Zamarramala y su fiesta



Descargar 32.06 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño32.06 Kb.
ZAMARRAMALA Y SU FIESTA

Zamarramala, donde la historia y la leyenda se confunden; dónde la tradición y la modernidad se entremezclan; dónde lo religioso y lo profano se unen para dar paso a su fiesta, un evento único e irrepetible; La fiesta de Stª Águeda, la fiesta conocida popularmente como la fiesta donde mandas las mujeres casadas.


Cuentan que desde 1227 vienen gozando las zamarriegas de dicho privilegio, después de que los tercios segovianos reconquistaran El Alcazar en poder de los sarracenos, poniéndolo a disposición del Rey Alfonso VI. Este, en agradecimiento, les otorgó muchos privilegios, entre ellos el derecho de alcaldesado en el más amplio sentido del término y el cobro del arbitrio municipal origen de la tradición, que hay en la fiesta, de cobrar peaje a todos el hombre.
Aunque el año 1227 y el reinado de Alfonso VI de leyenda y hecho histórico no coinciden cronológicamente, es seguro que grandes servicios debieron prestar los habitantes de Zamarramala a los Reyes de Castilla, para concederles tantas exenciones y quintas, como consta en las cartas firmadas por D. Juan II, Enrique IV y los Reyes Católicos; privilegios que gozaron hasta finales del S. XVIII.
Así se refleja en las coplillas que José Luis Allas dedica a las gentes de Zamarramala y especialmente a sus mujeres.
De todos sea conocido

la hazaña de zamarriegas

nunca Rey fue tan servido

de mujeres tan dispuestas.


Los juglares musicaron

el gran acontecimiento

ello hizo que los Reyes

otorgaran mandamiento.


La Epopeya narra como las mujeres zamarriegas engalanándose de las mejores galas, penetraron en la fortaleza formando una rueda de baile; anta la hermosura y el gracejo de las bailarinas, los guardias abandonan sus puestos para participar en la fiesta, hecho que aprovechan los hombres para tomar la fortaleza; recuerdo de aquella hazaña quedan las alabardas que se conservan en la iglesia parroquial y acompañan a la procesión de la Santa
De la fama y donaire que tenían y tienen las zamarriegas, queda constancia ya en la novela histórica de D. Vicente Barrantes en el tomo II, cuando D. Juan de Padilla se refiere a ellas a la entrada de la feria de Medina del Campo de la siguiente manera:
Mercaderes buenos

hagan paso, hagan paso

que viene una hembra

de Zamarramala.


José Luis Allas continua sus coplillas, las canta así:
Su valentía y descaro

sirvieron para lograr

que el Alcázar resurpado

se pudiera rescatar.


Zamarramala y su fiesta son inspiración para poetas, folkloristas y cronistas de la época actual como el poeta Labrador y Feliciano Ituero en su jota de las Alcaldesas:

Zamarramala tiene

La gracia y la sal,

Cuando las alcaldesas

Salen a bailar.

A bailar, a bailar

A bailar, a bailar

Zamarramala tiene

la gracia y la sal.


LA FIESTA

Toma su referencia religiosa, de la figura de Santa Águeda por similitud del martirio que sufrió la cabecilla de la revuelta, al cortarle los pechos igual que a la santa en tiempos de Quiciano S.III.


De cómo se desarrollaba la fiesta antiguamente, tenemos muchos testimonios escritos el del pintor y cronista romántico José Mª Avial y Flores es sin duda de los más completos en las descripciones de los trajes, el contenido de la fiesta, usos y costumbres e incluso reflexiones sobre la figura del hombre, crónica datada en el año 1.839.
En la actualidad las zamarriegas han sabido unificar la tradición con los tiempos modernos; Zamarramala sabe que en la fiesta todo detalle es importante; su traje, la organización de los eventos, los nombramientos, los bailes, la taja etc. Su esfuerzo a conformado una de las fiestas más originales y vistosas dentro y fuera de la provincia de Segovia declarada de Interés turístico Nacional en el año , esto sin duda imprime un sello especial que hay que mantener y transformar en patrimonio de todos.

LOS TRAJES


De todos es sabido y por todos comentado que el traje de Zamarramala es especial, secretos guarda su mérito, las alcaldesas tienen que ir bien puestas como dicen los zamarriegos “son la representación de todo el esfuerzo” , son las heroínas.


Estos secretos los trasmiten las vestidoras de generación en generación y con sólo decir que el protocolo de vestir dura aproximadamente dos horas, el resto queda para la imaginación de cada uno.
Pocos saben, que no existe sólo un traje, sino cuatro, sobre ellos también existe documentación. Soraja Katia Yugoyen Fajardo en su libro Costumbres y Tradiciones populares: La fiesta de Santa Águeda en Zamarramala (Segovia), editado en Septiembre del 2004 tiene un estudio detallado de cada uno de ellos y su función.
En la actualidad el Concejo de Aguederas, ha creado un taller para la recuperación de los trajes y sus ornamentos, encomiable labor de las mujeres zamarriegas para tener a punto los trajes que lucirán las alcaldesas en cada uno de los eventos.

El traje de avisar ó de labradora que es utilizado para invitar a la fiesta tanto a los lugareños como a las autoridades de la provincia .
El traje de aguedera que es de adquisición individual y no puede contener símbolos de poder.
El traje de Alcaldesa , que contiene en sí mismo todo el espíritu de la fiesta representando en cada una de sus partes


  1. Poder y autoridad señorial, se representa con la montera, gorro romboidal de paño negro, rematado con 12 botones que representa a los 12 apóstoles, lo toca (velo blanco), la vara de madera (cedida por el alcalde de Segovia como símbolo del traspaso de poder que nos otorga la tradición), la bandeja y las grecas y cintas militares.




  1. Religiosidad y Maternidad que se reflejan en algunas piezas, joyas y adornos o como “los doce apóstoles” en la montera. Las cruces de oro y brillantes, las ruedas de rosarios y relicarios símbolos para proteger los pechos, el Cristo Tripero sobre el vientre de la mujer para proteger la fecundidad.


  1. La fuerza de la presencia femenina y la belleza en la lucimiento de sus trajes, la voluptuosidad de sus manteos, gracias a un par de enaguas especialmente almidonadas, su coleta, el jubón, la camisa de corchados amén de muchos secretos que no vamos a desvelar al público.




  1. Y por último la ostentación en la riqueza y antigüedad, que reflejan su poder económico en sus cadenas, sus cruces veneras, pendientes y perlas del río, gargantillas de dos o tres ruedas collares de coral, zapatos con hebillas de plata anillos etc.

Si recopilamos todos los datos anteriores y otros muchos dignos de ser mencionados con el parámetro de que “lo bello es lo más antiguo” conseguimos algo único e irrepetible muy valorado por las instituciones en general y los medios informativos.



El traje Gala igual que el anterior pero cambiando el manteo al color azul y las cintas que son amarillas y rojas reflejando la solemnidad y el luto que el día de las galas requiere, pues en este día se recuerda a las alcaldesas difuntas y se recibe a las embajadoras, el resto de ornamentación y símbolos se repiten, porque no nos olvidemos que siguen siendo alcaldesas con el poder que representan.

Ni que decir tiene que las familias zamarriegas se esmeran en lucir sus piezas, heredadas de generación en generación no sólo como valor estético y de calidad, sino también sentimental, es un honor para las familias zamarriegas ver que sus alcaldesas portan joyas que pertenecen sus antepasados.


EL IMPULSO Y LA ADAPTACION DE LA FIESTA
Esta en otra batalla que libran las zamarriegas. El porqué de las transformaciones que ha sufrido la fiesta, el porqué de sus rituales y de la simbología de sus bailes merecen explicaciones a parte antes de colocarlos en una cronología festiva.

LOS NOMBRAMIENTOS

Creados por Jaime Alpens para impulsar la fiesta en 1.969.


El Ome bueno e Leal” titulo honorífico a toda persona e institución que se haya distinguido por su interés por Zamarramala.
Matahombres de Oro” galardón concedido a personas o entidades que contribuyan a realizar aportaciones para las mujeres en general, se representa mediante un alfiler lardo de oro, clavado en un pequeño tronco de madera. Es recuerdo de aquel qué usaban las mujeres para sujetarse el refajo, a la vez que arma para defenderse de todo aquel que osase incordiar en el baile de las mujeres casadas.
Aguederas Honorarias” suele recaer en mujeres que ostentan alguna representación social, cultural o política. Con estos nombramientos se intenta acercar a las autoridades al pueblo y viceversa.
Las Alcaldesinas, suelen ser hijas o familiares de las Alcaldesas y su sentido ser dar continuidad y futuro a la fiesta.

Entre los rituales existen dos que incluso han sido criticados por desconocer su origen hablamos del “PEAJE” y la “QUEMA DEL PELELE”.



Peaje

Recordamos que el peaje es un derecho que tenían las Alcaldesas concedido por los Reyes Castellanos y solía ser un complemento para subsistir las familias, cuando los hombres estaban en el pastoreo ó en la guerra, y como tal así reza una leyenda grabada en la plaza de las Alcaldesas.


Por privilegio inmemorial, las Alcaldesas de Zamarramala gobiernan esta colación y recaudan peaje para la festividad de Santa Águeda.

Para dignificar esta costumbre criticada y poco entendida, las Alcaldesas entregan una cédula de peaje con opción al sorteo del gallo que esta siendo motivo de colección por parte de los visitantes. Al ser cada año diferente.




“Quema del pelele”

Antes “pasear al mono”, el origen viene de la Sociedad machista donde las mujeres no tenían demasiados espacios de libertad y utilizaban la figura del hombre para mofarse y liberarse de las tareas cotidianas a través de la quema del pelele y las coplillas.


Esta figura está bien reflejada en las coplillas que Luis Ayuso (El poeta labrador) y nuestra Aguedera, Águeda Martín escribieron para la quema del pelele
Las Alcaldesas señores,

Solo mandamos un día,

Los hombres están que trinan

Al entrar a la cocina...


Un aspecto central de las transformaciones festivas son:

La Jura de Bandera y el Baile de las Alcaldesas, estos eventos son un recordatorio de aquel hecho histórico de la toma del Alcázar por los zamarriegos y zamarriegas, como acto de colaboración entre hombres y mujeres en defensa de la comunidad, un soltero y un casado ondean la bandera que cada uno porta durante la procesión.

El baile de las Alcaldesas Ellas bailan la jota con el Alcázar al fondo, recordando la gracia y el donaire de sus antepasados.
Hombres y mujeres juntos, mujeres y hombres colaborando, propician un hecho histórico, que les otorga unos privilegios para bien y prosperidad de una comunidad. Este ritual conjunto que se repite en Zamarramala todos los años, debería sentar cátedra para trabajar en la convivencia y conciliación entre hombre y mujeres.
De la cronología festiva se ha hablado largo y tendido, cuando la fiesta llega, el día cinco de febrero, si es domingo o el domingo posterior al día 5, el Concejo de Aguederas ya tiene todo dispuesto, aunque los eventos cara al público duran tres días, para el Concejo los preparativos duran casi todo el año.
Con mucha antelación se reparten programas pregonando el gran acontecimiento. De forma escueta cabe destacar que:
El jueves anterior Las Alcaldesas realizan las visitas a las Autoridades Segovianas y medios de comunicación para “AVISAR” a la fiesta, Recibiendo el bastón de mando.
El Sábado tiene lugar, el nombramiento de las alcaldesinas, la invitación personal por parte de las alcaldesas a cada uno de los vecinos del pueblo y las vísperas donde las mujeres cantan el himno a la Santa, letra del Poeta Moisés Sanz de Montarelo.
El domingo se produce la procesión con la imagen de Santa Águeda, el juego de banderas y escolta de alabardas, el baile de las Alcaldesas, misa, pregón y entrega de nombramientos, rematando con la quema del pelele y la taja, se designa así a un trozo de chorizo cocido con vino y acompañado con un buen vino, para continuar con jotas hasta la noche.
El lunes es el día de las Galas donde participan sólo mujeres. Se ofrenda la Misa por las Alcaldesas fallecidas después la taja, el baile de galas y el cambio de montera finalizando así su mandato.

Este día es especialmente emotivo para las zamarriegas, más aún si pensamos que esta sensación es compartida por mujeres de muchos países a través de sus embajadoras, aquí una fiesta local adquiere una dimensión universal, pues mujeres de todos los países bailan juntas, comparten tradiciones y emociones a la misma hora y el mismo día. Si nos parásemos a reflexionar este hecho es uno de los mayores logros para las zamarriegas y para la mujer en general.


ZAMARRAMALA Y SU ENCLAVE
Hablar de Zamarramala y su fiesta no tendría sentido sin su paisaje, barrio incorporado de Segovia, ya en sus orígenes una de las versiones etimológicas del nombre “zamarran-ala” de origen árabe cuyo significado sería “Mirador de Alá”.
Les aseguro que si ustedes vienen por aquí cualquier día del año comprenderán inmediatamente esta acepción de su nombre.
En Zamarramala la llanura se pierde en unas curiosas sinuosidades que parecen ser los pliegues de un oleaje petrificado debido a la formación geológica de la Sierra Castellana.
Enclave privilegio de místicos como San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús de templarios como queda reflejado en la Iglesia de la Vera Cruz. Paséate por el valle del Eresma dominando visualmente al Alcázar por sus dos frentes, recorre la alameda de la Fuencisla, patrona de Segovia y los Carmelitas.
Asciende hasta Zamarramala y siéntate en el mirador de la ermita de San Roque donde quedan grabadas las palabras que pronunció el viajero Robert Guillon, ante tan subliminal postal:

No conozco a nadie



que habiéndose acercado a este lugar

no haya sido conquistado

por esta vista sorprendente”.

Robert Guillón Academia de Arte e Historia de San Quirce
Disfruta de este marco incomparable, mezcla de paisaje natural con fortalezas, murallas, torres palaciegas, iglesias y disfruta como nos dice José Luis Allas en sus letrillas:

Siente y déjate inundar

da igual de día o de noche

disfrutar, contemplar.

a pesar de algunos coches

El privilegio sin par”

Segovia monumental.


Sube hasta la Plaza de las Alcaldesas, visita nuestra iglesia que tiene como patrona a La Magdalena (otra mujer generosa y valiente), paso de peregrinos hacia el camino de Santiago, y si llegáis el día de la fiesta de Santa Águeda os invitaremos a entender la fiesta y a disfrutar del paisaje de la mejor postal y de una gastronomía típica segoviana, y entre todos consigamos que Zamarramala viva.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal