Vistos: Se reproduce la sentencia en alzada, de fecha seis de octubre de dos mil diez, rolante de fojas 30 a 32 vuelta, en su parte expositiva, considerandos



Descargar 26.72 Kb.
Fecha de conversión06.10.2017
Tamaño26.72 Kb.
Coyhaique, veintidós de noviembre de dos mil diez.

VISTOS:

Se reproduce la sentencia en alzada, de fecha seis de octubre de dos mil diez, rolante de fojas 30 a 32 vuelta, en su parte expositiva, considerandos, con exclusión del motivo Séptimo en la parte que indica la frase “y el daño moral se fija prudencialmente en la suma de $ 100.000”, como asimismo de su parte resolutiva, en su numeral 2 se extrae la frase “y de $ 100.000 por daño moral”, las que quedan eliminadas; y se reproduce asimismo las citas legales;



Y SE TIENE, ADEMÁS, PRESENTE:

PRIMERO: Que se ha elevado esta causa Rol 37.547-10, caratulada “Patricio Cheuquel Cheuquel con ABCDIN”, por infracción a la Ley N° 19.496, que establece normas sobre protección de los derechos de los consumidores, proveniente del Juzgado de Policía Local de Coyhaique, ingresado en esta Corte con el Rol N° 32-2010, para conocer del recurso de apelación deducido por el abogado Cristian Carrasco Barra, en representación de la parte denunciada, en contra de la referida sentencia, dictada por el Juez Titular del Juzgado de Policía Local de Coyhaique, don Juan Soto Quiroz, mediante la cual, resolviendo la denuncia en la parte infraccional, declara que se condena a la persona jurídica denunciada, ABCDIN, cuyo representante legal en Coyhaique es Carlos Abel Luna Osses, como autora de infracción a los artículos 12, 20 letra e), 21 y 23 de la Ley 19.496, a pagar una multa equivalente a 05 Unidades Tributarias Mensuales a beneficio fiscal; así como también declaró que se hace lugar a la demanda civil y condena a la referida empresa a pagar al demandante, por concepto de indemnización de perjuicios la suma total de $ 260.000, por daños materiales directos y de $ 100.000, por daño moral.

SEGUNDO: Que, fundamentando su recurso, la parte apelante sostiene, en primer lugar, que el fallo le causa agravio en el patrimonio de su representado, en razón de que existe falta de personería o de legitimación activa para comparecer en estos autos, ya que el artículo 50 letra c) de la Ley de Protección al Consumidor si bien no exige que se haga una denuncia o se interponga una demanda civil con patrocinio de abogado, ello no significa que en la causa comparezca un tercero ajeno, y en el caso de autos no consta que el adquirente del computador haya comparecido legalmente a los autos, y un poder simple otorgado a un tercero no supone un mandato judicial, por lo que debe acogerse la excepción de falta de personería o falta de legitimación activa para comparecer en estos autos.

En lo que respecta a la parte infraccional, sostiene que la sentencia definitiva de autos ha provocado agravio a su parte, que debe ser enmendada por el Superior Jerárquico, por esta especial vía de impugnación, por cuanto con ella se han vulnerado, ostensiblemente, los derechos de su representado, al estimarse que el denunciante y actor Renato Fabio Schwenke ha logrado acreditar la existencia de los hechos que probarían su denuncia y que consiste en que su computador PC ACER EMACHINE EL 1600, adquirido en ABCDIN, el 18 de noviembre de 2009, habría presentado fallas que harían inviable su uso, viéndose en la obligación de recurrir a la tienda vendedora para su reparación, lo que finalmente no habría prosperado, en circunstancias de que el computador fue reparado a entera satisfacción del consumidor. Agrega que se le proporcionó al comprador dos asistencias técnicas entregándosele el computador en perfectas condiciones de uso, no constando en autos lo contrario; y que por lo demás la carga de la prueba era del denunciante quien debe acreditar el daño y probar sus derechos, todo lo cual no se condice con lo que falló el juez recurrido, quien en la parte expositiva sostuvo que el computador continúa con fallas de funcionamiento, lo que es incorrecto, y que incluso a fojas 13 el propio servicio técnico autorizado le efectuó en febrero de 2010 un chequeo general al PC, no detectando fallas del equipo operativo.

Con respecto a la demanda civil y los perjuicios alegados, no se ha probado en autos ni el daño extra patrimonial ni su quantum, no hay prueba rendida en este sentido.

Como cuestión general de sus argumentos señala que conforme a la doctrina sobre la sana crítica, el fallo recurrido no tiene libertad para valorar sino que debe ajustarse al sistema de la sana crítica, y que en esta materia infraccional el juez debe apreciar la prueba en conciencia.

Termina sosteniendo el apelante que debe revocarse la sentencia de primer grado, acogerse la excepción alegada, y subsidiariamente, rechazarse la denuncia y la demanda civil por no existir prueba legal idónea que la sustente y se le exima a su parte del pago de las costas de la causa.

En su alegado en estrados el abogado de la parte apelante Abdallah Fernández Atuez, que lo hizo en representación de la empresa ABCDIN Ltda., reiterando los fundamentos contenidos en el recurso de apelación, y recalcando que el juez recurrido faltó a las máximas de la experiencia y de la lógica, y que no podía comparecer como denunciante un tercero ajeno que no ha cumplido con las exigencias del Código de Procedimiento Civil sobre la comparecencia a los tribunales, ya que no tiene mandato judicial ni la representación del consumidor por el que interpone la denuncia.



TERCERO: Que, también compareció a estrados el abogado Willy Velásquez Fuentealba, en representación del Director Regional Subrogante del Servicio Nacional del Consumidor, SERNAC, Sergio Tillería Tillería, quien sostuvo que se debía confirmar la sentencia apelada, con costas, porque lo que el usuario compró en casa ABCDIN fue un computador de escritorio por el que pagó $ 260.000, a través de un crédito de un tercero, y conforme al artículo 20 letra e) de la Ley del Consumidor, cuando después de la primera vez de haberse hecho efectiva la garantía y prestado el servicio técnico correspondiente, subsistieren las deficiencias que hagan al bien inapto para el uso o consumo al que está destinado, el derecho subsistirá para el evento de presentarse una deficiencia distinta a la que fue objeto del servicio técnico, o volviere a presentarse la misma, dentro de los plazos que señala esta ley, es decir dentro de los tres meses siguientes a la fecha en que se recibió el producto. Hace además presente que no se puede mandar a reparar el CPU en otro taller que no sea el de ABCDIN, y fue lo que se hizo, que el computador ingresó dos veces a reparación dentro de ese periodo de garantía, pero igual siguió con problemas, y por ello la sentencia debe ser confirmada, con costas, ya que la empresa denunciada infraccionó la Ley del Consumidor, y se trata de una de las empresas que más denuncias tiene en este sentido.

EN CUANTO A LA EXCEPCIÓN DE FALTA DE PERSONERÍA O FALTA DE LEGITIMACIÓN ACTIVA PARA COMPARECER EN ESTOS AUTOS.

CUARTO: Que, conforme a los argumentos que, en lo pertinente, se han citado en el motivo Segundo del presente fallo, la parte apelante como cuestión previa opone la excepción de falta de personería o falta de legitimación activa para comparecer en estos autos en razón de que el consumidor Renato Schwenke mediante un poder simple que le otorgó a Patricio Cheuquel autorizó a este último para hacer la denuncia de autos, en circunstancias de que ello excede de lo que estipula el artículo 50 letra c) de la Ley del Consumidor que si bien no exige patrocinio de abogado para este tipo de denuncias, tampoco permite un poder simple dado a un tercero para comparecer en autos, en circunstancias que no se ha otorgado un mandato judicial al señor Cheuquel.

QUINTO: Que, el artículo 50, letra c) de la Ley 19.496, señala que la denuncia, querella o demanda deberán presentarse por escrito y no requerirán patrocinio de abogado habilitado, y que las partes podrán comparecer personalmente sin intervención de letrado, salvo en el caso del procedimiento contemplado en el párrafo II, relativo al Procedimiento Especial para protección del interés colectivo o difuso de los consumidores.

Que, en consecuencia, del examen del documento agregado a fojas 2, se puede constatar que se trata de un poder simple otorgado por Renato Schwenke a Patricio Cheuquel para realizar reclamo formal en contra de ABCDIN ante Sernac y los entes pertinentes por un producto comprado en dicho comercio, específicamente un computador de escritorio.

Siguiendo al profesor David Stitchkin Branover (El Mandato Civil, Quinta Edición, año 2008, Editorial Jurídica, páginas 25 y siguientes), “Para que una persona pueda representar a otra y obligarla por los actos o contratos que ejecuta o celebra, es necesario, entre otras cosas, que tenga poder para ello, facultad de representarla. En la representación voluntaria esa facultad la confiere el representado mediante el otorgamiento de poder. Por eso se le llama, también, poderdante. “Procurando un concepto jurídico exacto del otorgamiento de poder, diremos que es el acto por el cual una persona autoriza a otra para que la obligue directamente respecto de terceros en los actos y contratos que la segunda ejecute o celebre a nombre de la primera”.

El Código Civil, en su artículo 1448, precisamente, consagra, la institución del poder de representación, cuando dice que “Lo que una persona ejecuta a nombre de otra, estando facultada por ella o por la ley para representarla, produce respecto del representado iguales efectos que si hubiese contratado él mismo”.

De suerte, entonces, que en el caso que se analiza, no se requiere un mandato, como lo asevera el apelante, sino tan solo un poder de representación, como el que da cuenta el documento mencionado. En el mandato hay un contrato en que una persona confía la gestión de uno o más negocios a otra y esta última se encarga de ejecutarlos por cuenta y riesgo de aquella; en el otorgamiento del poder hay una facultad de una persona que confiere a otra un determinado encargo.

De lo expuesto se concluye que en razón del poder agregado a fojas 2, Patricio Cheuquel Cheuquel podía comparecer a nombre de Renato Schwenke y realizar reclamo formal por infracción a la Ley del Consumidor, sin que ello haya importado quebrantar de ninguna manera la norma del artículo 50 letra c) de la Ley 19.496, por lo cual la excepción que se analiza no puede prosperar y será rechazada.



EN CUANTO AL FONDO:

SEXTO: Que, del merito de los autos infraccionales, aparecen como hechos inconcusos los siguientes:

  1. Que según consta del documento agregado a fojas 15, en la Dirección Regional del Sernac de Coyhaique, se desarrolló mediación administrativa voluntaria entre las partes, por reclamo de Patricio Cheuquel contra ABCDIN, por Ley del Consumidor, sin obtenerse solución al conflicto planteado.

  2. Que con el mérito del documento de fojas 17, relativo a los datos de orden de trabajo, se tiene que el producto computador marca Acer número de serie 1600, número de boleta 29327541, adquirido el 18 de noviembre de 2009, el día 07 de abril de 2009, presentó fallas denominada “se pega el sistema”, por lo que fue derivado a post venta el 13 de abril de 2010, según número de guía 6471894, y posteriormente, el 23 de abril de 2010, según número de guía 6732243, al servicio técnico “Deira Computación”.

  3. Que, conforme a la declaración prestada a fojas 18 por Patricio Cheuquel, éste señala que después de haber adquirido el computador referido comenzó con problemas de funcionamiento, por lo que una vendedora lo reseteaba para su reparación, lo que se hizo por tres veces en el período de un mes, sin recuperar su normal estado de funcionamiento, ya que cuando era encendido quedaba así por horas sin que se pudiera hacer otra función, y posteriormente la tienda ABCDIN lo envió a Santiago con la indicación de que “se pega el sistema”, lo que se hizo después por segunda vez, aclarando que la primera vez que regresó el PC desde Santiago ni siquiera encendía y en la segunda vez venía en partes.

  4. Declaración del Jefe de Tienda ABCDIN, Carlos Abel Luna Osses, quien a fojas 27 dijo que efectivamente el computador de autos fue vendido con fecha 18 de noviembre de 2009 al denunciante y posteriormente, tuvo que ser enviado al servicio técnico para su reparación por la garantía, quedando en condiciones óptimas de funcionamiento.

SÉPTIMO: Que, del mérito de los antecedentes que se conocen y probanzas rendidas, esta Corte concluye que efectivamente la empresa denunciada ABCDIN incurrió en los hechos denunciados toda vez que conforme al artículo 3° de la Ley 19.496, son derechos y deberes básicos del consumidor: letra e) El derecho a la reparación e indemnización adecuada y oportuna de todos los daños materiales y morales en caso de incumplimiento de cualquiera de las obligaciones contraídas por el proveedor y el deber de accionar de acuerdo a los medios que la ley le franquea, en tanto que el artículo 43 de igual ley, señala que el proveedor que actúe como intermediario en la prestación de un servicio responderá directamente frente al consumidor por el incumplimiento de las obligaciones contractuales, y a su vez, el artículo 24 de igual cuerpo legal, indica que las infracciones a lo dispuesto en esta ley serán sancionadas con multa de hasta cincuenta Unidades Tributarias Mensuales, si no tuvieran señalada una sanción diferente y, por último, el artículo 20 letra e) de la Ley del Consumidor indica los casos en que el consumidor podrá optar entre la reparación gratuita del bien o su restitución o reposición o la devolución de la cantidad pagada, entre los cuales se encuentra aquél cuando después de la primera vez de haberse hecho efectiva la garantía y prestado el servicio técnico correspondiente, subsistieren las deficiencias que hagan al bien inapto para el uso o consumo al que está destinado, cuyo es el caso en que subsistieron las deficiencias del computador adquirido después de haberse hecho efectiva la garantía, cuestión reconocida por las propias partes, de modo que, tal como lo desarrolla el juez de primera instancia en la parte infraccional, en los motivos Primero, Segundo y Tercero, se concluye por esta Corte que se ha configurando en la especie la infracción contemplada en el artículo 20 letra e) de la Ley N° 19.496 y de cuyo incumplimiento tiene plena responsabilidad la empresa denunciada, por lo que en consecuencia, no se hará lugar al recurso de apelación que se conoce, y se mantendrá la multa impuesta en la sentencia, así como también el daño material directo regulado por la sentencia que se revisa.

EN CUANTO A LA ACCION DE INDEMNIZACION DE PERJUICIOS POR DAÑO MORAL:

OCTAVO: Que, en lo concerniente a la demanda civil de indemnización de perjuicios por daño moral, deducida, en lo pertinente, mediante el primer otrosí de la presentación de fojas 20 a 20 vuelta, por Patricio Cheuquel Cheuquel, en contra de la empresa ABCDIN Limitada, por los hechos que motivaron la denuncia de autos, cabe señalar que en la causa no se rindió prueba alguna en este sentido, y que dijera relación con un daño moral que hubiera sufrido la parte denunciante, si se tiene presente que por daño moral debe entenderse aquél que afecta un bien puramente personal, no susceptible en sí mismo de ser avaluado pecuniariamente, como el honor, la salud, la libertad, la tranquilidad de espíritu, la intimidad, circunstancias que dicen relación con un padecimiento físico o espiritual o un bien de la personalidad, y en autos la parte denunciante ninguna prueba ha rendido en este sentido y que diga relación con un sufrimiento, dolor o aflicción que haya experimentado el consumidor, por lo que, por consiguiente, esta Corte estima improcedente la regulación del daño moral a la que accedió y fijó el juez a quo, ya que dicha acción no puede ser acogida, revocándose en esta parte la sentencia que se revisa.

Por estas consideraciones y de conformidad, además, con lo dispuesto en el artículo 32 de la Ley 18.287, 144 y 186 del Código de Procedimiento Civil y 15 y 24 de la Ley 19.496, se resuelve:



I.- Que, se REVOCA, la sentencia definitiva de fecha seis de octubre de dos mil diez, en cuanto por ella declaró que se condena a la persona jurídica denunciada, esto es, ABCDIN Distribuidora de Industrias Nacionales S.A., representada en Coyhaique por don Carlos Abel Luna Osses, Jefe de Tienda, a pagar $ 100.000, por daño moral, a favor del demandante Renato Fabio Schwenke, representado por Patricio Abel Cheuquel Cheuquel, y en su lugar se decide que no se hace lugar al pago de dicho daño moral;

II.- Que, se CONFIRMA, en lo demás, la referida sentencia definitiva, en cuanto por ella declaró que se condena a la persona jurídica denunciada, esto es, ABCDIN Distribuidora de Industrias Nacionales S.A., representada en Coyhaique por don Carlos Abel Luna Osses, Jefe de Tienda, a pagar una multa a beneficio fiscal equivalente a 5 Unidades Tributarias Mensuales y a pagarle al demandante Renato Fabio Schwenke, representado por Patricio Abel Cheuquel Cheuquel, por concepto de indemnización de perjuicios, la suma de $ 260.000, por daños directos.

III.- Que, no se condena en costas a la parte denunciada y demandada por estimar que existió motivo plausible para litigar.

Regístrese y devuélvase.

Redacción del Ministro Titular don Luis Daniel Sepúlveda Coronado.

Rol N° 32-2010.



PRONUNCIADA POR EL SEÑOR PRESIDENTE SUBROGANTE DON SERGIO FERNANDO MORA VALLEJOS, LOS SEÑORES MINISTROS TITULARES DON LUIS DANIEL SEPULVEDA CORONADO Y DON PEDRO ALEJANDRO CASTRO ESPINOZA. NO FIRMA EL SEÑOR MINISTRO TITULAR DON PEDRO ALEJANDRO CASTRO ESPINOZA. NO OBSTANTE HABER CONCURRIDO A LA VISTA Y ACUERDO DEL FALLO. POR ENCONTRARSE EN COMISION DE SERVICIO. AUTORIZA DON GASTON HERNANDEZ LEIVA, SECRETARIO SUBROGANTE.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal