Vita Hludovici Pii. Hace referencia a sucesos del año 812. Jaime del Burgo “Historia de Navarra, la lucha por la libertad” Ediciones Giner, año 1978, página 259



Descargar 302.33 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión03.07.2017
Tamaño302.33 Kb.
  1   2   3   4   5   6
El

1) “At succedente aestate accito populi sui generali conventu, retulit eis sibi delatum rumorem, guod quaedam Vasconum pars jam pridem in deditionem suspecta, nunc defectionem meditata, in rebellionem assurgeret, ad quórum reprimendam pervicaciam ire publica utilitas postularet”.
Vita Hludovici Pii. Hace referencia a sucesos del año 812.
Jaime del Burgo “Historia de Navarra, la lucha por la libertad” Ediciones Giner, año 1978, página 259




2) “Carolus placitum in Vermeria palatio tenuit in mense Junio. Ibi ad eum legati venerunt Induonis et Mitionis ducum Navarrorum, dona afferentes; paceque petita et impetrata, reversi sunt”.
Chronicon Fontanellensis, escrito a principios del Siglo X. Hace referencia a una reunión que tuvo lugar en Junio del año 850 en el palacio de Vermeria (Verberia, dep. de Oise) entre Carlos el Calvo y dos enviados, Induo y Mito, duques de los navarros, quienes le ofrecen presentes y piden la paz.
Oyenart interpretó que “Induonis et Mitionis” eran nombres deformados que debían leerse “Iniconis y Ximinonis”
Jaime del Burgo “Historia de Navarra, la lucha por la libertad” Ediciones Giner, año 1978, páginas 323 - 324




3) “Asturiensum et Vasconum”
“Cum adversus Vascones rebellantes exercitum moveret (Ordonius) atque illorum patriam suo juri subjugasset, illo ad propria remeante, nuntius advenit...”
Chronicon Sebastiani. (S. IX). Todavía suena el nombre de “vascones”
Jaime del Burgo “Historia de Navarra, la lucha por la libertad” Ediciones Giner, año 1978, página 259




4) Alabanque, Bizcai, Alaone et Urdunia, a suis reperitur semper esse possessas, sicut Pampilona, Deeius est atque Berroza. […]
Eo tempore populantur Asturias, Primorias, Liuana, Transmera, Subporta, Carrantia, Bardulies qui nunc uocitatur I Castella et pars maritimam et Gallecie. […]
Inimicorum ab eo semper fuit audatia conprensa. Qui cum fratre Froilane sepius exercitu mobens, multas ciuitates bellando cepit. Id est, Lucum, Tudem, Portugalem, Anegian, Brancaram, metropolitanam, Uiseo, Flauias, Letesma, Salamantica, Numantia qui nunca uocatur Zamora, Abela, Astorica, Legionem, Septemanca, Saldania, Amaia, Secopia, Oxoma, Septempuplica, Arganza, Clunia, Mabe, Auca, Miranda Reuendeca, Carbonarica, Abeica, Cinasaria et Alesanco, seu castris cum villis et vinculis suis. Omnes quoque arabes gladio interficiens, christianos autem secum ad patriam ducens.
“Araba, Bizkaia, Alaone y Orduna, fueron siempre poseídas por los suyos, del mismo modo que Pamplona, Deyo y la Berrueza.” […]
“En aquel tiempo fueron pobladas las Asturias, las Primorias, Liébana, Transmiera, Sopuerta, Carranza, Vardulia pues ahora es llamada Castilla y la parte marítima de Galicia.” […]
“Reprimió en todo momento la audacia de los enemigos apropiándose junto con su hermano Froilán, en acciones de guerra y al frente de su ejército de muchas ciudades a saber Lugo, Tuy Oporto, Anegia, Braga metropolitana, Viseo, Chaves, Ledesma, Salamanca, Numancia que ahora llaman Zamora; Ávila, Astorga, León, Simancas, Saldaña, Amaya, Segovia, Osma, Sepúlveda, Arganza, Coruña del Conde, Mabe, Oca, Miranda, Revendeca, Carbonaria, Abeiza, Cenicero y Alesanco con sus lugares fortificados, villas y aldeas. Mataba asimismo a todos los árabes, y a los cristianos llevaba consigo a la patria.”
Crónica de Alfonso III de Asturias (866-909), llamada también de Don Sebastián.
http://www.nabarralde.com/dok/agiriak/A6.pdf




5) “Prius feroces Vascones in finibus Cantabriae perdomuit”
“Vasconum feritatem bis cum exercitu suo contrivit atque humiliavit”
Chronicon Albeldense, terminado en el año 883. Hace referencia a la guerra de Wamba (año 672-673).
Jaime del Burgo “Historia de Navarra, la lucha por la libertad” Ediciones Giner, año 1978, página 259




6) “jzioqui dugu y guec ajutuezdugu”
Glosas Emilianenses, la más antigua manifestación escrita conocida del euskara y del romance, halladas en el manuscrito fechado hacia el siglo X conocido como Códice 60, perteneciente al Monasterio de San Millán de la Cogolla
http://www.xarnege.com/artikuluak/vascyrom.htm




7) Códice de Roda (escrito hacia 980-990). Relación de los reyes pamploneses y condes pirenaicos de los siglos IX y X
ORDO NVMERVM REGVM PAMPILONENSIVM
I. [E]nneco, cognomento Aresta, genuit Garsea Enneconis, et domna Assona, qui fuit uxor de domno Muza, qui tenuit Borza et Terrero, et domna (lac.) qui fuit uxor de Garsea Malo.
2. Garsea Enneconis accepit uxor domna (lac.) filia de (lac.) et genuit Fortunio Garseanis et Sanzio Garseanis et domna Onneca qui fuit uxor de Asnari Galindones de Aragone.
3. Furtunio Garseanis accepit uxor domna Oria filia de (lac.) et genuit Enneco Furtunionis, et Asenari Furtuniones, et Belasco Furtuniones, et Lope Furtuniones, et domna Onneca qui fuit uxor de Asenari Sanzones de Larron.
4. Sanzio Garseanis accepit uxor domna (lac.) et genuit Asnari Sanziones qui et Larron.
5. Asnari Sanzionis accepit uxor domna Onneca, Furtuni Garseanis filia, et genuit Santio Asnari, et domna Tota regina, et domna Sanzia. Ista Onneca postea accepit urium regi Abdella, et genuit Mahomat Iben Abdella.
6. Enneco Furtuniones accepit uxor domna Sanzia, filia de Garsea Scemenonis, et genuit Furtunio Enneconis (lac.) et domna Auria, qui fuit uxor de Munio Garseanis, et domna Lopa uxor Sanzio Lupi de Araquil.
Ista domna Sanzia postea accepit uirum domno Galindo comes de Aragone, et genuit ex eo domna Andregoto regina et domna Belasquita.
Ista Belasquita habuit uirum Enneco Lopiz de Estigi et de Zillegita.
7. Asnari Furtunionis accepit uxor (lac.) et genuit Furtuni Asnari qui et cognomento Orbita pater fuit Garsea Furtuniones de Capannas.
8. Belasco Furtunionis accepit uxor (lac.) et genuit domna Scemena qui fuit uxor de rege Enneco Garseanis, et domna Tota uxor de Enneco Manzones de Lucentes, et domna Sanzia uxor Galindo Scemenonis de Pinitano.
9. Furtunio Enneconis accepit uxor (lac.) et genuit Garsea Furtunionis et Enneco Furtunionis et domna Sanzia.
10. [G]arsea Scemenonis et Enneco Scemenonis fratres fuerunt. Iste Garsea accepit uxor Onneca Rebelle de Sancossa et genuit Enneco Garseanis et domna Sanzia.
Postea accepit uxor domna Dadildi de Paliares soror Regimundi comitis, et genuit Sanzio Garseanis et Scemeno Garseanis.
11. Enneco Garseanis accepit uxor domna Scemena, et genuit Garsea Enneconis qui fuit occisus in Ledena, et Scemeno Enneconis, et Furtunio Enneconis, et Sanzio Enneconis.
Isti tres ad Cordobam fugierunt. Eorum soror uxor fuit Garsea Enneconis de Olza. Nomine domna Tota.
12. Scemeno Garseanis accepit uxor domna Sanzia, Asnari Santionis filia, et genuit Garsea Scemenonis et Sanzio Scemenonis qui habuit uxor domna Quissilo filia de domno Garsea comitis Bagilliensis et alia filia domna Dadildis uxor de domno Muza Asnari.
Iste Garsea Scemenonis occidit sua mater in Galias in uilla que dicitur Laco et occiderunt eum in Salerazo Ihoannes Belescones et Cardelle Belascones. Iste Scemeno Garseanis habuit ex anzilla filium Garsea un [ ]is qui est mortus in Cortoba.
13. Sanzio Garseanis, obtime imperator, accepit uxor Tota Asnari et genuit Garsea rex, et domna Onneca, et domna Sanzia, et domna Urraca, hac domna Belasquita, necnon et domna Orbita, et ex anzilla habuit alia filia domna Lopa qui fuit mater de Regemundo de Bigorra. Domna Onneca fuit uxor Adefonsi regis Legionensis, et genuit filum Ordonii qui est mortuus in Cortoba.
14. Domna Sanzia fuit uxor Ordonii imperatoris. Postea habuit virum Albaro Harramelliz de Alaba. Demumque fuit uxor Fredenando comitis.
15. Domna urraca fuit uxor domni Ranimiri regis, frater Adefonsi regis et Froila, et habuit filios domno Sanzio rex et domna Gilbira Deuo uota.
16. Iste Ranimirus ex alia uxore Galliciensis nomine (lac.) habuit filium Ordonii regis.
17. Domna Belasquita uxor fuit domni Momi comitis Bizcahiensis et genuit filios Azenari Momiz et Lupe Momiz hac Sanzio Momiz, et domna Belasquita. Postea uxor fuit domni Galindi filium Uernardi comitis et domne Tute Demumque habuit uirum Furtunio Galindonis.
“ORDEN NUMÉRICO DE LOS REYES DE LOS PAMPLONESES
1. Eneco, llamado Aresta, engendró a Garsea [García] Eneconiz y a doña Asona que fue esposa de don Muza que tuvo Borja y Terrero, y a doña – [los espacios señalados (lac.) están en blanco en el códice] que fue esposa de Garsea [García] el Malo.
2. Garsea [García] Enekoniz tomó por esposa a doña … hija de … y engendró a Fortunio Garseaniz [Garcés] y a Sancho Garseaniz [Garcés] y a doña Oneca que fue esposa de Azenari Galindoniz [Galíndez] de Aragón.
3. Fortunio Garseaniz [Garcés] tomó por esposa a doña Oria, hija de… y engendró a Eneko Furtunioniz [Fortúnez] y a Azenari [Aznar] Furtuniones y a Belasco Furtuniones y a Lope Furtuniones, y a doña Oneka que fue esposa de Azenari Sanzones de Larrón [Larraun].
4. Sanzio Garseanis tomó por esposa a doña … y engendró a Azenari Sanciones, que [tuvo] Larrón [Larraun].
5. Aznari Sancionis tomó por esposa a doña Oneka, hija de Furtunio Garseanis [Garcés] y engendró a Santio Aznari y a doña Tota reina, y a doña Sancia. Esta Oneka tomó después por esposo al emir Abdella y engendró a Mohamed Iben Abdella.
6. Eneko Furtuniones tomó por esposa a doña Sanzia, hija de Garsea Xemenonis y engendró a Furtunio Enekonis y a doña Auria que fue esposa de Munio Garseanis [Garcés], y a doña Lopa esposa de Sanzio Lupi de Araquil. Esta doña Sanzia tomó después por esposo a don Galindo, conde de Aragón, y tuvo de él a doña Andregoto reina y a doña Belasquita.
Esta Belasquita tuvo por esposo a Eneko Lópiz de Estigi y de Zeligeta
7. Aznari Furtunionis tomó por esposa a … y engendró a Furtuni Aznari quien, llamado Orbita, fue padre de Garsea Furtunionis de Capanas.
8. Belasco Furtunionis tomó por esposa a … y engendró a doña Xemena que fue esposa del rey Eneco Garseanis, y a doña Tota esposa de Eneko Manzones de Lucentes, y a doña Sanzia esposa de Galindo Xemenonis de Pintano.
9. Furtunio Eneconis tomó por esposa a … y engendró a Garsea Furtunionis y a Eneco Furtunionis y a doña Sanzia.
10. Garsea Xemenonis e Eneco Xemenonis fueron hermanos. Este Garsea tomó por esposa a Oneca Rebelle de Sangoza [Sangüesa] y engendró a Eneco Garseanis y a doña Sanzia. Después tomó por esposa a doña Dadildi de Pallars, hermana del conde Raimundo, y engendró a Sanzio Garseanis y a Ximeno Garseanis.
11. Eneco Garseanis tomó por esposa a doña Xemena y engendró a Garcea Enecones que fue muerto en Ledena [Liédena] y a Xemeno Enekonis y a Furtunio Enekonis y a Sanzio Enekonis. Estos tres huyeron a Córdoba. La hermana de ellos llamada doña Tota, fue esposa de Garsea Eneconis de Olza.
12. Xemeno Garseanis tomó por esposa a doña Sanzia, hija de Aznari Sancionis y engendró a Garsea Xemenonis y a Sanzio Xemenonis que tuvo por esposa a Doña Quisilo, hija de don Garsea, conde de Bailo, y a otra hija, doña Dadildis esposa de don Muza Aznar. Este Garsea Xemenonis, mató a su madre en las Galias [Gascuña], en la villa llamada Laco, y a él lo mataron en Salerazo [Salazar], Joannes y Cardele Belascones. Este Xemeno Garseanis tuvo de una criada un hijo Garsea, el que murió en Córdoba.
13. Sanzio Garseanis, óptimo emperador [gobernador] tomó por esposa a Tota Aznari y engendró a Garsea rey y a doña Oneca y a doña Sanzia y a doña Urraca y a doña Belasquita y a doña Orbita; y de una criada tuvo otra hija, doña Lopa, que fue madre de Raimundo de Bigorra. Doña Oneca fue esposa de Alfonso, rey de León, y engendró a su hijo Ordoño que murió en Córdoba.
14. Doña Sanzia fue esposa del emperador [gobernador] Ordoño. Después tuvo por esposo a Alvaro Herramelliz de Álava. Y después fue esposa del conde Fernando.
15. Doña Urraca fue esposa del rey don Ramiro, hermano del rey Alfonso y de Froila, y tuvo por hijos al rey don Sanzio y a doña Elvira consagrada a Dios.
16. Este Ramiro, de otra esposa gallega llamada … tuvo por hijo al rey Orduño.
17. Doña Belaskita fue esposa de Momo, conde Bizkaíno, y engendró a Azenari Momiz y a Lupe Momiz y a Sanzio Momiz, y a doña Belaskita fue después esposa de don Galindo, hijo del conde Bernardo y de doña Tute. Finalmente, tuvo por esposo a Furtunio Galindonis.”
ITEM GENERA COMITVM ARAGONENSIVM
18. Asnari Galindones accepit uxor (lac.) et genuit filios Centolle Asnari, et Galindo Asnari, et domna Matrona.
19. Ista Matrona fuit uxor Garsie Malo filium Galindi Belascotenes et domne Fakilo, et quare in uilla que dicitur Bellosta inluserunt eum in orreo in diem Sancti Ioahannis, occidit Centolle Asnari et dimisit sua filia, et accepit alia uxor filia de Enneco Aresta, et pepigit fedus cum illo et cum mauros, et eiecitque eum de comitato.
20. Perrexit igitur Asnari Galindones ad Franziam et proiecit se pedibus Carli Magni et donavit illi populationem Cerretania et Oriello, ubi et umulatum iacet.
21. Postea quoque Galindo Asnari accepit comitatum patris sui et accepit uxor, et genuit Asnari Galindones.
22. Asnari Galindones accepit uxor domna Onneca, Garsie Enneconi regis filia, et genuit Galindo Asnari et Garsea Asnari, et domna Sanzia qui fuit uxor regis Atoele mauro.
23. Rege Atoele genuit de domna Sanzia Abdelmelik, et Ambroz, et Furtunio, et Muza, et domna Belasquita.
24. Galindo Asnari accepit uxor domna Sanzia, Garsea Scemenonis filia, et genuit domna Belasquita et domna Andregoto. Habuit prima uxor domna Acibella, Garsea Sanzionis comitis Guasconie filia, et genuit domna Tota uxor Uerna [r]di comitis, et domnus Redumtus episcopus, et domno Miro.
De aliis anzillis habuit domno Guntislo, ac domno Sanzio uel domno Belasco, atque domno Banzo, seu domno Asnario. Domno Guntislo accepit uxor domna Oria, Scemeno Galindonis de Berale seu domne Comitisse soror, domni Quintile filia, et genuit (lac.).
CONDES DE LOS ARAGONESES
18. Asnari Galindones tomó por esposa a … y engendró a sus hijos Centulo Asnari, y Galindo Asnari, y a doña Matrona.
19. Esta Matrona fue esposa de Garsea el Malo, hijo de Galindo Belakotones y de doña Fakilo, y porque en la villa llamada Bellosta le injuriaron en un hórreo el día de San Juan, mató a Centulo.
Asnari repudió a la hija y tomó otra esposa, hija de Eneko Aresta, se federó con él y con los moros, y expulsó a su suegro Aznar del condado.
20. Fue Asnari Galindones a Francia y se echó a los pies de Carlomagno, quien le dio cerretania [Cerdaña] y Oriello [Urgel], donde yace supultado.
21. Después Gabindo Asnari tomó el condado de su padre y tomó esposa, y engendró a Asnari Galindones.
22. Asnari Galindones tomó como esposa a doña Oneka, hija del rey Garsia Enekoni, y engendró a Galindo Asnari y Garsea Asnari, y a doña Sanzia que fue esposa del rey moro Atoele [al-Tawil].
23. El rey Atoele engendró de doña Sanzia: Abdelmelik, y Ambroz, y Furtunio y Muza, y doña Belaskita.
24. Galindo Asnari tomó esposa a doña Sanzia, hija de Garsea Xemenoris, y engendró a doña Belasquita y a doña Andregoto. Tuvo de la primera mujer a doña Acibella, hija del conde de Gascuña Garsea Sanzionis, y engendró a doña Tota esposa del conde Bernardo, y el obispo don Redumtus y don Miro. De otras criadas tuvo a don Guntislo, a don Sanzio, a don Belasco, y a don Banzo, y a don Asnario. Don Guntislo tomó por esposa a doña Oria, hermana Xemeno Galindonis de Beral y de doña Comitese, hija de don Quintila, y engendro a ...
ITEM NOMINA COMITVM PALIARENSIVM-
25. Regemondo accepit uxor (lac.) et genuit Uernardo, et domno Miro, ac domno Lope, seu domno Ysarno qui fuit captibus in Tutela et abstraxit eum se ferros rex Sanzio Garseanis. Istius uxor domna Giniguentes Asnari Datus filia fuit.
26. Uernardus accepit uxor domna Tota, Galindo Asnari filia, et genuit Regemondo, ac domno Galindo (lac.) seu domna Aba.
27. Regemundus accepit uxor domna (lac.) Gilelmo Garsias filia, et genuit domno Unifredus, ac domnus Arnaldus, seu Ysarno, ac domna Aba Castelle comitissa.
“IGUALMENTE RELACIÓN DE LOS CONDES DE LOS PALLARESES
25. Raimundo tomó por esposa... y engendró a Bernardo, y a don Miro, y a don Lope, y a don Ysarno que fue cautivo en Tudela y liberado de los hierros por el rey Sanzio Garseanis [Sancho Garcés]. Este se casó con doña Giniguentes, que fue hija de Aznari Datus.
26. Bernardo tomó por esposa a doña Tota, hija de Galindo Aznari, y engendró a Raimundo, a don Galindo … y a doña Aba.
27. Raimundo tomó por esposa a doña … hija de Gillermo Garcia, y engendró a don Unifredus [Vifredo] y a don Arnaldo, a Ysarno y a doña Aba condesa de Castilla.”
ITEM NOMINA COMITVM GVASCONIENSIVM
28. Garsea Sanzoz accepit uxor (lac.) et genuit Sanzio Garsias, et Arnaldo Garsies, ac Gilelmo Garsies, ac domna Andregoto, seu domna Acibella, seu et (lac.).
29. Sanzio Garsies genuit Garsie Sanzoz, ac Sanzo Sanzoz, et Gilelmo Sanzoz, ac domnus Gundebaldus episcopus, ac domna Acibella, qui fuit uxor Lupi Garsies, ac domna Lucia.
30. Arnaldo Garsies accepit uxor (lac.) et genuit Garsie Arnaldi, et Leudebido, uel domna Girisenda, uxor Regismundi de Bigorra.
31. Gilelmo Garsies accepit uxor (lac.) et genuit Regemundus de Fedenzac, et Oton, ac Fridolo, et Bernardo, et domna (lac.) mater domne Abe comitisse.
“IGUALMENTE RELACION DE LOS CONDES DE LOS GASCONES
28. Garsea Sanzoz tomó por esposa ... y engendró a Sanzio Garsias (Garcés), y a Arnaldo Garsies (Garcés) y a Gillermo Garsies, y a doña Andregoto, y a doña Acibella, y a ...
29. Sanzio Garsies engendró a Garsie Sanzoz (García-Sánchez), y Sanzo Sanzoz (Sancho Sánchez), y Gullermo Sanzoz (Sanchez) y al obispo don Gundebaldus y a doña Acibella, que fue esposa de Lupo Garcies (Garcés), y a doña Lucia.
30. Arnaldo Garsies (Garcés) tomó por esposa a ... y engendró a Garcia, Arnaldi, y Leudebido, y a doña Girisenda, esposa de Raimundo de Bigorra.
31. Guillermo Garsies tomó por esposa ... y engendró a Raimundo de Fedenzac, y a Oton, y a Fridolo, y a Bernardo, y a doña... madre de la condesa doña Abe.”
ITEM NOMINA COMITVM TOLOSANENSIVM
32. Pontio accepit uxor filia Garsie Sanzionis, et genuit Regimundus.
33. Regemundus genuit Regemundo qui occiderunt in Garzo et domnus Ucus episcopus qui se ipsum occidit in uenatione.
“RELACION DE LOS CONDES DE LOS TOLOSANOS
32. Poncio tomó por esposa a la hija de Garcia Sánchez, y engendró a Raimundo.
33. Raimundo engendró a Raimundo al que mataron en Garzo y al obispo don Ucus que se mató cazando.
DE REGES FRANCORUM
I. Karlus imperator regnauit annos XLVIII et menses III.
II. Leudoicus eiusdem [filius] regnauit annos XIII.
III. Leuthario rex regnauit annos II.
IIII. Karalus eiusdem frater renauit annos XXXVIII
V. Leodeuicus filius eius et regna uit annos VI.
VI. Karlamagnus regnauit annos VI.
VII. Karlus de Baguera regnauit annos IIII.
VIII. Odo rex regnauit annos X.
Fol. 194 vº
VIIII. Karlus post eius obitum regnauit annos XXXII et menses III.
Et fuimus sine rege annos VII, postea regnauit Leodeuicus annos XVII.
Et postea regnat Leutharius filius eius
“REYES DE LOS FRANCOS
I. El emperador Karlos que reinó cuarenta y ocho años y tres meses.
II. Su hijo Leudovico reinó trece años
III. El rey Lotario reinó dos años
IIII. Su hermano Karlos reinó treinta y ocho años.
V. Su hijo Leudovico y reinó seis años.
VI. Karlomagno reinó seis años.
VII. Karlos de Baviera reinó cuatro años
VIII. El rey Odón reinó diez años
VIIII. Después de su muerte reinó Karlos treinta y dos años y tres meses.
Y estuvimos sin rey VII años, después reinó Leodonico diecisiete años.
Y después reina su hijo Lotario.”
http://www.nabarralde.com/dok/agiriak/A7.pdf




8) Concilio de Pamplona de 23 de septiembre de 1023, bajo la presidencia de Sancho III el Mayor, se acuerda la restauración de la Iglesia del Reino de Pamplona.
AGN, Becerro Antiguo, 2-6 (B)

AHN, Leire, c. 1404, núm. 12 ©. AHN, Leire, c. 1404, núm. 11 (D). ACP, Libro Redondo, f. 6, ilegible

ACP, Libro Redondo, 147v-149v, copia del siglo XIII, deteriorada Publ. Sandoval, 36-38

Publ. Yepes, Corónica, IV, 441. Publ. Mansi, XIX 409

Publ. Sáenz de Aguirre, IV, 191. Publ. Tejada, III 79-82

Publ. Martín Duque, Documentación, 47-50, núm. 21. Catál., núm.7
“Priuilegium regale simul et pontificale
Ob honorem Sancte Marie sedis Pampilonensis necnon et cenobü Sancti Saluatoris Legerensis decretum a clarissimo rege Sancio, in Pampilonensi concilio, III kalendas octobris.
Ego Sancíus, clementissima omnipotentis dignatíone rex, licet nemini sanctorum regum merear adequari, desinere tamen erubesco eos in aliquo sanctitatis iusticieque facto nolle imitari, presertim cum illud tempus ad exequendum adsit con gruum quo, si profecero, apparebit, ut aiunt mihi pontifices, opus iustum et idoneum. Promulgatum enimuero est quamplurime sedes episcoporum deserte et sine nomine iacent multitudine predatorum et paucitate defensorum et nullus fortasse status uel honor maneret modo episcopalium sedium, nisi eas ab ingruentia uastatorum, regum bonorum et principum retraxisset auxilium.
Proinde concessa mihi, diuina subueniente potentia, securitate de hostibus, quamuis diuinis beneficüs nichil equale possit recompensare neque id donum comparare quod receptum habeo Creatoris largitate, congregans tamen presules ecclesiarum et catholicos uiros concilium ad celebrandum secundum precepta canonum, conari decreui pro celesti prestitu Iruniensem sedem restaurare et sanctam illam ecclesiam precepi sponso idoneo maritare.
Pro dolor, una enim de illis est hec sedes, que pene sunt sine nomine, uel que omnis honoris multate uidentur inglorie. Crassante quippe barbarorum nequitia, pessime quoque istius gentis seuiente perfidia, facta est sine tutore missera, omnium bonorum indiga et sine marito uidua.
Quapropter grata mente, sana sponte, placido consensu mee coniugis dompne Maiore regine, communi affectu nostrorum filiorum uel consilio episcoporum atque abbatum siue omnium seniorum, iuxta precepta canonum et decreta sanctorum patrum, dantes tertiam partem cunctarum frugum decimarum et reddentes sibi omnes suas dioceses, scilicet uillas, ecclesias, domos necnon et hereditates terrarum et uinearum que olim dinoscebantur in eius potestate consistere, concedo illam dominatui Sancti Saluatoris posthac perpetim credituram pertinere, et tibi domino et magistro Sancio abbati et episcopo, ut Deo iuuante, eam cum nostro auxilio renoues et restaures, et canonicum ordinem ibidem constituas et disponas, qualiter nobis inde ab equissimo recompensatore et iusto iudice Deo mereamur criminum nostrorum in die retributionis remedium adquirere.
Post nostrum uero obitum hec ne ulterius ut nunc usque sancta Ecclesia pro indignis periclitetur rectoribus, ne uel a nobis inquoatus renouaturusepiscopatus exhereditetur, pocius ecclesiasticus status, actenus nostra inpatria ignorantie caligine offuscatus, renouetur et melioretur, siue regularis ordo ab antecessoribus regibus, scilicet, meis parentibus, et ab episcopis et abbatibus in cenobio Leierensi ad honorem Sancti Saluatoris et santarum martirum et uirginum Nvnilonis et Alodie constitutus, continendo conseruetur et confirmetur exinde propagando per monasteria regni nostri dilatetur, regali auctoritate precipimus sequentibus regibus nobis, ut sancte matris huius prelibate ecclesie Iruniensis futuros episcopos, rectores et gubernatores, de prefato cenobio cum electione conprouincialium episcoporum cum fauore omnium seniorum et militum, uigilantissima cura precipiatur ordine de regulari eligere egregios sponsos, prudentissimos uiros, bone operationis sedulitate probatissimos, sacerdotalis et pontificalis honoris dignissimos, qui cum tocius populi preconio asserentis eos idoneos esse sint, ad episcopalem sublimitatem comodi utpote bonitate largissimi, affabilitate mitissimi, humiles, amabiles, desiderabiles, probabiles, celebres, oratores, benefactores, concordes, misericordes, pü, iusti, masueti, benigni, pacifici, castissimi et sanctissimi sint, preterea bene instructi ad ecclesiastica officia, psalmiste, conpetiste, cantores, lectores et fide sancta pleni.
Ergo magni pendenda episcoporum ceterorumque ordinum, quos supra nominauimus, electione et regali decreto omniumque tandem fauore quicumque adquieuerint et consenserint,consecrentur, ordinentur et in episcopatum sublimentur et, pontificali adornati infula atque mitra dealbati mundissima, antistites in chatedra collocentur.
Siquidem prius uoueant atque promittant animo puro et corde uero Deo et Sancte Marie semper uirgini,cuius glorioso nomine est uocitata mater eorum ecclesia, atque omnibus sanctis, cunctis audientibus, se fidem catholicam sancte Trinitatis et unitatis,scilicet, Patris et Fílü et Spiritus Sancti, credituros, obseruaturos et firmiter predicaturos.
Promittant preterea secundum instituta canonum cathezizare, babtízare et cunctum ordinem christianitatis dare, et diaconos atque presbiteros cunctosque gradus ecclesiasticos sine precio ordinare; peccata castigare, plebem ad penitentiam conuocare, infírmos et carcere clausos uísitare, pauperibus elemosinam dare, discordes ad concordiam reuocare, miseris subuenire, querelantes audire, pie et iuste, sobrie et caste uiuere, et terras atque mandationes ad eorum diocesim pertinentes assidue perquirere, et ut non cessent clamare apud reges et principes quorumcumque uiolentia eorum sancta fuerit ecclesia defraudata.
Item promittant et uoueant regi, cuius donatione hunc acceperint honorem, fidem integram et sine fraude seruare, et suo metropolitano obtemperare atque obedire et sicut discipuli magistro suo seruire.
Ad hoc uero concludant in uotis quod sint solliciti, secundum rectas horas dierum et noctium, diuinum in suis ecclesüs sanctis celebrare officium et cunctas eis oues commissas, in quantumualuerint, a faucibus luporum rapatium liberare et seruare.
Quicumque futurorum regum successorum nostrorum, transgredientes et deuiantes ab hoc regali simul et pontificali decreto, temptauerint dissoluere hanc scripturam, in presenti seculo omnipotens Deus, qui est iustus iudex et regum rex, dissoluat, diuidat regalem honorem et potentiam regni eorum detque illud se diligentibus et timentibus, et in futuro separati a consortio omnium christianorum, interpellante pro eis beata semper uirgine Maria cum omnibus sanctis, participent societatem cum Datan et Abiron et Iuda traditore in inferno inferiori, luentes penas perpetui incendü sine fine per eterna secula seculorum. Ego uero supradictus Sancíus rex, qui hanc cartam episcopalis et cenobialís honoris scríbere mandaui, intercedente gloriosa et beatissima Maria cum omnibus sanctis, iustis et electis Dei, merear remissionem peccatorum meorum consequi et celesti in regno feliciter cum Christo letari, amen.
Facta carta et confirmata in presentia episcoporum, abbatum et potestatum et totius populi congregati in Pampilonensi concilio, currente era LX.I. post millesima, die III kalendas octobris. Regnante supradicto Sancio serenissimo rege in Pampilona, in Aragone, in Suprarue, in Ripacorza, in omni Guasconia, in Alaua, in cuncta Castella, in Asturias, in Leione siue in Astorica, imperante diuina clementia domini nostri Ihesu Christi, qui uiuit et regnat per omnia secula seculorum, amen.Sunt testes: Eximina regina et mater regis, regina dompna Maiora cum filüs suis dompno Garsia et Fredinando et Gundesaluo, et fratre eorum Ranimiro. Mantius, Aragonensis episcopus, testis. Santius, Pampilonensis episcopus, testis. Garsia, Naielensis episcopus, testis. Arnolfus, Ripacorcensis eiscopus, testis. Munio, Alabensis episcopus, testis.
Iulianus, Castellensis episcopus, testis. Pontíus, Obietensis episcopus, testis. Arduinus, gramaticus et scriptor huius testamenti, testis. Senior Fortunio Sanz, testis. Senior EximinoGarceiz, testis. Senior Fortunio Sanz, testis. Senior Acenari Fortuniones, testis. Senior GarsiaFortuniones, testis. Senior Lope Enecones, testis
Signum (signo) Sancü. Signum regis Petri”
“Privilegio real a la vez que pontifical.
Para honor de Santa María de la sede de Pamplona y también del cenobio de San Salvador de Leire decreto por el clarísimo rey Sancho en el concilio de Pamplona, III de las kalendas de Octubre.
Yo Sancho, rey por la designación del omnipotente aunque no merezca equipararme a ninguno de los santos reyes, me avergüenzo de abandonar, de no querer imitarlos en algo de santidad y justicia principalmente habiendo tiempo conveniente para cumplirlo, que si lo aprovechare, aparecerá, como me dicen los pontifices, como obra justa e idónea. Se ha promulgado pues cuántas sedes de obispos están abandonadas y sin nombre por la multitud de depredadores y la poquedad de defensores, y acaso ningún estado y honor permanecería ahora de las sedes episcopales, si no las sacare el auxilio de los buenos reyes y príncipes, de las injerencias de los devastadores. Por eso concedida a mi por la ayuda del poder divino la seguridad de los enemigos, aunque nada igual puede recompensar a los beneficios divinos, ni comparar este don que tengo recibido de la largueza del Creador, sin embargo reuniendo a los prelados de las iglesias y a los varones católicos para celebrar un concilio según los preceptos de los cánones, determinaré intentar con la ayuda celeste restaurar la sede Iruñense y mandé dotar de esposo idóneo a esa santa iglesia Oh dolor ésta es de las sedes casi sin nombre, o que aparecen como privadas de todo honor. Porque extendiéndose la maldad de los bárbaros, enfureciéndose también la perfidia de esta pésima gente, se quedó como una desgraciada sin tutor y necesitada de todos los bienes y como viuda sin marido.
Por lo cual, con grato ánimo, espontáneamente, con el plácido consentimiento de mi esposa la reina Doña Maiora, con todo el asentimiento de nuestros hijos y con el consejo de los obispos y abades y de todos los señores, conforme a los preceptos de los cánones y decretos de los santos Padres, dando la tercera parte de los frutos y décimas, y devolviéndole toda su diócesis, es decir, villas, iglesias, casas y también heredades de tierras y viñas, que en otro tiempo se conocían que eran de su potestad, concedo que ella se ha de confiar pertenece al dominio de San Salvador en adelante y para siempre, y a ti, dueño y maestro mío Sancho abad y obispo, que con la ayuda de Dios la renueves y restaures con nuestro auxilio y establezcas y dispongas en ella el orden canónico, de modo que merezcamos por ellos del más equitativo recompensador y justo juez, Dios, lograr el remedio de todos nuestros delitos en el día de la retribución.
Después de nuestra muerte, para que, como hasta ahora no se ponga en peligro por indignos rectores la santa Iglesia, para que no se desherede renovado e incoado por nos, y más bien el estado eclesiástico, hasta ahora ofuscado por la oscura ignorancia de nuestra patria se renueve y mejore, y para que el orden regular establecido por los reyes antecesores, es decir, por mis padres y por los obispos y abades en el cenobio de Leire para honor de San Salvador y de las santas mártires y vírgenes Nunilón y Alodia, por la disciplina se conserve y se confirme y de ahí por la propagación por los monasterios de nuestro reino se dilate, mandamos con autoridad real a los reyes sucesores nuestros, que los futuros obispos, rectores y gobernadores de esta santa madre iglesia precitada de Iruña, y del predicho cenobio, con elección de los obispos comprovinciales, con el favor de todos los señores y caballeros, se mande con vigilantísima solicitud elegir del orden regular egregios esposos, prudentisimos varones, muy probados por el celo de las buenas obras, dignísimos del honor sacerdotal y pontifical, tengan el reconocimiento de todo el pueblo que afirme de ellos que son idóneos, propios para la elevación episcopal, como sobrados de bondad, mansísimos por su afabilidad, humildes, amables, deseables, dignos de aprobación, célebres, oradores, bienhechores, amigos de concordia, piadosos, justos, mansos, benignos, pacíficos, castísimos y santísimos, además bien instruidos en los oficios eclesiásticos, salmistas, computistas, cantores, lectores y llenos de la fe santa.
Por tanto por la elección que se ha de tener en gran estima de los obispos y demás ordenes que nombramos antes y por decreto real y la adhesión de todos los que estuvieren conformes y consencientes deben ser consagrados, ordenados y elegidos al episcopado y, revestidos de las ínfulas y de la purísima y blanca mitra, deben ser colocados en la cátedra como prelados.
Pues que en efecto, deben ofrecer y prometer con ánimo puro y corazón sincero a Dios y Santa María siempre virgen, con cuyo glorioso nombre es llamada la iglesia matriz de ellos, y a todos los santos, oyéndolo todos, que ellos creerán la fe católica de la Santa Trinidad y unidad, es decir del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, y que la observarán y la predicarán firmemente.
Prometan además según las instituciones de los cánones, catequizar, bautizar y dar todo el orden de cristiandad, y ordenar diáconos y presbíteros y todos los grados eclesiásticos sin precio, castigar los pecados, convocar a la plebe a la penitencia, visitar a los enfermos y a los encerrados en la cárcel, atender a los pobres, escuchar a los querellantes, vivir piadosa y justamente, sobria y castamente y registrar tierras y encomiendas pertenecientes a su diócesis y que no cesen de reclamar ante reyes y príncipes de todos por su violencia fuera defraudada la Santa Iglesia.
Asimismo prometan y ofrezcan al rey por cuya donación recibieren este honor, guardar fidelidad íntegra y sin fraude y atenerse y obedecer a su Metropolitano servirle como díscípulos a su maestro.
Para esto incluyan en sus deseos ser solícito conforme a las horas normales del día y de la noche, en celebrar el oficio divino en sus santas iglesias, y librar y guardar de las fauces de los lobos rapaces las ovejas a ellos confiadas, en cuanto pudieren.
Cualquiera de nuestros reyes sucesores, que transgrediendo y desviándose de este decreto real y a la vez pontifical, intentare destruir esta escritura, en el presente siglo Dios omnipotente que es justo juez y rey de reyes, disuelva y divida su dignidad real y el poder de su reino y lo dé a los que le aman y temen, y en el futuro sea separado del consorcio de todos los cristianos interpelante por ellos la santa siempre Virgen María con todos los santos, participen de la compañía de Datán y Abirón y de Judas traidor en el infierno inferior.
Yo por mi parte el sobredicho rey Sancho, que mandé escribir este instrumento de honor episcopal y cenobial, por la intercesión de la gloriosa y beatísima María con todos los santos justos y elegidos de Dios, merezca conseguir la remisión de todos mis pecados y en el reino celeste gozarme felizmente con Cristo. Amén.
Hecha y confirmada la escritura en presencia de los obispos, abades y potestades y de todo el pueblo congregrado en el concilio de Pamplona, corriendo la era milesia L.X.I, en el día III de las kalendas de octubre. Reinando el sobredicho serenísimo rey Sancho en Pamplona, en Aragón, en Sobrarbe, en Ribagorza, en toda Gasconia, en Álava, en toda Castilla, en Asturias, en León o en Astorga, imperando la divina clemencia de nuestro Señor Jesucrito, que vive y reina por todos los siglos, amén. Son testigos: Eximina reina y madre del rey, la reina doña Maiora con sus hijos, don García y Fernando y Gundesalno y el hermano de ellos Ramiro. Mancio, obispo de Aragón, testigo; Sancho, obispo de Pamplona, testigo; García, obispo de Nájera, testigo; Arnolfo, obispo de Ribagorza, testigo; Muño, obispo de Álava, testigo; Juliano, obispo de Castilla, testigo; Poncio, obispo de Oviedo, testigo; Arduino, gramático y escritor de este testamento, testigo; Señor Fortunio Sanz, testigo; Señor Eximino Garceiz, testigo; Señor Fortunio Sanz testigo; Señor Acenari Fortuniones, testigo; Señor García Fortuniones, testigo; Señor Lope Enekones, testigo.
Firma (signo) Sancho Firma del rey Pedro.”
http://www.nabarralde.com/dok/agiriak/A36.pdf




9) Ego quidem rex regnans in Pampilona et sub imperio senior Garcia Azenariz

de Ipuscoa.

  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal