANTES DE NUESTRO GOBIERNO! Por supuesto que hay que mejorar esas pensiones, todos tenemos derecho al Buen Vivir.

El Seguro Social Campesino recibe del Gobierno más de 70 millones de dólares en subsidio. Si hubiera dejado en tres dólares la jubilación, ese subsidio sería 20 veces menos - alrededor de 3,5 millones de dólares- y hubiesen dicho ¡Cuánto ahorra Correa! Sí, pero a costa de la miseria de nuestros campesinos, de nuestros agricultores, de nuestros pescadores, de nuestros jubilados. ¡A no caer en esas trampas! El gasto público son ustedes, nuestros niños, nuestros jóvenes, nuestros adultos, nuestros compañeros de la tercera edad; para que tengan colegio, salud, carreteras, jubilaciones dignas. ¡A no dejarse engañar!

Últimamente hemos tocado grupos de poder que se creían intocables. Está en boga el debate sobre la seguridad social militar y del ISSFA. Sepan ustedes que el Seguro Social Campesino, con casi 400.000 afiliados, recibe 70 millones en subsidio, y el ISSFA, con 70.000 soldados activos y pasivos, recibe 515 millones anuales: 334 millones como subsidio directo para cubrir el 60% de las jubilaciones y 181 millones por aporte patronal, que es el 26% -no es el 11,15% como en el sector civil-.

Aquí ustedes ven una de las tantas fuentes de inequidad en nuestro país. Eso es lo que tenemos que corregir si queremos una Patria para todas y para todos, una Patria equitativa, una Patria justa.

Incluso si toda la pensión de un campesino fuera subsidiada, significa un subsidio mensual de 62 dólares por jubilado y anual de 744 dólares por jubilado. Sólo un general retirado - de esos que están haciendo política, atacando a la Revolución Ciudadana y quieren volver al pasado como el General Ernesto Gonzáles, ex jefe del Comando Conjunto del 30S, miren en manos de qué fascista nos encontramos el 30S- recibe un subsidio mensual de 3.000 dólares por una pensión de 4.982 dólares; es decir, el subsidio anual directo del pueblo ecuatoriano es de cerca de 36.000 dólares para una sola persona, lo que recibirían 50 campesinos ¿Hay derecho a esto compañeros? Contra estas injusticias que claman al cielo es que estamos luchando.

Aquí no se necesitaron, para mantener en la exclusión a las grandes mayorías, leyes como el apartheid en Sudáfrica o la segregación racial en Estados Unidos; era suficiente esta clase de injusticias.

Vamos compañeros, todos tenemos derecho, todos comemos igual, todos debemos vivir con dignidad, con justicia básica. Hay que sacarnos de la cabeza que hay seguros 5 estrellas y seguros para pobres. Y así se está enfocando al Seguro Social Campesino, como el seguro para pobres. No, compañeros, es seguro para seres humanos y tenemos que hacer que coincidan los derechos y los servicios en los diferentes regímenes de una sola seguridad social.



ISSFA

Porque aquí viene otro error garrafal que tanto le está costando a la República. Los militares consideran que el ISSFA puede ser sostenible y para eso nuestros soldados tienen que pagar por el seguro 23% de su sueldo cuando en el sector civil se paga 9,45% y el patrono tiene que pagar 26% como aporte patronal cuando en el sector civil se paga 11,15%. Además tienen subsidio directo a las pensiones, cogen tierras y empresas para rentalizar el ISSFA, no se disminuye el número de soldados activos pese a que se firmó la paz con Perú para que sostengan a los pasivos, etcétera. En ninguna parte del mundo la seguridad social militar es sostenible.

En el sector civil la relación entre activo y pasivo es de 7 a 1 y en el sector militar es de casi 1 a 1. Eso está haciendo mucho daño a la Patria, a la democracia.

El otro error garrafal es que el ISSFA es de los militares. Lean la Constitución, tenemos un solo sistema de seguridad social - como debe de ser- con regímenes especiales para los militares, policías, campesinos, pescadores artesanales. Pero un solo sistema de seguridad social solidario y con derechos comunes para todas y para todos.

Por último, si el ISSFA es de lo militares, entonces que no nos pidan que lo subsidie, casi totalmente, el pueblo ecuatoriano. Un poco más de coherencia, a buscar la justicia social, compañeros.

Ellos argumentan que tienen derecho a tener una pensión de casi 5.000 dólares por el duro trabajo militar. Nadie niega la dureza del trabajo militar pero ¿acaso muchos de ustedes no se levantan también a las cinco a.m. y realizan un trabajo igual de sacrificado? En el nuevo Ecuador, con la Revolución Ciudadana, que nadie se crea superior. Todos tenemos los mismos derechos, todos somos columna vertebral de la misma Patria, compañeros.



¿Saben cuánto sería el subsidio acumulado para un coronel como Ernesto González, que recibe 4.982 dólares de jubilación por mes y de ahí 60% de subsidio directo? casi 3.000 dólares de subsidio. Si este señor tiene una esperanza de vida de 25 años quiere decir que el subsidio será 900 mil dólares para una sola persona, con lo cual podríamos pagar, en un mes, la jubilación de 15 mil compañeros jubilados del Seguro Social Campesino. ¿Esto es justicia social compañeros? Esos absurdos insultantes son los que queremos cambiar, porque es un sistema de injusticia donde el Estado subsidia más a los que más ganan.

Por último, subsidio al campesino, subsidio al pescador, que son pobres, pero un alto oficial retirado, más aún con los sueldos que les ha dado la Revolución Ciudadana, es un no pobre y se lo subsidia más que a los pobres. ¡El mundo al revés, el criterio de justicia al revés!

Por eso hemos enviado tres reformas a la Asamblea: 1) que las pensiones militares y policiales sean en función del sueldo promedio de los 5 mejores años; en los militares es el del último día. Si un coronel sube a general un día recibe para siempre pensión de general. ¿Qué sentido tiene todo esto? 2) Que se ajusten de acuerdo con la inflación; no como ahora que es en función del sueldo del activo. Si duplico el sueldo del general activo se duplica el sueldo del general retirado. Eso es insostenible y absurdo. 3) Que tengan el mismo techo que el sistema general civil que se encuentra alrededor de 2.000 dólares. En un país como Ecuador, con un salario básico de 366 dólares, donde dos tercios de los adultos mayores no tienen ninguna clase de seguridad social, que se tenga jubilaciones que bordean los 5.000 dólares, son injusticias que claman al cielo.

Estas reformas no afectan a la tropa, que recibe pensiones por debajo del máximo civil; tampoco afectan al ISSFA; y sobre todo armonizan el régimen de la fuerza pública con el régimen general.

¡Queremos terminar con las desigualdades vergonzosas en un país donde pocos tienen mucho y la mayoría no tiene nada, o casi nada! Mientras yo sea Presidente trabajaré en busca del bien común, en beneficio de 16 millones de ecuatorianos.



FALTA DE RESPETO AL SEÑOR PRESIDENTE

Estamos enfrentando grandes riesgos, hay insolencia, incluso de algunos oficiales en servicio activo. La semana pasada, un consejo disciplinario, cambió la Constitución y decidió no sancionar a un oficial que mandó una carta insultante al Presidente, argumentando que el Presidente no es su superior. ¡Destrozaron la Constitución!

Estamos enfrentando duros momentos, pero ustedes conocen a este Presidente y aquí nos encontrarán bien parados, con base en la verdad no en la fuerza, con base en la razón no en la prepotencia, con base en argumentos, no en abusos; buscando, incluso, esa justicia social, ese bien común.

Permítanme leer lo que está en discusión en estos momentos. Ni siquiera había leído la carta del Capitán Ortega, al que un Consejo de Disciplina de la marina lo dejó impune, argumentando que el presidente no es su superior. O sea, si insulta a un General ahí si la máxima sanción, si insulta al Presidente no hay problema. Rompieron la Constitución, destrozaron la democracia y no lo vamos a permitir.

¿Por qué se lo está juzgando a este señor? Cuando sucedió el problema del ISFFA, de los 41 millones que nos habían cobrado de más, yo mandé una carta, vía email, a los 40.000 soldados -por una base de datos que tenemos- explicando las razones. Nos contestaron centenas de soldados, la inmensa mayoría con un gran cariño, unos cuantos cuestionando, y unos 16 malcriados insultando.

Este señor dice que no ha insultado al Presidente. Les leo algunas partes de su extensa misiva. Le dice al Presidente de la República que la única violación legal fue hecha por quien dio la orden de dicho débito; es decir, el Presidente. Me está acusando de cometer ilegalidades.



Además pregunta “¿por qué usted, estos últimos años, ha tomado decisiones, que hasta el más joven de la tropa consideraría atentados contra nuestra moral y bienestar?" y enumera las decisiones:

  • “Intenta dividir desinformando en las sabatinas”. Cuesta creer que está escribiendo un oficial de la Armada, parece que está escribiendo el peor de los politiqueros;

  • “El retiro de edecanes”. En el siglo XXI creo que tener un alto oficial parado en este discurso aquí atrás para rendir honores al Presidente, cuando es mucho más útil para la Patria que esté en la defensa nacional, es absurdo. Por eliminar los edecanes -una muestra de sencillez del Presidente- esta gente con una mentalidad del siglo XIX, dice que ofendo a las FF.AA ¡qué mentalidad!

  • “Desgaste mediático de nuestra imagen cuando desinforma”. O sea, no me ha faltado el respeto, pero este subalterno oficial de medio nivel acusa al Presidente de desinformar;

  • “Entrega de colegios militares y liceos al Ministerio de Educación”. ¿Se imaginan? lo que nunca debió pasar lo estamos corrigiendo. Un sistema educativo propio con más de 30 colegios para que los niños de educación inicial vayan con uniforme y reciban una educación militar financiada por el Estado. Ese no es el objetivo de la educación pública y hemos reducido ese número de colegios. Si los militares tienen colegios ¿por qué no los campesinos, los pescadores artesanales, los médicos? Esto no tiene sentido en una democracia del siglo XXI. Pero esa es la mentalidad que todavía hay en ciertos estamentos de nuestras FF.AA, de querer tener un Estado dentro del Estado. Eso no es compatible con la democracia, eso no es compatible con un Estado de derecho y de derechos, compañeros.

  • “Cierre de agregadurías”; es decir, tuvimos una optimización de los agregados militares que tenemos alrededor del mundo como también lo hicimos con los consulados. Pero con ellos no se puede hacer, hay que seguir manteniendo agregadurías que no daban resultados y que son altamente costosas para el país.

  • “Fortalecimiento de SENAIN -Secretaría Nacional de Inteligencia en mano civil- y debilitamiento de la Dirección de Inteligencia de las FF.AA”. Es decir, pasar eso al mando civil es lo que les molesta.

  • “Aceptación de las FARC como grupo en conflicto más no como terroristas”. ¿Se imaginan lo que está diciendo este oficial? Está entrando en campos absolutamente políticos. Ahora que se firmó la paz con las FARC ¿quiere decir que el Presidente Santos ha firmado la paz con terroristas? Esto es lo que tenemos que soportar de ciertos oficiales activos y dicen que no le ha faltado el respeto al Presidente.

  • “Oficiales, tropa, tripulantes y Policía Nacional, juzgados por delitos de lesa humanidad” -o sea, a ellos no hay que juzgarlos porque es ofensa a las FF.AA-, “y por atentados contra derechos humanos cuando existía el grupo terrorista Alfaro Vive”. O sea, ellos ya definieron a Alfaro Vive como terroristas. Tenemos fascismo dentro de nuestras FF.AA. Es hoy o nunca que cambiamos nuestro país. Todos unidos a rechazar estas posturas intolerables en la Patria democrática del siglo XXI.

  • “Remoción de la cúpula militar por no estar de acuerdo con los políticos del régimen”. El político del régimen soy yo, el Presidente de la República, su Comandante en Jefe.

  • “Los hospitales militares pasaron al sistema de salud pública”. Ese es el insulto a las FF.AA, que los hospitales militares que se ocupan en un 25% ahora se articulen a la red de salud pública para servir de mejor manera a todo el pueblo ecuatoriano. ¿Se imaginan? ¡Qué mentalidad!

  • “Empresas productivas, que administrábamos, entregadas al Estado”. ¿O sea, las FF.AA deben ser empresarias? Esto es parte de esa visión donde las FF.AA querían ser un Estado dentro del Estado, con su propio sistema de justicia, su propio sistema de salud, su propio sistema educativo, su propio sistema empresarial, su propio sistema de seguridad social y hasta su propio sistema de supermercados. ¡Imagínense qué visión!

  • “El ISSFA es una extensión de las FF.AA” ¡Que preocupación, oficiales que no han leído la Constitución! Dice que el ISSFA es una extensión de las FF.AA porque los beneficiarios son los militares pero el que paga todo es el Estado Ecuatoriano.

Finalmente dice que “Nunca nadie nos había ofendido de la manera en que lo ha hecho”. La ofensa es recibir cartas de esta naturaleza de ciertos oficiales y no lo vamos a permitir. Además dice “Tiene mi respeto formal, pues el respeto moral está en entredicho. Discúlpeme pero es lo que siento”. Eso le dice un oficial al Presidente de la República, pero no le ha faltado el respeto. Y termina diciendo “Pare de mentirnos” -el Presidente es un mentiroso- “el país necesita la verdad y que se sancione tanta impunidad y corrupción. Dedíquele esfuerzos a eso y no a meterse con instituciones serias y honestas de siglos de tradición”.

Pero de acuerdo a este señor no le ha faltado el respeto al Presidente de la República.

Yo mido las ofensas según la calidad del ofensor. Este señor no me ha ofendido, pero por los propios fundamentos de la República, por los propios fundamentos de la democracia, por los propios fundamentos de nuestras FF.AA, un sujeto así debe ser sancionado y jamás debió estar en nuestras FF.AA, compañeros.

CIERRE

En el nuevo Ecuador vivimos en una verdadera democracia, fortalecida, y no en aquel remedo de democracia del pasado en que ciertos grupos de poder se acostumbraron a imponer sus caprichos a gobiernos débiles, a presidentes pintados en la pared. Que entiendan que aquí hay un Gobierno de espíritu alfarista, que solo se somete ante ustedes, el pueblo ecuatoriano, nuestro mandante. ¡No jueguen con la democracia!

¡En el nuevo país no queremos jubilaciones cinco estrellas y tampoco de miseria! ¡No queremos más feriados bancarios, ni entreguismos!

¡Queremos seguir teniendo educación de calidad, salud, carreteras, energía, dignidad, soberanía!

¡Este Ecuador revolucionario es de campesinos, pescadores, obreros, indígenas, cholos, montubios, mestizos!

Esta es la Patria nueva, que la hemos construido juntos como el mejor legado de amor y compromiso con el futuro de nuestros hijos.

A no permitir que nos lleven al pasado. A preparanos para una nueva victoria electoral. A estar atentos, porque hay momentos de gran tensión. Pero tenemos la verdad, tenemos la razón, tenemos el cariño de todo un pueblo y estas actitudes del pasado, estos militares activos y pasivos con una mentalidad de hace dos siglos, no tienen cabida en la Patria Nueva, y actuaremos en estricto apego a la Ley, a la Constitución, a la democracia, y al bien común.

¡Qué viva el Ecuador Pluricultural, diverso pero unido!

¡Qué viva el Seguro Social Campesino!

¡Qué viva la justicia social!

¡Qué viva una Patria para todas y todos!

¡Qué viva la seguridad social con igualdad de derechos para todas y para todos!



¡Qué viva nuestra Revolución Ciudadana!

¡Hasta la victoria siempre, compatriotas!

RAFAEL CORREA DELGADO

Presidente Constitucional de la República del Ecuador


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal